Se encuentra usted aquí

El Meollo del Asunto: “Paz en la Familia”

Miércoles, 25 de Diciembre 2019 - 09:00

Autor

daniel_valles.jpg
Daniel Valles

Compartir

el-meollo-del-asunto-paz-en-la-familia.jpg

Ya es 25 de diciembre. Espero y haya pasado una gran Noche Buena y estén disfrutando de un alegre día de Navidad. Con su familia principalmente. Con la visita de queridos amigos. El resto de la semana continuará la celebración. Hasta que lleguemos a la siguiente, a la de Fin de Año. Fiesta también, pero diferente en contexto y “sabor” a la que vivimos hoy y por los siguientes días.

Todavía, por donde quiera vamos las personas, los anuncios y todos los pensamientos parecen fundirse en uno solo; amor y paz. Es como sí todos quisiéramos que esa fuera la realidad en el mundo. Con una paz que pudiéramos disfrutar en todas partes y con todas las personas con las que convivimos.

Que la violencia terminara y dejara de afectar nuestro diario vivir. Que los noticieros dejaran de reportarnos constantemente de guerras y asesinatos, violaciones, robos, corrupción, etc.

En la Noche Buena hay algo más que misterioso. También en la navidad. Que significa el nacimiento de Jesús de Nazareth.Lo que provoca esta paz que percibimos. La paz que excede el entendimiento de los hombres, como de las mujeres.

Algo que nos hace estar más sensibles al dolor y a la necesidad de los demás. Es algo espiritual. Es el espíritu de la navidad. El mismo Espíritu que sirvió de guía a los “Sabios” que iban tras la estrella que anunciaba la venida del Príncipe de la Paz. Del “Niño Dios”; de Jesús, El Mesías.

Es en esta misma época que las empresas se han detenido. En países enteros la actividad diaria ha cesado y las familias hacen una pausa para reunirse y compartir alrededor de la mesa a convivir en sana paz y a intercambiar regalos llenos del mismo amor y paz. Con los mejores parabienes.

Quisiéramos que la mayor parte del tiempo todo esto perdurara.

“Paz en la tierra a los hombres y mujeres de buena voluntad”.Pero para que esto pueda ser una realidad, primeramente y por encima de todo, que haya paz en la familia.

El relato bíblico de la historia de la navidad, del nacimiento del niño del pesebre en Belén, no tiene igual.

Es el regalo de DIOS para todas las personas. Creyentes o no creyentes en el milagro de la navidad. Es el regalo que todos disfrutamos y gozamos al verlo en las escenas navideñas. ¿Por qué?

Por la paz y el amor que emanan del pesebre. Porque inunda la vida familiar y el corazón de las personas que conformamos o que vivimos en ella.

La paz en la Familia es para todas, más no de todas. Es solo de quienes hoy quieren poseerla e invitarla a su hogar. De las que la mantienen en su vida y la procuran todo el tiempo.

De las que se adueñan y hacen suyo el regalo más grande y maravilloso que existe para el ser humano, El Niño del pesebre de Belén, de Jesús El Salvador.

Gloria a DIOS en las alturas y en la tierra paz entre los hombres en quienes ÉL se complace. Escribe San Lucas en su Evangelio y hoy me he permitido parafrasearlo, me he permitido hacer una interpretación personal, y decir, “Paz en la Familia”.

Cierta y duradera paz entre las familias que gozan del beneficio de la navidad, del nacimiento de Jesús. Nada hay realmente más importante que la familia, nuestra familia. Es importante siempre. No solo en este tiempo de navidad, sino durante todos los días. Y tener paz durante y después de navidad es lo más importante y esencial.

¿Y qué es la paz? La paz es ausencia, es contraria totalmente a la guerra, sí. Es la primera imagen que tenemos.También es donde las hostilidades han cesado y las personas, las familias experimentan de la quietud y la tranquilidad.

Es cuando terminan los conflictos.La paz es precisamente el mensaje de la navidad. Es la causa o razón por la que Jesús nace.El acontecimiento se registra en los cuatro Evangelios. Y es este suceso que cambió la historia de la humanidad partiéndola en dos, antes y después de Cristo.

En especial forma el de San Lucas, que dice en el segundo capítulo, verso seis y hasta el catorce. La paz desgraciadamente no se puede comprar en ninguna tienda o almacén, tampoco en algún supermercado o tienda de autoservicio. ¡Ah! No está en el Internet, por poderosa que sea nuestra la computadora que tengamos o en los juguetes y los regalos que traen alegría a quienes los reciben. Todo lo anterior es incapaz de garantizar que tendremos paz.

Si pudieran sería tan sencillo, tan fácil y simple que tuviéramos paz en la familia y por consecuencia en el mundo. En tanto los seres humanos, mientras el hombre y la mujer no tengan paz en su ser interno, en su alma y esta sea real y duradera, es decir, que no sea auto-provocada por la enajenación o la fantasía, no habrá verdadera paz en el mundo. Ya que este es la proyección de la vida de hombres como de mujeres.

El Niño del pesebre representa la paz que el mundo y que las personas, que las familias enteras necesitamos. El Niño del pesebre de Belén creció. Y al convertirse en adulto, su mensaje siguió siendo de paz, libertad y verdad, ÉL dijo:

“Conocerán la verdad y la verdad los hará libres.” Una libertad que se obtiene, que se alcanza cuando el ser humano puede actuar en justicia y es esto lo que le provoca estar en paz consigo mismo, con los demás y con su Creador.

Cuando se practica el perdón incondicional, virtud que “El Niño” y que de hombre después predicó con el ejemplo, por consecuencia en la familia y en la comunidad tendremos paz. El perdón incondicional en la familia es ingrediente de primerísima necesidad para que haya paz.

En la sociedad hay paz, cuando existen pacificadores, quienes son los encargados de poner a los miembros de la familia en paz entre ellos, obteniendo para todos que el creador se complazca en nosotros.

De esta forma logramos tener la paz que es para todos, pero no le pertenece a todos.

La paz de DIOS que en  Jesucristo sobrepasa todo entendimiento humano.

 

Feliz Navidad, Paz en las Familias, Ahí, El Meollo del Asunto.


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER