Se encuentra usted aquí

Cartas a Tora CXVI

Viernes, 18 de Enero 2019 - 13:35

Autor

hitchcock-profile.png
Enrique Delgado Fresán

Compartir

Querida Tora:

            El portero había estado muy tranquilo, pero ya volvió a dar de qué hablar. Como ya sabes, no han arreglado los baños, y los inquilinos siguen con el sistema de “Un Día Sin Baño”, ¿te acuerdas? Pues resulta que , a pesar de todo, el olor se ha hecho terrible.  Los que más sufren son, desde luego, los que viven cerca de ellos. Así que hicieron una comisión para ir a pedir al portero que ya los arregle, porque no se puede vivir así.

            El portero dijo que lo iba a pensar (Como siempre), y pasó una semana pensándolo. Luego los reunió un domingo a mediodía, y anunció que había encontrado la forma de acabar con el mal de raíz, y que era muy sencillo de llevar a cabo. Y les dijo que los baños se clausuraban, y que nadie iba a poder  usarlos. Se armó el escándalo que ya te imaginarás, y por poco le pegan al portero. Pero aparecieron los guaruras con sus armas, que aunque son de juguete impresionan mucho; y el portero pudo acabar de decir lo que había planeado: que la clausura de los baños iba a ser temporal, y que en cuanto desapareciera el olor se iba a implementar un nuevo plan de uso, tal vez de Dos Días Sin Baño o algo similar. Como hubo protestas, dijo que “A grandes males, grandes remedios”, y que les pedía su cooperación para resolver el problema, que nunca los había engañado, y que siempre habría una forma de resolver el problema diario de todos (Ya sabes: los niños en las escuelas, los adultos en sus lugares de trabajo y en las fondas vecinas. A nadie le gustó la medida, pero “comprendieron” (Así, entre comillas) que no había otro remedio, y se resignaron.

            Pero había un problema. Algunas viviendas tienen baño particular, y ellos no iban a sacrificarse como los demás, y eso les parecía injusto. Nuevo escándalo, que el portero acalló diciendo que a esas personas (Los “fufurufos”, los llamó) se les iba a cortar el agua para que no los pudieran usar. Y en ese momento mandó a sus guaruras poner candados en las llaves del agua de esas viviendas, con lo cual ni siquiera pueden lavar los trastes ni bañarse, Y para que vieran que no había discriminación, cerró las llaves del agua de toda la vecindad, porque “todos son iguales, y todos deben sufrir igual”.

            No sabes la de chismes que se organizó, y los planes que elaboraron los inquilinos para hacerse de agua (Aunque bañarse no les importe tanto). Pero no se atrevieron a hacer nada, porque los guaruras andan todo el día entre ellos, escuchando lo que hablan. Ya han dicho que se van a reunir fuera de la vecindad a hablar del asunto. En el King’s no, porque está muy cerca, y pudieran oírlos, pero hay una cantina en la avenida que podría servirles de punto de reunión. Y sí fueron allí una tarde, pero les sirvieron tantas cervezas “cortesía de la casa” (En realidad fueron pagadas por el portero, pero ellos no lo supieron), que no acertaron a planear nada.

            Y lo que no saben los vecinos es que un día llegó la Flor (Y su prima) a bañarse a la portería “porque en su casa no había agua”. El portero tiene una llave de agua secreta (La que está en el patio no sirve), y no sólo se lo permitió, sino que se bañó con ella (Y su prima); y hasta invitó a uno de los guaruras (El grandote, que estos días es su consentido).

            En el King’s están haciendo muchas promociones de “Chilaquiles con baño”, 30% de descuento; “Enchiladas con baño” al dos por uno, y cosas por el estilo, por lo que les está yendo muy bien. Y muchas señoras ya están pensando que así matan dos pájaros de un tiro,  porque no tienen que guisar (Total, sus maridos no van a comer), y allí pueden platicar muy a gusto, porque a veces les regalan un refresco o un café.

            Total, que el portero sigue mandando como un rey. Peor nadie se da cuenta.

Te quiere

Cocatú



Número 29 - Mayo 2019
portada-revista-29.png
Descargar gratis