Se encuentra usted aquí

Cartas a Tora CXVII

Viernes, 25 de Enero 2019 - 13:05

Autor

hitchcock-profile.png
Enrique Delgado Fresán

Compartir

Querida Tora:

Hace días llegó un inquilino nuevo a la vecindad, y se alojó en el 17 con su esposa (no tiene hijos. Eso tiene  cierta importancia para lo que te voy a contar). Enseguida llamó la atención, porque es feo.

Aquí hay muchos feos; pero como éste, ninguno. Hay un niño, el del 32, que cada vez que lo ve se echa a llorar. El pobre hombre se apena y pide perdón, pero al niño eso no le importa, y grita a más y mejor. Y las viejas se voltean cuando lo ven pasar, haciendo gestos de disgusto. La cosa es tan notoria, que el hombre sale muy temprano y llega muy tarde, para que no lo vean.

Un día que la esposa oyó a las demás censurar la cara de su marido (como si ellas fueran tan bellas), se decidió a hacer algo: compró unos paquetes de algodón, una tela fuerte y un carrete de hilo; y les dijo (sin que la oyeran, por supuesto): “Van a ver lo que es bueno”.

El caso es que el día siguiente el marido salió tarde, cuando todas estaban en lo que queda de los lavaderos; y a todas se les fue alguna pieza de ropa por el caño, de sorprendidas que quedaron. El señor mostraba al frente, entre las piernas, un bulto verdaderamente inverosímil. Y la que no babeó, se golpeó la mandíbula con la orilla del lavadero.

El señor se fue tranquilamente, y ellas empezaron a murmurar (lo que se dice murmurar, no a hacer comentarios insignificantes). Y todos los días salían a  verlo pasar. El señor iba muy contento. Y su esposa se reía de todas y las miraba con desprecio.

Unas decían que era una bendición; otras, que resultaba insultante. Y pronto empezaron a buscar la forma de descubrir la verdad. (no porque esta gente tiene tanto interés en los genitales de los demás. ¿Qué no les basta con los suyos?)

Desecharon todos los métodos que habían empleado con el señor de verde y las japonesas, pero no se les ocurría nada más. Hasta que la del 55, que es muy aventada, dijo que ella lo averiguaría.

Esperó hasta un día que el señor regresó temprano y la esposa salió a hacer una visita, y llamó a la puerta del 17. El señor abrió y, muy atento, la invitó a pasar (que era lo que ella quería, pero a pesar de eso dejó que insistiera). Estuvo allí el resto de la tarde y salió muy contenta, mostrando un celular que acaba de comprar (de los más caros, por cierto), y reunió a todas las viejas para mostrarles “el fenómeno del siglo”.

Yo no puedo hablar mucho, no tengo experiencia al respecto, pero lo que les mostró fueron unos genitales comunes y corrientes. Sin embargo, ellas exclamaron a coro “¡Qué grandes! ¡Qué bonitos!”, y le pidieron que les pasara las fotos. Ella accedió, sonriendo, y las fue enviando durante el día siguiente. ¡Pero les cobraba, la desgraciada! Estuve tentado a denunciarla por hacer pornografía en las redes sociales. Pero me dije “¿Para qué? Al fin y al cabo, ¿qué van a hacer esas viejas con las fotografías? Si los maridos las descubren, se las van a tundir a palos. Y si no, van a estar todo el tiempo haciendo comparaciones y sintiéndose infelices por tener hombres inferiores. Como dicen por aquí “En el pecado llevan la penitencia”. Así que me quedé callado.

El furor pasó al poco tiempo, y el señor acabó por vestirse normalmente (a veces se veía incómodo, con aquel bulto que le hizo la esposa), y los vecinos se acostumbraron a su fealdad. Hasta el niño del 32 se hizo su amigo cuando empezó a darle dulces.

La señora del 55 nunca explicó cómo hizo para sacar esas fotos, pero no es difícil imaginarlo. Las viejas empezaron a envidiar a su esposa, y procuraron hacerse amigas de ella para que les contara (¿Qué? Eso no te lo puedo decir, mi amor. Son chismes de vecindad).

En la azotea, la gatita rubia sigue inconsolable. No ha podido resignarse a la muerte del gatote negro. Al fin, es habitante de esta vecindad. Espero que un día se le pase y responda a otros galanes, que la rondan como no te imaginas. ¡Yo no! Que me diga tu mamá lo que suele decirme cuando me ve a tu lado. Somos amigos, nada más.

Y hasta la próxima.

Te quiere

Cocatú



Número 25 - Enero 2019
revista-25.png
Descargar gratis