Se encuentra usted aquí

Rumbo al Óscar 2020: Entre feminismos, machismos y blanquismos

Viernes, 31 de Enero 2020 - 12:35

Autor

luis-felipe-jurado.jpg
Luis Felipe Jurado

Compartir

brody-oscar-nominations-2015-1200-1200x500.jpg

El Premio que ofrece la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood (o AMPAS en inglés, acrónimo que en español no le ayuda mucho, pero la describe bastante bien), es el último y más esperado de la temporada anual de galardones que se confieren a lo “más mejor”, como diría mi primo Jacinto, de la producción fílmica norteamericana del año.

Esta ocasión, la ceremonia estará – nuevamente – marcada por la protesta de los afroamericanos por la falta de nominados de su comunidad, así como la ausencia de mujeres en la categoría a la mejor dirección. En el caso de la gente de color, hay que reconocer que es más por berrinche que se quejen de la segregación, porque hay asiáticos, latinos y demás entre los contemplados. Y si somos francos, el día de hoy ellos son la segunda mayoría del país del norte, seguidos por los latinos y los asiáticos. En cuanto a lo de las mujeres, quizá tienen razón, pero al ver la calidad de los nominados y de las cintas que se produjeron este año, pues ni a cuál quitar para poner a una chica, excepto a Sam Mendes.

Entre las nominadas a mejor película en esta ocasión no existen unidades temáticas como en años anteriores, además que en este espacio he hablado de más de la mitad de ellas, por lo que decidí únicamente dedicarles un artículo.

De Joker (2019, Todd Phillips), Once Upon a Time in Hollywood (2019, Quentin Tarantino), The Irishman (2019, Martin Scorsese), Parasite (2019, Bong Joon Ho) y 1917 (2019, Sam Mendes) ya había hablado en este mismo sitio, así que me limitaré a comentar que la de Phillips y la de Scorsese son las que merecerían el premio, sin embargo, seguramente no levantarán la estatuilla, principalmente por el prejuicio que existe a las películas de superhéroes y a Netflix, además de lo incómodo de sus temáticas, mismo que sin duda, descarta a la de Joon Ho. Esta última tiene por desgracia, la desventaja de estar realizada en idioma foráneo, así que el coreano se tendrá que conformar con la corona del mejor filme extranjero. La sorpresa de la ceremonia sería si la de Mendes no fuera la ganadora, no porque su trabajo sea el mejor, sino porque tiene todos los ingredientes que le gusta a la Academia: Patrioterismo, amistad, xenofobia y sobre todo, un apabullante terminado visual.

Ford vs. Ferrari (2019, James Mangold) es una obra muy estimable, que balancea a la perfección las escenas de acción con las dramáticas. Sin lugar a dudas cuenta con todo para poder acceder a la estatuilla dorada porque está basada en un hecho real, habla sobre hermandad, patriotismo, resiliencia y técnicamente es impecable. Por desgracia, esto no será suficiente para dar el discurso ganador, pero si remotamente lo logra, será más que merecido.

Marriage Story (2019, Noah Baumbach) tiene en contra lo mismo que The Irishman, al ser producida por Netflix. Es un melodrama honesto y muy personal, que aprovecha como ninguna de las nominadas el género en el que se inscribe. Hay referencias a Bergman, Cassavetes, Benton, entre otros, al por mayor. Vale la pena por ver a la pareja protagonista demostrando que fuera de la influencia de Marvel y Disney, en algún momento de sus vidas quisieron ser actores. Y aunque está muy cuidada en el aspecto visual, no llega a apantallar como la de Mendes, por lo que no se necesita ser mago para darse cuenta que son nulas sus oportunidades de llevarse el Óscar. Si por milagro lo logra, será una de las pocas ocasiones en que no ganó la favorita pero sí una de las mejores.

Jojo Rabbit (2019, Taika Waititi) no tiene ninguna oportunidad pero hay que reconocer que es una de las mejores comedias del año. Es una película que quizá después analice con calma, pero por el momento, comentaré que es una muy agridulce visión sobre la guerra, con una tesis tan superficial como la faramalla de Mendes pero por lo menos más entretenida. La infancia viendo la guerra ha sido retratada con mayor fortuna en trabajos como Ven y mira (1985, Elem Klímov), El laberinto del fauno (2006, Guillermo del Toro), El espíritu de la colmena (1973, Víctor Erice) o Hope and Glory (1986, John Boorman), pero es bastante chistosa y sobre todo, demuestra que el también realizador de What We Do in the Shadows (2014) es alguien a quien hay que tenerle el ojo encima. Si el sobre tiene su título, será un acto mucho más digno que nombrar a 1917, pero en esto de los Óscares, la justicia no existe.

A Little Women (2019, Greta Gerwig) le toca el lugar de la que cada año usan para rellenar las nominaciones. La enésima adaptación de la novela decimonónica de Louisa May Alcott no aporta nada que no se haya dicho y si somos francos, aunque tiene una temática que dolorosamente no deja de ser actual (la condición de la mujer), está ahí para que no digan que la Academia no considera a las féminas. Si gana será seguramente por quedar bien con la agenda política de Hollywood y será mucho más merecido que si se lo dan a Mendes, pero sería una sorpresa mayor que cuando le dieron el Óscar a Marisa Tomei y seguramente, un momento más polémico que el de Moonlight vs. La La Land.

La AMPAS puede presumir de tener nueve excelentes cintas entre sus nominadas, algo que sin duda no se debe a su buen gusto sino a que el 2019 quizá fue el mejor año cinematográficamente hablando de la década y el mejor cierre que esta pudo tener. Afuera quedaron muchas cintas muy interesantes y será importante comentarlas en la siguiente publicación. Por lo pronto, aunque no vaya a vencer la mejor, por lo menos tampoco va a ser la peor. 

 


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis







No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER