Se encuentra usted aquí

Francisco Asnar

Miércoles, 16 de Enero 2019 - 13:20

Autor

julio_chavezmontes.jpg
Julio Chavezmontes

Compartir

francisco.jpg

 

Tras de mucho meditar,  sobre algo de colorido

Para poderles contar, he escogido finalmente,

Al ilustre Pancho Asnar, de mérito conocido.

 

Nacido por estas tierras del Águila y el Nopal,

Don Francisco es paradigma del machismo nacional.

Saleroso y atrevido, cumplido a carta cabal;

Mujeriego empedernido, buen tomador de mezcal.

 

Digno de estudio acucioso para la sociología,

Y no menos importante para la psicología.

Hombre de origen incierto y de raíz popular,

Su casimir no disfraza su amor por lo natural.

 

Conjugador de los verbos que la gramática oculta,

Si el idioma degenera, de seguro es por su culpa.

Más adelante tendremos mejor oportunidad,

De conectar estos verbos con toda su actividad.

 

Unos terminan en AR, otros acaban en ER;

Luego se vuelven pasivos, otras veces adjetivos,

Pero hay de donde escoger.

 

Amante de los refranes para cualquier ocasión,

En rima, en prosa, en murmullo y otras veces en canción.

 

Tiene en su genealogía, vasta gama de parientes,

Con ramas en Culiacán, y tronco en Aguas Calientes.

Su caso es el cotidiano  de la esposa y el marido,

En que la madre es incierta, y el padre, desconocido.

 

Doloroso colorido de nuestra promiscuidad,

Que cultiva el apetito desde tan temprana edad.

 

Aunque no fue voceador,  ni tampoco fue bolero,

No podemos afirmar  que le sobrara el dinero,

Y así tuvo que aguzar  el instinto pecuniario,

Que siempre inventa algo nuevo  para conseguir el diario.

 

Chico guerrista en la escuela, peleonero en la colonia,

Buen pescador de carteras,  e ingenioso con las bromas;

Descendiente de los “…Gones” y los “Brones Sableazar”,

Digna cruz de su parroquia es Don Francisco de Asnar.

 

Ni lo voy a presentar, porque ya lo han conocido,

En la nómina oficial, y en las listas del partido;

Seguro lo han encontrado cuando se encamina al metro,

Por los Baños del Jordán, o las taquerías del centro.

 

Es un hombre singular, heredero de folklores,

Mescolanza sin final y estirpe de sufridores;

Un mar de tinta ha descrito sus matices y facetas,

Pero siempre se escabulle de la prisión de las letras.

 

Fugitivo del hallazgo de su personalidad,

Estarán como al principio cuando lleguen al final.

Con virtudes y defectos lo podemos bosquejar,

Pero en un solo retrato,  nunca lo hemos de atrapar.

 

Adelante encontraremos su antología personal;

Anécdotas, pensamientos, actitudes, sentimientos,

Esperanzas, sufrimientos y evocaciones sin par.

 

Su mirada, hermética y aguda,

Aun desde estos rincones nos estudia,

Impenetrable al tiempo que incisivo,

Nos moverá sin disipar las dudas.

 

Solo en la multitud canta pregones,

Imperceptibles ya para el oído

De un Mexico que se hace más arisco,

Insensible y severo ante el gemido.

 

Llanto de cohete en fiesta de septiembre,

Infarto de piñatas decembrinas,

Banquete de empanada y quesadillas

Y noche de box y tarde de corrida.

 

Festejo en pirotécnico derroche

Con grito en coro que se lleva el aire;

Amanecer de cruda y de san lunes,

Y tarde gris de siesta y de desgaste.

 

Francisco Asnar con verbos y apellidos,

A carcajadas llora y calla a gritos,

Porque el disfraz de  cinismo,

Le atrae desprecio y le hunde en el abismo.

 

Panco en la calle, Asnar en la oficina,

Papa en su casa y cuate en la cantina.

 

Metamorfosis turbia y regresiva,

Mimetismo ritual risa festiva,

Burla a la muerte oscuridad y huida,

Bravata y machetazo son su vida.

 

Mano callosa ajena a la caricia,

Se tiende vacilante y va a buscar..

…Ojala llegue el día en que se realicen,

Las ilusiones de Francisco Asnar.

 

Acapulco, Guerrero

17 de agosto  de 1974

 


Leer también


Número 30 - Junio 2019
portada-revista-30.png
Descargar gratis