Se encuentra usted aquí

En busca del juguete perdido

Martes, 19 de Abril 2016 - 16:00

Autor

foto-elizabeth_cruz.jpg
Elizabeth Cruz Ramírez

Compartir

juguetes.jpg

 

Ya que nos encontramos en el “Mes del Niño” y en adelanto a la fecha de la celebración sirva este espacio llamado Cápsula del Tiempo o el Ropero de la Abuelita que sigue la huella de objetos que fueron de uso común en algún tiempo y que hoy son obsoletos o se han transformado para seguir el rastro del juguete artesanal mexicano y su evolución a través del tiempo para que sea el punto de partida que nos lleve a encontrarnos con las artesanías mexicanas y darles el lugar privilegiado que merecen como símbolo de identidad del folclor mexicano.

En busca del juguete perdido

Para quienes nacimos antes del boom de los videojuegos y la era de la tecnología digital es normal recordar haber jugado alguna vez con un trompo o un balero, un caballito, una resortera, una muñeca de trapo, una matraca, un yo-yo, unas canicas o una pirinola entre otros juguetes que motivaban la imaginación y obligaban a la creatividad ofreciendo horas y horas de sano esparcimiento en el hogar, en los patios de las casas o incluso, en la calle. Sin duda, se trata de una época distinta a la actual y no digo que mejor o peor aunque algo mágico existía a la hora del juego.

“Un juguete es un objeto mágico que mantiene fija la atención de quien lo posee, se convierte en una compañía, en un amigo, en algo que está ligado al ser humano desde su infancia, es parte de la formación del carácter por lo que su presencia en la vida de una persona es fundamental. Un juguete con la magia de la imaginación puede transformar a su dueño a sitios insospechados a bordo de un avión, de un cohete o de un submarino. Una niña y su muñeca comparten grandes aventuras, un niño con su camión puede transportar alimentos por todo el mundo.” (Véase documento completo aquí http://www.izt.uam.mx/newpage/contactos/anterior/n30ne/pdf/juguete.pdf )

El juguete tradicional mexicano elaborado con diferentes materiales según la materia prima que cada región ofrece como: madera, plomo, cobre, hojalata o arcilla entre otros ofrece también diferentes texturas y algunos cuentan con ciertas habilidades como girar, brincar o sonar; sin embargo, su uso se ha ido reduciendo al paso de los años cediendo su lugar a los juguetes de plástico, electrónicos y con una tecnología que les permite moverse como si fueran reales.

En el mundo pedagógico, el juguete mexicano de madera ha evolucionado a juguete didáctico y así es posible encontrar una variedad que además de acompañar el momento del juego en los niños, les ayuda a reforzar conocimientos y desarrollar habilidades en su crecimiento según las diferentes etapas.

Del patio de las casas al mostrador de tiendas, el juguete típico hoy es parte del catálogo de artesanías para los turistas, de tal suerte que su precio llega a ser muy alto por los intermediarios que existen desde su producción artesanal hasta el momento de la venta.

Y ya que de artesanías hablamos sólo les adelantaré que la cestería, la cerámica y los textiles existían en el mundo prehispánico como parte de la expresión artística del México Antiguo cuyas manifestaciones se han ido heredando de generación en generación como parte de una sabiduría que imprimían en cada uno de los objetos creados para ser utilizados en la cotidianeidad y hoy son vestigios de una cosmovisión y un legado que han dado identidad a México sin ello significar que no seamos una cultura que avanza y que se reinventa.

Si se encuentran con algún juguete típico en el ropero de su abuelita, ¡No lo tiren! Es un gran tesoro escondido que hay que conservar como pieza única y especial, una herencia cultural que bien vale la pena compartir con las nuevas generaciones para hacer del juego y el juguete un momento único e invaluable.


Leer también


Número 33 - Septiembre 2019
portada-revista-33.jpg
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER