Se encuentra usted aquí

El Rey Pez

Viernes, 10 de Agosto 2018 - 15:30

Autor

julio_chavezmontes.jpg
Julio Chavezmontes

Compartir

rey-pez.png

 

De pronto se levantó, y echó a andar por la noche hacia el sitio habitado por el Rey Pez.

La marea alta propiciaba que el fragor de las olas sobre el acantilado, magnificara su sonido; sin embargo, su voz fue fácilmente escuchada por el monarca marino.

Las estrellas brillaban, multiplicadas por millones en lo alto del cielo.

La luna comenzaba a insinuarse con su cuerpo creciente, en una reminiscencia dulce y dolorosa para él.

-        Necesito pedirte el deseo más importante de mi vida; clamo el enamorado.

El Rey Pez que todo lo sabía anticipadamente, mantuvo un grave silencio y prestaba toda su atención:

-        ¿Y cuál es ese deseo tan importante?

-        Rey Pez, la noche me es intolerable desde hace muchas noches.

-        Lo ha sido por las noches de las noches, ya muchísimas veces.

-        Tengo miedo de mis ojos abiertos con las luces ya idas.

-        Tengo miedo de acostarme estas noches solitarias, y tener que pasar los instantes interminables que preceden a mis sueños.

-        Y peor aún:

-        Que mis sueños se hayan vuelto la repetición de lo imposible.

-        Como una especie de sentencia inevitable.

-        Vuelven siempre mis noches a un sitio que no quiero precisar;

-        Mi memoria se ha apagado para los sentimientos, y lo único que percibo, es un inmenso vacío.

-        No sé por qué estoy triste, más allá de mis tristezas más recientes.

-        No es la acumulación de las nostalgias;

-        Es que entre mi dolor de ayer y mi angustia de hoy, existe un abismo insondable que me aterra cruzar.

 

Abril de 1993

 

-        ¡Te necesito Rey Pez!

El Rey benévolo, apenado por su amigo, lo escuchaba con paciencia.

Porque solamente la paciencia permite ayudar a los amigos.

-¿Qué puedo hacer por ti?

- Ese abismo, Majestad…

…Ese barranco oscuro entre mis tristezas, quiero franquearlo

-        ¡Y la única forma de lograrlo, es navegando!

Por un momento el Rey Pez, quedo desconcertado.

_ ¿Navegando? Repuso.

-        Si Majestad. Navegando entre lágrimas.

-        Necesito que me des del océano, el llanto para mis ojos.

-        Que me llenes la mirada con tormentas

-        Que permitas que llore libremente, hasta anegar  esa cavidad infinita, de modo que rebosada por mis lágrimas, pueda ser navegable.

-        Encontrare entonces el camino de regreso a la calma que me hace tanta falta.

-        Desde que el llanto abandono la cuenca desierta de mi alma…

-        ¡Dame lagrimas Rey!

-        Concédeme llorar.

-        Dame la gracia inapreciable del llanto.

-        Dame el llanto de un niño.

-        Dame con ese llanto, el sabor salado del abandono/

-        Dame el llanto de la esperanza, para que sobre mis ojos, pueda volver la luz del arcoíris.

-        Dame el llanto definitivo del adiós, que me permita dejar de llorar, pero también, dejar de necesitarlo.

-        Dame un llanto sin vuelta y sin remedio.

-        No bastan los sollozos y los gemidos que se mueren en el umbral de la garganta.

-        Necesito un torrente; una tormenta en la que tú presidas como un faro sereno.

-        Dame el llanto Rey Pez;

-        Hazme llorar de modo que la orilla de tu reino se extienda sobre la playa tan adentro, que se forme un estero donde jueguen mis hijos  por las tardes/

-        Dame el llanto

-        Permíteme que llore.

-        Dame Rey Pez para la tormenta, la voz del grito y el fragor del trueno.

-        Dame la luz el eco que devuelva mi clamor infinito.

-        Dame voz de huracán.

-        Dale a mis brazos la fuerza de los vientos, para que formen olas gigantescas.

-        Dame espuma perfectamente blanca que resalte la noche reflejada por la luz de la luna.

-        Dame una tempestad en la que muera junto con mi tristeza; y al dia siguiente…

-        …con las aguas tranquilas de mi ausencia, permítele a la playa mi recuerdo.

-        Permite que me vaya arrebatado desde este mismo sitio;

-        Desde este sitio exacto al que llegue de niño;

-        Donde llegue a este espacio que tú habitas, Soberano del mar.


Leer también


Número 25 - Enero 2019
revista-25.png
Descargar gratis