Se encuentra usted aquí

Cap. Alberto Ayala Luken: el Timonel en Tierra, Mar y Aire

Miércoles, 05 de Julio 2017 - 15:00

Autor

sergio-avila.jpg
Sergio Ávila

Compartir

alberto-ayala-luken.png

El Cap. Alberto Ayala Luken nació en La Paz, B.C.S. el 5 de enero de 1936. Sus padres fueron Ignacio Ayala León y Ma. Luisa Luken de Ayala.

 

Se casó con la Srita. Leticia Montoya Valenzuela, y de ese  feliz matrimonio nacieron sus hijos: Ana Bertha, Alberto, Antonio y Agustín. Ana Bertha radica en Italia; Alberto es médico y ejerce en esta ciudad; Antonio y Agustín son capitanes pilotos aviadores, quienes actualmente se encuentran surcando el espacio aéreo entre Asia, Europa y Norteamérica. Es digno mencionar que Agustín es el primer sudcaliforniano que piloteó un "Jumbo Boeing 747" con capacidad de 550 pasajeros.

 

TIMONEL EN TIERRA

De joven, Alberto Ayala trabajó en la empresa automotriz local CHENA, transportando carros desde el Estado Norte.

Tiempo después prestó sus servicios en Petróleos Mexicanos (PEMEX), planta “Punta Prieta”, en funciones de chofer de un camión Ford F-800, Modelo 1954, de 12 toneladas de capacidad. Y en ese tiempo no aprendió a manejar tráilers porque en todo aquel Territorio sólo había uno, propiedad de la constructora TYCSA, aunque después aprendió a conducirlos.

Para darnos una idea de su pericia como conductor terreno, les diré que en el año 1955, el Lic. Garmendia y el Profr. Rufino Arnaut, entre otros amigos, organizaron la primera carrera  automovilística en la historia de B.C.S con el siguiente recorrido: La Paz-San José del Cabo-Todos Santos-La Paz. La regla era que todos los vehículos participantes fueran modelo 1938 o anteriores.

Aquí participaron Alberto Ayala y Manuel Parra a bordo del carro #17, al que pusieron por nombre “El Halcón de la Sierra”. Salieron y llegaron a San José del Cabo un día 12, y al día siguiente arribaron a Todos Santos y de ahí a La Paz. Esta pareja obtuvo el 1er. lugar, registrando un tiempo de 6 horas y 6 minutos.

Después, dentro de un grupo de 20 choferes se trasladó a Guerrero Negro a trabajar en la construcción de la Cargadora de Sal, donde los directivos de la empresa le otorgaron un trato preferencial por ser el único que hablaba inglés, o sea, que fue el primer chofer camionero bilingüe que registra la historia del Estado.

 

TIMONEL EN MAR

El Capitán Ayala nació juntó al mar de Cortés y se crió en él. Su apego a los mares pudiera ser algo genético, ya que su papá Ignacio fue Capitán de Puerto en esta ciudad, y que a mucha honra, junto con otros 5 cadetes del Colegio Militar  fuera uno de los fundadores de la H. Escuela Naval  de Veracruz.

En su juventud Ayala Luken quiso ser marino de carrera, pero los sorpresivos vientos empujaron sus velas hacia otros rumbos.

 En Guerrero Negro el Capitán Mc Farland le enseñó a atracar los barcos. Al poco tiempo se convirtió en Práctico de Puerto y a los 22 años el joven Alberto era timonel del remolcador “Águila”; además él daba las órdenes en los trabajos de dragado del puerto. El tipo de dragas "Zulia" e "Icoa" de 50,000 toneladas ahí  utilizado, fue con el que se abrió el canal de Maracaibo en Venezuela, que convirtió a ese país en exportador de petróleo.

Recuerda que el alemán Daniel K. Ludwig era un armador y comprador de barcos que se utilizaron en la 2a. Guerra Mundial, entre  ellos los vapores "Liberty"; y que este empresario tenía más barcos que Aristóteles Onassis; era pues, el dueño de Gurrero Negro.

Ayala pensaba seguir laborando en esa “Exportadora de Sal, S.A”, donde ya llevaba 10 años, pero eso que llaman destino le tenía reservada otra actividad… ¡Empezó a pilotear avionetas!

 

TIMONEL EN AIRE

La primera avioneta que voló fue una Piper PA-11, matrícula XB-JEQ. Después piloteó un sinnúmero de este tipo de aeronaves, entre otros, los Cesna 185 y 401; así también el F-172G,  el Husky A-1, etc.

Al inicio de la década de los 80, el avión propiedad de Aerocarga que él conducía, tuvo un desperfecto y cayó al mar frente a las costas de Ensenada, B.C. A bordo iba un señor de apellido Campos -jefe de bodegas de la empresa- y otra persona. Y como las desgracias no vienen solas, ¡ninguno de los dos acompañantes sabía nadar!

Al día siguiente por la noche, Jacobo Zabludovsky a través de su programa "24 Horas" dio la siguiente noticia:

"El piloto Ayala Luken nadó varias millas jalando hasta la playa a los dos angustiados acompañantes, a quienes les salvó la vida...y cómo no va a saber nadar si a ese capitán le dicen El Pato".

 

LÍNEAS AÉREAS DONDE TRABAJÓ Y AVIONES QUE PILOTEÓ

Laboró en la empresa AEROCARGA, donde piloteó los aviones C-46 Curtiss Cammander y los DC-6

En AEROLÍNEAS DEL PACÍFICO le tocó conducir los aviones DC-3

En AEROMÉXICO manejó los Twin Otter; los DC-8, los DC-9 y los DC-10. En esta empresa también trabajó su hijo Agustín y le tocó ser copiloto de su papá.

Posteriormente, y durante tres años y medio capitaneó el imponente avión Airbus 300-600 de la empresa LATUR, volando por Indonesia, Australia, Singapur, Hong Kong, Tokio y países de Europa.

En TAESA laboró durante año y medio piloteando los aviones DC-9-15 y DC-9-32, de donde se retiró en el año 2000, después de haber acumulado en su bitácora 25,000 horas de vuelo.

Como podemos observar, el Capitán Ayala resultó ser un auténtico Timonel en Tierra, Mar y Aire; sólo le faltó ser Timonel en Fuego para haber transitado sobre los cuatro elementos más importantes de la naturaleza, que son precisamente, tierra, agua, aire y fuego.

Pasando al ámbito social, se dice que el Capi Ayala nunca anda

"volando bajo",  ya que es un bohemio de corazón, cantando

siempre románticas melodías acompañado de su guitarra,

además de tocar el acordeón y el tololoche. Se dice también

que su buen humor y habitual picardía son la leña que alimenta

su tradicional galantería.

Capitán Alberto Ayala Luken; sus amigos y compañeros

deseamos que los “fuegos fatuos”, sobre los que hablan

las antiguas leyendas europeas, sigan orientando su aeronave

existencial, conduciéndola a través de escalas y destinos,

plenos de salud y tranquilidad.


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis







No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER