Se encuentra usted aquí

El General que derrotó a Maximiliano

Miércoles, 16 de Enero 2019 - 13:30

Autor

sergio-avila.jpg
Sergio Ávila

Compartir

el-general-que-derroto-a-maximiliano_1.png

Mariano Antonio Guadalupe Escobedo de la Peña nació en San Pablo de los LabradoresNuevo León,  el 16 de enero de 1826. Hoy se cumplen 193 años de su natalicio, y  falleció en la ciudad de México el 22 de mayo de 1902.

Participó en los combates de La PurísimaTenerías y Cerro del Obispado, para después combatir en la Batalla de la Angostura y en la acción del Cañón de Santa Rosa, sorprendiendo a los soldados estadounidenses, ya que en esta acción Mariano Escobedo logró apresar a 37 hombres.

Al término de la guerra y la derrota mexicana, Mariano Escobedo se retira a la vida privada desilusionado, decepcionado y molesto por la decisión final, sin embargo, en 1854 surge en el poblado de AyutlaGuerrero, una rebelión que tuvo una repercusión notable en Nuevo León: el movimiento de la Revolución de Ayutla que tenía como fin frenar los abusos y arbitrariedades del gobierno santanista, principalmente, pues además denunciaba la corrupción del clero y del ejército.

Con el estallido de la rebelión Mariano Escobedo vuelve a la milicia en 1854 apoyando el Plan de Ayutla, luchando en San Luis PotosíZacatecas y Nuevo León. Durante la toma de Saltillo, se une a las fuerzas del Gral. Santiago Vidaurri donde también participa en la conspiración liberal para derrocar a Antonio López de Santa Anna. El Gral. Santiago Vidaurri, quien ocupaba la Secretaría de Gobierno decidió salir de la ciudad de Monterrey a Lampazos donde fue apoyado por el Gral. Juan Zuazua y juntos iniciaron el movimiento contra Santa Anna el 11 de mayo de 1855 siendo Monterrey la primera ciudad que se opuso abiertamente al gobierno santanista.

Durante la revolución de Ayutla, Mariano Escobedo, organiza en su natal Galeana una Compañía, poniéndose al frente de la misma con el grado de Capitán. Después incorpora a la compañía en las fuerzas de Vidaurri y combate en el sur de Nuevo León, donde junto con José Silvestre Aramberri, derrotó al General Francisco Güitián, lo que hizo que este mismo se replegara a Saltillo. Más tarde, al lado del Gral. Juan Zuazua, combatió a Parrodi.

En Coahuila se une al General Valentín Cruz. Terminada la revolución de Ayutla, vuelve a retirarse a la vida privada en su natal Galeana, en donde sigue prestando sus servicios al Estado mexicano como jefe de los grupos que combatían a los indígenas de la región, que de vez en cuando asaltaban haciendas y rancherías.

Vuelve al servicio activo en el Ejército Mexicano, durante la Guerra de los Tres Años, también conocida como la Guerra de Reforma que transcurrió de 1858 a 1860, después de haber ayudado a Vidaurri en varias de sus campañas militares, donde fue participe de numerosas batallas. Siendo ya Coronel luchó en las dos expediciones que salieron de Monterrey para apoyar las campañas de Jalisco y Guanajuato donde estuvo en contra de la deserción de Vidaurri.

En Carretas, Zacatecas, Lagos y otros lugares se forjó la fama de Mariano Escobedo. ​ En San Jacinto combatió al Gral. Miguel Miramón, quien iba en auxilio de los soldados reaccionarios del estado de Jalisco. El brillante comportamiento en esa acción de Mariano Escobedo le valió que su nombre fuera citado en la orden del día. Después atacó la Ciudad de México al frente de sus soldados, ocupando con facilidad la garita de San Cosme y llegando hasta San Fernando.

Regresó sus tropas a Guadalajara en auxilio del general Santos Degollado, rechazando a los conservadores en Juanacatlán y, siendo derrotado a los pocos días por un contraataque conservador. Poco después reorganizó sus fuerzas y volvió a emprender la campaña en el centro de la república. Fue derrotado entonces en Irapuatopor el general Adrián Woll.

Decidió entonces regresar a la frontera mexicana, y al distanciarse de Santiago Vidaurri se fue a Galeana para dedicarse de nuevo a la vida privada, aunque pronto decidió reanudar sus actividades militares, poniéndose al lado de los diputados de Nuevo León que fueron a instalarse en aquel municipio cuando entraron en pugna con don Santiago Vidaurri; y al vencer éste en aquella lucha local, Escobedo se fue al interior, siendo nombrado comandante del Distrito de Catorce.

En Río Verde cayó prisionero del Gral. Tomás Mejía, sin embargo este logró fugarse, envuelto en un petate y en el lomo de un burro y se presentó de nuevo al gobierno liberal de México, siendo destinado a la campaña oaxaqueña, en donde siguió luchando en contra de los conservadores.

Durante la Segunda Intervención Francesa en México concurrió al combate de Acultzingo en 1862. Por su actuación en la Batalla de Puebla el cinco de mayo de 1862 ascendió a General Brigadier; participó en el Sitio de Puebla de 1863 a las órdenes de Jesús González Ortega, y al caer la plaza, cayó prisionero junto con otros oficiales, logrando fugarse en Orizaba.

Decidido a seguir la resistencia, Escobedo le escribió a Juárez, quien se encontraba en Chihuahua, para pedirle iniciar la resistencia en los estados de Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas. Atravesando los Estados Unidos, y en medio de la Guerra civil estadounidense, logró llegar a Nueva Orleans, luego a Brazos, y después a Brownsville, en medio de las filas confederadas.

Llegó a Davis, Texas, el 13 de enero de 1865, donde se reunió con los coroneles republicanos Francisco Naranjo y Nicolás Gorostieta, este último logró escapar de Francia. Los tres habían reunido unos 26 hombres, con los cuales atacaron Laredo, además de que, por lo reducido de la fuerza que comandaban, se habían rebajado de grado: Escobedo pasó de ser general a capitán, y Naranjo y Gorostieta se rebajaron a sargentos.

Recibió el mando del Ejército Republicano a la vista de la ciudad de Santiago de Querétaro en marzo de 1867, con tal carácter sitió al ejército imperialista de Maximiliano I de México y tomó la plaza el 15 de mayo de 1867. El Emperador se rindió personalmente ante el General Mariano Escobedo.

Fue Jefe de Operaciones del Ejército Republicano durante el Gobierno de Benito Juárez, gobernador de Nuevo León y San Luis Potosí. También presidente de la Suprema Corte de Justicia Militar, diputado y ministro de Guerra y Marina. 1

Finalmente, es digno mencionar lo rescatado por el gran escritor Luis Salmerón al decirnos que, en el año 1900 el periódico “El Diario del Hogar” realizó una encuesta, donde Mariano Escobedo fue considerado el General mexicano más ameritado. 2

 

1 https://es.wikipedia.org/wiki/Mariano_Escobedo

2https://relatosehistorias.mx/nuestras-historias/mariano-escobedo-el-general-mas-ameritado

 

 

 


Leer también


Número 33 - Septiembre 2019
portada-revista-33.jpg
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER