Se encuentra usted aquí

El Enigma Spinoza

Viernes, 14 de Agosto 2015 - 18:00

Autor

tomas-borges.jpg
Tomás Borges

Compartir

el-enigma-spinoza.jpg

Título: El Enigma Spinoza

Autor: Irvin D. Yalom

Editorial: emecé

“Cuanta más ignorancia tenemos, más le atribuimos a Dios”
Baruch Spinoza

El Enigma Spinoza es una novela del autor de EL DIA QUE NIETZSCHE LLORO (1995) que involucra al filósofo Spinoza y al ideólogo nazi Alfred Rosemberg, quien obsesionado con la pureza de la raza aria, pregonaba la pureza de las ideas de los genios alemanes como Goethe, quien para su sorpresa, fue influenciado por un judío holandés, Baruch, motivo por el cual se adentró muy a su pesar en la obra de éste genio del siglo XVII.

La novela, que está magníficamente estructurada, y nos explica en sus páginas los prolegómenos de las obras de Spinoza, ideas por las cuales fue relegado por la comunidad judía e incluso por su familia, quienes acatando la Sherem (excomunión rabínica) abjuraron de su hermano, dándole la espalda a un hombre que vivió con honestidad e integridad.

El libro que nos narra las peripecias de Baruch Spinoza, un hombre que jamás claudicó en aras de sus ideales y que nos legó uno de los libros más maravillosos de la filosofía: Ética, publicado póstumamente y en cuyas páginas nos invita a pensar y reflexionar sobre un Dios Universal y no religioso, así como acerca de los postulados para vivir de acorde a la razón y no con superstición.

Las ideas de Baruch Spinoza, influyeron en mentes como en la de Goethe (el genio alemán, autor de El Fausto y Werther), quien uso la Ética como libro de cabecera, motivo por el cual, Alfred Rosemberg, ideólogo del Tercer Reich lo leyó (y no entendió) para saber hasta qué grado la pureza de las ideas del genio germano quedaron contaminadas por las del judío holandés.

Es ahí donde el autor nos lleva de la mano de una manera ágil y magistral a través de las mentes de dos hombres, uno criado en la Amsterdam del siglo XVII y otro en los inicios del siglo XX, quien tras el ascenso de Adolf Hitler, fue el ideólogo de tan nefasto régimen, quien buscó la notoriedad al autoproclamarse como el filósofo del Reich, epíteto que causaba hilaridad entre los jerarcas nazis.

El libro explora una faceta desconocida del Tercer Reich que consistió en la expoliación de la biblioteca del genio holandés, biblioteca que fue robada por Rosemberg, quien al ser responsable político de los territorios ocupados, se dedicó junto con sus ERR (Einsatztab Reichsleiter Rosemberg) a saquear el patrimonio cultural de los pueblos sometidos bajo el dominio del Reich.

Una novela absorbente que hará las delicias del lector, por lo que verá con nuevos ojos el fascinante mundo de la filosofía y cómo gracias a las ideas (que se esparcen como virus) se pueden crear conciencias y eliminar personas, como lo hicieron los criminales de guerra nazi.

El libro finaliza con la muerte de Spinoza, quien fiel a su filosofía tildada de atea, vivió en la soledad que le daba su trabajo como pulidor de cristales, ajeno al mundo que le dio la espalda, haciendo que su obra póstuma perviva, pese a los intentos de sus detractores y autoridades de censurar a este genio, que vivió de acorde a sus ideales, mientras que Rosemberg, el seudo intelectual, murió en la horca en Núremberg junto con los artífices del infierno del Tercer Reich.

Sin duda, un libro que ya es un clásico y que hará de su autor un referente en la literatura contemporánea.


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis







No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER