Se encuentra usted aquí

cultura

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Algunas recomendaciones literarias

¿Qué leer? ¿A quién leer? Son las típicas preguntas que nos hacemos cuando queremos comenzar el periplo fantástico de la literatura.

Está comenzando diciembre y se aproximan las compras navideñas, pero en éstas, pocas veces nos acordamos de que existe ese objeto llamado libro.

Lo primero que nos viene a la mente a la hora de gastar nuestro dinero en estas fechas, es algún producto tecnológico, y está bien, pero entretanto, como no queriendo, podemos colar un libro a nuestra bolsa de compras.

Regularmente se hacen listas de los mejores libros al final del año, las recomendaciones, me parece, llegan tarde, ya cuando la decadencia y la realidad vuelven a hacerse presentes: cuando el gasto ha sido excesivo y no queda espacio para un libro.

Se puede pensar que un libro es lo menos importante, algo totalmente prescindible; sin embargo, el libro no es solo una conversación, sino una manera de interpretar el mundo; nos da una nueva perspectiva de nuestra realidad.

Estos son algunos libros que leí este año y que me parecen relevantes, porque muestran un tanto el sentir de los autores con relación a esta época volátil y obtusa en la que vivimos.

Con estos libros los autores causan una rebelión interior en el lector, lo hace replantearse el mundo a partir de temas como la muerte, el amor, la distancia; los desencantos, la felicidad, el hombre mismo y su relación con las cosas; es decir, son fuertes sacudidas al pensamiento. Invitan a pensar.

Náusea y alergia de Lobsang Castañeda, un autor mexicano joven (es un misterio el límite de la categoría joven en literatura, por lo demás) es un ejemplo de esto, porque con su obra quiere liberarse de la cotidianeidad, como él propio autor lo afirma en las primeras páginas del libro, y con ello, a los lectores.

En su libro habita la muerte, el cadáver, el desecho, aquello que ya no sirve, lo que se hace a un lado, pero ¿por qué? ¿Por qué desechamos hasta a los vivos?

Leer es escuchar otras voces como la de Guillermo Fadanelli en Plegarias de un inquilino donde le planta cara al lector y le dice sin miramientos: “Qué es la salud sino un silencio de la enfermedad, un dormir del mal que tarde o temprano despierta para comenzar a roer nuestros huesos”.

En Los procesos Erik Alonso, el autor de dicha obra, quiere construir un “gesto” una pieza arquitectónica que nos signifique algo, donde habiten dudas, preguntas y cuestionamientos que los trata de resolver con un “tal vez” que se hace ligero.

Su obra se va escribiendo en “las ciudades [que] se van convirtiendo en muros que dan hacía otros muros”. Y consigue citas que se relacionan con nuestro ahora, como esta frase de la poeta argentina Alejandra Pizarnik que escribió en sus diarios de juventud: “Me dicen tienes el futuro por delante, pero yo miro y no veo nada”. ¿Cuántos queremos ver el futuro y no vemos nada?

El capitán salió a comer y los marineros tomaron el barco es un libro que recopila el diario de los últimos meses de vida de Charles Bukowski, donde se muestra al escritor con setenta y un años de edad, ya viviendo la vida que se le negó durante cincuenta años: casa con piscina, auto, esposa; reconocimiento, etcétera.

En éste el autor reflexiona desde la experiencia de sus años, plasma su forma de ver el mundo, la poca importancia que le daba a todos, ese ¿para qué hacer alguna cosa?, mostrado en la siguiente cita: “No sé lo que le pasará a otra gente, pero yo, cuando me agacho para ponerme los zapatos por la mañana, pienso: ‘Ah, Dios mío, ¿y ahora qué?’”.

Libros para discutirlos, para removernos interiormente, para replantearnos las cosas, para descubrir puntos de vista encontrados. Obras que consiguen hacernos pensar.

Eso logran los grandes autores. A éstos les gusta remover al lector, incomodarlo, sacarlo de su rutina y de su confort, hacerlo participe con las sentencias que dejan escritas, como Max Rojas en Cuerpos: “La santidad promueve lo corrupto”.

Leerlos para caer y salir renovados, con nuevos bríos, con una agudeza que ahora se revela en todo su esplendor.

Libros que ejercen la crítica, aquella que fortalece aun doliendo.

Autor:

Fecha: 
Viernes, 04 de Diciembre 2015 - 16:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Eureka

Autor: Chad Orzel
Editorial: Ariel

Walter White: "¿No parece como que... falta algo? "
Gretchen Schwartz: "¿Qué hay del alma?" 
WW: "¿El alma? No hay nada aquí, solo química". 

Breaking Bad

Tras el éxito de la serie BREAKING BAD, la química volvió a ser la protagonista y el personaje principal de la serie, Walter White  (Bryan Cranston) rompió el estereotipo de que la ésta es una ciencia por de más aburrida.

Gracias a la química, el personaje de la serie nos introduce al maravilloso mundo de la ciencia (y del crimen), al igual que Chad Orzel con su libro nos introduce en el fascinante mundo de la ciencia de una manera ágil y amena que hará que descubramos al científico que llevamos dentro y gritemos ¡Eureka!

Su libro, dirigido para los neófitos, nos acerca al sorprendente mundo de la ciencia y sus protagonistas, además nos muestra cómo el conocimiento científico no es exclusivo de los laboratorios.

¿Qué tienen en común un coleccionista de timbres postales y Charles Darwin? Simple y llanamente que ambos recaban objetos, los clasifican y no sólo los atesoran, sino que indagan todo lo relacionado con el hobbie en comento, nos narra el autor en uno de los 14 capítulos del libro, que está plagado de curiosidades y anécdotas del mundo de la ciencia .

Como nos dice en su libro, el proceso de la ciencia inicia con la observación y con el afán de buscar una explicación no teológica a los fenómenos que nos rodean, tratando de crear modelos que nos permitan explicar los acontecimientos pasados y predecir los venideros.

Por eso los procesos del método científico tales como: Observar, Pensar, Comprobar y Difundir nos pueden ser de gran utilidad en la vida diaria.

Un libro divertido que hará que veamos la ciencia desde con otros ojos  y nos hará gritar ¡Eureka! Cada vez que sepamos que todo tiene una explicación y que no hay nada nuevo bajo el sol.

El conocimiento nos hará libres y la ciencia es la herramienta para darle al hombre las soluciones a los problemas que lo aquejan y lo intrigan, al igual que nos puede mostrar que el conocimiento, aunado al poder, puede ser más que destructivo tal como ocurrió con la bomba atómica emanada del proyecto Manhattan.

Un libro divertido que sin duda te hará gritar como Jesse Pikman (Aaron Paul): “¡Sí Sr. White! ¡Sí, es Ciencia!"

orzel.jpeg
Chad Orzel
Autor

Autor:

Fecha: 
Viernes, 04 de Diciembre 2015 - 17:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Monsieur Periné: de Colombia para el mundo

Los oídos del mundo están atentos a la propuesta musical de Monsieur Periné, la banda colombiana que ganó el Grammy Latino 2015 en la categoría “Mejor nuevo artista”.

El mundo entero está repleto de propuestas musicales novedosas, sin embargo los ojos y los oídos del globo terráqueo solamente fijan su fina atención en aquellos sonidos que logran cautivar al corazón, oxigenar el cerebro, embelesar al alma y sobrepasar la razón con su derroche de talento a través de las notas musicales. Tal es el caso de Monsieur Periné, la banda colombiana que está cautivando a millones de personas, de todas las nacionalidades, con su música llena de colores y sabores sudamericanos.

Monsieur Periné es una banda conformada por la excelente cantante Catalina García -como la voz principal- y los talentosísimos Santiago Sarabia, Nicolás Junca, Adinda Meertins, Miguel Guerra, Darwin Páez, Jairo Alfonso y Abstin Caviedes en la instrumentación que da vida a este proyecto musical que involucra géneros como el jazz, pop y swing, todo en uno solo, dando como resultado el folk más sui generis y juvenil de todos los escuchados, aunque este sea alimentado por los reconocidos ritmos clásicos.

La banda que hoy llena las plazas donde se presenta, ya sea en Estados Unidos, México, Sudamérica o Europa, nació gracias a la casualidad. Una buena tarde Catalina se encontró con Camilo, Santiago y Nicolás en un parque y en medio de la conversación ellos comenzaron a tocar sus instrumentos al tiempo que Catalina quiso cantar; luego de este evento se formó la banda que el pasado mes de noviembre ganó el primer Grammy latino de su carrera artística, en la categoría “Mejor nuevo artista”, premio que guardan -orgullosamente- en uno de los libreros de la casa de Catalina en Bogotá.

El éxito del grupo va cada día en aumento. Los sonidos frescos que ofrecen son maravillosos musicalmente y la interpretación vocal, sensacional. Catalina tiene una voz muy dulce, muy suave, que hace volar por los aires a cualquiera que escuche alguna de sus canciones. Para muestra de ello basta oír el fabuloso tema “Nuestra canción”, incluido en su último disco “Caja de música” (2015) y que fue grabado a dúo con Vicente García otro excelente artista, de Republica Dominicana, que ha probado las mieles del éxito desde que inició su proyecto como solista en 2010; o el tema “Cempasúchil” compuesto en una de las visitas de la banda a México y que la simpática Catalina interpreta feat nuestro querido tacubo Rubén Albarrán. Además de estos temas, sobresalen en el disco “La muerte”, “Tu m'as promis”, “Suin romanticón” y la instrumental “Outro: caja de música”.

El camino que estos jóvenes soñadores han recorrido es largo pero aún falta mucho por crear, mucho por hacer, muchas batallas que ganar. Su “Caja de música” les está abriendo caminos nuevos, inexplorados, largos y coloridos por los que pasarán con pie firme porque por sus hechos, habla la música.

Por favor, como consejo, escuchen la música de esta banda y aconséjenles, a la primera oportunidad, que compren un librero más grande y exclusivo para colocar los grammys que ganarán a lo largo de su carrera y que -seguramente- serán muchos.

Larga vida musical, muchachos.

Autor:

Fecha: 
Jueves, 03 de Diciembre 2015 - 16:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Alebrijes

Una verdadera lluvia de obras de arte me empapaba en la exposición de trabajos de la fundación Corazones de Cristal A.C., pinturas a la acuarela, óleo, lápices de colores, puntillismo, expresionismo, cubismo, impresionismo y lo que mi corta cultura artística alcanza a comprender estaban dignamente representadas en esa exposición.

La sala contigua de la Casa de Morelos alberga gran variedad de máscaras artesanales, con vivos colores que resaltan su mexicanidad, rematando con un verdadero zoológico ficción de los más inimaginables alebrijes, o “calebrijes” (como los llama mi cuñadita), esos muñecos artesanales cuyo origen es la ciudad de México, un mundo de formas y colores que representaba horas infinitas de trabajo y paciencia de Job.

La mayor sorpresa para mí era la elevada calidad de los trabajos, si yo había asistido a la exposición era por simpatía, a prestar apoyo de buena voluntad y lo que recibí fue una efusión de belleza de manos de quienes no hubiera creído capaces de desarrollar. Conozco a esos niños, los he visto cantar, bailar, recitar, hacer en público sus técnicas de coordinación, los admiro por su esfuerzo pero de ningún modo podría esperar tal calidad de trabajos.

La presentación del joven maestro Salvador, estudiante aún, poniendo énfasis en los objetivos de su clase: desarrollar habilidades, terapia ocupacional y en los mejores casos darle al pequeño discapacitado una posibilidad de subsistencia mediante una labor que le puede financiar conforme su capacidad diferente, que puede centrarse en el arte y alcanzar metas inesperadas.

También hace una invitación a los talleres de arte de la Fundación a las demás personas y pide que se promueva como medio profiláctico social, ya que la persona que aprende a estar en contacto con la belleza por medio del arte y que lo manipula y recrea estará alejado de las tentaciones de la droga y delincuencia que florece en nuestro ambiente.

¡ESE ES EL CAMINO!

Paradigmático es el trabajo desarrollado por Fundación Cristal, A.C. Lo anterior es un botón de muestra de sus actividades.

Ha marcado su huella en la sociedad con mayor profundidad y definición que todas las organizaciones promovidas por los partidos políticos de su localidad; sin presupuesto gubernamental, sin donaciones privilegiadas, de las buenas o de las malas, sin Mecenas, impulsada por el deseo de servir, manteniéndose siempre fiel a su ideal, esforzándose por hacer lo mejor posible en cada caso.

No requiere formar un elefante blanco, lo que falta de dinero se suple con Amor, buena voluntad, investigación, relaciones y esfuerzo.

El gobierno municipal, rebasado por el Crimen Organizado por mucho y desde mucho, en un esfuerzo desesperado por frenar la delincuencia y degeneración social está implementando un programa “En Ecatepec nos mueve la Paz” buscando la integración de la sociedad y el regreso a la convivencia familiar. Concedo el beneficio de la duda pero considero que la imagen de la clase política y las decepciones que ha tenido el pueblo hacen muy difícil que el mensaje verdadero penetre y trascienda hacia lo positivo.

Tantos años de corrupción, dominio de la ausencia de valores, impunidad, promesas incumplidas, clientelismo, no crean confianza en un programa que tiene formas electoreras sin garantías de trascender.

La solución se encuentra en apoyar acciones como las de Fundación Cristal, hacer crecer las buenas obras, no sólo las asistenciales, las productivas, las creativas, los muchos caminos que pueden llevar a aprovechar las oportunidades, aspecto que trataremos adelante. Si Dios nos da vida.

Fecha: 
Jueves, 03 de Diciembre 2015 - 16:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Entrevista a Héctor Suárez Gomís

¿Cómo comenzaste a actuar?

Desde niño, empecé con pequeños personajes, y a los catorce años hice Vaselina, este papel fue el primero importante, salía de locutor de la radio.

A la actuación nunca la tomé como una diversión, era mi profesión y lo que me mantenía económicamente, no me dio tiempo de nada más, ni me interesó ninguna otra cosa.

El señor Emilio Azcárraga Milmo hizo películas para Televisión en los años ochentas, a mí me tocó protagonizar una muy divertida con Claudia Ramírez, Patricia Pereyra y Margarita Isabel, la película se llamaba Tres son peor que una. Esta película gustó mucho, fue la más rentada de Video Centro en esa época, lo malo es que estas cintas no estaban bien dirigidas.

Me gustaría hacer cine en la actualidad, pero como no me he quedado en ningún casting de cintas que me interesen, voy a hacer mi propia versión de esta película y voy a adaptar la anécdota a la actualidad, ésta consiste en que un cuate tiene una mujer angelical pero le pone el cuerno con todas, y un día llega la suegra a vivir con ellos y planea descubrir la vida secreta que tiene su yerno.

¿Qué piensas que te ha faltado para entrar al mundo del cine como tú quisieras?

No tengo idea, tal vez haya actores que hacen todo en su momento.

Le llamé al director Alejandro Springall, que hizo las películas Morirse está en hebreo y Santitos, y ya estamos planeando una nueva versión de Tres son peor que una. A esta película, le quiero meter también la crisis de los cuarenta, y si de plano no hay director, yo la voy a dirigir.

No me siento satisfecho de ninguna de las películas que he hecho aunque he actuado en varias. Les ha faltado un buen texto, lo más importante para mí son los diálogos.

¿Qué películas son tus favoritas?

Te podría decir que Cinema Paradiso, Ladrón de bicicletas, Pulp fiction entre otras, pero me gustan muchas.

También Un hombre y una mujer, Cuando Harry conoce a Sally, excelentes diálogos, parecía que las habían filmado con  cámara escondida; también me gustó mucho Medianoche en París.

Me doy cuenta que muchas de las películas que me han gustado están escritas en algo que se llama el viaje del héroe.

El primer autor que escribió con el viaje del héroe fue Homero, otro autor importante que escribió así fue Alejandro Dumás con Los tres mosqueteros y El conde de Montecristo, si se siguen estos patrones, es casi seguro que las películas tendrán éxito.

En cuanto a actuar en películas estoy abierto, pero si yo estoy dentro del proyecto y puedo elegir, me gustaría más hacer una comedia.

¿Con qué director te gustaría trabajar?

Con Quentin Tarantino, me lo imagino fumando mota y escuchando la música de Enio Morricone, me parece un tipo genial, incluyendo las películas que él escribió pero no dirigió.

¿Cómo descubriste que te gustaba escribir?

Desde niño yo escribía para mí, me daba pena enseñárselo a la gente, pero una amiga me dijo que por qué no hacía un blog, yo no sabía ni lo que era eso, ella lo abrió y empezó a publicar mis escritos como si fuera yo y empezó a tener éxito.

Después una editora se volvió fan de mi blog y me propuso escribir un libro estilo mi blog, yo no me imaginé que alguien fuera a comprar mi libro, pero se vendió bien.

El primer libro salió en el 2009 en una feria del libro, lo leí en voz alta y la gente se río mucho.

El monólogo de El pelón lo escribí un año antes de escribir el libro.

De lo qué se trata este monólogo es cómo nos educaron y de mi vida con mis papás, entre otras cosas.

Cuéntame de tu experiencia de hacer un monólogo.

Es lo mejor que le ha pasado a mi carrera, dura dos horas y cuarto, la gente no para de reír y el ritmo es vertiginoso, me tardé mucho tiempo en que quedara así, le fui cambiando textos.

El pelón lo he presentado por todo México y Estados Unidos.

Me hice independiente de las televisoras y también esto fue lo que me hizo regresar a Televisa, un alto ejecutivo lo vio y al día siguiente me llamó para que regresara.

CONTINUARÁ...

Autor:

Fecha: 
Lunes, 30 de Noviembre 2015 - 16:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

De Liberal a “liberal”

El pasado cinco de noviembre, la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación otorgó el primer amparo para el autoconsumo lúdico de la marihuana, excluyendo cualquier posibilidad de venta y comercialización. Múltiples voces han hecho hincapié en el talante liberal de la decisión de la corte, argumentando que la raíz y el fundamento del proyecto del Ministro Zaldívar radican, esencialmente, en la defensa de la libertad y de la iniciativa individual, fomentando la tolerancia entre particulares. 

Reflexionando acerca del tema en una tertulia efectuada en casa durante los días pasados, y, en efecto, buscando algún punto para propiciar el debate abierto, opté por cuestionar a los presentes si podían ubicar, temporalmente, el punto exacto en el cual los principios del liberalismo y la república, fundamentada en ellos, habían logrado actuar de manera sincrónica, coordinada, teniendo un sendero y un destino aparentemente comunes. O, al menos, en qué momento ambos habían estado más cerca de lograrlo. A pesar de las muy diversas argucias que esgrimían periodos y épocas distintas a modo de respuesta, el gobierno juarista y las leyes de reforma resultaron ser las más numerosas. 

-Falso, puntualicé en aquel momento, tal y como lo hago ahora.  

Jamás, a lo largo de la historia de nuestro país, los ideales liberales y La República, han transitado sendas más distantes, e incluso contrapuestas, como lo hizo bajo la presidencia constitucional de Benito Juárez García. La resolución de la corte y su carácter liberal, mismas que nos ocupan hoy día, le deben más a un monarca europeo y a sus colaboradores. Explico.

La noche del 17 de junio de 1867, un extranjero que respondía al nombre de Fernando Maximiliano Jose Maria de Habsburgo y Lorena y a quien le correspondieron primero, el titulo de archiduque de Austria y después, el de Emperador de México, se hallaba recluído en una celda del convento de las monjas capuchinas en el primer cuadro de la ciudad de Santiago de Queretaro, capital del estado del mismo nombre. Su efímero periodo al frente de la nación mexicana había llegado a su fin. 

Dejaba tras de sí, sin embargo, un copioso legado legislativo que sentaba las bases de un estado institucional. El emperador de origen austriaco, motivado tanto por su educación como por el compromiso adquirido de someter la monarquía al mandato constitucional, promulgó el Estatuto Provisional del Imperio Mexicano el 10 de abril de 1865, el cual tuvo validez jurídica y sentó los precedentes de una importante legislación de carácter prioritariamente social (e institucional) que garantizaba los derechos del hombre y del trabajador. Dicha legislación, generada por una asamblea de notables, misma que fue creada entre los meses de junio y agosto del año de 1863 y derivada del estatuto provisional, constituyó más un esfuerzo por crear una herramienta de gobierno que una constitución en sí misma, sin embargo, su visión y alcances, nos permiten resaltar algunos puntos tales como: 

  • La creación de una ley orgánica que dividía el territorio nacional para una más eficiente administración, una ley sobre la administración de justicia y de la organización de tribunales y juzgados al servicio del Imperio, una ley sobre lo contencioso administrativo y su respectivo reglamento. Aun más relevantes, al menos en cuanto al tema que nos atañe, resultan aquellas de carácter social e individual: Una ley de garantías individuales, un decreto de libertad del trabajo, liberando a los indígenas que trabajaban como peones y que proponía la extinción de deudas contraídas con sus empleadores, eliminando los castigos físicos en las haciendas que involucraban la prisión, azotes, y cualquier otro tipo de sanciones corporales, moneda corriente en el gobierno juarista. 

Nunca, y menos en tan poco tiempo, gobernante alguno elaboró una legislación tan extensa, con un enfoque prioritariamente apegado a los principios del liberalismo como lo hicieron Maximiliano de Habsburgo y su corte. Los conservadores, por otro lado, sector que había apoyado la decisión (francesa) de llevar al noble europeo a tierras mexicanas, desencantados por su talante político y sus propuestas, muy pronto se desentendieron de él y de sus intentos gubernamentales.

Más que a cualquier otro, la cruzada emprendida por el bando liberal mexicano con Juárez a la cabeza, en contra de aquel regente, apeló al discurso (del déspota) de la amenaza de un enemigo extranjero. La monarquía, a pesar de sus características, ideales, propuestas y anhelos progresistas, debía ser derrocada. Cualquier injerencia de carácter externo en los asuntos del país, representaba una afrenta. Con ello, el concepto de la república en sí mismo se situó por encima de los ideales liberales que supuestamente esgrimía (e irónicamente, compartía con el monarca nacido en Viena). El emperador, abandonado a su suerte por Francia, que requería las tropas de vuelta en la Europa continental y por sus aliados conservadores, decidió mantenerse en México hasta que, sitiado por el ejército republicano, debió entregar su espada de rendición al General Ramón Corona y ponerse en manos de sus oponentes. Mientras el regente europeo esperaba pacientemente su fatal porvenir, Victor Hugo, el renombrado autor de Les Misérables y Notre-Dame de Paris, escribió de su puño y letra y remitió a Benito Juárez una carta solicitándole, de liberal a liberal, respetar la vida del regente europeo, consiente ya de la derrota del imperio:

“(…) Hoy pido a México la vida de Maximiliano, (…) Maximiliano le deberá la vida a Juarez ¿y el castigo?, preguntarán. El castigo, helo aquí, Maximiliano vivirá, por la gracia de la república”. 

La gracia de La República, en manos del jurista oaxaqueño, decidió ignorar la petición del literato francés y la mañana del 19 de junio de 1867, Maximiliano de Habsburgo y Lorena, junto con Tomás Mejía y Miguel Miramón, fue fusilado en la cima del Cerro de las Campanas, tras un juicio sumarísimo cuya sentencia fue dictada por un tribunal militar compuesto por un teniente coronel y seis capitanes del ejercito liberal, sin derecho a apelaciones. 

Con lo anterior, nuestra nación retrocedió a pasos agigantados durante las décadas posteriores a la muerte del hijo de Francisco Carlos de Austria y Sofía de Baviera, dejando de lado las propuestas y leyes creadas por él. Cuarenta y tres años más tarde, serían precisamente la falta de garantías individuales, la ausencia de libertad en el trabajo, la acumulación de deudas por parte de los trabajadores y el enrarecido clima político, entre muchos otros, los elementos que servirían de tierra fértil para que germinara el estallido social denominado como La Revolución Mexicana de 1910. En aquel episodio, La República había renegado de los principios que la habían constituido, buscando su prevalencia y con ello, se negó a sí. 

Los próximos meses nos permitirán visualizar, en su justa medida, los alcances de la resolución emitida por la Suprema Corte considerando tanto el precedente de acción como, elemento que se obvia, la jurisprudencia que sentará. Las diversas posturas que de ella emanan deberán, necesariamente, atraer al debate aspectos tales como: la postura prohibicionista, la salud pública, la criminalización del consumidor, el dominio y libertad propios así como la postura intervencionista y regulatoria del Estado, entre muchos otros. Hoy, La República a través de sus instituciones, y las premisas liberales, deberán decidir ante la disyuntiva de converger en un mismo fin, la mejora social y civil, es decir, si son fieles mutuamente o por el contrario, optan por separarse y seguir senderos distintos, como aquel no tan lejano año de 1867.

Veremos. 

Foto: www.mexicoenfotos.com

Autor:

Fecha: 
Martes, 24 de Noviembre 2015 - 19:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

¿Feliz Navidad?

Los adornos de Navidad son de Navidad y se promocionan en diciembre, no antes. Si hablamos del espíritu navideño, dicen que la gente “pierde” tradiciones y sensibilidad y es la mercadotecnia que se encarga de corromper las emociones. Este año desde septiembre salieron a relucir los adornos, que imagino, quedaron del año anterior y los estantes se llenaron de esferas y escarchas o guirnaldas junto a los disfraces de Halloween, las banderas y rehiletes del Día de la Independencia y las calaveritas del Día de Muertos. Poco recuerdo el nombre de cada objeto necesario para arreglar una casa en la temporada navideña, fue hace siglos que adorné una pared y no recuerdo cuándo fue que puse el último arbolito.

Hacer remembranzas y volver a la siempre nueva vieja frase de “en otros tiempos”, me parece tan añejo como el espíritu de Navidad. Cierto, todo cambia y los que van llegando adoptan y se adaptan a sus nuevos mejores tiempos; el problema está en que la prioridad de las fiestas decembrinas se centra en la economía y la modernidad material, ya no las otras cosas que quienes las vivimos podemos sonreír hacia adentro pensando que todo era mejor. No, no es mejor, es diferente y el tiempo de hoy será el mejor tiempo de quienes empujan de prisa, sacando poco a poco las nostalgias de un pasado de reuniones familiares en donde había mucho más que regalos de compromiso y derroche de publicidad.

De qué valdría decir cómo se esperaban las Navidades, el tiempo pasaba lento y el año en verdad tardaba trecientos sesenta y cinco días, no 365 rápidamente. Aquel tiempo era una eternidad y aunque la hora sigue teniendo 60 minutos y los meses siguen siendo 12, hoy es como si todo sucediera de la noche a la mañana viviendo de prisa y esperando lo que aún no llega. “No goza de lo que tiene por ansia de lo que espera” reza el encabezado del periódico que sostiene el payaso pintado en un puente rumbo a la línea internacional en Tijuana, aviso que no todos leen porque van de prisa ansiando cruzar a Estados Unidos sin atender lo interesante que pueda suceder alrededor. Así el año entero les pasa muchas veces con más pena que gloria, ya ni de las cabañuelas en enero se habla y cuando lo recuerdo me suena a que soy la única que lo sabe; por supuesto, insisten que es un invento mío y no tengo a quien acreditarlo porque no recuerdo quién lo dijo primero. Todavía anoto en el calendario el clima de cada uno de los primeros 12 días de enero, aunque ha dejado de ser infalible porque parece que ni la naturaleza sabe a dónde va.

El recuento de aquellos diciembres empieza en los primeros días con la compra de las esferas en la fábrica de vidrio soplado “Santo del Monte” en Tlalpujahua, Michoacán (que ahora tiene nombre francés “Saint Du Mont” y los compradores son en su mayoría extranjeros). Cada uno podía elegir el modelo de esfera que más le gustara para colgarla en la rama del árbol que podía alcanzar. Después, un día de paseo al casi olvidado bosque del Kilómetro 23 en la carretera Mil Cumbres para recolectar las piñas caídas de los pinos, arrancarle heno a los árboles y cortar musgo fresco a la vera del camino junto al río, material perfecto para armar el nacimiento. Por último, al mercado a comprar el árbol que cada año parecía más pequeño -todo se vuelve pequeño cuando uno crece- y quedaba adornado con las piñas y un montón de cosas de muchos colores, nada de elegancias que combinaran y nunca adornos del mismo color.

Las tiendas se encendían de colores, luces y música de castañuelas y campanas solo iniciado diciembre en preparación a la primera posada del día 16, ahora ya hay pre-pre-posadas ¡he sido invitada a una para el día 4! En fin, los recuerdos dejan de ser bilis negra porque también se pierden las ganas de hacer tiradero por toda la casa para llenarla de cosas por unos días y como el tiempo pasa tan rápido, apenas se cuelgan los focos, se funden y ya se tienen que quitar.

Cada año la mercadotecnia junta tanto las festividades que terminaremos por celebrar un día amontonando todas al mismo tiempo, así el reguero por la casa quedará tan psicodélico que no sabremos en qué tipo de mundo vivimos, por supuesto que para los pequeños y para los que van llegando serán los mejores tiempos y quizá de grandes piensen que ese tiempo desordenado era más divertido.

Si todos quieren ir corriendo, me adelanto a desearles que tengan un excelente fin de año, iré preparando mi cartita para los Reyes Magos porque ya sé qué les voy a pedir y mientras, disfruto con calma lo que queda de noviembre.

Autor:

Fecha: 
Martes, 24 de Noviembre 2015 - 18:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Más vale prevenir…

El pasado mes de octubre (véase nota en el siguiente link: http://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/10/151024_huracan_patricia_mexico_danos_causados_lb ) México se vio golpeado por lo que se pronosticaba sería el huracán más potente de la historia: Patricia; sin embargo, (y afortunadamente) perdió fuerza y se convirtió en baja tropical al tocar tierra.

Como nunca antes, los mexicanos vimos el trabajo de colaboración conjunto entre el Gobierno Federal y el de los estados de Jalisco, Colima y Nayarit en un afán de prevenir el mayor número de riesgos posibles. Pasada la tormenta (textual) en las redes sociales no se hicieron esperar los comentarios en tono burlesco e irónico sobre la “exageración” del gobierno en torno al fenómeno natural. La experiencia me hace pensar en que el meollo del asunto es que no incluimos en nuestro vocabulario una palabra que deberíamos considerar en diversas áreas de nuestra vida: prevención (preparación y disposición que se hace anticipadamente para evitar un riesgo, según el Diccionario de la Real Academia Española).

Reza el dicho que más vale prevenir que lamentar y es así, aunque en la cotidianeidad no tenemos esa cultura y de hecho, nos hemos acostumbrado a actuar para corregir y no para prevenir. Revisemos algunos ejemplos.

En salud, lo recomendable es hacernos un check-up cada año para revisar el estado físico en general y detectar alguna posible enfermedad pero pocos lo hacemos así. Las campañas para prevenir el cáncer sugieren la auto exploración y en el caso de otras enfermedades, existen también campañas de vacunación como la de la influenza para niños, ancianos y mujeres embarazadas. En el caso de los adultos mayores, se insiste también en la revisión respecto a la osteoporosis y el seguimiento puntual de enfermedades como la diabetes o la presión arterial. Para los hombres pasados los cuarenta se insiste en la revisión para evitar el cáncer de próstata y la lista es larga.

El mundo infantil tiene casi un manual para prevenir accidentes en casa, en la escuela o en las vacaciones. Campañas van y vienen sobre los cuidados que deben tenerse para ellos  en época de frío, también es importante cumplir la aplicación de las vacunas, monitorear talla y peso puntualmente durante el primer año de vida de forma mensual y posteriormente de forma trimestral y/o semestral según la edad. Se recomienda no darles comida en trozos para evitar asfixia o evitarles juguetes que puedan causarle algún tipo de daño físico. Sin embargo, es común encontrar niños enfermos o heridos porque hay quien opina que todos, alguna vez se enfermarán o accidentarán. Cierto es que no se puede controlar a un niño pero siempre será mejor prevenir y saber actuar ante el imprevisto que tener que resolver un imprevisto.

En materia de seguridad (tema espinoso, lo sé) al margen de que las instancias encargadas de proveerla a los ciudadanos no cumplan por completo con su cometido, también cuentan con recomendaciones tales como: evitar llevar objetos valiosos a la vista en los autos, no acudir a un cajero automático de noche ni solo, no mostrar el dinero que se lleva en carteras o bolsos, buscar siempre un estacionamiento y evitar la vía pública, no abrir la puerta de las casas a extraños, denunciar cualquier conducta sospechosa de alguna persona que no sea vecina de la colonia, no caer en extorsiones telefónicas y reportarlas. Aquí podemos incluir también las recomendaciones de protección civil ante un siniestro como terremoto, huracán, incendio o algún otro. Entre las más conocidas se encuentra la de reunir documentación importante en un sobre o portafolio a la mano, así como contar con lámpara de pilas y una radio de pilas también, acordar en la familia un punto de reunión; entre otros.

El tema de las finanzas también incluye una serie de recomendaciones como por ejemplo: no gastar el crédito de las tarjetas en su totalidad sino de acuerdo a los ingresos con los que contamos, procurar el ahorro para la vejez o algún contratiempo, invertir en la medida de lo posible en bienes raíces o un negocio propio, programar los gastos para evitar los empeños o préstamos bancarios.

Lo anterior, es tan sólo una muestra de todo lo que encierra la cultura de la prevención en diferentes ámbitos de la vida diaria y aunque no se trata de vivir en la paranoia o la negatividad pensando que algo puede ocurrirnos mañana o a la vuelta de la esquina es importante considerar lo impredecible de la vida y estar preparados en la medida de lo posible para minimizar el impacto de eventos que están ajenos a nosotros y ante los cuales podemos reducir riesgos si dedicamos un tiempo a acciones tan simples como monitorear nuestra salud, reunir documentación importante, revisar los protocolos y recomendaciones de seguridad en nuestro trabajo, casa, lugares públicos, etc.

A la usanza de las viejas tareas escolares, tal vez deberíamos repetir cien veces la palabra prevenir de forma mental o escrita hasta que forme parte de nuestros hábitos diarios. Se los dejo de tarea.

Secciones:

Fecha: 
Martes, 24 de Noviembre 2015 - 16:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Hunger Games

Hoy se estrena por fin la última parte de la saga. Llega a los cines “Los juegos del hambre: Sinsajo el final”, probablemente una de las películas más esperadas del año.

No les voy a mentir, cuando salieron los libros y se convirtieron uno a uno en películas, estaba renuente a leerlos y verlas. Por todos lados escuchaba el nombre, críticas, opiniones, todos querían verlas, pero yo no. Cuando me hablaron un poco sobre la trama pensaba que se trataba de otra novela gringa en la que los participantes de un juego se matan entre ellos sin razón alguna por orden de los productores del programa. Algo al estilo de The Condemned de “Stone Cold” Steve Austin. No, no me interesaba.

Pero el ocio y aburrimiento siempre lo orillan a uno a caer en lo menos querido. Uno de esos días largos en los que no se tiene nada que hacer me dediqué a buscar alguna película que ver en internet. Increíblemente no encontré nada que en ese momento llamara mi atención, sin embargo Hunger Games se aparecía en cada búsqueda, no tuve más remedio que verla. El resultado: a la siguiente semana estaba viendo la segunda parte y en cuanto Sinsajo salió al cine, ahí estaba yo. Y es que nunca me imaginé que la trama tuviera tanto de real. La película aborda temas políticos y sociales que no están nada lejos de nuestra realidad y, a como va el mundo, no es nada loco pensar que un día terminemos así. El control del gobierno y de los medios de comunicación es tal que muchas veces no sabemos qué hacemos por convicción y qué por manipulación.

Esas fueron las cosas que me atraparon desde la primera película. Lo que vemos en ella es la metáfora del dominio absoluto que tienen las esferas del gobierno y empresarios por mantener las clases sociales como hasta ahora para poder mantener el control de las cosas. Y, como ha sido siempre, cuando hay un rebelde que quiere luchar por cambiar las cosas, se le manipula de alguna otra manera para que al final termine aceptando su condición. Por eso tiene tanto éxito la saga, le personaje de Katniss Everdeen representa a ese rebelde inquebrantable y que lucha hasta las últimas consecuencias sin dejarse intimidar que todos queremos ser.

Si bien Los juegos del hambre no es otra cosa que el juego en sí mismo donde los participantes son obligados a matar o ser muertos, nos mete en la historia para explicarnos toda esta manipulación que vemos en la primera parte de Mockingjay. Y cuando pensamos que por fin se acaba toda esta lucha por el poder, el dominio, manejar al pueblo a conveniencia de unos pocos, nos damos cuenta que este movimiento rebelde cae en lo mismo: aprovechar la imagen de alguien, su carisma, el respeto, amor o admiración que le tiene la masa, para usarlo a favor del movimiento. Eso termina siendo la protagonista, un instrumento manipulado tanto para bien, como para mal.

Sin ser fatalistas, sin ser un creyente de la teoría de la conspiración, lo que etas películas nos revelan no son otra cosa que la realidad: La política, los medios, la publicidad, todos forman parte de un solo instrumento que controla al mundo a conveniencia y gusto de unos cuantos. Vale la pena verlas.

Voy vengo.

Autor:

Fecha: 
Viernes, 20 de Noviembre 2015 - 18:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Así escribo

Esta semana quería hablarles, con mayor entusiasmo, sobre Así escribo (Ediciones Cal y arena, 2015), libro donde Delia Juárez, con ilustraciones de Daniel Camacho, compila la “forma en que enfrentan el misterio de la creación” 53 autores mexicanos.

Pero lo cierto es que no hay mucho por decir. Más allá de los clichés, de las poses, del querer ser diferente sin lograrlo, del tan manoseado –¿saboreado?- café, de los gatos, de la escritura a mano con sus plumas Montblanc o Parker a la manera romántica, no hay verdaderas revelaciones: son demasiado personas (tal vez el problema no sean los escritores, sino los que creemos en que son otra cosa).

Se dice que a los autores hay que encontrarlos en los libros y no en persona, porque podemos llevarnos una desilusión. De alguna manera, pensamos en que están envueltos en un aura distinta o que vibran diferente, y los hay que sí, pero son los menos.

En este libro nos encontramos escritores de trayectoria, pensando y escribiendo su literatura entre hijos, maridos, esposas, recién nacidos; trabajos de oficina, viajes, cafés...

Me refiero a que el mito se desdibuja. ¿Cuántos grandes autores de la historia de la literatura universal, les damos elementos que en vida no tenían?

En este libro, algunos escritores, como Hugo Hiriart, se arriesgan un tanto, se quitan importancia, como en su caso que da en el punto central de la experiencia creativa: la imaginación, más allá de la forma, de la estética, de la retórica que se adquiere con los años.

O como Carlos Velázquez, autor de El karma de vivir al norte, se sinceran: su acto de escribir no es mágico ni místico, es algo con lo que se encontró, que ni siquiera termina por gustarle. Simplemente anda por ahí, entre unas buenas líneas, la suerte y su vida diaria.

Esa forma natural de concebir y hacer literatura es la que se diferencia del resto, no hay más allá de un tener qué, en este caso, escribir. Entonces el café se derrama y el gato se esfuma y toda esa parafernalia se huye del cuarto para dejar la verdadera y honesta razón por la que se escribe.

Hay otros más que francamente les importa ya muy poco el “cómo escribo”, porque el acto de escribir va evolucionando, y éste se va quitando capas como por ejemplo, la preocupación por lo estético o el barroquismo famoso que Borges adjudicaba únicamente a los jóvenes, porque debían ocultar que no tenían nada qué decir.

O el tiempo: la hora propicia por escribir o el lugar correctamente decorado para llamar a la inspiración, etcétera. Al final, todo se reduce a escribir cuando se tiene que escribir; es decir, a la hora que sea y donde sea.

Eso sí, para los lectores puede resultar revelador el hecho de darse cuenta, con este libro, que la inmensa mayoría de los autores, aunque sean reconocidos en México o incluso internacionalmente, deben alternar el oficio de la escritura con algunas otras ocupaciones laborales.

La literatura es así, los libros son para leerse en el futuro, en un siempre después que llega casi siempre cuando el autor es mayor o está muerto, pocos gozan en la mediana edad de sus logros literarios, de regalías o de tener muchos lectores.

Octavio Paz debía tener razón cuando afirmó que “ninguna sociedad acepta a sus escritores hasta que ha asimilado lo que dijeron”. Y asimilar cuesta años.

Así escribo apenas esboza la tarea del escritor, el rigor, el trabajo que requiere escribir una obra y cuánta cantidad de novelas, cuentos, ensayos o poemas se quedan en un cajón o se queman o se eliminan de la computadora.

Aunque este libro sí agrega un elemento nuevo: todo el sinnúmero de distracciones a los que se enfrenta, e incluso se han adaptado a esto, los autores, como escribir en pausas mientras se atiende el correo electrónico, el Twitter o Facebook.

En fin, Así escribo da una pincelada de lo que hay detrás del autor, el ser humano, pero no demasiado, lo necesario para ser una muestra que, para un lector curioso o interesado en saber qué hay o quién está detrás de cada obra, puede resultarle atractivo para leerlo en algún viaje.

Autor:

Fecha: 
Viernes, 20 de Noviembre 2015 - 16:00
Redes sociales: 
1