Se encuentra usted aquí

Humanismo y valores en el general Felipe Ángeles

Jueves, 28 de Noviembre 2019 - 09:45

Autor

angelica-murillo.jpg
Angélica Murillo Garza

Compartir

humanismo-y-valores-en-el-general-felipe-angeles.jpg

México rinde tributo a un gran héroe, ejemplo de humanismo y valores, el general Felipe Ángeles, a cien años de su fusilamiento, quien dejó un legado de amor y respeto por la vida humana, lealtad, confianza, con una visión democrática y espíritu de justicia.

Ángeles fue hijo de Felipe Ángeles Melo de oficio agricultor y obtuvo el grado de coronel y de Juana Ramírez. Felipe Ángeles nació el 13 de junio de 1869 en Molango (otros refieren Zacualtipán y 1868) del Estado de Hidalgo.

Felipe Ángeles estudió la educación primaria en Huejutla, pasó a la escuela de Molango y más tarde al Instituto Científico y Literario de Pachuca. Porfirio Díaz le otorgó una beca por los méritos de lucha de su padre contra la intervención francesa y logra ingresar al Colegio Militar a los escasos 14 años, un 26 de enero de 1883.

Felipe Ángeles fue un alumno destacado en las áreas de matemáticas y ciencias físicas y posteriormente se desempeñó como profesor de dichas asignaturas. Se tituló como teniente de Plana Mayor Facultativo de Ingenieros el 29 de noviembre de 1892. Tomó un curso de artillería en Estados Unidos llegando a ser un brillante estratega y su fama trascendió como uno de los mejores oficiales del ejército llegando a obtener el grado de mayor. Ángeles era políglota, y actualmente, en el peso de la historia de México se le reconoce como un estratega eficaz.

Estratega

Francisco Villa le solicitó a Felipe Ángeles que se encargara de diseñar el plan de estrategia de batalla, logrando la toma de Zacatecas.

Confianza

El general Francisco Villa “El Centauro del Norte” confiaba absolutamente en la persona y habilidades de artillería del general Felipe a tal grado que decía a sus topas “hoy podemos dormir sin las botas puestas”.

Felipe Ángeles escribió cartas a su esposa Clarita, una termina con el siguiente fragmento:

“He tenido hasta ahora ternura y amor infinito por la humanidad y para todos los seres del universo. Desde este instante, mi ternura, mi amor y mi recuerdo serán para ti y para nuestros hijos”.

El general Gonzalo Escobar, miembro del jurado lo condenó a muerte en el alba, al filo de las seis de la mañana del 26 de noviembre de 1919 en el Cuartel del 21° Regimiento de Caballería de Chihuahua. ¡El teniente Ramón Ortiz ordenó fuego!

 

Contacto

@Mtra_AngelicaMG

mes.mle.angelicamg@hotmail.com

www.facebook.com/angelica.murillo.5496

https://www.facebook.com/RIEHMTY

www.ruizhealytimes.com


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER