Se encuentra usted aquí

Presentación del Libro: Personalidad e Influencia de Los Vascos en el Nuevo Reino de León (Siglo XVI-XVIII)

Jueves, 21 de Junio 2018 - 15:00

Autor

angelica-murillo.jpg
Angélica Murillo Garza

Compartir

libro1.png

En Monterrey, Nuevo León el pasado sábado 16 de Junio 2018, se llevó acabo con gran éxito la presentación del libro Personalidad e Influencia de los Vascos en el Nuevo Reino de León (Siglo XVI-XVIII) en el Museo del Noreste (MUNE) en la sesión académica de la Sociedad Nuevoleonesa de Historia, Geografía y Estadística. La presentación es tuvo a cargo de la voz de su autor: Dr. Miguel Ángel Frías Contreras, Dra. Dinorah Zapata y Lic. Óscar Tamez.

 

libro.png
Dr. Miguel Ángel Frías Contreras

A continuación en la voz del escritor e historiador Dr. Frías su pronunciamiento en relación con el contenido de su obra:

Agradezco amplia y cumplidamente el esfuerzo realizado especialmente por nuestro Rector, el Maestro Rogelio Garza Rivera, el cual se ha ocupado en: “Fomentar la creación artística en sus diversas formas de expresión, al hacer partícipe a la comunidad de este tipo de actividades y contribuir a la preservación del patrimonio y del acervo cultural” como se marca en la misión de nuestra querida Universidad; Al Dr. Celso José Garza Acuña, Secretario de Extensión y Cultura, que conoció desde su concepción este texto y al cual le fui comentando de los avances hasta que se logró su publicación, siempre con la visión del sentido de hacer la “Historia” a la manera del fundador del “Centro de Información de Historia Regional”, con el que he tenido siempre el compromiso moral del “Sueño que Soñó” para la Hacienda San Pedro; Debo destacar a la Maestra Dinorah Zapata Vázquez, Coordinadora del “Centro de Información de Historia Regional”,  que con su paciencia infinita y seguimiento puntual a la edición y publicación, sin duda ha sido fundamental; Y a Héctor Manuel Pérez Martínez quien tuvo la ardua tarea de su Edición.

Vayan mis muy cumplidos agradecimientos por la revisión que hicieron del texto al Ing. Leopoldo Espinosa Benavides, Cronista de nuestra Ciudad; al Maestro Héctor Jaime Treviño Villarreal, destacado promotor de la Historia y la Cultura; Y por supuesto la Presentación introductoria al libro del consagrado Historiador Dr. César Morado Macías; Al Maestro Juan Ramón Garza Guajardo, que con su experiencia en la edición y publicación de textos históricos, me orientó con sus comentarios que fueron de gran ayuda; al igual agradezco al Lic. Jorge Octavio Vázquez González y a la Fundación que dignamente dirige por su apoyo y comprensión; Al Maestro Jesús Ávila Ávila le reconozco su participación al presentarlo ante esta agradable audiencia; Y por supuesto a la anfitriona de ésta primera presentación Mtra. Ludivina Cantú Ortiz, Presidenta de la Sociedad Nuevoleonesa de Historia, Geografía y Estadística y a mis compañeros consocios.

libro2.png
Dra. Dinorah Zapata, Dr. Miguel Ángel Frías Contreras y Lic. Oscar Tamez

A todos aquellos, implicados en esta complicidad académica, les aseguro que mi pensamiento siempre ha estado inspirado en la “Hidalga Tierra”.

El presente libro constituye la culminación de un proceso de Investigación que inicié hace aproximadamente diez años y que me llevó a escribir inicialmente sobre una familia con múltiples relaciones parentales en la Nueva España y especialmente en el noreste, pero con raíces genealógicas en la Vasconia, tema de mi ingreso a esta Sociedad.

Al continuar indagando y realizar algunas investigaciones recreadas en Congresos y artículos para revista, dio pie a que me tropezara día tras día de mi investigación nuevamente con personajes de origen Vasco, por lo que me llevó a preguntarme sobre el mito de los judíos Sefarditas y “La influencia de la personalidad de Los Vascos en el desarrollo del noreste” y profundizar en su estudio.

La información que les presento fue tomada de diversa bibliografía, de historiadores españoles, italianos, alemanes, estadounidenses, mexicanos y muy especialmente Historiadores del noreste, compañeros de esta Sociedad y vinculados con la misma, lo cual me dio enorme gusto leer sus escritos.

Alguna información la localicé desafortunadamente, cuando ya estaba en la imprenta este libro, pero pude rescatar una investigación de la Universidad de Copenhague, Dinamarca que en conjunto con la Universidad Complutense de Madrid, tratan sobre: “El genoma encontrado en ocho restos humanos de 4 hombres y 4 mujeres, coincidentemente con la equidad de género, en la cueva “El Portalón” en la sierra de Atapuerca, a escasas 30 leguas de Vitoria Gasteiz, España, que con una antigüedad de más de 5,500 años, vinculan genéticamente a dichos restos de los primeros agricultores con los vascos de hoy en día y este vínculo sugiere que los vascos y su idioma el Euskera pueden estar relacionados también con la expansión de la agricultura durante el Neolítico en el norte de España.

Al correr las pruebas genéticas se encontró que, excepto los vascos, todos los grupos ibéricos modernos, exhiben una clara mezcla con los grupos del Cáucaso, Asia Central y el Norte de África, lo cual hace a los Vascos una etnia diferente, no vinculada con ellos y por lo tanto distinta, como lo leerán ustedes en el libro, en el cual se expresan las vicisitudes que los llevó a preservar posteriormente la hidalguía y la pureza de sangre como entidades fundamentales para su desarrollo y que forman parte de su personalidad, relatada en el “Cantar de Roldán” cuando vencen a las tropas Carolingias en el año 778.

Otro hallazgo inesperado, lo descubrí en el Monasterio de San Millán de la Cogolla, que aunque actualmente se encuentra en territorio de La Rioja, me sorprendió el saber que fue protectorado Vasco-Navarro. Ahí, donde se inició el idioma Castellano y que quedó asentado en las hoy conocidas como “Glosas Emilianenses” fechadas al inicio del Siglo XI y reconocidas por los rasgos de la gramática inicial. También se encuentran las primeras palabras escritas en Euskera, en Vasco y un hecho histórico que le robustece es que ahí permanecen los monumentos funerarios de tres reinas navarras y ahí, precisamente fue en donde nació nuestro idioma, el cual se robustecería en el año de 1492 al ser el idioma oficial por orden de la Reina Isabel de Castilla, año además de la Reconquista y del descubrimiento del Nuevo Mundo.

Adicionalmente y como encuadre, discurro entre los marineros del Almirante Cristóbal Colón y los esforzados del Capitán Hernán Cortés, los cuales contaron en sus filas a Vascos que contribuyeron puntualmente en el descubrimiento y lo que conocemos como “Conquista” a la guerra que se libró en Tenochtitlán.

Me llamó la atención que, antes de las “Capitulaciones” del Capitán Luis de Carvajal y de la Cueva ya existía una inusual rúa a la que llamé “La Ruta del Vino”, antecedente del camino al Noreste y que nos ilustra cómo fue que se hace la conexión de los Carvajales, quiénes son sus protagonistas y su relación con criptojudíos, lo que nos lleva a las fundaciones en el noreste que en conjunto cifran, con interrupciones, aproximadamente 20 años de dominio de las huestes del Capitán Carvajal y que en paralelo se ven asediadas por mineros, hacendados y políticos Vascos, los cuales lograron finalmente que la gobernación del Nuevo Reino de León estuviera presidida durante al menos 65 años en el siglo XVII por Vascos, fundamentales en el sostenimiento y adelanto del Nuevo Reino, destacando los escritos de los primeros cronistas, entre los cuales encontramos al Capitán Alonso de León, el cual dedica su crónica a un Vasco cuya familia es originaria de Marquina Vizcaya, al Inquisidor del Santo Oficio “Juan de Mañozca”, su compañero de estudios en el Colegio Jesuita de San Ildefonso.

En esos tiempo se inicia una campaña por descubrir la incursión de los eternos rivales franceses a Texas y la Bahía del Espíritu Santo y lo que resulta una paradoja es que uno de los franceses encontrados era Vasco de la baja Navarra.

Ya en el siglo XVIII se añadirían 8 años más adjudicados a Don Joseph Antonio Fernández de Jáuregui y Urrutia, lo cual constituye una aportación muy importante para el desarrollo de la personalidad norestense, al pacificar e incorporar a las tribus beligerantes del sur.

Aquí quiero destacar que se va delineando la estructura geográfica del noreste por el desarrollo de la Nueva Vizcaya, la posterior formación de la Nueva Extremadura o lo que hoy conocemos como Coahuila y la pérdida del seno mexicano con la autorización del Nuevo Santander, hoy Tamaulipas, en donde intervienen Vascos en menor proporción, culminando con el término del sueño de las 200 leguas de latitud y longitud del Nuevo Reino de León.

El resurgimiento de la minería en San Antonio de la Iguana, la más importante de la Nueva España en su momento y actual comarcana de Lampazos se da en terrenos de un Vasco, Francisco de Furundarena vinculado por negocios con los Goribar de Guipúzcoa que se asentaron en Saltillo.

Asimismo, la fundación de Ciudad Guadalupe se vincula con terrenos propiedad de la familia Ochoa de Elejalde de origen Vasco, cuya reminiscencia la encontramos en su escudo de armas con la representación de un “Lobo Negro”, y que decir de Sabinas Hidalgo con el Capitán Ignacio de Maya, por ejemplo.

No es que “Vea Vascos”, como en la película norteamericana “El Sexto sentido” del año 1999, en que el niño Cole Sear, interpretado por el pequeño actor Haley Joel Osment, le dice “Veo gente muerta”, al Dr. Malcom Crowe, interpretado por Bruce Willis, es que, realmente en nuestro caso, no habían sido analizadas las aportaciones de cada uno de los protagonistas y sus circunstancias para así verlos en conjunto como Vascos.

Es por ello que los archivos de México y España me permitieron complementar informaciones previas y dar una idea clara de cómo se realizaban las fundaciones de pueblos, villas y ciudades en las que encontramos la influencia de comerciantes, agentes de gobierno, mineros, ganaderos y colonizadores que en el caso de los Vascos nos sorprende que a pesar de representar menos del 5% de los españoles llegados de la península realizaron aportaciones muy interesantes a esta región.

Por último, se me ocurrió incluir en los Tramos complementarios investigaciones que he presentado tanto en congresos como en diversas publicaciones y que permiten dar un cierre oportuno, ejemplificando con hechos, la influencia y personalidad de los Vascos en el Nuevo Reino de León y en su tiempo, durante la Independencia cabe mencionar que Hidalgo, Allende, Aldama, Lanzagorta y Abasolo confluyeron en el primer municipio de México, San Miguel el Grande, todos ellos con genes de la Vasconia, sin mencionar a Mina, Iturbide y hasta Bolívar en su connotación americana.

Finalmente debo insistir en que Nuevo León es un pueblo acrisolado, con orígenes y poderío debido a su diversidad étnica que incluye personajes de extracción peninsular, pero también novohispana.

Por otro lado, no hemos agotado la investigación historiográfica sobre la influencia que ejercieron los esforzados tlaxcaltecas, que orientaron a grupos de personas originarias de estas tierras como la Nación de los guerreros Coahuiltecos al norte o los Pamoranes al sur del Reino, en los cuales existía también gente de trabajo, de responsabilidad y orden que finalmente crearon un pueblo diferente, en una región a la que propongo se le conozca como aquella producto de la etnogénesis norestense, pueblo totalmente diferente a otros y que al adentrarse en la lectura del libro que les comparto descubrirán el por qué.

Gracias

Agradezco la información proporcionada por el Dr. Frías Contreras para la realización de este artículo y a la vez destacar la importancia que tiene su obra en el contexto histórico.


Leer también


Número 33 - Septiembre 2019
portada-revista-33.jpg
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER