Se encuentra usted aquí

Cuento para Cecilia

Miércoles, 26 de Junio 2019 - 13:25

Autor

julio_chavezmontes.jpg
Julio Chavezmontes Messner

Compartir

cuento_para_cecilia.png

Abril de 1993.

En ese momento, ignoraba si los celadores del conjuro maléfico, habían complicado su estrategia aún más; si para rematar sus acciones, habrían enviado ya a alguien que pudiera robarle su corazón.

  Si pudiera yo volver a los prunos…

Para poderse dar ánimos, dejo volar su mente hacia el instante preciso en que la dicha pareció sonreírle por primera vez en su vida sobre el planeta.

Cecilia se lo había recordado en las letras de marzo:

“Te sientes como nunca antes; tienes lo que nunca antes; todo lo que necesitas. ¿No es así?

-        El hijo que posiblemente llevas en ti,

No es parte de conjuros ni espejismos;

El ya nació en tu idea y en mi sueño/

-        Al aceptarme en ti, surgió su vida.

-        No le impidas que llegue.

-        Lo deseo con el alma/

-        No importa si lo tengo tomado de mi mano,

O si simplemente me permites soñar con él,

-        Acercándome a traves de los arboles

O detrás de los riscos.

-        Acepto ser la altura lejana de su cometa

Cuando sostenga con un cordón

Sus juegos y sus fantasías.

-        Si tú me amas (continuaría)

Y el precio de que me ames, es soñarte;

(Soñarte solamente)

-        Y si para soñarte necesito alejarme de esta vida,

Estoy dispuesto a hacerlo.

-        Solamente me quedan dos caminos:

(Y en ninguno de los dos puedo ser censurado sin misericordia).

-        Si tú, mi amor, eres en verdad la compañera (tanto tiempo silenciosa)

Con la que estuve desde mi infancia ya lejana/

(Esa infancia que todavía me espera)

-        Sabrás perdonar que hoy, este tan confundido como tú.

No tomaras a mal que te haya sospechado

Como parte de la estratagema y del conjuro;

-        De esa persecución que nos acosa.

-        Si finalmente nos encontramos aquí

Habremos terminado con el hechizo

Y seguiremos nuestro camino.

Podremos por fin, envejecer juntos (esta vez)

-        Por una vez

-        Entre todas las dimensiones y tiempos suspendidos.

Si por el contrario

No eres quien yo buscaba originalmente

Te amo lo mismo/

Porque tu ilusión

Tu espejismo

Ha generado en mi vida, actos de valor y decisión

Que no había intentado nunca antes.

-        El acto supremo de amor

Que ante tu “espejismo” querría realizar

Es precisamente, arrebatarte del dominio

De ese bando contrario del nuestro

Para llevarte donde los sueños ocurren en la luz.

-        Solamente si tú me rechazas por ambos caminos

Tendré que llevarme tus palabras

Grabadas en la mente

Puesto que aquí se quedarían contigo

Tus palabras; tus letras en papel

Las que dijiste en marzo

Para que así  evitemos un encuentro futuro.

-        Si hoy te devuelvo tus palabras de marzo

Que en tu ausencia serian tus vestigios

Y como vestigios, puentes;

No habrá conexión que nos mantenga unidos

Al menos no con la fuerza suficiente

Que pueda hacer factible coincidir de nuevo.

Yo envejeceré (entonces)

Mucho más rápidamente que tu/

Y moriré en el sitio que he escogido

Para dejar el mundo.

-        Envejeceré recordándote en silencio

Sin intentar buscarte nuevamente/

Nunca hablare de ti/

Alguna sonrisa (tal vez) escapara a mis labios

Cuando evoque tu cabello o tu mirada.

Cuando sienta tus manos en mi pecho

Mi cuerpo estará tenso, pero solo.

-        Lamentaré, si no eres quien buscaba,

No haber sido capaz de transformarte

O de arrebatarte al bando del conjuro

Que habrá segado el amor en mi horizonte.

Moriré de soledad y de sequía/

Me dejare morir

Porque en este final de mi verano

No deseo realidades ni espejismos

Diferentes de ti.

 

-        Roto el cordón astral que nos ha unido

No habrá en todo el universo una manera

De que nos volvamos a encontrar.

Se confirmara entonces, como una profecía

Esa carta de marzo

Y yo,

-        Vagaré  extraviado eternamente.

     ___________________________

Acapulco,  verano de 1993.



Número 32 - Agosto 2019
portada-revista-32.jpg
Descargar gratis