Se encuentra usted aquí

Aborto y argumentación II

Lunes, 07 de Enero 2019 - 14:00

Autor

jose_enrique_gomez_alvarez.jpg
José Enrique Gómez Álvarez

Compartir

aborto-y-argumentacion_1.png

En una nota anterior había discutido sobre los argumentos del aborto.

Comenté que la discusión gira en torno a una contradicción entre: “Todo caso de presencia de persona humana es caso que debe protegerse” y la otra postura es “Algunos casos de presencia de persona no es digno de protegerse”.  En esta nota continuo con la exposición de posiciones acerca de este tema.

Uno de los argumentos aducidos a favor del aborto es que se realizan abortos clandestinos que ponen en riesgo la vida de la mujer y que de hecho muchas mueren por malas intervenciones. Es claro que este argumento deja fuera el estatuto del embrión o al menos, supone que el bien a tutelar o los bienes en conflicto, la vida de la mujer o la del embrión, la segunda queda en un estatuto inferior. Independiente de esto se supone el principio de que las prácticas inevitables mejor no las perseguimos y las regulamos.

Según lo anterior diversas conductas que nos parecen erróneas, como robar vehículos y que al oponerse al mismo lleva a posibles muertes o males mayores entonces debemos mejor regularlas o tolerarlas. Aunque puede parecer chocante el argumento así planteado, sin embargo, tiene la misma forma y supuesto que subyace. Ahora bien, puede insistirse que el robar es “claramente” malo mientras que el abortar no. Si aceptamos esta objeción entonces el discurso se mueve, de nuevo, al estatuto personal del embrión. ¿Realmente es persona o no? Si lo es, ¿por qué habría que elegir entre una persona en vez de otra?

La discusión entonces regresa al tema filosófico, por supuesto, no desligado de la biología. Si consideramos persona a alguien que manifieste autoconciencia, conciencia de sí, es claro que no debemos conceder estatuto personal al no nacido, no solamente al de la semana 12 de desarrollo. La autoconciencia se da después de varias semanas después del nacimiento. La pregunta interesante, derivada de lo anterior es, si una persona pierde su autoconsciencia en la vida adulta, por el Alzheimer, por ejemplo, ¿debemos ya no considerarla una persona? Hay autores (1) que han defendido que han dejado de ser personas y ya no poseen el mismo estatuto moral respectivo.  Algunos han defendido que, aunque sería una consecuencia lógica del argumento a favor del aborto, es posible insistir en que las personas que dejaron de serlas, tuvieron autoconciencia y deseos mientras que los embriones nunca fueron conscientes y es una característica moralmente relevante.

¿Qué piensa usted de esto?

 

  1. Como John Harris. Puede verse: https://www.bioeticaweb.com/vida-humana-individual-y-vida-humana-personal/

 



Número 25 - Enero 2019
revista-25.png
Descargar gratis