Se encuentra usted aquí

Gloriosa batalla del 5 de mayo

Martes, 05 de Mayo 2020 - 09:50

Autor

sergio-avila.jpg
Sergio Ávila

Compartir

kkkn.png

La batalla de Puebla, que el día de hoy se cumplen 158 años, fue un combate librado el 5 de mayo de 1862 en las cercanías de la ciudad de Puebla, entre los ejércitos de la República Mexicana, bajo el mando de Ignacio Zaragoza, y del Segundo Imperio francés, dirigido por Charles Ferdinand Latrille, conde de Lorencez, durante la Segunda Intervención Francesa en México, cuyo resultado fue una victoria importante para los mexicanos ya que con unas fuerzas consideradas como inferiores lograron vencer a uno de los ejércitos más experimentados del mundo. 

Pese a su éxito, la batalla no impidió la invasión del país, aunque sí que sería la primera batalla de una guerra que finalmente México ganaría. Los franceses regresarían al siguiente año, con lo que se libró una segunda batalla en Puebla en la que se enfrentaron 35 000 franceses contra 29 000 mexicanos (defensa que duró 62 días) y lograrían avanzar hasta la Ciudad de México, lo que permitió establecer el Segundo Imperio Mexicano. 

Finalmente, después de perder 11 000 hombres debido a la actividad guerrillera que nunca dejó de subsistir, los franceses se retiraron incondicionalmente del país en el año 1867 por mandato del emperador Napoleón III, ante la amenaza de Prusia en Europa y la amenaza estadounidense de invadirle si no se retiraba de México.

Cuando el ejército mexicano ganó la batalla, Jesús González Ortega y Porfirio Díaz se dieron a la tarea de perseguir a los franceses que huían despavoridos, hasta que Ignacio Zaragoza se los impidió. Ese mismo día (5 de Mayo de 1862), el presidente Benito Juárez recibió una carta de Zaragoza mencionándole los detalles de la batalla, y haciendo hincapié en el empeño y bizarría del ciudadano general don Porfirio Díaz.

Durante ese cruel encuentro, el ejército francés de Napoleón III logró como botín de guerra tres banderas nuestras, las que permanecieron muchos años en el Museo de los Inválidos, de París, y que actualmente se encuentran en el Museo Nacional de Historia del Castillo de Chapultepec. El presidente Charles de Gaulle las devolvió a México durante una visita realizada en 1964, siendo recibidas por el entonces mandatario Adolfo López Mateos. 

Aún era yo un secundariano cuando vi desfilar estas banderas por las principales calles en mi ciudad, La Paz, en el año 1965, que también fueron expuestas en un salón cívico. Una con la leyenda “2o. Batallón de San Luis Potosí”, en otra decía“1o. Regimiento de Caballa de Durango”, y en la tercera, inscrito, “Lanceros de Aguascalientes, 1er. Batallón”. 

Como vimos, Porfirio Díaz, que tuvo una excelente participación en esa famosa batalla, murió exiliado en París el 2 de julio de 1915, y sus restos reposan en el cementerio "Montparnasse" (Bulevar Edgar Quinet #3). En ese panteón le acompaña Simone de Beauvoir, autora de la novela Los mandarines; también le acompaña a don Porfirio el poeta maldito Charles Baudelaire, autor del poemario "Las flores del mal"

Permítaseme una anécdota relacionada con el general Díaz Mori, que hace algunos años les pasó a un grupito de amigos vacacionistas en París. Resulta que mientras visitaban la tumba de nuestro héroe oaxaqueño, se percataron que un guardia del panteón, parado a cercana distancia los estaba observando, sin quitarles la vista de encima. 

Quien mejor sabía hablar francés y no era nada dejado, se le acercó al guardia y le dijo:

Y a-t-il un problème, gardien? Nous venons de La Paz, Baja California Sur, Mexique. Nous venons en vacances à Paris. (¿Existe algún problema, señor vigilante? Somos de La Paz, Baja California Sur, México. Venimos de vacaciones a París).

Excusez-moi messieurs. Mon arrière-grand-père était un soldat qui, au Mexique, a combattu le général Porfirio. J'admire beaucoup ce héros mexicain, et c'est pourquoi je porte un soin particulier à sa tombe. (Discúlpenme señores. Mi tatarabuelo fue un soldado francés que en México combatió al General Porfirio. Admiro mucho a este héroe mexicano, y por eso cuido su tumba de manera especial).

Cela étant, alors, vive le Mexique et la France!  (Siendo así, entonces ¡que viva México y Francia!)  —contestó el paceño. 

Oui, ils vivent! (¡Sí, que vivan!) —gritó extasiado el romántico guardia franchute, interrumpiendo así la silenciosa paz del panteón monteparnasiano.

 

 

REFERENCIAS

_______________

 

https://es.wikipedia.org/wiki/Batalla_de_Puebla

https://www.diariodelamixteca.com/informacion-legalz

 


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis







No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER