Se encuentra usted aquí

Entrevista “Peñalta, confidencias de la piedra”

Viernes, 24 de Marzo 2017 - 17:00

Autor

captura_de_pantalla_2015-10-15_11.02.34.png
Claudia Blix

Compartir

penalta.jpg

Cuéntanos de la exposición “Peñalta, confidencias de la piedra”.

Esta es la primera exposición que hago en mi vida, estuve metido en mi cueva muchos años. Toda mi vida he vivido del arte, y he comido de otras profesiones, que no es lo mismo, para mí esto es lo que me da para vivir, y lo que me da para comer son otras cosas, yo soy abogado de profesión.

Mi obra es ese descubrimiento, yo estoy convencido que a una exposición sólo se debe llegar cuando llegas a algo muy importante, y esto es el momento de esta exposición.

Para mí ponerme a pintar o dibujar puede ser como estar en éxtasis.

Hay momentos en los que se reúnen una serie de factores: estado de ánimo, un clima, quizá un poco de mezcal, y cuando se junta todo hay un momento de éxtasis creativo que no lo cambio por nada.

¿Estudiaste artes plásticas?

Soy autodidacta, aunque llegue a ir al taller de Gilberto Aceves Navarro de desnudo femenino muy bueno, fue muy enriquecedor para mí. 

Yo empecé a dibujar desde la primaria, dibujaba más que tomar apuntes.

penalta2.jpg

¿De dónde te surgió esto?

Es algo que traes desde que naces, desde niño me llamaban la atención las pinturas, los ojos, la necesidad de ver y observar. 

¿Algunos familiares también pintan?

Un tío materno, primos, mi hermano; mi tío me enseñó a pintar paisajes, luego me percaté que lo mío era el rostro humano, la figura humana y los animales.

¿Por qué estudiaste la carrera de derecho, algo tan diferente a ser artista?

No son tan diferentes, son dos actividades humanistas que se dedican a observar al ser humano, una actividad es condicionada y la otra es absolutamente libre.

¿Por qué firmas como Peñalta?

Por qué en un momento muy importante de mi vida, tuve en un terreno por Valle de Bravo, un momento de reflexión de mi vida, y fue trascendental, esto sucedió a la edad de 35 años aproximadamente y comencé a firmar así.

Yo lo que hago es que pintó sobre la piedra, la pongo en su bastidor de metal, me siento y comienzo a observarla bien para identificar los rostros, y los seres que llevan viviendo ahí millones de años, y poco a poco comienzan a salir, cuando yo veo algún rostro, como un arqueólogo comienzo a quitar lo que hay que quitar, y libero a esos seres, esto es un proceso psicológico que se llama Pareidolia, que consiste en un mecanismo de defensa que viene desde las épocas de las cavernas, el hombre salía de su cueva, veía en el follaje y trataba de identificar un rostro, si veía un rostro tenían dos posibilidades: o vida o muerte, o me lo como o me come. Es un mecanismo de supervivencia que te ayuda a identificar un probable peligro, en estos tiempos de realidades virtuales, esto es una invitación a regresar a lo básico y acordarnos de dónde venimos.

penalta3.jpg

¿Cuánto tiempo te tardas en hacer una de tus obras?

Depende, hay veces que saltan a la vista los personajes rápidamente, pero otras me cuesta trabajo sacarlos, encontrarlos, liberarlos, pueden ser días, semanas, o más.

La gente ve lo que necesita ver en función de sus anhelos y necesidades.

El gran planteamiento de esto es que todos quisiéramos que la vida fuera un gran lienzo en blanco, y que pudiéramos pintar la vida en base a las condiciones de cada quien, aspiraciones, miedos, pero la vida no es un lienzo en blanco, la vida es una gran placa de ónix o mármol llena de vetas y tienes dos opciones, o lamentarte de esa veta que cruza, o aceptar esas vetas, observarlas y construir sobre las vetas que finalmente es lo que yo hago.

¿Qué sigue después de esto?

Voy a hacer una exposición que se inaugura el próximo 10 de junio en el museo Rufino Tamayo de Oaxaca, ahí voy a exponer muchas más piezas de este tipo y va a durar dos meses.

penalta1.jpg


Leer también


Número 29 - Mayo 2019
portada-revista-29.png
Descargar gratis