Se encuentra usted aquí

crueldad

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La crueldad animal y los derechos

A propósito de los animados debates contemporáneos sobre si los animales deberían tener derechos, el pasado 21 de agosto del año en curso, con 16 votos a favor y 5 en contra, el Congreso del Estado de Coahuila aprobó el dictamen que prohíbe las corridas de toros.

En mi opinión, existen muy buenas razones que justifican dicha prohibición. Si compartimos la idea que los animales son "alguien" y no "algo" por lo tanto compartiríamos los principios morales fundamentales y en este sentido un elemental derecho: el de ser tratados con respeto.

La crueldad con la que son tratados los animales en las corridas de toros erosiona ese principio; el debate al fin y cabo tiene mucho que ver con la capacidad que tenemos como sociedad de construir un debate moral razonado, y articular criterios que promuevan la idea del "bien común" como virtud cívica.

Los animales se encuentran conscientes de lo que sucede en el mundo que los rodea y tiene una importancia para sí, en este sentido, los animales no solo están en el mundo per sé, sino cada uno tiene experiencias de vida que pueden ser mejores o peores.

La idea en torno a los  los derechos de los animales y su relación con los derechos humanos,  no pretende sugerir que vale para uno (animales) y para otro (humanos) lo mismo en todos los sentidos posibles1, sin embargo, lo que si se intenta sostener es que los animales y los seres humanos comparten derechos morales básicos.

En esta línea, los seres humanos tienen una responsabilidad ética con los animales, que se sustenta en una de serie valores intrínsecos, a saber, el bienestar, respeto, libertad e igualdad. 

La justificación de los derechos de los animales, no se encuentra en la respuesta a las preguntas: ¿pueden hablar? o ¿pueden pensar?, sino a la pregunta ¿pueden sufrir? Esa capacidad de sufrir es compartida por  humanos y animales.

Por tanto, corresponde a los seres humanos respetar la vida en todas sus formas. Este respeto debe expresarse tanto para la unidad como para diversidad de todos seres vivientes y para la dignidad de todos los animales2.

En suma,  el reconocimiento de los derechos que los animales tienen y la responsabilidad moral de la humanidad que dicha cuestión conlleva, nos  remite necesariamente a la construcción de discursos éticos razonados que por un lado constituyen un elemento básico de la virtud cívica comunitaria y por otro un avance civilizatorio de gran importancia.

___________________________________________________________________

1 Por ejemplo, no podría sustentarse que los animales pueden tener el derecho a la libertad de expresión, o derechos culturales, como acceso al arte, la música. Mucho menos pensar que los pollos tengan derecho a votar, etcétera.

2 “El espíritu de la Declaración Universal de las Derechos Animales” Juan Ramón Blanco Aristín, Madrid, 2012. 

Fecha: 
Miércoles, 26 de Agosto 2015 - 18:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

El Fuerte de Breendonk, uno de los dos campos de prisioneros nazis en Bélgica

"No es lícito olvidar. No es lícito callar. Si nosotros callamos, ¿quién hablará?"

Primo Levi

De cuanto ha inventado el ser humano a través de los tiempos, nada más representativo de su debilidad y de su miedo que aquellos sitios creados por los regímenes totalitarios para eliminar, física y simbólicamente, a quienes han representado un peligro para ellos. El fuerte de Breendonk es uno de estos lugares. Hoy es un memorial para recordar a las víctimas.

La primera vez que lo visité estábamos a mitad del verano. Había un cielo despejado y las sombras de la mañana se recostaban en el suelo. Pero el paisaje bucólico, en cuanto entramos al fuerte, empezó a desvanecerse.

Desde la carretera que conecta a Bruselas con Amberes, se pueden ver los cercos rematados con alambre de espino y las amenazantes torres de vigilancia del campo. Sobre la puerta principal, en un letrero, se lee: «Halt!, quien pase de este límite será fusilado». Tras las oficinas del memorial, se entra de lleno y se tiene la sensación de estar en la antesala del infierno de Dante. Un foso de agua, como los que tenían las fortalezas medievales, rodea los edificios. Nadie podía escapar. Antes de llegar al puente hay una fotografía donde aparecen algunos oficiales con el comandante, Philipp Schmitt, y su perro, Lump. Schmitt, nacido en 1902 en Baviera y antiguo comandante del campo de tránsito de Mechelen (no muy lejos de Breendonk) fue un hombre sanguinario que administraba el Lager con una disciplina implacable.

Después del puente atravesamos una puerta metálica y entramos en un largo corredor, dentro de la gigantesca estructura de hormigón y gruesos muros, a prueba de bombas. La humedad cala hasta los huesos. La escasa luz surge de viejas y vibrantes bombillas eléctricas en el techo, que emiten un intermitente y fastidioso zumbido. Más adelante es posible ver otros corredores de menor tamaño, que se conectan con el principal. Se tiene la impresión de haber entrado en una laberíntica ratonera o en un nido de cucarachas.

Resulta imposible sustraerse al horror que se respira en la atmósfera del interior.

breendonk2.jpg

El fuerte de Breendonk fue construido en 1906. A pesar de haber sido atacado por obuses, sobrevivió a la Gran Guerra (1914-1918) y, más adelante, tuvo diferentes usos. Al principio de la Segunda Guerra Mundial, antes de la capitulación del rey belga, fue sede del gobierno nacional. Hasta que fue ocupado por los nazis, en septiembre de 1940.

En un principio se trataba de una prisión para delincuentes comunes y personas que no querían someterse a las reglas de la ocupación. Pero después de 1941 los guardias de las SS tomaron el relevo del mando y convirtieron al fuerte en un campo para judíos en tránsito que eran deportados hacia los campos de exterminio, y en un lugar para internar a los miembros de la resistencia belga, del partido comunista, a simples patriotas y antifascistas.

Una vez en el corredor, el primer cuarto del edificio es la cantina de los SS. Ahí corría el alcohol a raudales, se presumían de la crueldad y los maltratos que los guardias daban a los prisioneros y se le rendía culto al Führer.

breendonk3.jpg

Al final del corredor principal hay otro largo pasillo. A la derecha están las frías y lúgubres habitaciones. No es difícil imaginar a los prisioneros hacinados en las camas; tampoco es difícil imaginarlos recostados sobre los sacos rellenos de paja, piojosos, famélicos y fatigados. En total, doce habitaciones que albergaban, cada una (en dieciséis literas de tres camastros) a cuarenta y ocho prisioneros. Las estructuras de las camas, las mesas y los bancos; las desvencijadas y corroídas cacerolas, los vasos y los platos, guardan el recuerdo de los hombres que las utilizaron. No tenían calefacción, solo estufas de leña que les permitían encender, de vez en cuando, y solo en invierno. Durante el día, cada prisionero comía 225 gramos de pan, una sopa hecha a base de agua y alguna que otra papa y escasas raciones de bellotas asadas. No era raro que tuviesen que comer pasto y hierbas para tratar de saciar su hambre.

En el corredor hay algunas llaves por donde salía agua helada. Podían lavarse a diario las manos y las caras, pero el baño completo era mensual.

Conforme recorríamos el campo fueron surgiendo los nombres del personal. Alemanes, colaboracionistas flamencos y kapos judíos. El primero que destaca es Walter Obler, un kapo judío. Él mismo mató a diez prisioneros. Más tarde fue trasladado como colaborador a Auschwitz y a Mathausen. Los kapos eran de especial utilidad, porque traicionaban a su propia gente y ayudaban a las SS a mantener el orden y la disciplina. Pero Obler no fue el único kapo sanguinario. También estaba el flamenco Valéry de Vos, en el dormitorio 6, sitio al que llamaban «El Breendonk dentro de Breendonk» por su dureza.

breendonk4.jpg

Al final de las habitaciones están las celdas de castigo, donde los prisioneros eran obligados a permanecer de pie durante días enteros. En una de ellas, un prisionero dibujó, sobre la pared, el rostro de Cristo. El dibujo todavía puede apreciarse.

Enfrente está el cuarto de torturas, donde agentes de la Gestapo, expertos en producir dolor (como un tal Arthur Prauss, fanático nazi alemán, excarnicero y chofer de camión), llevaban a cabo los tormentos. Todavía es posible mirar los instrumentos que utilizaban. A los prisioneros se los levantaba hasta el techo de un gancho, rompiendo sus articulaciones, luego eran severamente golpeados y, al final, se los dejaba caer sobre unos tablones en forma de picos, que les rompían las rodillas. O se les presionaban los pulgares o el cráneo con tornillos. Una tortura podía durar cinco horas. El objetivo era romperles no solo el cuerpo, sino el espíritu. La voluntad.

breendonk5.jpg

También hay una morgue repleta de siniestros ataúdes de madera, que eran utilizados para sacar a los muertos.

Más adelante llegamos a las duchas de agua helada, donde la esposa del SS Hauptsturmfürer, Philipp Schmitt, una alemana de origen norteamericano, miraba a los prisioneros desnudos y se burlaba de sus cuerpos y de sus partes íntimas. Otras veces, ella disfrutaba de comer pasteles y de tirar las sobras a los cerdos, frente a los pobres muertos de hambre de los prisioneros.

Luego de cruzar la cocina salimos a un patio exterior. Afuera, la luz resplandece y se vuelve a respirar con normalidad. Aunque la asfixiante angustia ha dejado sus hendiduras. Después de ver lo que el hombre es capaz de hacer al hombre, es imposible ser el mismo de antes. Llegamos a una barraca que funcionaba como oficina del personal administrativo. Afuera de las oficinas hay un enorme muro, silencioso y ennegrecido. Ahí eran recibidos los prisioneros, despojados de sus ropas, de todas sus pertenencias y rapados a coco. Se les entregaba un uniforme a rayas. No sé si en ese instante tenían esperanzas o si ya podían imaginar que para muchos era el final de la vida que habían llevado fuera. Que no volverían a ver a sus familias y que tal vez terminarían muertos.

Adentro del barracón es posible observar las fotografías y la historia personal de muchos de los oficiales y de los guardias. Todos ellos hombres despóticos y crueles que se ensañaron cada día con los prisioneros.

Al otro lado están las porquerizas. Los paquetes de ayuda humanitaria que lanzaban en paracaídas los aviones de la cruz roja eran entregados a los cerdos. En las caballerizas, cada caballo tenía un nombre escrito en una placa, para hacer saber a los prisioneros, reducidos a números, que cualquier animal tenía más importancia que ellos.

El exterior del campo es extenso.

Todavía es posible ver algunos de los vagones que eran utilizados para el trabajo de los prisioneros. Debían extraer grandes cantidades de tierra del foso que rodea la fortaleza y trasportarla en carretillas hacia otro sitio, donde construían un muro. Un trabajo que recuerda al mito de Sísifo, ya que al final resultaba un trabajo ocioso y sin sentido. La idea era cansarlos hasta que desfallecieran. Trabajaban doce horas diarias, todos los días del año. Cuando carecían de fuerzas para continuar, se les propinaban sendas palizas. En una ocasión arrojaron al foso a un judío de veinte años que no podía trabajar más y, frente a las miradas indiferentes de los SS, lo dejaron ahogarse.

breendonk6.jpg

Más allá están los postes de fusilamiento, perfectamente alineados, y al lado, la horca. De los 3532 prisioneros que pasaron por el campo, muchos fueron fusilados y ahorcados en ese lugar. Otros murieron de inanición y agotamiento.

breendonk7.jpg

El 6 de mayo de 1944, cuando se acercaba la liberación de Bélgica, los prisioneros fueron enviados a campos de concentración en Alemania, de donde regresaron muy pocos. Tras la liberación, los aliados encontraron el Lager abandonado. La mayoría del personal del campo fue enjuiciado y ejecutado por los aliados.

La huella de la locura quedó sepultada en el interior de aquella fortaleza. El Memorial es un recordatorio histórico de los actos de barbarie que es capaz de cometer el hombre en el mundo moderno.

Pero no todo es historia. Mientras escribo estas últimas palabras, actualmente, en muchos lugares del mundo, existen otros sitios donde gobiernos totalitarios ejercen la represión como medida de control, tal como ocurría en lugares como el fuerte de Breendonk.

breendonk8.jpg

Fuente:

Mémorial National du Fort de Breendonk: http://www.breendonk.be/fr/

Fotografías: Juan H. Rodríguez.

Autor:

Fecha: 
Martes, 21 de Abril 2015 - 16:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Derechos Humanos, 365 días al año

En 1950, la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas proclamó el 10 de diciembre como el Día de los Derechos Humanos por celebrarse ese día el aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, documento que detalla en sus 30 artículos los derechos fundamentales, civiles, culturales, económicos, políticos y sociales que nos dan identidad a todos los habitantes del planeta bajo los mismos ideales y valores.

La Declaración proclama el reconocimiento universal de los derechos y libertades fundamentales, los cuales son universales, indivisibles e inalienables a todos los seres humanos por el hecho de serlo, sin importar nacionalidad, residencia, género, origen étnico, color de piel, religión, idioma o cualquier otra condición; por lo que la comunidad internacional se ha comprometido a defender la dignidad y la justicia para todos los seres humanos.

Este año, la ONU, lanzó la campaña #Rights365 para recordarle a todas las naciones, pueblos y personas, que los derechos humanos se viven y se respetan los 365 días del año, no es un día es específico, todos los días tenemos que trabajar como comunidad para que se respeten en momentos de conflicto, para evitar la represión, la desaparición forzada, la discriminación, la tortura, y en general luchar contra las injusticias para lograr que en cada rincón del mundo se respeten y se disfruten, teniendo un acceso equitativo a la educación, oportunidades económicas, tradiciones culturales y atención sanitaria.

A lo largo de los años, se ha generado un compromiso internacional para difundir la cultura de respeto a los derechos humanos, por lo que en el campo del Derecho se han elaborado alrededor de 80 tratados y declaraciones internacionales, reformas a disposiciones constitucionales, acuerdos regionales o leyes nacionales.

Sin embargo, aún falta mucho por hacer en cuanto a la cultura de respeto y defensa de los derechos fundamentales, ya que en el caso de México, según informes de la propia Comisión Nacional de los Derechos Humanos, en el año inmediato anterior, el total de las quejas corresponde a 143,819 quejosos de violaciones a los Derechos Humanos, siendo las 10 principales autoridades federales señaladas en los registros de quejas del Organismo público las siguientes:

  • Instituto Mexicano del Seguro Social
  • Órgano Administrativo Desconcentrado Prevención y Readaptación Social de la Secretaría de Seguridad Pública
  • Secretaría de la Defensa Nacional
  • Procuraduría General de la República
  • Policía Federal
  • Secretaría de Educación Pública
  • Instituto del Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado
  • Instituto Nacional de Migración
  • Comisión Federal de Electricidad
  • Secretaría de Marina

Los motivos presuntamente violatorios de Derechos Humanos señalados con mayor frecuencia en los expedientes de queja son:

  • Prestar indebidamente el servicio público
  • Faltar a la legalidad, honradez, lealtad, imparcialidad y eficacia en el desempeño de las funciones, empleos, cargos o comisiones
  • Omitir proporcionar atención médica
  • Detención arbitraria
  • Trato cruel, inhumano o degradante
  • Obstaculizar o negar las prestaciones de seguridad social a que se tiene derecho
  • Omitir fundar el acto de autoridad
  • Negligencia médica
  • Omitir motivar el acto de autoridad
  • Incumplir con alguna de las formalidades para la emisión de la orden de cateo o durante la ejecución de éste, así como para las visitas domiciliarias

En total se emitieron 109 Recomendaciones a 43 Instituciones, de las cuales, sólo 57 se han cumplido de manera parcial, por lo que aún falta mucho que trabajar en México para que se respeten los derechos humanos, y se puede hacer, fomentando desde nuestras casas y nuestro entorno acciones contra cualquier forma de violencia, discriminación e inequidad.

___________________________________________________

Fuente:

Informe de Actividades 01 de enero a 31 de dieiembre 2013. CNDH. México. 2014.

Fecha: 
Miércoles, 10 de Diciembre 2014 - 18:00
Redes sociales: 
1