Se encuentra usted aquí

Mi gusto es…

Martes, 26 de Abril 2016 - 16:00

Autor

foto-elizabeth_cruz.jpg
Elizabeth Cruz Ramírez

Compartir

escribir.jpg

Recuerdo con ilusión la primera vez que un texto escrito por mí fue publicado: eran los años de la Preparatoria, de la gloriosa Prepa 9 de la Universidad Nacional Autónoma de México cuando cursaba el segundo de tres años, la responsable fue la Maestra Ángeles Lara quien impartía la asignatura de Literatura Iberoamericana y era el tiempo en el que más leía y escribía. Ella editaba la gaceta escolar y un día me preguntó si me interesaba participar y la respuesta fue ¡Sí!. Aquél primer texto era dedicado al Día del Amor y la Amistad y tuvo unas diez correcciones de estilo, un texto breve pero fue el primero de otros más que le siguieron en el mismo espacio.

Escribo desde que tengo diez años gracias a un tío que un buen día me regaló una libreta de raya y me dijo: “Toma, aquí puedes escribir lo que quieras” y sí, escribía lo que se me ocurría o lo que me pasaba o lo que veía o lo que me daba miedo o vaya Dios a saber qué tantas anotaciones hacía. La práctica de escribir se hizo constante desde entonces y también recuerdo en las juntas empresariales cuando empezaba a aburrirme, tomaba notas en mi libreta de cualquier pensamiento que cruzaba mi mente.

La siguiente publicación formal fue en el Suplemento Generación M del periódico Milenio que aparecía el segundo viernes de cada mes y también fue lo último porque el ritmo de trabajo que tenía me fue alejando de la práctica de escribir y además, dediqué tiempo a otro tipo de actividades como el yoga y la meditación pero esa es otra historia.

En 2015 y tan sólo unas semanas después de que mi libro autobiográfico entrara a impresión para ser publicado, atendí la convocatoria de este espacio para enviar textos a publicación y para mi sorpresa, la propuesta fue aceptada así que mi primera colaboración en RuizHealyTimes.com vio la luz el martes 28 de abril de ese año y hoy a tan sólo dos días del primer aniversario quise compartir con los gentiles lectores sobre lo que significa para mí el gusto de escribir.

Escribir como un acto de reflexión de la vida y de los sucesos, de las emociones y los sentimientos, como una forma de expresión y de denuncia, como una bitácora de planes y sueños, como una de tantas huellas que dejará mi paso por esta vida pero también como un medio de comunicación y de contacto con los demás.

Escribir y en ese preciso momento al leer, encontrar las respuestas o tal vez otras preguntas o quizá despertar la curiosidad y la imaginación y las ganas de descubrir más, de aprender más, de hacer más. Escribir es como dar un pedacito de ti a los demás al igual que al leer recibes un pedacito del autor o autora de la obra en tus manos.

Escribir y al verte publicado o al darte cuenta de que te leen o al dar lugar al debate y recibir retroalimentación sentir una emoción que recorre tu ser, verte expresado a través de la palabra y sentir el compromiso de dar más y de hacerlo cada vez mejor, de encontrar el punto de conexión con quienes te leen y de esa forma, entablar un diálogo.

Comunicar es mi gran afición en la vida y en la escritura, la lectura, la danza y el cine he podido encontrar diferentes lenguajes para expresarme y decirles a los demás que existen otras posibilidades y otras formas de vida que no son simplemente las que se reducen y nos reducen al deber ser controlado y manipulado que obedece a intereses personales de los que ostentan el poder.

Encontrar el espacio (como éste lo es) para albergar las ideas que uno tiene escondidas en la mente es no sólo una gran oportunidad sino un regalo de vida que debe agradecerse por siempre, así que no me resta más que decir:

¡GRACIAS!


Leer también


Número 33 - Septiembre 2019
portada-revista-33.jpg
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER