Se encuentra usted aquí

En Memoria: Gloria Garza Martínez

Jueves, 25 de Octubre 2018 - 14:25

Autor

angelica-murillo.jpg
Angélica Murillo Garza

Compartir

en-memoria_1.png

Existen momentos difíciles y cruciales que influyen o determinan la vida de todo ser humano como lo que representa en toda la extensión de la palabra, la pérdida de un ser querido como un hijo, padre o madre.

Mi señora madre Gloria Garza Martínez, a los 80 años de edad después de 22 meses de lucha contra dos infartos cerebrales y cáncer, perdió la batalla para ganar el cielo.

Gloria Garza nació en Camargo, Tamaulipas, el 3 de agosto de 1938 y falleció el 13 de octubre alrededor de la 12:30 am, en nuestro domicilio particular en la ciudad de Monterrey. Gloria Garza fue hija del Sr. Joel Garza Villarreal (+) y Sra. María Esther Martínez Torres (+).

Le sobreviven sus hijos: Angélica, Rafael, Samuel Jheú, Alejandra y Aleida Karina; nietos Joel Josafat, Lic. Gloria Angélica y Rebeca Milagros.

Gloria tuvo dos hermanas:  *Sra. Aurora Garza de Cruz e hijos: Joel, José, Aurora, Dra. Esther, Dra. Elizabeth, Olga Lidia; Aurora e Ing. María Esther Ibarra Cruz. *Sra. Minerva García Garza Martínez e hijos: Minerva, Araceli, Rodolfo y Eleazar.

El servicio religioso se llevó a cabo en el Templo "Remanente Fiel" en la ciudad de Río Bravo para posteriormente partir al "Panteón de la Paz" de dicha ciudad.

La familia Murillo agradecemos la presencia y palabras de aliento y fortaleza de todos nuestros amigos, amigas: Dra. Esther Cruz Aviña y Lic. Noelia Cantú de Millán, docentes, investigadores, instituciones educativas y medios de comunicación,  Mtra. Ludivina Cantú Ortiz, Presidenta de la Sociedad Nuevo Leonesa de Historia, Geografía y Estadística, así como a los Socios y Socias de dicha asociación, Escuela Normal Superior "Profr. Moisés Sáenz Garza", Lic. Efraín Hernández Carrales, Secretario General del STENSE, alumnos, alumnas, Eduardo Ruiz Healy y Redes de investigación.

Las lágrimas bañan mis ojos pero el recuerdo de tu amor de madre los limpia, hoy ya no estás físicamente pero sigues y seguirás viviendo por medio de los recuerdos y del "estirón de orejas" que más de una ocasión nos dabas.

Una madre mexicana que con amor, cuidado y exhortaciones tuvo la entereza de guiar y educar a sus hijos para ser mejores seres humanos.

Aún recuerdo aquel día de mi niñez, como tarea escolar tenía que leer una lectura y tú y mi tía Aurora me preguntaron que si ya había practicado la lectura, a lo cual respondí que sí pero no lo había hecho ya que solo deseaba jugar y jugar.

Me costó severos regaños aprender a leer con fluidez, ¡gracias a ti amo la lectura! Gracias mamá por darme la vida, por enseñarme a ser una aficionada a la lectura.

Y cómo olvidar que tú fuiste quien me motivó para participar en la Convocatoria de Eduardo Ruiz Healy para formar parte del equipo de Colaboradores, es un mérito tuyo mamá.

¡Aún puedo sentir el calor de tu último abrazo y beso!

Con amor eterno, gracias mamá, ¡hasta pronto!

      Tus hijos que te aman


Leer también


Número 25 - Enero 2019
revista-25.png
Descargar gratis