Se encuentra usted aquí

decreto

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La vigencia de las atribuciones de la Secretaría de la Función Pública

El origen de la Secretaría de la Función Pública data del año de 1982. Los nombres han sido varios para identificarla tal y como actualmente se le nombra.  

De 1982 a 1994 siendo presidentes de la República Miguel de la Madrid Hurtado y Carlos Salinas de Gortari, se le nombró “Secretaría de la Contraloría General de la Federación”. Los secretarios de entonces fueron: Francisco Rojas Gutiérrez  (1983-1987);  Ignacio Pichardo Pagaza (1987-1988); y, María  Elena Vázquez Nava (1988-1994).  

De 1994 a 2000, siendo presidentes de la República Ernesto Zedillo Ponce de León y Vicente Fox Quesada, se le denominó “Secretaría de la Contraloría y Desarrollo Administrativo”. Los secretarios de entonces fueron: Norma Samaniego (1994-1995); Arsenio Farell Cubillas (1995-2000);  y, Francisco Barrio Terrazas (2000-2003).  

No obstante, en la presidencia de Vicente Fox es cuando cambia de nombre la “Secretaría de la Contraloría y Desarrollo Administrativo” a “Secretaría de la Función Pública”. El secretario de entonces fue Eduardo Romero Ramos (2003-2006).    

El nombre  de “Secretaría de la Función Pública” subsistió a la fecha, siendo Presidente de la República Felipe Calderón Hinojosa. Los secretarios de entonces fueron: Germán Martínez Cázares (2006-2007); Salvador Vega Casillas (2007-2011); y, Rafael Morgan Ríos (2011-2012).

Y, con el Presidente Enrique Peña Nieto, el 2 de enero de 2013, se publicó en el Diario Oficial de la Federación el Decreto que reformó, adicionó y  derogó diversos artículos de la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, y entre ellos, se derogó el nombre de “Secretaría de la Función Pública”, y por ende, la desaparición y transferencia de las atribuciones. 

No obstante, cabe destacar que la publicación del citado Decreto consistió por la creación de un órgano autónomo constitucional en materia de anticorrupción, tal y como fue la pretensión del actual Poder Ejecutivo. De tal suerte, mientras ocurría su aprobación, en el mismo Decreto del 2 de enero de 2013, se estableció que  “…por lo que se refiere a la desaparición y transferencia de las atribuciones de la Secretaría de la Función Pública, entrarán en vigor en la fecha en que el órgano constitucional autónomo que se propone crear en materia anticorrupción entre en  funciones…”. 

Asimismo, dice el Decreto que: “entre tanto se expiden y entran en vigor las disposiciones…la Secretaría de la Función Pública continuará ejerciendo sus atribuciones conforme a los ordenamientos vigentes al momento de expedición” del mencionado Decreto.

Por lo pronto, estimado lector, desde 2012 el encargado de la “Secretaría de la Función Pública”, fue Juan Olivas Ugalde, y a partir del 3 de enero de 2015 el nuevo secretario es Virgilio Andrade Martínez. 

Así que, querido lector  desde 1982 a 2015 son 33 años y 12 secretarios los responsables de tres secretarías:  “Secretaría de la Contraloría General de la Federación”; “Secretaría de la Contraloría y Desarrollo Administrativo”, y de la “Secretaría de la Función Pública”. Por tanto, cabe preguntar: ¿cuál será el nombre de la cuarta secretaría?

Al tiempo, tiempo…

Fecha: 
Miércoles, 04 de Febrero 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

¡Corrupción en el desarrollo urbano de la Ciudad de México!

El crecimiento urbano desordenado en la Ciudad de México es un tema pendiente a resolver por parte de la autoridad, ya que no se logra otorgar una solución con pericia a fin de conferir una planeación eficiente y eficaz con políticas públicas en desarrollo urbano. Al menos, así se observa como habitante de la metrópoli de México.

Si bien es cierto que los problemas en la capital mexicana, son diversos y todos los días, por ejemplo, los capitalinos tenemos que enfrentamos con desviar nuestro camino al encontrarnos con las personas que se manifiestan en las calles por diversas circunstancias, también es cierto que al circular ya sea a pie, en nuestro automóvil, en autobús, en pesero, en taxi, en bicicleta, en motocicleta, e inclusive, en patineta, y/o patines, nos encontramos que el pavimento en la calle es diverso. Es decir, se pavimenta y se tapan los hoyos que te dejan huella con un esguince en tus pies o rompiendo la suspensión o rueda de tu vehículo, porque únicamente se rellena el hoyo con material de pésima calidad, y que después a corto tiempo reaparece el agujero.  

Esto es por un lado, y por otro lado, cabe preguntarnos ¿qué es lo que sucede con el desarrollo urbano del Distrito Federal? Cada día se observan construcciones de edificios muy grandes, que por lo menos tendríamos que preguntarnos ¿son edificaciones autorizadas con base a una planeación de desarrollo adecuada a la superficie de la tierra de la Ciudad de México? 

No soy experto en la materia para dar una respuesta a dicha pregunta, sin embargo, basta con leer el Decreto por el que se Aprueba el Programa General de Desarrollo Urbano del Distrito Federal, publicado en la Gaceta Oficial del Distrito Federal el 31 de diciembre de 2003,  que a letra dice que: …la ciudad sufre de graves problemas de hundimientos diferenciales por la sobreexplotación de sus acuíferos y la consecuente compactación de arcillas. Paradójicamente, lo que fue una ciudad irrigada por importantes ríos, surcada por grandes canales, asentada como gran chinampa en el lecho de un lago, hoy sufre problemas de abastecimiento de agua.

Asimismo el citado decreto dice que: en el Distrito Federal se generan diariamente 12,000 toneladas de residuos sólidos. Los problemas de circulación son cada día más críticos, con un parque vehicular de cerca de 4 millones de automóviles, que queman diariamente más de 7 millones de litros de gasolina. En suma, el patrón de desarrollo urbano, si bien ha propiciado diversos beneficios y ventajas comparativas para los habitantes de la ciudad, también ha generado deterioro en la calidad de vida por los problemas ambientales ocasionados.

Por tanto, dice el decreto que: en la dinámica de la metropolización, el Distrito Federal forma parte de la segunda más grande concentración urbana del mundo; la Zona Metropolitana del Valle de México, actualmente conformada por una población de más de 18 millones de habitantes, que comparten la misma cuenca, se benefician de los mismos recursos naturales y forman parte de uno de los procesos más intensos de urbanización de todo el paiìs.

Y, por ultimo destaca el mismo contendio del decreto los dos siguientes aspectos.

Se considera que la superficie urbanizada de la Zona Metropolitana del Valle de México en 1950 era de 700 km2; en 1970 aumentó a 1,000 km2; en 1990 pasó a 1,500 km2; y en el año 2000 se calcula en 1,800 km2. Asimismo, se estima una deforestación promedio anual entre 240 y 500 hectáreas en el Distrito Federal por tala clandestina, incendios forestales, ocupación irregular y cambios de uso de suelo, alterando la biodiversidad y la recarga de agua.

Y, que una de las causas del crecimiento desordenado de la ciudad ha sido la incorporación masiva de suelo para la construcción habitacional, sin que se cuente con una planeación del desarrollo de acuerdo a la vocación del territorio. Durante décadas han predominado los intereses económicos, de grupos y particulares sin contar con políticas públicas de suelo urbano. Ante ello, la gestión gubernamental en materia de ordenamiento territorial ha sido poco eficaz frente a los problemas que genera la urbanización, que en gran parte se deben también a la falta de oferta de suelo accesible a la población de bajos ingresos.

En definitiva, por lo anterior descrito en el aludido decreto, podemos comprender que los problemas del ordenamiento urbano en la ciudad de México, al parecer, no han tenido una solución eficaz y eficiente. Y, menos, porque se dice, de los actos de corrupción que concurren en la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda del gobierno de la Ciudad de México, en torno a expedir ilegalmente certificados o derechos adquiridos. Al menos, así se considera y se comenta que el titular del dicha dependencia, Simón Neumann, lo reconoció en estos días, durante su comparecencia ante diputados de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), no obstante, también se dice, que los trabajadores de la referida secretaría ya fueron denunciados al Ministerio Público.

Estimado lector, espero que pronto, con carácter de urgente, las autoridades entiendan cuál es la ciudad que queremos todos, y que entiendan que aspiramos a una ciudad con calidad de vida digna, sobre todo, porque la autoridad presume, que la Ciudad de México es una ciudad con una calidad de vida igual e inclusive mejor que otras ciudades de mundo. Al respecto me surge la duda, si ellos se refieren por ejemplo, a la Ciudad de París, Francia o a la Ciudad de Madrid, España, creo que se equivocan.

Así, qué, querido lector, por mientras, tenga usted precaución con los baches en calles y banquetas y con el agua de la lluvia que le llega hasta el cuello, ya que los responsables de instruir la pavimentación de calles y banquetas y la limpieza de las coladeras que se tapan de basura, no cumplen debidamente con su deber, y menos lo harán los responsables que se encargan del desarrollo urbano de nuestra capital con regularizar lasirregularidades en el desarrollo urbano de la Ciudad de México.

Al tiempo, tiempo…

Fecha: 
Jueves, 09 de Octubre 2014 - 18:00
Redes sociales: 
1