Se encuentra usted aquí

El poeta Francisco González Bocanegra

Miércoles, 10 de Abril 2019 - 13:45

Autor

sergio-avila.jpg
Sergio Ávila

Compartir

el_poeta_francisco_gonzalez_bocanegra.png

Fue hijo del militar español don José María González Yánez y de doña Francisca de Bocanegra Villalpando, originaria de Zacatecas, hermana de José María Bocanegrapresidente interino de México y adhiriente al Plan de Iguala. Nació en San Luis Potosí  el 8 de enero de 1824 y falleció el 11 de abril de 1861. Mañana se cumplirán 158 años de su fallecimiento.

Debido a que su padre era de origen español, fue desterrado a España con su familia en 1827. Se asentaron en la ciudad de Valencia hasta que, el 28 de Diciembre de 1836, la familia regresó a San Luis Potosí, México, donde el joven Francisco se dedicó al comercio, tres años después de que España reconociera la Independencia de México. El 8 de junio se casó con su prima, Guadalupe González del Pino y Villalpando, teniendo con ella cuatro hijas.

En México, frecuentaba los centros de reunión literaria, como la Academia de Letrán, en donde conoció a destacados poetas, literatos y periodistas. Dejó el comercio ingresando a la administración pública donde desempeñó diferentes cargos. Fue administrador general de caminos, censor de teatro y editor del Diario Oficial del Supremo Gobierno.

Separado de su familia, Francisco González Bocanegra enfermó de tifus, muriendo en la Ciudad de México, aquel 11 de abril de 1861, sus restos fueron sepultados en el panteón de San Fernando y después trasladados a la Rotonda de los Hombres Ilustres.

El 12 de noviembre de 1853, el gobierno del general Antonio López de Santa Anna lanzó una convocatoria mediante el ministerio de Fomento, Colonización, Industria y Comercio, cuyo oficial mayor era Miguel Lerdo de Tejada. El objetivo era recibir composiciones poéticas entre las que habría de seleccionarse la letra del Himno nacional mexicano, y a la cual, posteriormente, se arreglaría la música de algún destacado maestro.

Como González Bocanegra no se animaba a escribir una composición para el concurso, su novia Guadalupe González del Pino se propuso hacerlo concursar. Un día que llegó a visitarla, lo invitó a pasar a una de las piezas de los interiores de su casa, y le mostró sobre un escritorio, papel para escribir, diciéndole que no lo dejaría salir de ese cuarto, hasta que hubiese compuesto la letra del Himno Nacional. Salió y cerró con llave la puerta. Y después de cuatro horas de trabajo, esas páginas pasaron por debajo de la puerta cerrada.

Nuestro himno  es uno de los tres símbolos patrios establecidos por la ley en dicho país junto con el escudo y la bandera. Pese a conocerse y usarse como tal desde 1854, solo se hizo oficial desde 1943, a partir de un decreto expedido por Manuel Ávila Camacho, quien fungió como presidente de México de 1940 a 1946. Y desde febrero de 1984 su uso es regulado por la Secretaría de Gobernación con base en la Ley sobre el escudo, la bandera y el himno nacional.

La letra alude a victorias mexicanas en batallas, trata sobre la defensa de la patria, las virtudes del pueblo que la ejerce y el sacrificio que conlleva. Sus estrofas y estribillo fueron compuestas por el poeta potosino Francisco González Bocanegra en 1853, mientras que su música, obra del músico español Jaime Nunó, fue compuesta al año siguiente.

En su versión original, el himno está compuesto por diez estrofas, pero en los noventa años que pasó para su oficialización pasó por varias modificaciones o intentos de modificación, y quedó reducido solo a cuatro estrofas y el estribillo a partir de 1943, cuando se oficializó.

Ahora bien, iniciaba la última semana de agosto  de 1954. Faltaban pocos días para que se cumpliera un siglo de haber sido estrenado nuestro himno nacional en el “Teatro Santa Anna”, de la ciudad de México (15 de septiembre de 1854),   y en La Paz, Baja California Sur, mi padre, el Ing. Clemente Ávila Muñoz escribió un poema alusivo al himno, que transcribo a continuación:

“A la Conmemoración del Primer Centenario de  Nuestro Glorioso Himno Nacional”

                         

Al cumplirse el primer centenario

nuestro himno, cantemos, cantemos,

y las glorias pasadas veremos,

con amor, con lealtad… mexicanos.

 

Que la fe nos aliente seguro

a la victoria por todos querida,

que México confía en su futuro

por la sangre de sus héroes ya vertida.

 

Héroes de vida transitoria

que pelearon los mismos ideales

de tus versos, ¡Oh Himno Inmortal!

Laureados se sintieran de gloria.

 

México os rinde homenaje

al escudo que guarda sincero,

el sentir de casto lenguaje,

¡Himno Patria, serás verdadero!

 

Jaime Nunó y González Bocanegra,

si el águila del Anáhuac reviviera,

homenaje también les tributara

por el Himno que de ustedes fuera.

 

NOTAS

https://es.wikipedia.org/wiki/Himno_Nacional_Mexicano

https://es.wikipedia.org/wiki/Francisco_Gonz%C3%A1lez_Bocanegra

 


Leer también


Número 34 - Octubre 2019
portada-revista-34.png
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER