Se encuentra usted aquí

cristianismo

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

El Meollo del Asunto

Lucha por el poder.

Para Nietche el poder es central para definir al ser humano lejos del cristianismo. El inicia su estudio del anticristo con un aforismo:

¿Qué es bueno?

Todo lo que realza el sentido del poder, el deseo de poder, el poder mismo en el hombre. "Twilight of the idols/ The anti-christ.

Hubo un chihuahuense que no hace mucho puso de moda otro aforismo que se usaba mucho. “El poder, es para poder”. Y parece que hasta ahora, ha podido.

Donde están jugando a ver quién puede más es en Morena. La dirigencia nacional tiene ya unos meses, por no decir que lo que va del sexenio de la 4T o morenista, tratando de adquirir más poder por un lado. Y por el otro, el de hacer valer el poder que se ostenta.

Yedickol Polenvsky, es la Secretaria General y lo tiene de manera legal y oficial. Es la Presidenta Nacional en Funciones del Comité Ejecutivo Nacional.

La chihuahuense Bertha Parra, lo es del Consejo Nacional de Morena. Entidad Interna del partido que igualmente tiene una dosis de poder.

La lucha entre estas dos damas es por ello.

La primera desconoce todo lo que hace la segunda para quitar a la primera de la posición de poder que ostenta. Eso es lo que se pelea. Los motivos, causas y detalles, son lo de menos.

El último enfrentamiento público y mediático de estas dos mujeres se está llevando a cabo ahora mismo y son los medios masivos que están dando cuenta de todo ello.

La señora Luján, que es aspirante a la posición que hoy tiene Yeidckol, lanza una convocatoria para renovar el Comité Ejecutivo Nacional que preside la Polevnsky.

De acuerdo con la convocatoria realizada por integrantes del Consejo Nacional y los Consejos Estatales de Baja California Sur, Campeche, Ciudad de México, Colima, Hidalgo, Michoacán, Puebla, Tamaulipas, Nayarit, Veracruz y Querétaro, se discutirá, entre otras cosas, “la situación del Comité Ejecutivo Nacional en funciones y de los Comités Ejecutivos Estatales.

Y en su caso, elección de quienes vayan a cubrir las vacantes que existan en el Comité Ejecutivo Nacional”.

Al respecto, Polevnscky desconoció de inmediato la convocación a tal  congreso. Ella dijo:

“para convocar a un Congreso Nacional extraordinario al menos 151 de los 300 consejeros deben solicitarlo por escrito al Comité Ejecutivo y el Comité Ejecutivo es quien decide y autoriza; cosa que no ocurrió”.

También arroja luz, sobre los motivos que puede tener Bertha Luján y quienes la apoyan en la república.

Al mismo tiempo el senador suplente de Ricardo Monreal, Alejandro Rojas Díaz Durán, aseguró días atrás que “el pseudocongreso de Morena del 26 de enero será un congreso patito”.

,Polevnsky y Luján.

¿Cuál es el interés de todos?

El poder y el dinero que otorga el estar en la posición que ostenta Polenvsky. Más de mil 700 mdp.

Mismos a los que Yeidckol propone que el partido renuncie al 75% de tal cantidad.

Los integrantes del Consejo Nacional, dijo Polevnsky,  “cuando vieron que iba en serio lo de renunciar a las prerrogativas, se volvieron locos y ahora están incurriendo en una ilegalidad tras otra”.

“¿De verdad no le dará vergüenza que todo lo que hace se lo impugnan? y todo lo que hace se lo tiran. Es vergonzoso, ustedes saben que ella (Bertha Luján) fue la que impugnó la decisión de que donáramos (75 por ciento de) nuestras prerrogativas”, señaló Polevnsky.

Así está esta lucha por el poder en Morena. La que dará mucho de qué hablar y qué comentar durante la semana.

La señora Luján tiene apoyo en la república y nuevamente está haciendo una muestra del mismo.

Pero la pugna interna al partido que llevó al poder a “nuestro querido presidente” por medio de su labor, a cosa de año y medio, presenta “grietas y fracturas” en su estructura que son importantes y que muestran el grado de interés que se tienen por llegar o mantener la posición de máximo poder en el partido Morena.

Deja ver también la ambición y el orgullo de las personas que dirigen. Ambas son una forma de corrupción.

Y es que como hace muchas décadas no sucedía en México, el partido en el poder tiene ahora mucho más de lo que calculó tendría. Lo que aparentemente le sirve de mucho.

Pero que también desata el descontrol de las pasiones y los deseos humanos, entiéndase corrupción, para probar y poseer las llamadas mieles del poder casi absoluto. Corrupción que en el PRI, tardó más de 70 años en erosionar.

Séneca, el gran filósofo griego sustentaba la tesis referente a porqué la gente cambia de un momento a otro y cuándo esto sucede.

Cierta ocasión le preguntaron por qué el hombre se hace malo, si dice ser bueno.

Séneca contestó que: “el hombre bueno hace lo malo que critica, cuando se siente satisfecho con su fuerza. Entonces, sus vicios serán no menos atrevidos que los de aquellos que la prosperidad, ya ha revelado”. (Seneca, Letters from a Stoic, P-96).

A Séneca le faltó escribir que en eso de las emociones, no hay diferencia de género. Y aquí se trata de dos mujeres. Ahí pues, El Meollo del Asunto.

Autor:

Fecha: 
Lunes, 20 de Enero 2020 - 13:35
Contenidos relacionados: 
Lo que el mundo de la empresa debe cambiar ante el advenimiento de la 4T
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Lunes, 20 de Enero 2020 - 15:50
Fecha C: 
Martes, 21 de Enero 2020 - 04:50
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Hay más justicia social en los países nórdicos socialistas

El 26 de octubre pasado, en un discurso que pronunció en Etchojoa (Sonora), el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo lo siguiente: “Entre todos vamos a sacar adelante a nuestro país. Y el propósito es que tengan mejores condiciones de vida y de trabajo los más necesitados, esto es humano, es justicia social y es también cristianismo (…) que nadie se alarme cuando se mencione la palabra cristianismo. Cristianismo es humanismo. Todas las religiones tienen ese propósito: el humanismo, el amor al prójimo, esa es la justicia social”.

Se puede o no estar de acuerdo con la manera en que AMLO concibe el cristianismo y también si es cierto que esta y todas las religiones buscan la justicia social.

Es más, definir qué es la justicia social no es cosa sencilla, como lo anotan Janet L. Finn y Maxine Jacobson en su artículo Social Justice que forma parte de la enciclopedia digital The Encyclopedia of Social Work, editada por Oxford University Press.

Anotan las académicas que “los significados de la justicia social son de largo alcance y ambiguos” y que “la comprensión de la justicia social (…) se deriva en gran medida de la filosofía y la teoría política occidentales y de la tradición religiosa judeocristiana (…) Las nociones de justicia social generalmente abarcan valores como la igualdad de valor de todos los ciudadanos, su derecho igual a satisfacer sus necesidades básicas, la necesidad de difundir las oportunidades de la vida lo más ampliamente posible y, finalmente, el requisito de reducir y, cuando sea posible, eliminar las desigualdades injustificadas”.

Para la fundación alemana Bertelsmann Stiftung, que recién difundió su Índice de Justicia Social 2019 (Social Justice Index 2019 o SJI 2019), la justicia social tiene que ver con el éxito que un país tiene o no para: 1. Prevenir la pobreza; 2. Proporcionar una educación equitativa; 3. Facilitar el acceso al mercado laboral; 4. Promover la inclusión social y la no discriminación; 5. Garantizar la justicia intergeneracional; 6. Y proporcionar servicios de salud.

El SJI 2019 incluye a 41 países pertenecientes a la Unión Europea (UE) y a la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE): Alemania, Australia, Austria, Bélgica, Bulgaria, Canadá, República Checa, Chile, Chipre, Corea, Croacia, Dinamarca, Eslovaquia, Eslovenia, España, Estados Unidos, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Hungría, Irlanda, Islandia, Israel, Italia, Japón, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Malta, México, Noruega, Nueva Zelanda, Países Bajos, Polonia, Portugal, Reino Unido, Rumania, Suecia, Suiza y Turquía.

El último lugar que México ocupa en el índice no debe sorprender a nadie. Tampoco la posición que logra en los seis factores que integran el SJI 2019: 39 en prevenir la pobreza; 32 en proporcionar una educación equitativa; 24 en facilitar el acceso al mercado laboral; 36 en promover la inclusión social y la no discriminación; 15 en garantizar la justicia intergeneracional; y 40 en proporcionar servicios de salud.

Los países nórdicos —Islandia, Noruega, Dinamarca, Finlandia y Suecia— ocupan los primeros cinco lugares en 2019. Curiosamente, las cinco son democracias socialistas que nunca adoptaron totalmente el modelo neoliberal.

Twitter: @ruizhealy

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

Secciones:

Fecha: 
Lunes, 09 de Diciembre 2019 - 10:20
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Lunes, 09 de Diciembre 2019 - 19:05
Fecha C: 
Martes, 10 de Diciembre 2019 - 06:20
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

El presidente de México y el cristianismo

Hace unos días, el presidente Andrés Manuel López Obrador ratificó el compromiso de su gobierno porque los grupos más necesitados tengan mejores condiciones de vida y trabajo, y dejó en claro que “eso es humano, es justicia social y es también cristianismo”.

“Me van a criticar, pero lo voy a decir: ¿por qué sacrificaron a Jesucristo? ¿Por qué lo espiaban? Por defender a los humildes, por defender a los pobres. Esa es la historia real. Entonces, que nadie se alarme cuando se mencione la palabra cristianismo. Cristianismo es humanismo”, expresó el presidente de México en una de sus giras que acostumbra cada semana. Ahora les tocó a los pueblos indígenas: Mayo, Guarijío y Yaqui, en Sonora hace una o dos semanas.

“Ayer me preguntaba una periodista ¿cuál es su religión? A lo que Andrés Manuel respondió: ‘Soy seguidor de Jesucristo porque defendía a los pobres y estaba en contra de los oprimidos’, y en esa religión tenemos prohibido permitir la corrupción, y en esa religión me prohíben los lujos y la fantochería'”, mencionó.

Lo anterior me confirma lo que he dicho desde que me dedico a observar a este individuo tan particular. Hace mucho tiempo lo conocí ―era presidente del PRD― y a lo largo de la comida, me dio la impresión de ser un hombre muy soñador e ideático. Yo sólo acompañaba al periodista que hace posible este espacio y, le llevé un libro que escribí acerca del malogrado Hipódromo de las Américas pensando en que ―como ambos éramos oposición, en contra del sistema tan corrupto― el tema le podría interesar. Ni al gobierno de la 4T ni al propio Andrés Manuel, les interesa el tema.

Por supuesto que escuchar al presidente referirse a “ser cristiano” y “ser humanista” rompe con todo los cánones y tradiciones de la política mexicana, sobre todo de un “Juarista” ―como el presidente se autodefine― revolviendo y mezclando públicamente sus creencias y conceptos de quién era Cristo Jesús ―como se refirió a él en su diálogo― con las funciones propias de un jefe de Estado… ¿laico?

Benito Juárez también era católico, creyente y auténtico masón ―no masoncito como hay muchos―, pero odiaba a la iglesia católica. Quién tenga interés en este tema puede consultar esta liga que explica cómo se estableció la República laica.

Por supuesto, el presidente sabe ―es un maestro― cómo atraer y conservar la atención de los opinadores de este país, lo cual es digno de admirar.

Pudiera ser interesante saber cómo pensaba el fundador de la enseñanza que se conoce como el “Cuarto Camino”: George I. Gurdjieff con respecto a cómo llegar a ser un cristiano, con lo cual me atrevo a pensar ―con todo respeto― que usted lector, el presidente y yo, estamos muy lejos de serlo.

Ante todo, es necesario comprender que un “cristiano” no es un hombre que se dice “cristiano”, o que otros llaman “cristiano”. Un “cristiano” es un hombre que vive de acuerdo a los preceptos de Cristo. Tal cual somos no podemos ser cristianos. Para ser cristianos debemos ser capaces de «hacer». No podemos «hacer»; con nosotros todo «sucede». Cristo dice: «Amad a vuestros enemigos» pero, ¿cómo amar a nuestros enemigos si ni siquiera podemos amar a nuestros amigos?... Algunas veces «se ama», y algunas veces «no se ama». Tal como somos ni siquiera podemos aun realmente desear ser cristianos porque, nuevamente, algunas veces «se desea» y otras veces «no se desea». Un hombre no puede desear por mucho tiempo esta sola y misma cosa, porque de repente, en vez de desear ser cristiano, se acuerda de una alfombra muy hermosa, pero muy cara, que vio en una tienda. Y en vez de desear ser cristiano comienza a pensar en cómo comprar esa alfombra, olvidándose de todo lo que concierne al cristianismo. O si algún otro no cree que él sea un cristiano maravilloso, estará dispuesto a comérselo vivo o a asarlo en una hoguera. Para ser cristiano hay que «ser». Ser significa: ser el amo de sí mismo. Si un hombre no es su propio amo, no tiene nada y no puede tener nada. Y no puede ser un cristiano. Es simplemente una máquina, un autómata. Una máquina no puede ser un cristiano. Piénsenlo ustedes mismos: ¿es posible para un automóvil, una máquina de escribir o un gramófono ser cristianos? Estas son simplemente cosas sometidas a la ley del accidente. No son “responsables”. Son máquinas. Ser cristiano significa “ser responsable”. La responsabilidad llega más tarde, si un hombre, aunque parcialmente, deja de ser máquina y comienza de hecho, y no sólo de palabra, a desear ser cristiano.

¿Qué piensa mi estimado lector, don Andrés Manuel es un buen cristiano?

Dice el maestro que ser cristiano significa “ser responsable…”.

Fecha: 
Jueves, 31 de Octubre 2019 - 10:25
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Jueves, 31 de Octubre 2019 - 12:40
Fecha C: 
Viernes, 01 de Noviembre 2019 - 01:40