Se encuentra usted aquí

El Rey Lagarto

Viernes, 04 de Diciembre 2015 - 16:00

Autor

foto-hassy.jpg
Hassy Sánchez

Compartir

jim-morrison.jpg

Esta semana me adelanto un poco, pero bien vale la pena ¿Por qué? Porque pocas veces se juntan dos acontecimientos dignos de recordar como el próximo 8 de diciembre. Por un lado se cumplen treinta y cinco años del asesinato del más grande, John Lennon, que será conmemorado por Yoko Ono de manera especial en la Torre Imagine, junto a los acostumbrados homenajes en Central Park y Abbey Road.

Pero apenas hace dos meses le dediqué una columna en su cumpleaños. No es que no quiera volver a escribir sobre él, pero a pesar de mi enfermo fanatismo por los Beatles, como dije antes, hay otro acontecimiento que se celebra en esa fecha y debo mencionarlo porque suele pasar desapercibido ante la muerte de Lennon, el cumpleaños 72 de Jim Morrison, El Rey Lagarto.

Jim nació en Estados Unidos  en 1943 y desde muy joven se convirtió en un símbolo de la cultura popular y en una de las figuras más emblemáticas del rock.

Pero su acercamiento a la música y convertirse en el vocalista de una de las más grandes agrupaciones de la historia fue mera casualidad. Estudió en la Universidad Estatal de Florida y en la UCLA junto al cineasta Francis Ford Coppola y sus verdaderas pasiones eran la poesía y la literatura, de hecho para 1969 ya había publicado dos libros que años más tarde se reeditaron como uno solo en los que aborda temas sobre teatro y cine, además de escribir un gran número de poemas que en ocasiones recitaba durante sus conciertos.

Fue precisamente queriendo dar a conocer su poesía que se acercó a Ray Manzarek para enseñarle su trabajo con la intención de que los musicalizara. Cantó algunos versos y fue el inicio de todo, al poco tiempo habían formado un grupo junto a John Densmore (batería) y Robby Krieger (guitarra) para convertirse en The Doors. Pero Jim no estaba tan interesado en ello, en realidad lo hizo sólo por ganar unos dólares. Si bien era poseedor de una gran voz, él estaba más interesado en su obra y perdido en drogas y alcohol.

Pero cuando alguien está destinado a ser una leyenda no importa lo que haga, simple y sencillamente llega al lugar que le corresponde.

Sus actuaciones fueron famosas y censuradas por la altísima carga sexual y de crítica política y al sistema. Muchos asociaron erróneamente la frase de uno de sus poemas “Soy el rey lagarto, puedo hacer lo que sea” con su personalidad, y tomaron de ahí el apodo con el que pasó a la historia aún a pesar de su gusto, pues años más tarde, cansado del personaje en el que se había convertido, se alejó a vivir a París para olvidarse de la fama, la música y los escenarios.

Figura emblemática y hasta cliché de un personaje de rock, siempre estuvo envuelto en escándalos, drogas, mujeres y alcohol. La gran mayoría de sus actuaciones las hacía casi inconsciente y aún así eran espectaculares. Olvidaba las letras de las canciones o improvisaba alguna poesía con las melodías.

La personalidad misteriosa y escandalosa del Rey Lagarto (completamente opuesta a la del verdadero Morrison) y la impecable calidad de la música han pasado a la historia y los han hecho inconfundibles. Basta escuchar las primeras notas en los teclados de Manzarek para saber que los estamos escuchando, nadie suena a los Doors y ellos nunca sonaron a nadie.

Jim Morrison sigue siendo una de las personalidades más influyentes en la historia del rock. “Gloria”, “Raiders on the Storm”, “Light my Fire”, “Touch Me”, “Hello, I love You”, “Love me Two Times” son sólo algunos de los himnos que nos dejan como legado. Guionista, escritor, productor y actor. La potencia de su voz dio presencia a una de las bandas más grandes, y la única en Estados Unidos capaz de competir contra lo que hacían en Inglaterra The Beatles o Rolling Stones.

Hasta que el 3 de julio de 1971, a los 27 años (otro miembro del club de los 27), murió en su departamento de París.

Pero esto sólo es una teoría, porque como es de esperarse en una figura como él, su muerte está rodeada de leyendas. Hay quienes afirman que lo vieron subir a un avión el mismo día en que murió. En 1973 los empleados de un banco dijeron que lo vieron y estuvieron hablando con él. Se dice que fingió su muerte para escapar de la vida pública, el propio Manzarek dijo siempre que si había alguien capaz de escenificar su propia muerte, era él. Las leyendas son alimentadas por las inconsistencias en las declaraciones, se ha dicho que murió por una sobredosis de heroína, pero tenía diagnosticada fobia a las agujas. Nunca se realizó una autopsia, sólo su esposa Pamela y el médico (del que nunca se supo el nombre) vieron el cadáver del cantante, el certificado de defunción era ilegible. La embajada de Estados Unidos no recibió el certificado hasta el 7 de julio y la noticia fue oficial hasta el 9.

Incluso se ha especulado sobre suicidio o asesinato.

Los mitos seguirán y nunca se sabrá la verdad. Lo único cierto es que tuvimos la fortuna de que pasara por este mundo y nos dejara su obra como legado.

Gracias Jim y feliz cumpleaños, Rey Lagarto.

Voy vengo.


Leer también


Número 34 - Octubre 2019
portada-revista-34.png
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER