Se encuentra usted aquí

¡El Regreso del Cácaro! La industria cinematográfica

Martes, 26 de Marzo 2019 - 13:40

Autor

foto-elizabeth_cruz.jpg
Elizabeth Cruz Ramírez

Compartir

el_regreso_del_cacaro_la_industria_cinematografica.png

La industria cinematográfica nos ha heredado grandes estrellas actorales, virtuosos directores, fotógrafos, sonidistas, guionistas pero también ha cobijado a críticos profesionales y profundos que van más allá de la reseña o el comentario superfluo en los medios. Con la era tecnológica, las redes sociales han puesto en jaque dicha labor porque la información y el análisis se han diversificado pero para empezar ¿Qué es un crítico de cine? “Es un analista que revela, comenta y aporta elementos que le permiten al espectador expandir y consolidar lo que vivió en la sala. La crítica es una parte central de la experiencia cinematográfica, un compromiso profundo con el placer.” (Mauricio González Lara, Periodista especializado en cultura, medios y responsabilidad social)

El mundo del cine es un poco difícil de comprender y compartir, los cineastas y sus estrellas pertenecen a ese grupo selecto denominado “genios incomprendidos” porque respiran en una atmósfera distinta llena de creatividad, de reflexión, de surrealismo (magistralmente representado por Luis Buñuel en su época) y quienes apreciamos su obra nos limitamos a calificar si una película estuvo buena o pésima y por cierto, la experiencia misma de permanecer en la sala de cine se ha masificado y comercializado de tal forma que vemos como cosa natural entrar con palomitas para disfrutar del filme (entre otras costumbres poco decorosas y no me refiero a quedarse dormido) pero el asunto es que sólo quienes viven, comen y respiran la atmósfera cinematográfica pueden entenderlo, disfrutarlo y explicarlo pues su lenguaje no se compara con el de la televisión y mucho menos, con el del teatro (actoralmente hablando).

En México, la crítica cinematográfica no es algo que capte los reflectores (actualmente) porque su industria ha disminuido y porque no tenemos una verdadera cultura de cine pero hubo un tiempo en el que críticos como Jorge Ayala Blanco, Emilio García Riera y Leonardo García Tsao entre otros, abrían semanalmente una ventana a una nueva forma de entender, consumir y acercarse al cine. “La crítica de cine (como cualquier otra) cumple una función política clara, por cuanto que apoya o rechaza productos del aparato ideológico del estado. Por lo tanto, para que su función sea realmente saludable, tiene que evitar petrificarse en el dogmatismo y mantenerse como una vanguardia cultural que propicie ese cambio del gusto.” (Revista de la Universidad) Y es que leer crítica de cine no significa descubrir si fue o no del gusto del crítico sino sus reflexiones, su análisis y su interpretación de lo que vio ante sus ojos y por ello, la crítica como en cualquier otra expresión artística, enriquece y retroalimenta al artista.

Jorge Ayala Blanco, el último titán de su generación de críticos actualmente activo, maestro de Cuarón y maestro de lenguaje y análisis cinematográficos en el Centro Universitario de Estudios Cinematográficos (CUEC) expresa: “Yo no juzgo si las películas son buenas o malas, elimino de mis críticas esa cosa que siempre he visto como algo repelente: el “recomendador” que aprueba o no la película. Lo único que me interesa es desmontar el mecanismo, la relojería de una película y, por supuesto, la única manera de acercarte a una obra de arte es creando otra obra de arte, ese ideal baudelairiano que tal vez es inalcanzable pero hay que aspirar a él.”

Uno no se vuelve crítico de la noche a la mañana, hace falta una formación, lecturas y miles de horas acumuladas frente a una pantalla para desarrollar una habilidad apreciativa respecto a una expresión que va más allá de los efectos especiales. Se puede empezar por leer a “los grandes” y acercarse a diversos géneros para no quedarse en lo que algunos llaman “éxitos taquilleros”.

 


Leer también


Número 34 - Octubre 2019
portada-revista-34.png
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER