Se encuentra usted aquí

El alma en un tango

Martes, 25 de Julio 2017 - 15:00

Autor

foto-elizabeth_cruz.jpg
Elizabeth Cruz Ramírez

Compartir

tango.jpg

Entre las muchas costumbres que se han difuminado o transformado con el paso del tiempo se encuentra el baile en pareja enlazada, actividad que en tiempos pasados fue altamente cuestionada por razones de moralidad y decencia; por ejemplo, el vals lo bailaban sí y sólo sí las mujeres casadas, también es cierto que muchos de esos bailes (clasificados como bailes de salón) han sido ícono de ciertas culturas como es el caso del tango, género musical y danza representativos de la región del Río de la Plata. En esta cápsula del tiempo hablaremos de su influencia y sus letras llenas de emoción.

El tango revolucionó el baile popular introduciendo una danza sensual con pareja abrazada que propone una profunda relación emocional de cada persona con su propio cuerpo y de los cuerpos de los bailarines entre sí, refiriéndose a esa relación, Enrique Santos Discépolo, uno de sus máximos poetas, definió al tango como “un pensamiento triste que se baila”. Las letras de sus canciones están escritas en un argot local llamado lunfardo y se centran principalmente en las emociones y tristezas que sienten los hombres y las mujeres relacionadas al amor. El tango, introdujo dichas emociones en el pueblo mexicano desde la segunda década del siglo pasado por ser “fiel reflejo en el que se muestra la vida con sus comedias, sus desmayos, sus bravuras y cobardías, delitos y abnegaciones; de tal forma, que el sentir y hacer humano se vierte en un canto de compaces sentimentales, adornados con letras más sentimentales que ellos mismos, llenando de belleza la cruel amargura de los hombres.” (Álbum de Oro de La Canción)

En nuestro país, artistas como Libertad Lamarque, Tito Guízar y Fernando Fernández sin olvidar a los grandes compositores como el gran Agustín Lara entre otros, posicionaron el tango de una forma espectacular convirtiéndolo en el ritmo preferido tanto de las regiones suburbanas como de la elite capitalina.

La magia que hay en volver la cara al pasado musical es descubrir que por más tiempo que pase, ciertas cosas no cambian y en especial las emociones que nos conectan con nuestra esencia humana y con la vida, la música es fiel testigo del paso del tiempo y algunos géneros, como el tango trascienden al tiempo y a la geografía. Algunas de las letras más conocidas son:

El amor descarnado… Arráncame la vida / con el último beso de amor, / arráncala, toma mi corazón... / Arráncame la vida / y si acaso te hiere el dolor, / ha de ser de no verme, / porque al fin tus ojos / me los llevo yo. – Agustín Lara

El paso del tiempo y el recuerdo… Volver con la frente marchita, / las nieves del tiempo / platearon mi sién. / Sentir que es un sopo la vida… / que veinte años no es nada, / que febril la mirada / errante en la sombra / te busca y te nombra. / Vivir con el alma aferrada / a un dulce recuerdo / que lloro otra vez. – Carlos Gardel y A. Le Pera

La muerte… Sus ojos se cerraron / y el mundo sigue andando, / su boca que reía, / ya no me besa más. / Se apagaron los ecos / de su reír sonoro / y es cruel tormento / que me hace tanto mal. – Carlos Gardel y A. Le Pera

Canto al amor romántico e idílico… El día que me quieras, / las rosas que engalanas / se vestirán de fiesta / con su mejor color / y al viento las campanas / dirán que ya eres mía / y locas las fontanas / se contarán su amor. – Carlos Gardel

La renuncia a un gran amor… Qué ganas de llorar / en esta tarde gris / en su repiquetear / la lluvia habla de ti, / remordimiento de saber / que por mi culpa / nunca vida, nunca te veré. / Mis ojos al cerrar / te ven igual que ayer, / temblando al implorar / de nuevo tu querer, / y hoy es tu voz que vuelve a mí / en esta tarde gris. – José María Contursi

Canto a los caminos de una región… Caminito que el tiempo ha borrado / que juntos un día nos viste pasar, / he venido por última vez, / he venido a contarte mi mal. – Juan de Dios Filiberto

Canto al amor… Uno busca lleno de esperanzas / el camino que los sueños / prometieron a sus ansias; / sabe que la lucha es cruel y es mucha, / pero lucha y se desangra / por la fe que lo empecina. – Enrique Santos Discépolo

El desamor… Quiero emborrachar mi corazón / para apagar un loco amor / que más que amor es un sufrir, / aquí vengo para eso / para borrar antiguos besos, / en los besos de otras bocas, / si mi amor fue flor de un día / porque causa es siempre mía / esa cruel preocupación – Enrique Cadícamo

Canción de denuncia… Que el mundo fue y será / una porquería, ya lo sé. / En el quinientos seis / y en el dos mil, también. / Que siempre ha habido chorros, / maquiavelos y estafaos, / contentos y amargaos, / barones y dublés. / Pero que el siglo veinte / es un despliegue / de maldá insolente, / ya no hay quien lo niegue. / Vivimos revolcaos en un merengue / y en el mismo lodo / todos manoseados. – Enrique Santos Discépolo

El tango me sabe a recuerdos, a la juventud de mi abuela, a su amor por mi abuelo y al sufrimiento por su pronta viudez, a su llanto con cada tango que escuchaba y que gustaba cantar así que ¿Cómo no recordarlo y alabarlo? 


Leer también


Número 33 - Septiembre 2019
portada-revista-33.jpg
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER