Se encuentra usted aquí

La burla y la promesa

Miércoles, 02 de Octubre 2019 - 13:55

Autor

julio_chavezmontes.jpg
Julio Chavezmontes Messner

Compartir

la-burla-y-la-promesa.jpg

Traigo cargados entre mis brazos

Los sueños arrebatados a tus hijos

A tus hijos muertos en la intemperie

Tan cerca de donde ondea con sus colores

El viejo anhelo de tu independencia.

Traigo cargados a cuestas, los huecos pesadísimos

De todas las ausencias acumuladas;

Las de tus hijos

Víctimas de todos nuestros absurdos/

De todos nuestros miedos no vencidos;

Del miedo al que le apuestan quienes viven/

Quienes abusan, medran y se nutren

De la inercia del frio y de los temores.

Los que hendieron sus cuerpos ya sin vida

En tu tierra reseca y agrietada.

Traigo ardiendo en mis ojos

Las ganas de llorar en tu sequía

No tengo lágrimas que darte

No hay pésame posible

Ni velorio.

Traigo cargando para tí tan solo

Como única ofrenda/

La impunidad

La burla

La mueca

La excusa estúpida

La indiferencia

La mentira

La risa socarrona  de quienes los mataron;

De aquellos que accionaron sus pistolas

Y de quienes los encubren con sus versiones/

En un gran  laberinto de falacias.

Traigo un costal repleto de pendientes

No solo aquella noche en Tlaltelolco;

No nada más el día de los Halcones;

Los veintidós   casi  olvidados de Tlatlaya.

Traigo cargando todos los reclamos

De los Flores Magón;

De Campa y de Vallejo;

De Javier Barros Sierra y Don  Heberto

De Jaramillo; de Cabañas; de Vázquez Rojas…

De Cananea y Rio Blanco, y de Pasta de Conchos.

Traigo cargando los azares marchitos de las novias sin boda/

De las muertas de Juárez

Que mueren cada noche en el silencio/

En la estadística macabra que no asombra

Pero que sobrecoge

Y nos abruma.

Mientras tanto la muerte continúa.

Traigo cargando las aguas ofendidas de tus ríos

Depredados y turbios/

Envenenados por los gambusinos

Por los sedientos de oro…

Traigo todos tus árboles a cuestas, con los troncos partidos;

Y también tus manglares arrancados.

Y te traigo los ojos sin mirada

Y te traigo los cuerpos sin abrazo

Sin calor ni cobijo

De  todos esos hijos que soñaste

Segados y cegados

Y sin embargo todos luminosos

Entusiastas

Aguerridos

Desafiantes.

El fuego de tu hogar arde en la entraña

Furiosa e indignada

En la entraña implacable que no acepta

Que no quiere sobrevivir entre mentiras.

Me pesa inmensamente y me abrasa

Y me arrasa,  y me angustia como a ti

Saber lo que sabemos no queriendo.

Mientras tratan de acallar nuestra tormenta

Los circos con que  pretenden silenciarte.

Traigo guardadas para ti

Las palabras de amor que te forjaron/

De tus voces de mando en las batallas

Que vestimos de leyes justicieras…

Hoy   promesas pendientes,

Al igual que tus  sueños.

Cuarenta y tres hogares

Que se suman a miles de otros huecos,

Que se agregan a millones de reclamos

Todos desatendidos;

Traigo a cuestas y pesa terriblemente

Acarrear tu pesar y tus dolores.

En medio de las risas desdentadas;

En la embriaguez que evade tu tristeza.

¿Llegara el día en que te erguirás de nuevo?

¿Te veremos enhiesta e invencible?

He sacado de entre el polvo tus clarines/

Las estrofas sagradas de tu Himno.

No te traigo canciones esta noche;

Traigo el fragor del trueno  y tus clamores.

Traigo con tu dolor

Cargando a tu hijo

Que señala con fuego a la injusticia

Que rechaza la afrenta.

No traigo nada más

Que tu tristeza

Multiplicada en todas las tristezas…

Tu tristeza inconforme que es promesa…

 _________________________

Stahringen am Bodensee, Mexiko

2 de octubre de 2019


Leer también


Número 34 - Octubre 2019
portada-revista-34.png
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER