Se encuentra usted aquí

cultura

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Lo que debemos saber sobre contabilidad electrónica. Candidatos transparentes, mentirosos o miedosos. Recomendaciones culturales

Esta tarde nos visita el presidente del Colegio de Contadores Públicos de México, Jorge Alberto Téllez, para explicarnos lo que debemos saber sobre la contabilidad electrónica que entró en vigor este año. También nos visita la cantante Guadalupe Pineda para presentar su álbum más reciente. En el estudio me acompañan Tere Vale, Mónica Uribe y Bernardino Esparza y comentamos sobre los candidatos que publican sus declaraciones de ingresos, los que nos mienten y los que no quieren dar a conocer su realidad financiera; las recién aprobadas leyes Anticorrupción y de Transparencia; las similitudes entre México y Turquía. Mónica Belén nos recomienda que hacer este fin de semana y Tomás Borges nos sugiere un buen libro para leer.

Secciones:

Fecha: 
Viernes, 17 de Abril 2015 - 19:00
Redes sociales: 
1

Mi programa:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Redes (Anti)Sociales

“Temo el día en que la tecnología sobrepase nuestra humanidad, el mundo sólo tendrá una generación de idiotas”. Albert Einstein.

Tenía meses queriendo escribir sobre esto, pero ya saben, que si el trabajo, que si la falta de tiempo, que si el cansancio, que si los pretextos. Pero hoy por fin me he decidido.

Como comunicólogo a veces parece incongruente que no haga uso de las redes sociales. Critico demasiado a los que viven inmersos en ellas como si de ello dependiera su vida. No saben cuántas discusiones he iniciado por el tema y, por supuesto, siempre salgo con alguna mentada de madre. Pero es que la verdad no puedo con ésto. Entiendo que estamos en tiempos de tecnología y que ésta avanza diariamente, que es importante y necesaria, que nos hace la vida más fácil y que la información se vuelve accesible para todos. Pero hay una enorme diferencia entre el uso de tecnología y la enajenación por la misma. Y eso es justo lo que nos está pasando.

Mucha gente fatalista habla de una “conspiración” mundial ejercida por las grandes empresas y gobiernos para mantener a la sociedad en un bajo perfil para poder aprovecharse de ella y seguir manteniendo un control. No estoy de acuerdo con la teoría, sin embargo sí creo que la misma sociedad se ha encargado de auto idiotizarse con el uso excesivo de la tecnología.

Es cierto que en nuestros días es importante ser localizables y estar comunicados todo el tiempo. Los smartphones son una herramienta que se ha hecho casi indispensable, sobre todo para quienes trabajamos y necesitamos estar en contacto con clientes, proveedores, etc. Pero hemos caído en el abuso y llegado al extremo de la pateticidad.

Las redes sociales han hecho de la comunicación y socialización algo verdaderamente de lamentar. Hoy parece que para ser alguien importante, aceptado o influyente debes pasar la mayor parte de tu tiempo atrás de una pantalla publicando lo que haces de tu vida (que es nada en el momento que vives en las redes) y esperando la aprobación de los demás. Parece increíble, inaceptable e imperdonable el no contar con perfil en al menos una de todas las redes existentes.

Y no trato de satanizarlas ni mucho menos. Hasta celebro la importancia que tienen o han tenido en algunas situaciones. Gracias a ellas se logran dar noticias de forma directa e inmediata. Ha sido por medio de las redes que se han organizado movimientos como el que ayudó a la toma de conciencia y liberación en Egipto. Por medio de Facebook se han realizado grandes campañas publicitarias, campañas sociales; han ayudado al crecimiento de las micro y pequeñas empresas e incluso han servido para el rencuentro de amigos y familiares perdidos que de no ser por estos medios no se habrían vuelto a ver nunca en sus vidas.

Esto lo acepto y hasta lo puedo admirar. Pero lo que no entiendo es que la gente desperdicie todo su tiempo en ello. ¿Qué en verdad a alguien le importa si el perico de quien sea dijo una nueva palabra, si el tipo del coche de al lado se saca el moco mientras maneja, si el compañero de alguien se queda dormido en clase o en el trabajo o si la forma del cereal que se comieron en la mañana parece la cara de algún conocido? Porque estupideces como esta son las que en realidad se publican en la mayoría de los perfiles. La gente no pierde oportunidad para sacar su teléfono y gritarle al mundo cualquier tontería. Hemos llegado al punto en que la privacidad está cayendo en decadencia por privados que sean los perfiles de cada uno (valga la rebusnancia). Y lo peor de todo es que los que viven en estas comunidades han caído en un estado de egocentrismo tan grande que creen que tienen la verdad absoluta de todo y atacan a quienes no están de acuerdo con ellos. Ese caso lo vimos con las pasadas elecciones, donde lo twiteros y facebookeros atacaban a Peña Nieto y López Obrador de manera fulminante y quien se atreviera a defenderlos podría casi sufrir un destierro mediático.

¡Como si en verdad representaran una mayoría!

Pero este no era mi punto. El tema aquí es la falta de comunicación en los Tiempos de la Comunicación; el aislamiento en los tiempos de las mal llamadas Redes Sociales.

Todos hemos estado en alguna comida, fiesta o reunión en la que más de uno se aparta de los presentes para clavar la nariz en su teléfono. Antes era molesto que en medio de una plática sonara el celular de alguien ¡pues ahora lo hace segundo a segundo! La gente no puede estar apartada de su Twitter, Facebook o WhatsApp un solo momento. Teclean cientos de letras por minuto compartiendo con los que no están con ellos si la fiesta está aburrida, si alguien llegó con tal persona, si el grupo que toca suena bien o si los hielos del chupe no duran. Comparten todo, platican todo, pero si alguien que está con ellos le pregunta cualquier cosa se limitan a contestar (después de varios segundos de procesar las palabras) “eeeh… ¿mandeee?”. Están completamente idiotizados, no se enteran de lo que pasa a su alrededor, si caes muerto junto a ellos en ese instante ni cuenta se dan.

Llega un momento en toda reunión en el que todos los presentes están metidos en sus teléfonos, no se hablan entre ellos, no se voltean a ver, incluso hay veces en que aún estando en la misma mesa se comunican por mensajes. Y, por supuesto, si te atreves a pedir que dejen los celulares puedes sufrir graves daños físicos y emocionales. Pregunto ¿si no quieren estar en una fiesta para qué van? O si prefieren estar en sus celulares ¿no sería mejor que se queden en sus casas chupando y publicando en sus perfiles? Al menos ahorrarían una lana.

Tal vez no soy el más autorizado para hablar de socializar, pero aún con todo lo antisocial que soy, es indignante estar en una reunión rodeado de personas que no piensan, que no opinan, que se les acaba el mundo cuando se quedan sin batería.

Es increíble preguntar a alguien por algo interesante porque ya no tienen nada que decir, pedir una opinión porque no la tienen, ya no se diga preguntar qué es lo último que leyeron porque (a menos que sea una mujer y “50 shades of Grey”) eso es prácticamente un insulto. Pero si quieres saber cuál fue el trending topic de la semana o quién cortó con su novio, estos entes son las mejores fuentes de información.

En fin, que esta sociedad ya de por si en decadencia, se acerca rápidamente a su fin.

Publicado desde mi iPhone (…)

Autor:

Fecha: 
Viernes, 17 de Abril 2015 - 18:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Rosalind Franklin

En 1962, James Watson, Francis Crick y Maurice Wilkins fueron galardonados con el Premio Nobel en Medicina y Fisiología por haber dilucidado la estructura química del ADN. Esta premiación fue una de las más controvertidas en el mundo científico no por la falta de calidad o la intrascendencia del trabajo sino porque omitieron a otro científico que proveyó la evidencia más importante que muestra la estructura de la doble hélice en todo su esplendor, inobjetable. Ese científico ignorado fue Rosalind Franklin.

El ambiente científico es muy competitivo y muy demandante, muy a menudo las relaciones entre los científicos no son nada cordiales, pues se compite por financiamiento, prestigio y rigor científico, elementos que conjugan lo personal con lo profesional. En esa época existía una competencia entre tres instituciones que estaban investigando proyectos muy similares, Franklin y Wilkins en el King’s College en Londres, Watson y Crick en el Cavendish Laboratory en Cambridge y Linus Pauling en el Caltech en California.

Al parecer, hubo una disputa entre Rosalind y Wilkins que rompió la armonía y la confianza entre ambos, el motivo fue por el liderazgo del proyecto que pertenecía a Wilkins. La animosidad se incubó por mucho tiempo al grado que aunque trabajaban en el  mismo piso, su comunicación  era casi inexistente, cada cual se concretó a su trabajo, se veían ocasionalmente en las juntas y eventos científicos. Rosalind estaba trabajando en una metodología que utilizaba la difracción de rayos x (una especie de radiografía a diversos complejos moleculares) logrando resultados impresionantes, al grado que logró una foto donde se puede apreciar la doble hélice del ADN que guardó celosamente. Watson y Crick en Cambridge, seguían midiendo y observando modelos tridimensionales que coincidieran con los las bases nitrogenadas reportadas en los análisis químicos y Pauling en Pasadena tratando de averiguar si el fosfato estaba dentro o fuera de la doble hélice. Cada quién en lo suyo, la vida siguió igual hasta que un día Watson fue a un seminario donde se discutían avances científicos y donde Rosalind Franklin exponía sus datos más recientes. Estas presentaciones son muy rápidas, los asistentes son gente que sabe del tema, no se detienen en detalles.

La Franklin habló de su proyecto y obviamente mostró y explicó su foto, pero la cosa no pasó a mayores, Watson regresó a Cambridge y comentó lo sucedido con Crick. Tiempo después hubo correspondencia y llamadas telefónicas entre Crick y Wilkins, posiblemente hablaron de la dichosa foto de la Franklin. Obviamente, ella no les mostró ni les dió ninguna copia de la foto, sin embargo, de una manera que aún no se ha aclarado Francis Crick se hizo de la foto, ésta fue minuciosamente analizada y discutida y finalmente apareció la publicación de este formidable hallazgo en una de las revistas de mayor prestigio científico (Nature). Los autores de la publicación Crick y Watson fueron cuestionados por los expertos porque su artículo describía la doble hélice pero no había datos que le dieran sustento a la descripción. Para colmo, Rosalind Franklin publicó sus hallazgos en la misma revista (Nature) el mismo día e incluyó la dichosa foto y los datos que apoyaban la teoría.

Aquí fue donde empezó al problema, la comunidad científica especializada en el tema de inmediato se preguntó ¿por qué la Franklin no había sido incluida en la publicación con los otros dos? ¿por qué si ella aportaba datos con mayor rigor científico su nombre no aparecía en la publicación del descubrimiento? Lo más grave, ¿Por qué no fue nominada a la candidatura del Nobel, como los otros tres?

La tormenta fue en aumento, surgieron más detalles, se sabe que la Franklin nunca les mostró a ninguno de los investigadores la dichosa foto prueba de su hallazgo, lo cual es obvio porque tú no les vas a enseñar  tus datos a tus competidores. Luego la incógnita persistía ¿quién les dió o facilitó esa foto a los investigadores de Cambridge?

A la fecha, no se sabe quién, quiénes o como esa importante evidencia que valió el Premio Nobel llegó a las manos de quienes tuvieron la audacia y el talento de hacer la interpretación correcta de la foto. El premio fue otorgado solamente a los tres investigadores, lo cual nuevamente exacerbó las intrigas y los comentarios negativos. La situación llegó a una protesta tan generalizada que varios miembros de la comunidad científica internacional enviaron sendas cartas de protesta al comité de selección del Premio Nobel para que se le otorgara a ella. El asunto se diluyó por algún tiempo y finalmente se acalló con la muerte de Rosalind Franklin de cáncer ovárico en 1958 a la edad de 37 años. El Comité del Nobel tuvo la gran fortuna de obviarse aclaraciones y explicaciones, pues no otorga premios póstumos. 

Autor:

Fecha: 
Lunes, 20 de Abril 2015 - 18:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

A propósito de la muerte de Eduardo Galeano y Günter Grass

En muchas ocasiones los lectores nos nutrimos de las palabras que dejan los escritores al morir y no antes.

Los que parten a ese viaje, a través de la danza —en este caso, de palabras, de imágenes, de instantes, voces poéticas, que se liberan en el momento justo de su partida— tal como se simboliza, según lo entiende Octavio Paz, en el teatro Ño (allí, donde Paz encontró en su momento, el misterio que se oculta en la negrura de lo inacabado, de ese no terminar nunca de ser, que significa el arte) japonés, son los escritores, los poetas, esos caminantes que al irse se quedan hablándonos de tantas cosas que en vida no entendimos, no quisimos escuchar, ignoramos o perdimos entre el griterío de tantos otros.

La muerte del autor como descubrimiento o redescubrimiento, como nacimiento —no a manera de vuelta, no hay volver cuando se muere, sino es tan sólo una forma de decirlo—; es decir, se vuelve atemporal y al mismo tiempo presente.

La desaparición física del autor lo hace presente, y de esta forma se desentierra, se levanta desde la profundidad de su tumba donde permaneció todo su tiempo de vida, y así regresa, asomando la cabeza y hablando por primera vez, para muchos, las mismas palabras que dijo siempre.

Tal vez, de una forma natural –que de tan natural se nos pierde el sentido—, la palabra muerte, en el caso de los escritores, tiene un significado distinto, un revés más real, puro, donde se revela el misterio de tal paradoja mortuoria: el escritor está condenado a morir para perpetuarse entre cada una de sus palabras que dejó escritas.

Expresión poética, acaso la experiencia sensible más fascinante y difícil de conseguir por cualquier persona, el existir entre todos nosotros sin cuerpo. La sublime trascendencia poética, virtud de los inmortales. Y ese desprendimiento, esa muerte aparente, es un misterio que de igual forma ejemplifica el significado del sentido de la palabra arte. Es decir, sólo a aquel que consigue habitarnos desde la ausencia (aparente) se le concede la eternidad, la vida per se.

Por eso no vale la pena llorar la pérdida de tal o cual autor, porque en realidad ésta no existe, por el contrario, si a su muerte renace, podemos estar seguros que jamás se irá de nosotros, porque la vida es todo eso que no vemos, lo que se esconde detrás de nosotros mismos, en este caso, atrás de esa danza energética que se da al interior de cada uno de los libros de esos muertos tan vivos que siguen dialogando con nosotros los lectores.

Autor:

Fecha: 
Viernes, 17 de Abril 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Mónica Belén y Natalia Cabarga recomiendan...

Natalia Cabarga y Mónica Belén nos recomiendan que hacer este fin de semana.

Secciones:

Autor:

Fecha: 
Viernes, 10 de Abril 2015 - 19:00
Media: 

Mónica Belén y Natalia Cabarga recomiendan...

Redes sociales: 
1

Mi programa:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Xóchitl Gálvez y la negativa del IEDF de aprobarle su candidatura. La hipocresía de López Obrador y Batres. Recomendaciones culturales

Esta tarde la aspirante a la candidatura del PAN a la jefatura delegacional de Miguel Hidalgo, Xóchitl Galvez, comenta sobre la negativa del IEDF de aprobarle su registro a dicha candidatura. En el estudio me acompañan Tere Vale, Mónica Uribe y Bernardino Esparza y comentamos acerca de los spots del PAN sobre los relojes del presidente nacional del PRI; la hipocresía de AMLO y Martí Batres, que afirman que los líderes de MORENA no cobran por sus servicios, pero cada uno de ellos recibe 50,000 al mes en violación de los estatutos de MORENA; la candidatura presidencial de Hillary Clinton. Natalia Cabarga y Mónica Belén nos recomiendan que hacer este fin de semana.
 

Secciones:

Fecha: 
Viernes, 10 de Abril 2015 - 18:30
Redes sociales: 
1

Mi programa:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

En Entrevista: Enrique Vela, Editor de la Revista Arqueológica Mexicana

Enrique Vela habla de la abundancia de pinturas rupestres en México.

Secciones:

Fecha: 
Miércoles, 08 de Abril 2015 - 20:30
Media: 

En Entrevista: Enrique Vela, Editor de la Revista Arqueológica Mexicana

Redes sociales: 
1

Mi programa:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

El caso Korenfeld y el abuso en el uso de helicópteros por perredistas. Desigualdad en México. Fallas en etiquetado de alimentos

Esta tarde en el estudio me acompañan Viridiana Ríos y Luiz Miguel González y hablamos del caso Korenfeld; de los helicópteros que usan los jerarcas perredistas y de las absurdas justificaciones del presidente nacional del PRD, Carlos Navarrete, en torno a las aeronaves; de la desigualdad existente en México; del embrollo en que se metió Grupo Radio Centro al comprar una concesión de TV abierta. Alejandro Calvillo denuncia las fallas existentes en las etiquetas de los alimentos. Enrique Vela habla de la abundancia de pinturas rupestres en México.

Secciones:

Fecha: 
Miércoles, 08 de Abril 2015 - 19:00
Redes sociales: 
1

Mi programa:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Arte para todos: De leyendas, vendedores ambulantes y regateos

La historia de la que hablaré en este artículo será sobre el inicio de la influencia francesa en el comercio de México durante el siglo XIX, modernidad que inicia antes y durante el porfiriato con la migración de un gran grupo de galos llamados Barcelonnettes.

Tras la leyenda del éxito en tierras mexicanas

Para conocer la historia los más destacados comercios que hasta nuestros días continúan funcionando, debo empezar este relato a inicios del siglo XIX en un pequeño pueblo al suroeste de Francia llamado Barcelonnette, en el Valle de Ubaye (región de los Alpes de la alta Provenza en la Costa Azul), donde al igual que en toda Europa los inviernos son largos y duros por lo que la población usualmente diversificaba sus actividades dependiendo la época del año. Lo común para la gente de este pequeño valle, apodados Barcelonnettes, era o tejer lana y seda, o ser jornalero agrícola, o pastorear, o incluso trabajar fuera de su aldea durante la mitad del año.

A inicios de 1820 los hombres del pueblo comenzaron a buscar otras formas de trabajo para sostener a sus familias, viendo la posibilidad de probar fortuna como vendedores ambulantes en otras regiones y ofrecer las mercancías fabricadas en su pueblo. Muchos viajaron hacia Lyon y Borgoña e incluso hasta Flandes. Pero tres hermanos apellidados Arnaud, Jacques (1781-1828), Dominique (1784-1848) y Marc Antoine (1788-1849) resultaron más aventureros y valientes que otros, decidiendo emprender un viaje mucho más largo y alejado de casa. En 1821,  llevando prendas de lana y seda, cruzaron el mar para venderlas en tierras americanas. Iniciaron en Luisiana, Estados Unidos, en donde Jacques, a diferencia de sus hermanos, se enfocó en la agricultura, ganadería y plantaciones. Permaneció asociado a Dominique y Marc Antoine en el negocio industrial y comercial del algodón, seda y textiles, pero en 1828 muere asesinado.

Los hermanos deciden bajar hasta la Ciudad de México, donde al poco tiempo de su llegada consiguen establecer frente a la antigua Plaza del Volador (que se encontraba junto a Palacio Nacional) en la calle de Portacoeli (hoy Venustiano Carranza) su primera tienda, o dicho como en aquel entonces, “cajón de ropa” al cual nombraron “Las siete puertas”.  El éxito fue rápido y rotundo. La mercancía que llevaban y que pronto empezaron a mandar traer gustó mucho en la sociedad de la época, por lo que en muy poco tiempo su nombre creció y su fortuna también. Esto detonó una “fiebre” por la riqueza en América y especialmente en México. Las familias en el Valle de Ubaye conforme veían a los familiares de los Arnaud aumentar en riqueza y forma de vida dejaron de suponer que se debía tan solo a un mito o leyenda y comenzaron a viajar hacia la recientemente independizada nación en busca de negocios y progreso.

Fue así como muchos barcelonnettes viajaron y se establecieron en aquellas épocas en México. Bueno, en general hubo una gran movilización de franceses hacia México, hay datos que muestran como después de la expulsión de españoles en los años 1827-28, 1829 y 1833, los galos se convirtieron en el primer grupo extranjero que habitaba la Ciudad de México. Esto propició avances en comercio, industria, finanza, sociedad y cultura. Pero fueron los de Barcelonnette los más activos en el primer rubro, estableciendo tiendas de venta de ropa, novedades al mayoreo y menudeo, etc., las cuales crecieron en renombre rápidamente.

En 1890 un viajero francés llamado Emile Chabrand hizo un recuento de los negocios de franceses en la Ciudad de México, a 70 años del inicio de su migración, y concluye el texto enfatizando la realidad del éxito de los Barcelonnettes en dicha nación”:

¿Quieren cifras, documentadas y precisas?, se puede evaluar a cuatrocientos cincuenta los barcelonnettes que cuentan con fortunas que varían de cincuenta mil a ochocientos mil francos, y más de treinta los millonarios. Uno de estos últimos acaba de morir en Niza dejando, dicen, de quince a veinte mil millones a sus hijos; cultivaba la tierra y cuidaba los borregos antes de ir a México. [1]

Fue tan relevante y prolifera dicha ocupación Barcelonnette en México durante el XIX e inicios del XX que en la plaza principal de el pueblo existe una placa, la cual se muestra a continuación, en la que se destaca a los hermanos Arnaud, su tienda “Las siete puertas” y se exalta aquel empuje hacia la migración. También quiero destacar que durante el porfiriato hubo una búsqueda constante por la moda afrancesada, por lo que además todos los galos que vivían en México recibieron gran apoyo por parte del gobierno e incluso por el mismo presidente Díaz.  Esto se ve reflejado también en el centro de Ubaye, en una muestra de agradecimiento hacia dicho gobierno, ya que es el único lugar del mundo, fuera de México, donde nombraron una avenida en honor a Porfirio Díaz (Véase la fotografía que presento después de la placa).

En el siguiente artículo concluiré esta historia sobre los barcelonnettes y los más relevantes comercios que fundaron en México, siendo uno de estos el Palacio de Hierro.

barcelonnettes-1.png
Placa ubicada en el pueblo de Barcelonnette, que exalta a los hermanos Arnaud y la emigración hacia México.

FUENTEhttp://http://www.passionprovence.org/archives/2013/03/18/26615467.html

Traducción placa: [2]

"LAS SIETE PUERTAS

Los 3 hermanos Arnaud, primeros jóvenes del Valle que partieron hacia México en 1821, abriendo una tienda de telas en el Centro de México llamada “las 7 puertas”. La prosperidad de esta tienda dio pie al nacimiento de la formidable emigración de Barcelonnettes hacia México."

barcelonnettes-2.png
Los Alpes pintorescos. Barcelonnette. Avenida Porfirio Díaz. Ca. Inicios siglo XX

FUENTE: http://www.notrefamille.com/cartes-postales-photos/cartes-postales-photos-Avenue-Porfirio-Diaz-04400-barcelonnette-04-alpes-de-haute-provence-48955-62999-detail.html

_____________________________________________________________

[1] E. Chabrand, De Barcelonnette au Mexique, Inde, Birmanie, Chine, Japon, Etats-Unis, Paris, E.Plon, 1892, p. 412.

[2] Traducción realizada por la autora del artículo.

Autor:

Fecha: 
Miércoles, 08 de Abril 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

El día que la vida le ganó a la muerte

La fiesta pascual es la mayor del mundo. Al menos, de la cuantiosa parte del mundo que hace arrancar su calendario con la remembranza de un niño cuyo nacimiento anuncia el principio de estos tiempos y declara una buena noticia. Es lo que se celebra en la segunda fiesta más grandiosa de ese calendario, la que llamamos Navidad, o Natividad.

Digo la segunda porque la primera es la de hoy, con que se culmina la semana santa. Si el viernes recuerda sacrificio y muerte, al tercer día se celebra el triunfo definitivo de la vida: la resurrección. Llamamos Pascua a esta fiesta, derivación del hebreo y luego del griego, que los primeros cristianos judíos hacían coincidir con el principio del Éxodo, cuando el pueblo hebreo salió de Egipto rumbo a su tierra prometida.

Es la fecha mayor de todo el año pero a muchos les pasa de noche, quizá porque no padece la brutal comercialización de que ha sido víctima la Navidad, fiesta de regalos que trae un viejo obeso, sedicente amante de los niños. Pero no hay nada más significativo que el triunfo definitivo de la vida. Y esto, como el calendario, no sólo vale para los creyentes en aquél que nació, vivió, padeció, murió y resucitó hace dos milenios.

A partir del siglo IV la Pascua cristiana está marcada por la Luna llena primaveral, primera luego del equinoccio, cuando ya los árboles dejan de ser palos secos para recuperar su verde, frondosa presencia de sombrífero cobijo; cuando la vida renovada nos recuerda que, pase lo que pase en nuestro mundo, siempre florecen las jacarandas. Pero me estoy desviando.

Veo esta fiesta como una especie de Yom Kippur, la mayor de las celebraciones judías. Es día del perdón, fecha que invita a balancear las cuentas pendientes con otros y presenta la oportunidad de planchar los resentimientos y agravios ocurridos durante un año. Los devotos practicantes de esa fiesta ayunan, se comunican, se dicen las cosas pendientes con un propósito de reparación y, como con todo perdón, se libera el camino hacia adelante para que el costal de piedras del resentimiento y el rencor no nos estorben. La Pascua cristiana también es época de renovación, y ella es imposible sin el perdón.

En animo de pedir perdón por los despropósitos verbales con que te atosigo, cedo el espacio a quienes escriben mejor que yo. El gran Antonio Machado hizo esta joyita respecto a este domingo:

Mirad: el arco de la vida traza

el iris sobre el campo que verdea.

Buscad vuestros amores, doncellitas,

donde brota la fuente de la piedra.

En donde el agua ríe y sueña y pasa,

allí el romance del amor se cuenta.

¿No han de mirar un día, en vuestros brazos,

atónitos, el sol de primavera,

ojos que vienen a la luz cerrados,

y que al partirse de la vida ciegan?

¿No beberán un día en vuestros senos

los que mañana labrarán la tierra?

¡Oh, celebrad este domingo claro,

madrecitas en flor, vuestras entrañas nuevas!

Gozad esta sonrisa de vuestra ruda madre.

Ya sus hermosos nidos habitan las cigüeñas,

y escriben en las torres sus blancos garabatos.

Como esmeraldas lucen los musgos de las peñas.

Entre los robles muerden

los negros toros la menuda hierba,

y el pastor que apacienta los merinos

su pardo sayo en la montaña deja.

Frente al ánimo juguetón y alegre de Machado, mi señor Quevedo, el de las burlas y chistes y ocurrencias con que alternaba genialmente sus siempre geniales profundidades, poemó con endecasílabos un largo verso donde hacía hablar al resucitado en extensos parlamentos. Va aquí una pequeña probada:

“…Mi cuerpo en el sepulcro está guardado

De eterna majestad siempre asistido;

Al sol tercero está determinado

Que resucite, de esplendor vestido;

El premio de mi sangre ha rescatado

Vuestra esperanza del obscuro olvido:

Seguidme adonde nunca muere el día,

Pues vuestra vida está en la muerte mía.”

 

La voz que habló del Verbo en el desierto

Dulce sonó, por la garganta herida;

De tosca y dura piel salió cubierto

El que nació primero que la vida,

Y el que primero fue por ella muerto,

Con mano al cielo ingrata y atrevida;

Que, como al sol divino, fue lucero,

Primero vino y se volvió primero.

Cuando habla don Francisco, señor de la palabra, más nos vale quedarnos callados.

Autor:

Fecha: 
Lunes, 06 de Abril 2015 - 18:00
Redes sociales: 
1