Se encuentra usted aquí

cultura

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

De la gastronomía y sus inventos

Voy a renegar del cocinero Rick Bayless; hay muchas novedades en la cocina, en las recetas. La evolución en sí obliga que todo deba ser diferente por mercadotecnia, por promoción, por egolatría, por sobresalir y muchas más razones.

La gastronomía en su caso ha hecho malabares por darse a conocer como lo mejor de lo mejor aunque todo sean revolturas, cerritos de comida, platos adornados, palabras rimbombantes para calificar un simple taco que no deja de ser taco por llamarse diferente así como John Pérez no deja de ser mexicano por llamarse John.

Chefs por todos lados, antes cocineros. Food trucks, antes puestos de comida, Plazas o colectivos gastronómicos, antes mercados.

De los pocos programas de cocina que me gusta ver es más por los lugares que recorren que por la comida o las recetas. Uno en particular, el del señor Rick Bayless, el restaurant de éste ha sido calificado por revistas especializadas como la mejor comida mexicana.

Hay que ver lo que hace para sentirse molesto. Recorre México y lugares importantes, restaurantes de prestigio, fondas, mercados o casas particulares de pueblos en las que se cocina para  los jornaleros. En todos comparte con los propietarios y empleados, cocina con ellos, conoce la receta, la aprende y ¡zaz! Aquí es donde llega la molestia.

Regresa a su casa o a su restaurante en Chicago, IL (porque de Los Angeles, CA, casi lo han vetado) y prepara las recetas a su forma y mal gusto.

Como comida mexicana para quien no conoce lo original está bien, supongo, solo que no pueden calificar como "mejor" a un cocinero que viaja, come, aprende y regresa a su casa a cambiar las recetas, a agregarle ingredientes que las descomponen.

Me enoja que invente sobre una receta original. Puede hacer lo que quiera, solo que no debe comparar. Me ofende como mexicana, por ejemplo, que va a Morelia y conoce los gazpachos originales y en su receta los sirve en copa de martini y le agrega camarones. ¡Por favor!, eso es un sacrilegio.

Los tacos al pastor los ha despedazado agregando papas rayadas. Las tortas ahogadas las ha metido al horno. A los chilaquiles les ha añadido pimiento morrón. Los tacos de chorizo con queso los ha revuelto, otra vez con papas rayadas y queso amarillo.

Insisto, puede hacer lo que quiera, después de todo para eso es cocinero, solo que no debe hacer comparaciones entre el original y su invento menos, asegurar que su idea es mejor y presentarla en su restaurant como “original mexican food” on a “so called” Mexican Restaurant. Para los que no saben, se creen que eso viene directo de México y como el señor habla un pésimo español durmiente sus comensales le creen toda la historia.Lo malo es que cuando vengan a México van a pensar que aquí no sabemos cocinar.

Autor:

Fecha: 
Viernes, 24 de Julio 2015 - 17:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La importancia de la crítica literaria

La crítica literaria se hace indispensable en nuestro país dada la cantidad de libros que se publican cada año, entre las editoriales independientes y comerciales, así como el nacimiento de las editoriales cartoneras, que están captando a un sector importante de autores que no han encontrado acomodo en otros espacios o porque simplemente les parece una mejor opción, debido a sus convicciones, para dar a conocer su trabajo.

Hay una importante presencia de autores nuevos en busca de espacios para publicar sus obras. El internet ha ayudado en gran parte a que esta expansión alcance a más y más escritores y poetas que están desperdigados por el mundo. El internet los ha conjuntado.

Es decir que con esta proliferación de autores, el mercado editorial ha tenido que abrir nuevas plataformas para colocarlos. Así aparecen editoriales con publicaciones digitales, cartoneras, algunas más sofisticadas que otras; editoriales independientes que buscan publicar a los escritores que por una u otra cosa no entran en la línea editorial de las llamadas casas grandes.

Todo esto va en referencia al hecho de que es cada vez más complicado ser un escritor inédito que uno publicado.

Esta democratización literaria no está del todo mal; es decir, todos tienen derecho a escribir y a publicar sus trabajos; por ello, en un sentido estrictamente literario, conviene pensar en que hoy más que nunca se necesitan críticos.

El crítico es aquel que ayuda a separar lo que vale la pena leer y lo que no. Quien lleva la antorcha dentro de la caverna. Una especie de guía que nos responderá las preguntas de por qué vale la pena leer y qué obras son imprescindibles.

Sin los críticos caemos en el riesgo, no ahora, sino en el futuro, de ya no saber qué literatura vale la pena conservar y qué otra carece de los elementos suficientes para mantenerse entre los lectores.

Todo será una amalgama de obras buenas y malas sobre las que los lectores caminarán. Siendo así, grandes autores desconocidos junto con sus obras correrán el gran riesgo de quedar dilapidados entre los “demasiados libros”.

Es cierto que el entierro de obras importantes ha ocurrido siempre. Solamente hay que pensar en autores como Rafael Bernal o Gustavo Sainz que para la mayoría de los lectores pasaron desapercibidos. Sin embargo, hubieron editores y críticos que no los dejaron morir y por ello podemos encontrar sus obras, todavía.

Si bien en años anteriores había demasiados libros, no se puede comparar con lo que estamos viviendo ahora, donde la cantidad de obras que aparecen anualmente, no logran sino hacernos pensar que hay más escritores que lectores: hay mayor cantidad de gente con ganas de decir cosas que otras por escucharlas.

Porque el lector también se nubla con tal cantidad de libros. La pregunta básica de toda persona que quiere empezar a leer es, ¿qué leer? ¿Por dónde empezar? Llegar a una librería es sumergirte en un barril sin fondo. ¿Dónde caer? En estas preguntas muchos potenciales lectores se pierden, desde ahí se origina el problema de la lectura en México.

Si carecemos de voces críticas, de peso, que no estén interesados en las relaciones públicas culturales sino que su opinión sea por un sentido de amor a la propia preservación de la buena literatura, entonces habrá que pensar muy seriamente en dejar la adulación cursilona y el aplauso hipócrita o la lambisconería entre escritores para empezar a separar la buena de la mala literatura. Es una de las opciones que hay para comenzar a ejercer verdaderas críticas literarias.

Si deseamos que la literatura mexicana mantenga y supere sus estándares, debemos recuperar la crítica; y la posición de la obra sobre el autor y no al revés como sucede ahora.

La obra es la tiene que hablar por el autor. Su literatura le dará su lugar en el mundo literario.

La fascinación por el nombre del autor y el de la figura de éste, es uno de los grandes males por lo cual la crítica literaria se ha ido desvaneciendo. No sobra decir que la crítica es formativa y provoca la creación de mejores obras, mejores autores.

Autor:

Fecha: 
Viernes, 24 de Julio 2015 - 16:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La música de mi vida

Cada persona es el reflejo de la música que escucha.
John Lennon

Organizaba la música en mi computadora (soy un tanto obsesivo con eso) y no pude evitar la desvelada, escuchaba una y otra canción recordando diferentes etapas de mi vida.

Últimamente me han preguntado cosas como “¿Con qué canción te acuerdas de tal persona? ¿Qué canción le dedicarías a X? ¿Cuál es la mejor rola para “echar pasión”?”. Voy a decir lo que he contestado: No asocio las canciones a situaciones o personas en específico, no pienso en la música como algo para dedicar o para un momento en particular, al menos no si me lo preguntan así de sopetón.

No piensen mal, no es que la música no me transmita nada, por el contrario soy un amante empedernido, no concibo mi vida sin ella. No estoy seguro de poderme incluir en el concepto de malómano, aunque por definición es el amor desordenado a la música, cosa con la que cumplo, tengo una memoria tan mala que no es capaz de recordar datos o fechas específicas ni de mis grupos favoritos, vaya, ni los nombres de las canciones.

Como en la de todos, la música es de gran relevancia en mi vida. Lo hemos escuchado una y otra vez, forma parte del soudtrack  de mi vida entera y espero siga siendo de esta manera. No puedo dejar de pensar en mi infancia temprana siendo atormentada (como la de miles de niños durante al menos tres generaciones) por las tétricas y racistas canciones de Cri-cri, estoy seguro que quien lo haya alentado a componer era un infanticida. Afortunadamente esa etapa pasó rápido y dio pie a una mucho mejor. Habré tenido unos seis o siete años, vivíamos en un departamento ya de por sí lleno de nostalgia que por las noches se inundaba de un ambiente muy particular y difícil de olvidar por el protagonismo de dos canciones en especial: “Hey” (berreada) cantada por Julio Iglesias (del álbum Hey de 1980 y de la que por cierto muchos años después hiciera un gran cover la Gusana Ciega) y muy especialmente “Perhaps love”, una canción de John Denver cantada a dueto con el gran Plácido Domingo en el disco homónimo del español (Perhaps love, 1981). No puedo separar mis recuerdos de los últimos años en ese departamento de estas canciones, me da un no sé qué, y no tanto por las letras (la de John Denver es increíble y la conservo en mi colección), sino por el sentimiento de nostalgia y las vagas memorias de aquellos tiempos.

Avanzamos en el tiempo, ya no vivo en el pequeño departamento, ahora estamos en una enorme y, debo decirlo, hermosísima casa en la que viviré durante veintitrés años, sin duda los mejores de mi vida. Por supuesto mi papá trae consigo aquellos discos, pero ya no recuerdo haberlos escuchado. Son nuevos tiempos, nueva historia y, para mí, nueva música (para mí). A la pregunta de una amiga de porqué amo tanto la música y cómo es que ubico tantas cosas (puedo y le hago la misma pregunta ya que ella es varios años menor y es una verdadera rockola) siempre había contestado que no lo sé; hoy, escribiendo esto caigo en cuenta de que el culpable es y será siempre mi padre. Decía yo que había para mí nueva música. Todas las noches, una vez hechas tareas, bañados y cenados, mi hermano y yo nos disponíamos a dormir, pero esto no podía pasar sin algún musical acompañamiento de fondo. Cómo dormíamos no lo sé, y cómo es que no me gusta baliar tampoco, el disco que sonó una y otra vez era Rockin Rebels (1960) de los Rebeldes del Rock. Sin lugar a dudas una de las voces más inconfundibles del rock and roll mexicano es la de Johnie Laboriel y con ella sonaban en este disco canciones como “La hiedra venenosa”, “Danny boy”, “Rock del Angelito”, “Melodía de amor”, “Siluetas” y “La bamba”. Descubrí en ese disco el poder de la música, la importancia de una guitarra y sus requintos, entendí que la música, además de amor, desamor y nostalgia (y aún en ellos) tenía otra cara, una muy diferente (no mejor, diferente) ¿Cómo no iba a hacerme un fanático del género, cómo no seguir la obvia evolución al rock en español? No estoy diciendo ni que los Rebeldes fueran el mejor de los grupos, ni que sus interpretaciones musicales fueran complejas, tenía tal vez ocho o nueve años, fueron mi primer acercamiento al rock and roll y gracias a ellos y con los años comencé a descubrir a otros grupos como los Teen Tops, Lo locos del Ritmo, Los Blue Caps o Los Rocking Devils y por supuesto, a los grandes grupos del rock and roll en inglés, pero para ello tuve que recorrer un buen camino.

Estos fueron mis primeros e involuntarios acercamientos a la música, parte de lo que ha marcado mi amor y pasión por ella sin importar su época. La música es mágica, nos acompaña a vivir, nos marca, nos da alegrías y tristezas, nos transporta a lugares y tiempos que creíamos olvidados. Hoy encontré esta joya en mi computadora que me hizo recordar tiempos pasados y la quise compartir:

Ya hablaré de otras etapas musicales más adelante.

Voy vengo.

Autor:

Fecha: 
Viernes, 24 de Julio 2015 - 16:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Sense8, el Poder de la ubicuidad en la era digital

¿Qué harías si pudieras tomar por algunos instantes el cuerpo, las habilidades y la mente de otra persona? ¿Cómo te sentirías si en un abrir y cerrar de ojos te transportaras de tu entorno habitual y “aterrizaras” en un ring de kickboxing en Corea, en un ghetto de Nairobi, en un templo hindú, en una persecución policiaca en Chicago, en una pelea de pandillas en Berlín o en un quirófano en San Francisco?

Estas son algunas de las premisas que plantea la serie de ficción Sense8, producción internacional de la casa de entretenimiento digital Netflix, bajo la dirección general de los Hermanos Wachowski, que en su historial cuentan con películas tan revolucionarias y prestigiadas como la trilogía de The Matrix, V for Vendetta y Cloud Atlas.

Sense8, lanzada en exclusiva por el sistema de distribución de contenidos digitales de Netflix, narra la historia de 8 extraños que de manera repentina, desarrollan la capacidad de conectarse mental, emocional y físicamente entre sí, a pesar de encontrarse en distintos lugares del mundo.

A lo largo de la trama, nos vamos adentrando en la vida y conflictos de Ryley, una DJ islandesa con un pasado tormentoso del que trata de escapar refugiándose en Londres; Lito un actor mexicano de películas de acción que enfrenta una batalla personal para aceptar sus preferencias sexuales; Sun, una empresaria coerana con habilidades en las artes marciales que enfrenta la injusticia de un entorno misógino; Will, un policía de Chicago que es atormentado por el recuerdo de un asesinato no resuelto que lo persigue desde su niñez; Kala, una química farmacéutica de Bombay que enfrenta un conflicto emocional por sus creencias religiosas y sus dudas acerca de su compromiso matrimonial; Wolfgang, un habilidoso ladrón de cajas fuertes de Berlín que debe enfrentarse a su propia familia, una poderosa banda del crimen organizado; Nomi una transexual norteamericana dedicada al blogging político, que debe retomar sus habilidades como hacker para sobrevivir y Capheus, un humilde conductor de autobús de Nairobi que lucha por salir adelante junto a su madre contagiada de SIDA enfrentando un entorno hostil y violento.

Todos ellos irán paulatinamente asimilando las sorprendentes capacidades que les brinda el haber sido elegidos como “Sensates”, teniendo como vínculo extrasensorial a una misteriosa mujer cuyo suicidio detona la interconexión de sus mentes, así como la presencia de Jonas un misterioso delincuente internacional acusado de terrorismo, quien funge como una especie de consejero y guía a los ocho protagonistas para tratar de entender su extraordinaria condición; al tiempo que les advierte de la presencia de un obscuro personaje apodado “Whispers” (Susurros), quien trata de capturarlos y aniquilarlos mediante la práctica de lobotomías. Para mayor emoción y terror, el villano posee las mismas habilidades mentales de los “Sensates”, por lo que busca invadir su campo emocional para someterlos a través del miedo.

La serie sobresale no sólo por su originalidad argumental, sino también por el amplio despliegue de locaciones que nos ubican en los distintos escenarios en los que se desempeñan los personajes principales, caracterizados por un elenco internacional que busca darle mayor credibilidad e impacto a sus actuaciones. Si bien recurre a ciertos clichés y estereotipos para recrear el entorno y mentalidad de los personajes y sus respectivas culturas, cumple vigorosamente con el cometido de plantearnos ideas y escenarios sorprendentes en un mundo en el que la internet, los teléfonos inteligentes y las redes sociales le han restado poderío al imaginario don de la ubicuidad y la traslocación al que históricamente nos han remitido comics, películas y series de ciencia ficción.

La serie ya ha culminado su primera temporada de doce capítulos, y Netflix aún no ha confirmado su continuidad, sin embargo, los rankings de aceptación entre los usuarios de la plataforma a nivel internacional y una aceptable recepción de la crítica especializada nos orillan a pensar que en breve estaremos contando con nuevas entregas de esta serie.

Mención aparte merece la banda sonora de la serie, que combina composiciones originales de Tom Tykwey y Johnny Klimek, antiguos colaboradores de los Wachowski, una muy inteligente selección de temas de diversos géneros a cargo de Ethan Stoller, editor musical de la producción, quien en mancuerna con Gabriel Isaac Mounsey compuso también música adicional para la serie, incluidas algunas piezas grabadas por la Orquesta Sinfónica MDR. La música cumple un papel importante en el discurso central de Sense8, al manifestarse como una poderosa herramienta que conecta y unifica almas, mentes y culturas.

Definitivamente se trata de una producción que vale la pena ver, y en una de esas, incluso podríamos convencernos de que personajes como Joaquín “El Chapo Guzmán” definitivamente pertenecen a una rama sobrenatural del género humano, como nos lo están haciendo querer creer nuestras autoridades. Paradojas del entretenimiento en una sociedad hipercomunicada e hiperconectada.

SOUNDTRACK PARA LA LECTURA

Sense8 Soundtrack / Welshly Arms (Estados Unidos)– “Need You Tonight” INXS Cover

 

Sense8 Soundtrack /4 Non Blondes (Estados Unidos) – “What's Up”

 

Sense8 Soundtrack / Sigur Rós (Islandia) “Sæglópur”

 

Sense8 Soundtrack / Fela Kuti (Nigeria) – “Expensive Shit (afrobeat)” 

 

Autor:

Fecha: 
Jueves, 23 de Julio 2015 - 16:30
Redes sociales: 
1

Columnas:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Para un buen sazón, rézale a San Pascual Baylón

Anónimo, san Pascual Baylón, grabado, sin fecha.

Continuando con el tema gastronómico en la colonia en esta ocasión me referiré a la devoción que se tenía dentro de las cocinas la cual pedía que no faltara comida y que el sazón siempre fuera bueno. Dedico mi atención a este curioso ritual colonial hacia san Pascual Baylón a quien se le tenía presente siempre en las cocinas tanto de clases sociales bajas como altas.

A continuación podemos observar otra imagen de san Pascual Baylón, patrono de los cocineros, ya que es importante saber que toda cocina colonial estaba siempre acompañada con su imagen. Se le representaba en su mayoría entre ollas, fogones y verduras.

baylon2.png
Anónimo, san Pascual Baylón, óleo sobre tela, ca. Siglo XVII

Su imagen habitaba en la cocina ya fuera adosada a las paredes sobre talavera, pintada en tela, lámina o directamente sobre el muro. También podía encontrarse tallada en escultura y dentro de algún nicho. Fuera pequeña o grande no importaba mientras que acompañara a la mano de quien cocinaba logrando que la sazón, la abundancia y el buen sabor fueran parte de cada cocina y platillo.

Un dato curioso acerca de esta devoción es que solo en América a san Pascual Baylón se le relaciona con la cocina. No se sabe por qué ni en qué momento de la colonia comenzó a adjudicársele esta devoción ya que a él en Europa se le asocia siempre con la Eucaristía.

Pascual Baylón Yubero fue un fraile franciscano nacido en España (1540 Aragón-1590 Valencia) quien era venerado como santo por la Iglesia católica con el nombre de san Pascual Bailón o Baylón, como patrono de las obras, asociaciones y congresos eucarísticos. Se le vincula con la Eucaristía ya que tuvo una visión de Cristo durante la Eucaristía aspecto que llevó a que la Iglesia Católica lo nombrara patrón de los congresos eucarísticos. Se le beatifico en 1618 y canonizó en 1690.

Entre los milagros que se le atribuyen se encuentran la multiplicación del pan para los pobres, la curación de enfermos y el de cómo sacó agua de una piedra para dar de beber a los pobres. La tradición popular lo recuerda como alguien que experimentaba tanta felicidad al orar que a veces se ponía a bailar. Por ello se cree que de ahí viene su ”apellido” o apodo: Bailón o Baylón.

A continuación presentaré una serie de obras religiosas de este santo, de los siglos XVII y XVIII, para mostrar cómo se le representaba en Europa.

baylon3.png
Tiépolo, San Pascual Baylón, óleo sobre lienzo, Museo Nacional del Prado, 1769

baylon4.png
Anónimo, san Pascual Baylón, óleo sobre tela, ca. Siglo XVII

baylon5.png
Anónimo, san Pascual Baylón, óleo sobre tela, ca. Siglo XVII, Catedral de Valencia, España.

baylon6.png
Anónimo, san Pascual Baylón, óleo sobre tela, ca. Siglo XVII-XVIII

En obra realizada en la Nueva España siempre aparece representado en la cocina. Puede ser que por el hecho del milagro de haber multiplicado panes y dado de beber agua de una piedra es que se le comenzara a adjudicar el vínculo hacia la comida. Lo que si se sabe es que en el virreinato se le pedía ayuda para que no faltara nunca la comida y para que las recetas tuvieran buen sazón, tal como se lee en las cartelas de algunas de sus imágenes devocionales: “san Pascual Baylón, atiza mi fogón, y concédeme una buena sazón”.

A continuación mostraré obra religiosa de san Pascual Baylón realizada en la Nueva España para que puedan notar lo distinto que se le representa con respecto a Europa, tanto que hasta podríamos pensar que se trata de dos santos diferentes.

baylon7.pngAnónimo, san Pascual Baylón, óleo sobre lámina, ca. Siglo XVIII, detalle.

baylon8.png
Anónimo, san Pascual Baylón, óleo sobre lámina, ca. Siglo XVIII (obra completa)

baylon9.png
Anónimo, san Pascual Baylón, sin fecha

baylon10.png
Anónimo, san Pascual Baylón, sin fecha

Esta tradición y devoción hacia el santo no murió con el fin del virreinato sino que incluso hasta la actualidad continua. Su imagen se sigue relacionando con la cocina e incluso cualquier milagro sucedido dentro de este espacio.

Para finales del siglo XIX y durante el XX se le representó en muchos retablos o “Exvotos”, es decir, pinturas mandadas a hacer en honor a una divinidad como agradecimiento o promesa por el milagro concedido al devoto. En ella se representa el milagro y a los pies de la imagen, en una especie de cartela, se narra dicha historia. Con esta variante de representación, muy propia del siglo XIX y que continúa realizándose, encontramos que ya no solo se le adjudica la abundancia de la comida y el buen sazón, sino que la devoción a este santo patrono de los cocineros se diversificó procurando cualquier aspecto que esté relacionado con la cocina, incluso solo como espacio. Esto lo pueden constatar al revisar las imágenes de exvotos que presento a continuación, realizados en los siglos XX y XXI. También recomiendo leer las transcripciones que realice de las historias de los milagros ya que son muy divertidas y nos muestran aspectos de la vida cotidiana.

*Acerca de los exvotos añado esta breve definición sacada de google:

Ofrenda hecha a la divinidad en cumplimiento de una promesa o en agradecimiento por un favor recibido, especialmente la que se hace a Jesús, a la Virgen o a un santo que, generalmente, consiste en un objeto que se cuelga en la pared o en el techo de una iglesia.

baylon11.png
Anónimo, exvoto a san Pascual Baylón, óleo sobre lámina, ca. Siglo XX.

Transcripción tal como viene en la obra, es decir, respetando incluso las faltas de ortografía:
Mi marido Filemón murió hace ya muchos años y sin embargo sigue viniendo cada año el dia de su cumpleaños a probar la comida que le preparo y que tanto le gusta y le doy gracias a San Pascual Bailon por haberme hecho tan buena cocinera y darme la oportunidad de seguir viendo a mi querido esposo aunque de esta peculiar manera ya que asi no lo olvido.

baylon12.png
Anónimo, exvoto a san Pascual Baylón, óleo sobre lámina, ca. Siglo XX.

Transcripción tal como viene en la obra, es decir, respetando incluso las faltas de ortografía:
A Federica Villegas no se le dava el aser chiles en nogada por mas esfuerzos que asia por lo que le pidio a San Pascualito le consediera aserlos sabrosos y como asi fue le da infinitas gracias. Puebla 1920

baylon13.png
Anónimo, exvoto a san Pascual Baylón, óleo sobre lámina, ca. Siglo XX.

Transcripción tal como viene en la obra, es decir, respetando incluso las faltas de ortografía:
Mi marido se jubiló y por entretenerse le dio por cocinar y cosinaba orrible y nos traia a todos enfermos del estomago. Yo tenia miedo de que nos envenenara. Gracias a San Pascual Bendito se aburrió por fin de cocinar y mejor se dedico a la jardinería.

baylon14.png
Anónimo, exvoto a san Pascual Baylón, óleo sobre lámina, ca. Siglo XX.

Transcripción tal como viene en la obra, es decir, respetando incluso las faltas de ortografía:
Mi hijito se puso grabisimo de una pulmonia y el doctor me dijo que lo mantubiera abrigado y yo me llebe la cuna a la cocina que es calientita y se lo encomende a San Pascual Bailon y al dia siguiente mi niño ya estaba mejor por lo que le dedico este retablo a San Pascual bendito.

baylon15.png
Anónimo, exvoto a san Pascual Baylón, óleo sobre lámina, ca. Siglo XX.

Transcripción tal como viene en la obra, es decir, respetando incluso las faltas de ortografía:
La señora gregoria carrejo pone este retablito a San Pascualito en agradecimiento de la ayuda que le a dado siempre en su cosina para que no le corriera la patrona. Atlixco 25 de junio del año de 1907

baylon16.png
Anónimo, exvoto a san Pascual Baylón, óleo sobre lámina, ca. Siglo XX.

Transcripción tal como viene en la obra, es decir, respetando incluso las faltas de ortografía:
EL DIA 28 DE JUNIO DE 1972 PAQUITO GONZALEZ SE HECHO LA CAZUELA DE DULCE DE PERON IRVIENDO Y TUBO FEAS QUEMADURAS. SU MAMACITA DOÑA LUZ CASTREJON DE GONZALEZ SE LO ENCOMENDO A SAN PASCUAL BAILON PARA QUE POR SU DIVINA INTERVENSION EL NIÑO SE CURARA DE LAS QUEMADAS. DA GRACIAS AL SANTO POR EL MILAGRO DE QUE SU NIÑO SANARA ASOMBROSAMENTE RAPIDO Y QUEDARA MUY BIEN.

baylon17.png
Anónimo, exvoto a san Pascual Baylón, óleo sobre lámina, ca. Siglo XX.  Por falta de claridad no se pudo transcribir este exvoto.

baylon18.png
Anónimo, san Pascual Baylón, esmalte sobre cerámica, ca. Siglo XX.

baylon19.png
Anónimo, san Pascual Baylón, esmalte sobre cerámica, ca. Siglo XX.

Así que ya saben, sea o no santo milagroso del buen sazón y de la cocina, si la gastronomía no es su fuerte pídanle ayuda a san Pascual Baylón para que mejore su sazón.

baylon20.pngDesconocido, san Pascual Baylón, s/f (sacada de la página de la orden de los franciscanos)

__________________________________________________________________

BIBLIOGRAFÍA

Revista Artes de México, Los espacios de la cocina mexicana, México, núm. 36, 1997.

Orden de los franciscanos, página web: http://www.franciscanos.org/santoral/pascualbailon.htm

Parroquia de San Pascual Baylón, página web: http://www.parroquiasanpascual.com/

Blog la gracia de dar las gracias: http://retableros.blogspot.mx/2007/12/san-pascual-bailn-y-las-cocinas.html

Autor:

Fecha: 
Miércoles, 22 de Julio 2015 - 16:00
Redes sociales: 
1

Columnas:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Detenerse como medio para contemplarnos

Detenerse también es una forma de seguir adelante. Para poner los elementos en perspectiva y despejar dudas.

El movimiento es la ilusión de la quietud, esto es que el estado único de todas las cosas es la inmovilidad, pero siendo así no podríamos hacer prácticamente nada, y es lógico: el estado natural de todo lo que existe no tiene ninguna funcionalidad; es decir, es energía —¿materia?— expandida: simple potencialidad(es) de ser. La quietud tuvo que inventarse asimismo una forma de funcionalidad: la movilidad.

Pero la movilidad, para que ésta logre su cometido debe tener la funcionalidad de, me refiero a que todo lo que está supeditado al movimiento, por fuerza tiene su justificación: la función que ocupa dentro de este gran sueño que gustamos llamar vida.

Porque aquello que no tiene funcionalidad, deja de existir, al menos pierde sus rasgos en el gran teatro del mundo, del universo. De ahí que no tengamos opción más que de movernos.

Ahora bien, a partir de tal detención, en medio de todas las cosas que constantemente están sucediéndonos, caemos en cuenta de lo que ocurre a nuestro alrededor y del porqué giran de la forma que giran cada uno de los engranes que hacen moverse a las sociedades.

Es así que podemos contemplar al suicida, por ejemplo, que de pronto se sintió fuera del mundo, rechazado, apestado, apartado de los demás; ése que en algún momento sintió que nada tenía un verdadero sentido, porque de cierta manera ya ha perdió el suyo. Tal pérdida de sentido no es otra cosa que el de la funcionalidad.

Pero llegó a ese estado de comprensión de una forma involuntaria, por la sucesión de hechos singulares en su vida que desembocaron en perder su idea de movimiento. Se detuvo porque ya no logró situarse en ninguna parte del mundo. Detención con la que no sólo logró consumar su muerte, sino que nos desveló, acaso, la única verdad universal: la dualidad de la quietud.

Este ejemplo de quietud es un tanto violento y acaso llevado al límite, pero es significativo en esta época donde las tazas de suicidio han aumentado por diversas, cantidad de factores que terminan por detener en seco al ser humano.

Acostumbrados al movimiento y a vivir siempre de prisa, perdemos la visión natural que nos ayuda a entender las cosas: la contemplación.

Los tiempos son vertiginosos. Somos arrastrados por la velocidad que las propias sociedades han provocado. Y esencialmente no estamos diseñados para soportar tal fricción.

Tal desvanecimiento es la famosa detención que nos hace darnos cuenta de la realidad y la de todos que muchas veces se hace insoportable; otras, nos nublan, perdemos el sentido de las cosas; entendemos que en realidad nada importa ni interesa. Viene el enojo: ya hemos descubierto la gran mentira. Irremediablemente, ante la farsa, queremos huir, salirnos de ella.

Después viene el hartazgo y el querer rebelarnos ante el mundo. Y qué bueno. El error es el enfoque. En la mayoría de los casos donde la detención es repentina y no consciente, en esta necesidad de buscar culpables, terminamos por desquitarnos con nosotros mismos –una de esas formas de desfogue bien puede ser el suicidio (para seguir con el ejemplo anterior) o el canalizar tal violencia en otra persona, en la familia; alcoholizarse, las drogas, etcétera: hay todo un abanico de posibilidades para escapar de tal choque con la realidad.

Para evitar que tal detención nos tome por sorpresa y ocurran las situaciones anteriores, valdrá la pena reflexionar y detenerse voluntariamente.

Habrá que repensar el mundo desde la detención voluntaria, para no sentirnos huérfanos en un momento dado. Será beneficioso el conocer realmente nuestra función en el mundo, y no olvidar que todo tipo de funcionalidad se resume a dar, obsequiar algo al otro, derramarse.

Detengámonos un instante para contemplar, entender y ver, nuestro país, para que de esta forma no nos atropellen al estar en el camino, sino que estemos a un costado y así poder señalar con claridad a los que van zigzagueando.

Secciones:

Autor:

Fecha: 
Viernes, 17 de Julio 2015 - 17:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Facundo Cabral, justo a tiempo

Si por algún hueco del universo pudieras asomar el rostro y nos permitieras escuchar tu última composición, los acordes de tu guitarra y tu voz sonarían sin ecos como lluvia fresca en el verano y caería sobre el hombro del mundo la resignación pronta de tu ausencia.

A cuatro años tu partida resuena y me invento la apología última de la vida que no alcanzaste a escribir:

“Mi muerte fue dictada por la mano divina porque los dioses no tenían ganas de que yo viviera el mañana. Ya de dolores tuve muchos y de sinsabores escribí  versos, de lágrimas se llenaron mis tazas de café y los tarros de cerveza.

“Colmé de surcos con pasos agigantados o de pies juntillas los inmensos caminos que recorrí. Ya de amigos se habrían llenado mis soledades y de poemas y textos mis libretillas. Ya de risas y carcajadas sonoras se desbordaron mis tertulias  y de romances hermosos mi cama. Mis deseos complacidos y mis sueños realizados, mis palabras esparcidas y mi voz entregada sin recelo a la tierra. Mi libertad liberada y mis brazos abiertos atraparon inmundicias, pesares, el regocijo y la quietud.

“En el trayecto y el alboroto de mi algarabía por vivir compartiendo los frutos que la experiencia me regalaba, se me pegaron los bichos, me comieron los mosquitos, me caminó encima una cucaracha, me senté en mil hormigueros, me atacaron las abejas y me comí sin querer, un demonio llamado cáncer.

“A nada le huí porque todo era mío y a lo mío siempre le abracé y le consentí.

“Para ser honesto, a ése demonio también quise tenerle amor y quise abrazarlo fuerte pensando que podía apachurrarlo y así desaparecería para siempre.

“Pienso que mis días a partir de mañana anunciaban otros pesares, otro sabor en las lágrimas, otros dolores, una calvicie inminente y una ceguera total. Anunciaban los siguientes días que pronto estaría postrado porque mis piernas no habrían de sostenerme más y con angustia pienso, mi voz se habría silenciado.

“De haber vivido mañana, mis huesos y mi cuerpo lánguido habrían quedado expuestos en compañía de una respiración entrecortada esperando la muerte. Lúcido y sano abrí la puerta a mis amigos y también la cerré a placer para quedarme en compañía de mi amiga la soledad.

“Estando postrado y a merced de mi demonio caprichoso, la puerta habría estado abierta en contra de mi voluntad para darle paso a un séquito de personas que se arremolinarían, muchos de ellos, esperando solo llevarse de mi lecho la última escena de mi vida.

“Quizá se habría publicado mi imagen como nadie habría querido verme porque los seres humanos gustan de sentir lástimas que uno no necesita. Sin yo saberlo, habrían hecho un montón de homenajes a los que ni siquiera habría podido asistir.

“Una escena fastidiosa he dibujado, sin embargo sé que eso habría sido más temprano que tarde y los dioses decidieron que yo caminé suficiente, que respiré todo el aire que fui capaz.

“Una voz divina me dijo que eso de quedarme acostado, desintegrándome en vida, no era para mí. Una mano me llevó bruscamente, sí, y tenía que arrebatarme rápido antes de que todo lo anterior sucediera”

El amigo que palmeaba mi hombro y acariciaba mi mejilla desde de un reproductor de música  se ha ido del mundo éste, no se ha ido de mi mundo que sigue buscando riqueza en sus palabras, que sigue inventando por él, canciones que nunca escribió. Yo nunca estuve en su mundo sin embargo, él dejó una pieza de su mundo en el mío.

Autor:

Fecha: 
Viernes, 17 de Julio 2015 - 16:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Las Vacaciones

Terminó el periodo escolar 2014-2015 y millones de niños salen de vacaciones. Ahora podrán descansar, levantarse tarde, jugar, andar en bicicleta, disfrutar la calle, salir de viaje atascarse de dulces y ser libres durante prácticamente un mes antes de que inicie el siguiente curso. ¡Pequeños ingenuos!

Quien al parecer también salió de vacaciones es el niño Joaquincito. Estaba castigado por portarse mal y no tenía permiso, pero él se aburrió y de todas maneras se fue. Dicen sus maestros que se salió de la escuela mientras estaban distraídos y que ni cuenta se dieron. “Sería imperdonable que se nos vaya” dijo el director, pero de todas maneras se peló. Pa' mí que lo dejaron salir y nos dicen cuentos chinos.  

Lo que la gran mayoría de los niños no sabe es que sus padres se dedican a algo extrañamente denominado trabajo, el cual es necesario para poder recibir a cambio el sueldo que después es absorbido por las escuelas de los infantes y que estos reclusorios no llevan el mismo calendario marcado por la SEP, ¡Oh decepción!

Es natural que los niños que han sobrevivido a las desmañanadas diarias, exámenes extenuantes, maestros insufribles, compañeros crueles, tareas sin sentido y demás atrocidades escolares, quieran olvidarse de todo ello (y mejor aún de todo lo aprendido) por unas semanas para disfrutar la vida fuera de los salones de clase. Desde que ponen un pie en la escuela tras el descanso de Semana Santa ya están pensando en las vacaciones de verano; las buenas, las grandes, las verdaderas. Los niños saben que es el periodo largo, y más larga aún la espera, pero bien vale la pena.

Existen dos especies de criaturas entre el alumnado mexicano y, aunque uno está destinado a evolucionar y convertirse con el tiempo en el segundo, son muy distantes el uno del otro. Por un lado encontramos a los adolescentes que salen de secundaria y preparatoria. Estos no tienen mayor problema ni representan tanto peligro. Los podemos encontrar invadiendo todas las plazas, cines y centros comerciales, patinando por las calles o destruyendo alguna playa. En todo caso, a los que mejor les va son enviados a campamentos de verano en el extranjero. Los padres se libran de ellos sin tanto trabajo.

El segundo grupo es el más peligroso y el que ha dominado la tierra durante años: los infantes de primaria. Esta voraz e incansable especie requiere atención en todo momento y tienen una característica especial, una vez que empiezan a subir sus niveles de azúcar ya no tiene cómo parar. El pequeño humano empieza con actividad constante e ininterrumpida, corre, sube, baja, entra, sale, brinca, llora, rompe, cava túneles (…) demanda el tiempo, atención y vigilancia de la madre en un cien por ciento. Creo que a este grupo pertenece el niño Joaquín.

Las vacaciones empiezan, decía, y con ellas las semanas más largas y temidas por los padres. Pero con el paso del tiempo las madres han evolucionado y descubierto diferentes técnicas para controlar a las crías, el método más utilizado y efectivo: los cursos de verano. 

Sin la menor intención de democracia o consulta alguna, los niños son inscritos en alguna de estas actividades donde aprenderán las cosas más variadas (mismas que olvidarán al final del periodo vacacional). Las clases bien pueden ser de natación, pintura, música, ciencia o literatura para niños, recorridos especiales a museos, yoga, artes marciales, fútbol o manualidades. Los más afortunados son enviados a casa de algún primo, vecino o amigo que cuenta con un jardín enorme donde los mocosos pasan el día entero jugando con los perros, enlodándose y rodando por el pasto. No importa, el verdadero objetivo es alejarlos del hogar el mayor tiempo posible.

Para cuando las temibles criaturas regresan al hogar, las madres ya tuvieron tiempo para ellas. Los niños regresan bañados en sudor y mocos, mohosos, agotados, sin fuerzas para reclamar ni un abrazo y con una sonrisa de oreja a oreja dispuestos a comer y si acaso a aplastarse frente a la televisión el resto de la tarde. La técnica ha funcionado.

Ya para el final de las vacaciones muchos padres logran tomar una o dos semanas en el trabajo y se disponen a llevar a la familia a algún destino turístico y los más solicitados son las playas. Es uno de los más grandes errores. El caos vuelve y ahí no hay cursos a donde enviar a los niños, la mejor solución es enviarlos a la alberca donde pasan todo el día. Después de desembolsar una buena cantidad de dinero entre cursos de verano y vacaciones en la playa, los niños regresarán a tan temido día. El reinicio de clases. Pero gracias a las técnicas y conocimientos adquiridos por los padres a lo largo de los años ellos dirán que han pasado las mejores vacaciones de sus vidas. Misión cumplida.

A todos los padres, mis mejores deseos, los acompaño en su dolor. Yo por mi parte, a disfrutar de la calma y la tranquilidad de vivir frente a una escuela vacía.

Voy vengo.

Autor:

Fecha: 
Viernes, 17 de Julio 2015 - 16:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La luz al final del túnel

Aunque no me lo crea la fuga del Chapo está relacionada con un gusano marino, la línea 12 del metro de la Ciudad de México y la Guerra de Corea.

Evadirse de una prisión ha sido desde el origen del país una gran tradición. De hecho, el principal hospital psiquiátrico de México lleva el nombre de un reo evadido en el siglo XVI, Bernardino Álvarez, quien a punto de ser enviado a Filipinas logró romper los cepos y huir al Perú. Regresó arrepentido y con dinero para ayudar a los enfermos mentales. Primero en el legendario Hospital de Jesús, y luego en el Templo de San Hipólito donde ahora se venera a San Judas Tadeo, de tanta simpatía por los narcomenudistas. Hasta donde se sabe, no hizo ningún túnel, sino que usó el mar al igual que el Conde de Montecristo, a quien Alexandre Dumas sí puso a excavar en su celda con una cucharita durante años; Clint Estwood, versátil él, en Escape de Alcatraz también usó una palita. Aunque sin duda, la mejor ingeniería de evasión aparece en la estupenda y absurda Top Secret, donde Michael Gough (el Alfred de los Batman de Tim Burton) hace del Dr. Flammond, un científico que termina construyendo un megatúnel con una cucharita cafetera.

Pese a la evidencia cinamatográfica y la habilidad de los reos para usarlos de salida, construir túneles no ha sido cosa fácil. Los desastres en túneles han sido tantos, que a ellos les debemos la invención de los motores modernos. Thomas Newcomen y James Watt inventaron la máquina de vapor para sacar el agua que se filtraba a los túneles de las minas inglesas.

Sin embargo, la solución a los desastres mineros y de construcción de túneles vino, premoritoriamente, de una cárcel. Patrick Beaver cuenta en su A history of tunnels cómo en el siglo XIX Marc Brunel durante un encierro fue inspirado por un teredo. No, no se trata de un insulto mal escrito ni de una broma. Bueno, en realidad de una broma sí. Las bromas o teredos son a primera vista unos gusanos asquerosos que derrepente salen de la madera podrida en el agua de mar. Hacen las veces de polillas oceánicas debilitando botes, barcos y muelles. Pese a su forma, en realidad no son gusanos, sino moluscos bivalvos como los ostiones, mejillones y almejas. Se llaman Teredo navalis y merecerían un monumento. Cuando son bebés moluscos, es decir larvas, se alargan y las conchas se quedan en una punta a manera de casco sobre lo que podríamos llamar cabeza. Con estas conchas deformadas horadan la madera, haciendo una celda con foma de túnel en la que se quedan a vivir pa' siempre y sin que los vigilen por circuito cerrado o les pongan brazalete VIP. Como todo túnel, se les derrumbaría si sólo escarban. Así que conforme avanzan, recubren la pared de una baba que endurece.

A Brunel se le ocurrió usar la misma técnica para hacer un túnel por debajo del río Támesis de Londres. En lugar de las conchas, construyó un escudo con muchos compartimientos en los que escarbaban obreros. El escudo servía de cimbra mientras recubrían de ladrillo; luego movían el escudo hacia delante. Y así. Tras un intento fallido, lo logró. El túnel aún se usa por el metro de Londres.

Desde entonces, la técnica es más o menos la misma. Un enorme escudo que gira perforando el subsuelo mientras saca el escombro y sostiente un trecho que se va forrando de piezas prefabricadas. El reciente e inmenso túnel vial de Kuala Lumpur que en caso de inundación puede convertirse en drenaje pluvial, fue construido así. El túnel ferroviario que pasa por debajo de los Alpes y que pronto tendrá 57 kilómetros, usa la misma técnica. El de 54 kilómetros que une las islas de Honshu y Hokkaido en Japón y los 50 kilómetros que unen Inglaterra y Francia por debajo del Canal de la Mancha, también. Y la fallida línea 12 del metro de la Ciudad de México, igual.

Así que es complicado pero no tanto. De hecho el Cártel de Sinaloa ha construido recientemente al menos cuatro túneles que cruzan la frontera entre México y USA y que han sido detectados ya muy avanzados o hasta en funcionamiento. La técnica es parecida pero en pequeño, más cercana a la usada por Hezbollah. Lauren Mack del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos declaró hace poco al diario LA Times que desde 2006 han descubierto 25 túneles entre San Diego y Tijuana, varios con luz, ventilación y rieles, y atribuibles al Cártel de Sinaloa

Carl Wege del College of Coastal Georgia en un artículo de 2011 en el portal Small Wars Journal menciona que Hezbollah aprendió la técnica de construcción de túneles de especialistas de Corea del Norte vía contactos iraníes. Luego Brett O'Donnell de la Norwich University en 2012 en un artículo en la revista Global Security Studies menciona los vínculos entre Hezbollah y el Cártel de Sinaloa, lo que ya habían comentado altos funcionarios de la DEA que han identificado capacitación en construcción de túneles para varios cárteles.

¿Así que, cuál es la sorpresa? Solo queda de duda cómo sacaron tanta tierra, pero después de todo en El Gran Escape, Steve McQueen y Charles Bronson van sacando en los bolsillos del pantalón el escombro del túnel por el que huyen. Y Bronson y el Chapo usan el mismo bigote.

Fecha: 
Jueves, 16 de Julio 2015 - 19:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Apuntes de fotografía

Una fotografía no se toma, se hace.
Ansel Adams, fotógrafo (1902-1984).

La belleza no está en los colores, sino en su armonía .
Marcel Proust, escritor (1871-1922).        
   

Existe una gran diferencia entre tomar y hacer fotografías. Para tomarlas basta con poner el modo automático de la cámara, encuadrar lo que se quiere dentro de la foto y apretar el disparador. La cámara hará el resto. Hacer fotografías es algo muy distinto. Mediante un conjunto de decisiones técnicas, creativas e intuitivas, el fotógrafo busca un resultado determinado. Las fotografías que se toman, la mayoría de las veces, están vacías. El fotógrafo, haciéndolas, buscan la emoción. Despertar una parte dormida del espectador. 

La fotografía puede convertirse en un estilo de vida. Hacer una foto implica: salir a mover las piernas, respirar, estar atento al interior y al exterior. Hacer conexiones. Observar los cambios en la luz. Las sombras. Encontrarse con lo otro y con el otro. Aprender a mirar. Mirar todo con ojos nuevos. Ver lo que otros no ven. Lo que parecía oculto. Darle vida a lo que parece insignificante. Cazar instantes. Eternizarlos.

El fotógrafo trabaja con la luz. Debe tener siempre en cuenta la luz. Aprender a utilizarla, a manipularla. Pero, sobre todo, a interpretarla. El fotógrafo trabaja con su intuición. Esa voz interna que le dice cómo debe hacer la foto. Tiene que estar atento, escuchar y confiar. El fotógrafo siente la vocación. Tiene un llamado para hacer fotos. Piensa que ha sido convocado para hacerlo. Después deberá desarrollar su talento. Esa parte que sabe cómo acudir al llamado de la vocación. El talento es tener con qué. 

Hacer fotografía análoga, además de digital, ayuda a un fotógrafo a concentrarse en esa intuición. No puede desperdiciar muchos rollos o carretes (cuestan dinero), y mucho menos puede borrar las imágenes que no le gustan. Se verá forzado a poner más atención a cada una de las imágenes. A valorarlas. Desarrollará la paciencia. Aprenderá que cada foto requiere de una especie de ritual. Cuando haga foto digital, seguirá conservando una parte de la fotografía análoga. De esa tradición. Será un fotógrafo más completo.

El fotógrafo debe mirar las obras de los grandes maestros (Bresson, Moriyama, Nadar, Kertéz, Capa, Baubat, Adams, Maier, etc.), con el objetivo de hacerse preguntas mientras las mira: ¿por qué eligieron esos temas? ¿Por qué hicieron esa composición? ¿Qué detalles les llamaban la atención? ¿Cómo consiguieron la fuerza, la belleza? ¿En qué consiste su estilo? ¿Qué hace que sus fotos no sean como las del resto de las personas?

Ver teatro. Ver cine. Poner atención a cada escena. Ver pintura (Edward Hopper, por ejemplo, es de gran utilidad, no sólo por ser un maestro de la luz, sino de la composición). Hay que observarlo todo: los pesos visuales, el equilibrio, las tensiones dinámicas, la textura, la forma y el color, el contenido.

Leer los textos de fotografía de Susan Sontag y de Walter Benjamin.

Estudiar la repercusión de algunas imágenes en la historia. La fotografía de «La niña y el buitre», de Kevin Carter. O la fotografía del hombre de la plaza de Tiananmen.

Recuerdo haber leído poemas de Bashoo (haikús), novelas de Yasunari Kawabata y libros de pintura japonesa, para ser buscar el minimalismo dentro de un período en el que mis fotografías eran demasiado caóticas.

La fotografía perfecta no existe, pero la búsqueda de la perfección es lo que hace que el fotógrafo mejore en cada nueva imagen.

La composición es la manera en la que están acomodados todos los elementos dentro de una fotografía. Aquí siempre surgen preguntas. Decisiones que se deben tomar. De todo lo que está fuera del visor (o la pantalla de la cámara análoga o digital), ¿qué cosas se van a dejar fuera y qué cosas dentro? ¿Por qué? Y de lo que quedó fuera, ¿hay algo que, sin estar, se quiere que aparezca dentro, es decir, que se intuya que está fuera? ¿Si se aísla algo se conseguirá un resultado completamente distinto? ¿Qué pasa si se deja un fragmento de algo dentro? Y en cuanto a lo que se deja dentro, aquello que se convertirá en una fotografía, ¿cómo se acomodará o distribuirá dentro del marco? ¿De qué manera se puede equilibrar? ¿Qué se va a a transmitir si se deja del lado izquierdo o del derecho? Y por supuesto, muchas veces no se tiene tiempo para reflexionar y se tiene que componer, sin pensar. Grandes fotografías se han hecho de esa manera.

Se debe evitar dejar los horizontes (y todo lo que se parezca a un horizonte) en el centro de la fotografía. Hay que tratar de evitar dejar al sujeto principal en el centro de la imagen. La regla de los tercios es muy efectiva y sencilla de utilizar. Aunque hay muchas otras reglas.

Aunque, el exceso de reglas mata la espontaneidad. No es lo mismo saltarse una regla por no conocerla que hacerlo con toda la intención.

Para captar las emociones es necesario, antes de disparar, conectar con las propias emociones. Después, hay que buscar algún ritual o algo que forme el vínculo entre el fotógrafo y el sujeto a fotografiar. Yo, por ejemplo, imagino desde antes la escena que quiero obtener; falseo un poco la realidad. Veo en mi mente lo que quisiera que saliera en la foto. Después todo es cosa de tener paciencia. Esperar a que algo suceda frente a la cámara. Que caiga una hoja de un árbol. Que llegue una ráfaga de viento. Que a alguien se le vuele un paraguas. Que la persona muestre alguna emoción, mediante una mirada, una sonrisa, un gesto, una lágrima. Cualquier cosa que me emocione o me inquiete. Luego disparo. En el caso de los retratos posados no se debe pedir a la persona que sonría o ponga un gesto triste. Hay que provocarla. Mediante un chiste o una anécdota triste. O cualquier cosa. La emoción nunca debe ser posada, sino espontánea. Hay que hacer que el sujeto que posa se sienta cómodo frente a la cámara. O que olvide por completo que está ahí.

Esperar.

Mirar. Sentir. Disparar. Dijo alguien.

Es mejor enfocar bien los ojos; son la parte más expresiva del rostro. Aprender a enfocar y desenfocar. Los enfoques y desenfoques crean atmósferas.

Para captar las emociones prefiero el blanco y negro. La ausencia de color permite despojar a la imagen de algunos distractores (como el color) y captar la esencia de las cosas. No quiero decir que el color no pueda captar las emociones. Cada fotógrafo debe hacer su propia elección. 

La fotografía poco tiene que ver con con encontrar cosas. Más que nada se trata de las búsquedas. Tampoco se trata de certezas. Se camina en arenas movedizas. En cada cosa hay un secreto.

El fotógrafo debe buscar su estilo. Ese sello que lo haga reconocible.

Es necesario preguntarse qué tipo de fotógrafo se es. Qué tipo de fotografía se prefiere. Qué tipo de imágenes. Luminosas, oscuras, minimalistas, cargadas, conceptuales. O si buscan captar el movimiento de las cosas o su inmovilidad. Los grandes espacios o los pequeños.

Hay que conectar elementos que choquen entre sí, creando nuevos conceptos. Eso es más o menos lo que todos los artistas han hecho en sus obras a lo largo de la historia. Buscar lo raro, lo nuevo, lo desconocido, lo divertido, lo profundo, lo desconcertante, lo perturbador. Hay que narrar historias. Contar verdades o mentiras. O mentiras que parezcan verdad. Crear proyectos. Retratar el interior.

Experimentar.

Un fotógrafo estadounidense decía que, en sus inicios, quería hacer street photography, pensando en ese tipo de fotografía como en un subgénero de la fotografía documental. Pero su ciudad le parecía demasiado fea y no encontraba nada a qué fotografiar. Un amigo suyo le hizo ver que podía fotografiar, precisamente, la fealdad de su ciudad. Eso lo llevó a convertirse en un renombrado fotógrafo. Cualquier cosa o persona puede convertirse en una fotografía interesante, todo depende de la mirada del fotógrafo.

La fotografía enseña. Enseña a tomar conciencia de otras cosas. A mirar más detenidamente lo que nos rodea. A explorarlo. A buscarse a uno mismo mediante aquello que le atrae del exterior. La fotografía ayuda a representar la realidad, a conocerla mejor y a retenerla en el tiempo.  

Fotografías: Juan H. Rodríguez

Sitio web: https://500px.com/JHR

Autor:

Fecha: 
Jueves, 16 de Julio 2015 - 16:00
Redes sociales: 
1