Se encuentra usted aquí

Radionovelas

Martes, 31 de Enero 2017 - 15:00

Autor

foto-elizabeth_cruz.jpg
Elizabeth Cruz Ramírez

Compartir

radionovela.jpg

Casi sin sentirlo ha transcurrido un año y nueve meses desde mi primera publicación en este espacio; pensé en escribir una vez al mes sobre esas cuestiones en la vida que nos dan constancia de la transición que estamos viviendo y que nos recuerdan que hubo una época en que la humanidad tuvo otros códigos, otras costumbres, otras modas y quizá dentro de un tiempo será divertido notar la distancia que nos separa, lo cual dio como resultado las cápsulas del tiempo y en la presente revisaremos un tipo de serie que se transmitía por la radio hace algunas décadas, me refiero a las radionovelas.

Según las fuentes oficiales, corría el año de 1932 cuando el cineasta Alejandro Galindo y su hermano Marco Aurelio realizaron la primera radionovela transmitida en la XEW, una adaptación del clásico de Alejandro Dumas “Los Tres Mosqueteros”; sin embargo, la época dorada del serial sería hasta 1941 con la serie “Ave sin Nido”.  

Llama mi atención el momento histórico en que el género melodramático plasmado en las radionovelas coincide hasta cierto punto con el actual pues durante la década de los treinta, el impacto de la gran depresión norteamericana permeaba a los países de América Latina y fue así que el melodrama se instaló entre el público como una suerte de aceptación de la dicha ajena como paliativo para la desdicha propia.

El éxito de las radionovelas se debió principalmente a la calidad de sus realizadores pues actores y escritores gozaban de gran talento y se encontraban en los cuernos de la fama; tal fue el caso de Joaquín Bauche Alcalde, Rafael Pérez y Pérez, Luz María Perea, Marisa Garrido, Francisco Márquez, Caridad Bravo Adams, Carlos Chacón, Eduardo Arozamena, Guillermo Portillo, Emma Telmo, Rosario Muñoz Ledo, Salvador Carrasco, Amparo Garrido, los Hermanos Galán, Joaquín Pardavé, Pedro Infante, Arturo de Córdova, Sara García y Luis Manuel Pelayo quienes además del impacto dramático que provocaban en los radioescuchas cerraban cada historia con un efecto moralizante pues también se resaltaban ciertos valores humanos por lo que fue un momento considerado como la época de oro de la radio. Vicente Leñero escribe su propia receta mágica para lograr el éxito rotundo de la radionovela: “estructurar sinopsis mensuales, semanales, diarias; bocetar análisis psicológicos de los personajes; planear suspensos suaves antes del comercial, suspensos inquietantes al final del capítulo, suspensos tremebundos de final de semana.” Así que la radionovela fue el opio que en ese momento necesitaba cierto segmento de la sociedad.

Títulos como Tres desertores, El ojo de vidrio, El monje loco, Gutierritos, Kalimán, Chucho el roto, Las aventuras de Carlos Lacroix, Ahí viene Martín Corona y Senda Prohibida, fueron tan sólo algunos de los muchos que se realizaron durante la época, los cuales contaron con el patrocinio de las principales empresas de enseres domésticos. La XEW fue la principal transmisora de radionovelas con hasta cinco series al día; sin embargo, otras estaciones también exploraron dicho mercado como Radiocontinental, XEQ y Radioprogramas de México entre otras.

Actualmente, podría pensarse que en un momento de la historia de México en que el Internet y las redes sociales son el pan de cada día, la radionovela no tiene cabida pero al parecer, la tendencia de lo vintage y lo retro ha inspirado a algunos realizadores a poner el dedo en el renglón haciendo uso del streaming y para muestra, la serie Bienvenido a la vida peligrosa, un relato de Arturo Pérez-Reverte adaptado y dirigido para Podium Podcast por el cineasta y novelista Guillermo Arriaga quien la define como “una película sin cámara” y la cual podrá adquirirse a partir de este mes.

Nuevos medios, nueva tecnología pero mismas necesidades, mismo contexto de incertidumbre que empuja a la sociedad a buscar formas de evadirse de una realidad que cada día parece más cruda e inhumana; afortunadamente, también existen momentos de fuga que la hacen olvidar y la radionovela parece ser una forma renovada para escapar de la acidez en que vivimos política, social y económicamente hablando, nos leemos en la próxima cápsula.

_______________________________________________________

Fuentes

http://rva.fonotecanacional.gob.mx/fonoteca_itinerante/radionovelas.html

http://comunicacionacatlan.blogspot.mx/2007/11/las-radionovelas-en-mxico...

http://cultura.elpais.com/cultura/2016/11/29/actualidad/1480393651_93066...


Leer también


Número 26 - Febrero 2019
portada-revista-26.png
Descargar gratis