Se encuentra usted aquí

Entrevista con el actor y director Rafael Perrin

Viernes, 02 de Agosto 2019 - 13:20

Autor

captura_de_pantalla_2015-10-15_11.02.34.png
Claudia Blix

Compartir

entrevista-con-el-actor-y-director-rafael-perrin_1.png

¿Qué tanto influyó en ti que tus papás se hubieran dedicado a la actuación?

Muchísimo, mi papá fue una figura en la edad de oro del cine mexicano, con María Félix, siempre en papeles protagónicos, era un galanaso. Mi mamá trabajaba haciendo un programa de televisión, en 1960 les toca trabajar juntos en la serie Rafles y ahí comienza el romance.

Cuando se casan, mi mamá se retira del medio artístico. Después a mí me surge la rebeldía porque mi papá era actor de todo menos de teatro y entonces yo estudio teatro.

En una obra que yo estaba haciendo con Carlos Bracho, le quise dar la sorpresa a mi papá que yo salía actuando, ese día no se entregaron programas, y mi papá no me reconoció y después yo le dije que era yo, fue emocionante.

Mis dos padrinos han sido Carlos Bracho y Janett Arceo en la radio, llevo muchos años trabajando con ella en la radio, y algo que admiro de los dos, es su ética, difícil de conservar en este medio.

¿Qué es lo que más te gusta hacer en el medio?

Lo que más me gusta es dirigir, yo actúo por accidente, por ejemplo en La dama de negro, el actor Germán Robles me dijo que sí rápidamente, pero para otro papel se la ofrecimos a todos los actores de esa época y nadie quiso hacerlo, decían que el terror en México no iba a funcionar, y entonces me iban a quitar los derechos de la obra porque solamente te dan un año para montarla, y yo me meto de actor y digamos que me autodirijo.

Del actor Germán Robles, prácticamente fue su último trabajo La dama de negro, un domingo antes de dar la función, estábamos en el teatro de Fela Fábregas, siempre llegaba muy temprano al camerino, y nos sorprendió que no estaba, y estaba sentado en las escaleras, y no se podía mover, y ya no pudo actuar más en nada. Le quisimos hacer un homenaje, pero ya no quiso.

¿Qué actores han actuado en “La dama de negro”?

Carlos Colombo, Alejandro Tomassi, Ernesto D’Alessio, Odiseo Bichir, Ricardo Morell, Otto Sirgo, Miguel Pizarro, Jorge Antolín y Rafael Sánchez Navarro, entre otros.

Yo he hecho los 2 papeles de la obra, el que hice esta noche es con el que debuté en 1994, pero es un papel escrito para una actor mucho más joven.

¿Hay una película americana de “La dama de negro”?

Sí, de David Radcliffe de hace aproximadamente unos 7 años, a la película no le fue muy bien pero a nosotros sí, la película nos hizo propaganda.

La novela la escribe Susan Hill, es una escritora inglesa, es buena, pero el genio fue el que hizo la versión de teatro, Stephen Mallatratt, la obra empieza donde acaba la novela, el final de la obra de teatro es muy crudo.

¿Cómo llegó a ti la obra de teatro “Esquizofrenia”?

Yo estaba muy desesperado porque yo quería encontrar otra obra de terror, yo buscaba textos, buscaba en otros países, India, Japón, Inglaterra, España, Uruguay, yo quería una obra donde el público fuera partícipe de la obra, que estuviera involucrado. Una noche soñé que yo estaba en un manicomio, estaba internado, y entonces yo le decía al cuidador que yo era un actor, que no estaba loco y entonces no me creían y me dejaban ahí, me desperté con una taquicardia horrible, lo de mis sueños me pasa mucho cuando dirijo obras, me duermo junto a una grabadora y me despierto a mitad de la noche y de repente tengo una idea y la grabo. Los actores ya somos raros de por sí, cuando estás preparando un papel tienes dos o tres personalidades a la vez, estás como “médium” creándolos, para presentarlos en un escenario.

Después de ese sueño que tuve del manicomio, a las tres semanas me entrevisté con Mauricio Pichardo, que es un extraordinario dramaturgo, le platiqué la anécdota, se tardó tres años en escribirla, yo me interné en un hospital psiquiátrico para hacer el estudio de campo.

Al principio la obra la pusimos en el Foro Shakespeare para que estuviera tres semanas y ya van dos años, volvemos a estrenar el martes 20 y van a ser todos los martes en El telón de asfalto.

¿Cuál fue tu experiencia de internarte en un hospital psiquiátrico?

Realmente yo reconozco que han mejorado los hospitales de 1914 (que es en la época que está ubicada la obra) pero lo que no puedo olvidar es lo que se escuchaba en las noches, iba a estar yo dos semanas, estuve cinco días, me salí dos días, luego estuve tres y dos más.

Es impresionante cómo ven los esquizofrénicos lo que uno no puede ver, ven una realidad que nosotros no, yo concluyo que a lo mejor los que estamos enfermos somos nosotros, tienen una capacidad de observar algo más que nosotros no podemos ver, hay una parte en la esquizofrenia que yo estaba viendo una persona pero podía ver a dos, era impresionante cómo de repente me estaban viendo pero de repente veían otra cosa y cómo les cambiaba la cara , dejaban de verte, para ver algo a través de mí.

¿Y no te ha pasado que te ha impactado mucho un papel que te lo llevas a tu casa o algo así?

He aprendido una gran lección, a mí me dio un infarto haciendo La dama de negro, tenía 34 años, Germán Robles me decía “es de mentira, no tienes por qué dejar un charco de sudor, estás exagerando, tienes que saber cortar”, eso me decía antes de mi infarto, el público va a ver mentiras, es una mentira muy bien contada, es un juego, los actores somos mentirosos profesionales.

(CONTINUARÁ)


Leer también


Número 33 - Septiembre 2019
portada-revista-33.jpg
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER