Se encuentra usted aquí

Miss Violet Jessop, sobreviviente del Titanic y otros dos naufragios

Miércoles, 09 de Octubre 2019 - 12:35

Autor

sergio-avila.jpg
Sergio Ávila

Compartir

miss-violet-jessop-sobreviviente-del-titanic-y-otros-dos-naufragios.jpg

Violet  Constance Jessop, hija de inmigrantes dublineses,  nació el 2 de octubre de 1887 cerca de Bahía BlancaBuenos Aires, Argentina, y falleció el 5 de mayo de 1971 (83 años)  en Suffolk, Inglaterra. Hace una semana se cumplieron 132 años de su natalicio.

Jessop trabajaba como camarera de transatlánticos, iniciando su carrera a bordo del Orinoco en 1908 cuando tenía apenas 21 años. En 1910, cuando trabajaba para la empresa White Star Line, fue enviada a bordo del RMS Olympic, uno de tres cruceros clase Olympic creados por la compañía.

Un año después, cuando Jessop aún laboraba a bordo de la embarcación, colisionó con un buque de guerra británico llamado HMS Hawke mientras cruzaban un reducido estrecho. Aunque ambos buques resultaron dañados por el choque, las embarcaciones no quedaron completamente destruidas y no hubo muertes que lamentar.

Mientras el Olympic era enviado a reparación, Violet fue enviada a otra embarcación de la White Star Line, un buque hermano del Olympic, hablamos del célebre RMS Titanic.1  Jessop se encontraba de servicio en esta embarcación cuando el 14 de abril de 1912 impactó contra un iceberg y se hundió. De las 2228 personas a bordo, 1523 murieron.  Jessop fue una de los

705 sobrevivientes que fueron rescatados por el RMS Carpathia.

A pesar de estos dos accidentes en el océano,  la valiente Jessop no tenía intenciones de abandonar su trabajo en los mares, y durante la Primera Guerra Mundial trabajó como camarera de la Cruz Roja a bordo del HMHS Britannic, que lo habían convertido en un barco hospital.

Al amanecer del 21 de noviembre de 1916, el HMHS Britannic navegaba en el canal de Kea, en el mar Egeo, cuando se escuchó una gran explosión, causada por una mina marina. Momentos después, la proa comenzó a hundirse a babor. Jessop logró ser rescatada por un bote salvavidas. El barco desapareció de la superficie 55 minutos después. Mientras escapaban Jessop  y otros pasajeros por poco y son succionados por las aspas propulsoras del barco, escapando por casi nada de la muerte, afirmando así su reputación como “Señorita insumergible”

Regresó a Inglaterra en 1917 y trabajó en un banco hasta 1920. Volvió a la White Star Line a bordo del RMS Olympic. En octubre de 1923, a los 35 años, contrajo matrimonio con un marino mercante llamado John James Lewis, de 46 años, pero se divorció poco después.

En 1926 comenzó a trabajar para la Red Star Line, y realizó cinco cruceros alrededor del mundo. Regresó a la Royal Mail Line en 1935, para quienes trabajó hasta 1939. Se retiró de los mares en 1950, tras 42 años de trabajo. Vendió su casa de Ealing y se fue a vivir al pueblo de Great Ashfield en Suffolk. Se dedicó con entusiasmo a la jardinería: en el terreno que rodeaba la casa, plantó narcisos, tulipanes, rosas y diversos vegetales. Criaba también gallinas, cuyos huevos vendía para compensar su modesta pensión.

Murió en mayo de 1971 de una insuficiencia cardíaca. En 1934, esta singular mujer terminó de escribir sus Memorias, que se publicaron  en 1997 por  decisión de dos de sus sobrinas, donde confiesa que a bordo del Titanic un elegante caballero le ofreció matrimonio, pero sería otro el destino de la bonita camarera.

Miss Violet Jessop, refiriéndose igualmente al Titanic, en esos documentos escribió: “Me ordenaron que subiera a cubierta. De manera calmada, los pasajeros caminaban. Me reuní con otras camareras, mirando a las mujeres que abrazaban a sus esposos antes de ingresar a los botes con sus hijos. Un poco después, un oficial del Titanic nos ordenó que abordáramos el bote (No. 16), en un primer momento, a efecto de mostrar a las mujeres que era seguro. A medida que el bote descendía, un oficial me dijo: ‘Señorita Jessop, tenga. Cuide a este bebé’. Y me arrojó un bulto al regazo”.

Si algún romántico lector quisiera recordar el tema musical de la película Titanic, puede hacerlo en 

 

OBSERVACIONES Y NOTAS

1 El único pasajero mexicano del Titanic era el diputado sonorense (Hermosillo) Manuel R. Uruchurtu, que  había viajado a París  a visitar al brazo derecho del Gral. Porfirio Díaz, don Ramón Corral,  quien  se estaba atendiendo de una delicada enfermedad, y  por el que  sentía  profunda admiración y respeto, ya que en la ciudad de México él  lo había incursionado en la vida política del país.

También en la capital francesa se encontraba visitando al paciente, el Presidente de la Gran Comisión de la Cámara de Diputados, Guillermo Obregón, yerno de este  ex Vicepresidente de la República, Ramón Corral; que dicho sea de paso, un nieto de él, de igual nombre, era mi tío político, casado con mi tía Martha, hermana de mi padre, el Ing. Clemente Ávila Muñoz.

 El 10 de abril regresaría Uruchurtu a Veracruz en el barco “París” y ya había comprado boleto. Por su parte, Obregón también tenía boleto para ese mismo día para viajar a Nueva York  pero cambió de parecer, y le propuso a su colega que intercambiasen sus  respectivos boletos; aceptó gustoso y le entregó el boleto del “París” a su amigo y, éste le correspondió con uno del Titanic, Folio PC 17601, 1era. Clase. Desafortunadamente, el cuerpo del diputado Uruchurtu no pudo ser  localizado.

 

https://es.wikipedia.org/wiki/Violet_Jessop

https://marcianosmx.com/5-personajes-historias-interesantes/


Leer también


Número 34 - Octubre 2019
portada-revista-34.png
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER