Se encuentra usted aquí

Honorato de Balzac; novelista y galán

Miércoles, 20 de Mayo 2020 - 10:55

Autor

sergio-avila.jpg
Sergio Ávila

Compartir

vvhhfd.png

Honorato de Balzac nació el 20 de mayo de 1799, y precisamente hoy se cumplen 221 años de su natalicio. Oriundo de Tours, fallecido en París el 18 de agosto de 1850. Fue un gran literato, representante de la novela realista del siglo XIX.

Elaboró una obra monumental, La comedia humana, ciclo coherente de varias decenas de novelas cuyo objetivo era describir de modo casi exhaustivo la sociedad francesa de su tiempo para, según su famosa frase, hacerle «la competencia al registro civil». 

Sus primeros verdaderos éxitos ante el público datan de 1831, cuando aparece La Peau de chagrin (La piel de zapa), que aparece en la Revue de Paris. Esta novela, de carácter semifantástico, recibiría el elogio de la crítica (entre ellos, el anciano Goethe) y del público, y sellaría así el prestigio literario de Balzac. Entre otras curiosidades, es la primera novela en la que se le ocurre hacer reaparecer a sus personajes de una novela anterior.

Era muy enamoradizo; entre otras bellas damas, fue galán de la modelo de pintores Olympe Péllisier y, se hizo amante de una condesa. Tras la muerte del esposo, el barón Hanska, en 1842, Balzac imaginó que la condesa Eveline de la Hanska estaría dispuesta a sellar su amor con el matrimonio, y comienza a insistirle acuciantemente en ese sentido. Sin embargo, la condesa, que teme por su herencia y su estatus, y que en realidad no ama a Balzac, se muestra reticente; a lo largo de los siguientes ocho años, tratará de evitar cualquier compromiso con el escritor, arguyendo todo tipo de excusas: carecer del permiso del zar, problemas con el testamento de su marido, necesidad de buscar a su única hija un buen marido, etc.

En 1843, y ya dentro de la Comedia Humana, publica Las ilusiones perdidas, bildungsroman que narra las desventuras de Lucien de Rubempré, un joven poeta que trata de medrar en el París de la época. La novela halla su continuación en Esplendor y miserias de las cortesanas, en la que Luciern trata de recuperar el estatus perdido con la ayuda de uno de los personajes más recurrentes de Balzac: el pícaro Vautrin. El primo Pons (1847) y La prima Bette (1848), narran el contraste social entre ambos personajes y sus más acaudalados parientes, criticando la hipocresía social con la que son tratados. 

Para 1847, la salud de Balzac se había resentido notablemente, y la finalización de estas novelas fue para él todo un logro. En 1850, tras una serie de problemas económicos y de salud, Balzac contrae matrimonio en Wierzchownia (Ucrania) con la condesa Hanska, con la cual se traslada a vivir a una espléndida residencia a las afueras de París. El viaje de regreso empeora la delicada salud de Balzac, que padecerá graves problemas de salud hasta su muerte, cinco meses después. Qué ironía; murió Balzac, pero la condesa Eveline revivió, pues tomó algunos amantes, entre ellos al escritor Jules Champfleury.

Balzac es considerado a menudo como el fundador de la novela moderna, y su preocupación por el realismo y el detallismo descriptivo se halla en la base de la posterior novela francesa, aunque su realismo convive siempre con elementos románticos y con trazos del Balzac «visionario», tal como lo definió Baudelaire.

El día de su muerte había sido visitado por su amigo y gran admirador Víctor Hugo, quien se encargó de expresar el famoso panegírico ante la tumba de Balzac, el 22 de agosto en el Cementerio de Père-Lachaise [16 de la Rue du Repos] de París.1 Se dice que poco antes de fallecer expresó: “Ocho horas con fiebre, ¡me habría dado tiempo de escribir un libro!”. Entre otros famosos, acudieron al sepelio el actor Frédéric Lemaître, el pintor Gustave Courbet, y Alejandro Dumas hijo. 

Al decir del literato austriaco Stefan Zweig, biógrafo de Balzac, el cadáver fue llevado al panteón bajo intermitentes lluvias y la esposa no dio grandes muestras de dolor. Agrega que en la inhumación, quienes flanquearon el ataúd transportándolo a la fosa fueron los escritores Víctor Hugo, Alejandro Dumas [padre], Charles Augustin Sainte-Beuve, también el ministro Baroche; y continúa afirmando que, con excepción de Víctor Hugo, los otros tres jamás estuvieron de lado de Balzac en su vida. 

Puedo inferir, entonces, de acuerdo al biógrafo Zweig, que tal acompañamiento fue de amistad fingida por parte de este trío, tal vez un burdo protocolo político, o quizá la fortuita presentación de un Acto Trágico. En fin, c'est la vie.

REFERENCIAS:

__________________

 

1 En este cementerio le acompañan a Honorato de Balzac; Frédéric Chopin, Oscar Wilde, Jean de La Fontaine, etc. También ahí está sepultado el sonorense don Ramón Corral, quien fuera vicepresidente de la república en tiempos de Porfirio Díaz, abuelo de un tío político mío también llamado como él, casado con mi tía Martha Ávila de Corral.              

https://es.wikipedia.org/wiki/Honor%C3%A9_de_Balzac

Zweig, Stefan. Balzac, Cumbre, México, 1953, p. 372.

Ruiza, M., Fernández, T. y Tamaro, E. (2004). “Biografía de Honoré de Balzac” en Biografías y Vidas. La enciclopedia biográfica en línea. Barcelona. Recuperado de https://www.biografiasyvidas.com/biografia/b/balzac.htm el 16 de mayo de 2020.

 


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis







No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER