Se encuentra usted aquí

La Fórmula 1 regresa, Vettel gana en Australia

Jueves, 06 de Abril 2017 - 15:00

Autor

foto_joaquin-vazquez.jpg
Joaquín Vázquez

Compartir

gp-australia.jpg

 

Después de algunos meses de espera, la Fórmula Uno regresa con muchos cambios, algunos esperados, algunos sorpresivos, pero siempre interesante.

Los cambios más relevantes para esta temporada 2017 son, por un lado, el retiro de Nico Rosberg, actual campeón del mundo, el cual decidió no defender su cetro y mejor dedicarse al cuidado de su familia. Muy respetable su elección, pero decepcionante para los seguidores del piloto alemán.

Otro que ya no forma parte del mundillo de la F1, es el eterno Bernie Ecclestone, el cual fue despedido por los nuevos dueños de la máxima categoría, Liberty Media, los cuales planean cambiarle la cara de una manera radical, y consideraron que Ecclestone era un gran impedimento para que esto sucediera. 

Una salida dolorosa (por lo menos para los aficionados mexicanos) pero anunciada, fue la de Esteban Gutiérrez, que en sus años dentro de la F1 nunca pudo demostrar sus cualidades de la manera que él hubiera deseado. Entró a la categoría con el pie izquierdo y nunca tuvo un auto que le permitiera exhibir su verdadero talento. Ahora instalado en la Fórmula Eléctrica, una categoría un tanto cuanto más competitiva, y con mucha proyección para el futuro, podría permitir al regiomontano resurgir y mostrarse como lo que es, un gran piloto. Suerte para Esteban en esta nueva aventura.

Entrando en materia, la carrera inaugural de la temporada 2017 resultó una atractiva vitrina para los nuevos autos, diseñados de acuerdo al también nuevo reglamento, el cual fue, por lo menos en teoría, diseñado para hacer las carreras más atractivas para los espectadores, al tener autos más veloces y con mayor grip (agarre). El problema fue que el nuevo diseño de los autos y su mayor velocidad, traería como consecuencia una mayor turbulencia entre auto y auto, lo cual haría que los rebases se hicieran más complicados, como fue el caso. La carrera australiana no se caracterizó por ser muy emocionante, y aunque los autos en efecto han resultado más veloces, los rebases fueron escasos.

El triunfo en esta primera carrera se lo llevaron Sebastian Vettel y Ferrari, equipo que ha mostrado cierto progreso con respecto al año pasado, y que supone será el principal dolor de cabeza para la gente de Mercedes, que se quedó con los otros dos lugares del podio. Lewis Hamilton se tuvo que conformar con el segundo puesto, al errar en su estrategia y servirle en bandeja de plata el liderato al alemán de Ferrari. La tercera posición se la adjudicó el finlandés Valtteri Bottas, que no lo hizo nada mal en su debut como volante de Mercedes en sustitución de Nico Rosberg.

El único mexicano que queda, Sergio “Checo” Pérez, se apoderó del séptimo puesto, con lo que sumó sus primeros seis puntos del campeonato, después de salir décimo, y siendo uno de los pocos que se dio el lujo de realizar rebases. Hay que decir que el auto de “Checo” no es de lo mejor, al parecer el bólido tiene un sobrepeso importante y aerodinámicamente deja mucho que desear, pero el tapatío se las ingenió para mantener a raya a los Toro Rosso, que evidentemente, por lo menos por ahora, pintan mejor que el Force India color de rosa del mexicano.

Un equipo del que obligadamente tenemos que hablar es Mclaren, que la temporada pasada había mostrado una mejoría importante en las últimas etapas del campeonato, y que ahora han vuelto a retroceder cortesía de su motor Honda, el cual ha sido rediseñado para la presente temporada, pero al parecer los ingenieros japoneses no aprendieron de sus pasados errores y todo indica que el equipo británico pasará, por lo menos en la primera mitad del campeonato, una nueva pesadilla. Esto ha provocado que los rumores vuelen en todas direcciones, y hay quienes dicen que Fernando Alonso estaría propiciando su salida del equipo antes de la terminación de su contrato a fínales de este año, y otros mencionan que la sociedad Mclaren-Honda estaría por finalizar, en donde los británicos estarían coqueteando con Mercedes para que los provea de motores en sustitución de los nipones, que a su vez ya estarían en pláticas con con Sauber para convertirse en sus proveedores de máquinas. Lo cierto es que la relación entre británicos y japoneses está en el filo de la navaja, y la presión está cada vez más alta. Para su mala suerte, la próxima carrera será en China, en un circuito de “puro motor”, y el cual evidenciará aún más las carencias del equipo de Woking.

Nos leemos en China.


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis







No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER