Se encuentra usted aquí

crimen

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La batalla por el Mando Único

Empezando por el gobernador Graco Ramírez, toda la clase política morelense está de cabeza alrededor de dos temas: el asesinato de la presidenta municipal de Temixco, la perredista Gisela Mota, y la instauración por decreto del mando único policíaco en la entidad. Es claro que esta confusión, a la que ha contribuido el propio Graco, beneficia diversos intereses locales que se empalman con los del crimen organizado.

Los opositores al mando único no representan una corriente homogénea, los hay que por principio no están de acuerdo con escamotear al municipio una de sus atribuciones constitucionales. En los hechos, argumentan, eso sería anular a los municipios como un nivel de gobierno. Se dice que el mando único no será la panacea que pregonan sus propagandistas. En lugar de esto, proponen que se discutan fórmulas que blinden a los municipios, es decir que los fortalezcan, en lugar de simplemente anularlos. Sin embargo, la clase política nacional no parece interesada en iniciar siquiera una reflexión en este sentido.

El gobernador Ramírez, como la mayoría de los mandatarios estatales, está de acuerdo con la solución del mando único, algo que prometió como parte de su campaña. Sin embargo, ha arribado al cumplimiento de su propuesta de manera chapucera. En primer lugar, ha atribuido el asesinato de su correligionaria Gisela Mota al crimen organizado y ha asegurado que se debió a que esta apoyaba el mando único. Al mismo tiempo, integrantes de su gobierno han asegurado que quienes se oponen al dichoso mando único son ignorantes o cómplices del crimen organizado. Ambas afirmaciones deberán probarse.

En este universo de ignorantes o cómplices, cabe el exfutbolista y flamante presidente municipal de Cuernavaca Cuauhtémoc Blanco, quien considera que la imposición del mando único equivale a un “golpe de Estado”. Otro alcalde, Enrique Alonso, de Tlalquitenango, asegura que fue amenazado por el comisionado estatal de seguridad, Alberto Capella, por oponerse al mando único. Más aún, el propio Graco ha señalado que algunas personas cercanas a Blanco son parte del crimen organizado y que el hermano del cantante Joan Sebastian es parte de esa mafia. Ambos personajes han salido a los medios a exigir que se prueben los dichos del mandatario estatal, que nos ha resultado tan boquiflojo como el propio Cuauhtémoc Blanco.

En esta guerra de declaraciones temerarias y confusiones, el gobierno federal sólo ha dicho que apoya a Graco en el tema del mando único. Esto es lógico, el mando único es una propuesta hecha por el presidente Calderón en su momento y retomada por el actual presidente Peña Nieto, pero que no ha logrado concretarse en el Congreso y en la vida real. Curiosamente, todas las chapucerías morelenses podrían estar decidiendo el éxito o el fracaso del famoso mando único. 

Fecha: 
Miércoles, 06 de Enero 2016 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Las ciencias forenses: mito o realidad en México

De acuerdo con los discursos e informes de las máximas autoridades en nuestro país, ellos tratan de mantener un perfil social y económico aceptable para garantizar el bienestar de los mexicanos, al menos… es lo que escuchamos todos los días. Sin embargo, en cuanto a justicia social se refiere, México muestra un atraso inconmensurable, al grado que hemos tenido etapas en que no existe la más mínima expresión de justicia social y que el estado mexicano no hace nada por mejorar la situación. Sexenios van y vienen  y siguen apareciendo narcofosas, desapariciones forzadas por organismos de inseguridad que nadie conoce, abundantes reportes de tortura, extorsión, secuestros y gente desaparecida 1,2,3 cuyos expedientes solo pasan a formar pilas de papeles amontonados en alguna obscura bodega de cualquier institución.

La pregunta no es si procuradores, gobernadores, las innumerables policías, ministerios públicos, alcaldes, las fuerzas militares, los ministros y el propio presidente habrán oído hablar de las Ciencias Forenses como una metodología técnico científica que se aplica a la solución de crímenes y delitos. Si…, es posible que hayan escuchado y hasta tengamos varios institutos, direcciones o departamentos encargados de tales ciencias forenses, pero que no funcionan, o al menos no como debían.

Casos como los hallazgos de innumerables fosas comunes, ejecuciones realizadas por fuerzas paramilitares sin control, excesiva brutalidad policiaca que en ocasiones termina en tragedia y los más aberrantes feminicidios en Ciudad Juárez y la reciente desaparición de 43 mexicanos, constituyen motivos de vergüenza y oprobio para nuestro país, alientan un clima de terror e inseguridad para la población y fomentan la desconfianza a la inversión causando un daño considerable a la economía nacional.

Las ciencias forenses siendo una metodología técnico científica requiere de la integridad y la experiencia de: médicos, biólogos, químicos, patólogos, físicos, antropólogos, edafólogos, expertos en dactiloscopia, banco de datos, etc. Todos ellos existen en nuestro país, sin tener que importar cerebros para que hagan este trabajo. No competiremos con Innsbruck pero existe la infraestructura para crear una institución que se dedique a descubrir las verdades que posteriormente serían sancionadas por el aparato legal.

Sin embargo, falta lo más importante, la voluntad política del estado mexicano, tal vez nunca se consiga porque el descubrir la verdad no es un objetivo que preocupe a nuestra administración, ya que disminuiría la corrupción y la impunidad que disfrutan unos cuantos mexicanos y porque también habría que enderezar el aparato jurídico legal que bien necesita un superajuste.

Los análisis de ADN son comunes en muchos laboratorios de genética y criminología y bien pudieron poner nombre a cientos de mujeres que fueron  asesinadas y abandonadas en el desierto, sin embargo resultó más cómodo enterrarlas o incinerarlas en una fosa común, nadie dijo…nadie vió, unas fotos más para la primera plana para satisfacer el morbo popular.

En cuanto a los 43 desaparecidos, el asunto es más penoso, pues no se necesita ser un experto para darse cuenta que el muestreo y la documentación de los restos óseos fueron hechos por personal inepto que contaminó la(s) posible(s) escena(s) del crimen.

Entiendo que la vegetación del lugar es cuantiosa, razón de más para aprontar el levantamiento de los perfiles de suelo en los sitios que fueron afectados por el fuego, hacer los análisis del suelo en busca de los hidrocarburos usados para iniciar la fogata y tomar muestras de la vegetación aledaña para cuantificar el daño. No había necesidad de recurrir a expertos de la Universidad de Queensland, creo que algunos expertos de la Procuraduría y algunos botánicos y químicos del IPN o la UNAM hubieran resuelto estos problemas. Pero como siempre, nos gusta exhibir nuestra ignorancia.

Es tiempo de empezar a escuchar reportes verídicos y concretos  elaborados por profesionales y no las versiones esotéricas  emitidas por la Procuraduría, que contribuyo más a la confusión que al esclarecimiento. Cada profesión tiene su  lenguaje muy específico y la ciencia y la tecnología son muy precisos en su expresión y no admiten la terminología ambigua y engañosa propia de los políticos y administradores.

Nuestro país ha sido acusado en diversos foros internacionales de fomentar la tortura, la extorsión y las desapariciones forzadas, cada presidente ha respondido a su manera pero sin desacreditar las evidencias documentales de los expedientes, de tal manera que los cargos siguen vigentes.

La presión internacional debe ser enorme, pues en forma inusitada Eduardo Sojo Garza, Presidente del INEGI en coordinación con la Procuraduría General de la Republica han reconocido que es imperativo mantener un banco de datos de los desaparecidos4.

No es que echemos las campanas al vuelo, pero esta promesa debe consolidarse en toda su extensión pues es una oportunidad única que el estado mexicano no debe desaprovechar.  Sería irrisorio y una falta de respeto a la propia jerarquía del estado mexicano no cumplir con lo ofrecido. Veremos que pasa.

_____________________________________________________________________

Bibliografia

1Drug Violence in México. Data and Analysis Through 2013. Heinle Kimberley, Cory Molzahan and David A. Shirk.  Justice in Mexico Project 2014, University of San Diego.

2Drug Violence in México. Data and Analysis Through 2014. Heinle Kimberley, Cory Molzahan and David A. Shirk. Justice in Mexico Project 2014, University of San Diego

3Human Rights Watch. Ni Seguridad, Ni Derechos. November 2011.

4INFORMADOR.MX La PGR y el INEGI buscan crear lista de desaparecidos. Agosto 11 de 2015

Autor:

Fecha: 
Lunes, 28 de Septiembre 2015 - 16:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La decadencia tiene muchos rostros

Cuando al desorden lo silencia la muerte, queda solo una voz que puede asegurar cómo fue. Habrá que creerle, o no. Los muertos no tienen voz ni voto, ni alcances, ni defensa. Los traspatios de una tragedia tienen tantos rincones como preguntas sin respuesta.

Dicen que el desorden físico de casa y la elegancia de quienes la habitan, define la situación real de cada miembro de la familia, aseguran que si las cosas están fuera de su lugar y excede la cantidad de basura y de pertenencias inservibles, es que la estabilidad emocional y familiar no existe. Apariencias pues. Realidades quizá.

En el caso de la joven Anastasia Lechtchenko se pudo predecir claramente la tragedia antes de la tragedia. Dice ella que mató a su Mamá y a su hermana porque eran brujas, en su testimonio/confesión primera asegura y detalla cómo lo hizo, sanguinaria confesión, fría, desfasada casi increíble. Tan increíble que la única voz testigo fue acallada, deformada, ahora ya no se sabe porque en el momento que la ley metió la mano, como siempre la verdad queda distorsionada.

Creer en una sola voz no tiene más relevancia que escandalizarse por la acción, impactarse porque existan personas capaces de realizar un acto tan fuera del alcance mental, las especulaciones y el morbo inician en el momento que los abogados pretenden cambiar las declaraciones sin razón aparente.

La consternación inicia cuando a Anastasia le sugieren –dice ella los policías o ministeriales- que se culpe para que no pase nada grave. ¿Qué no pase nada grave? Qué más grave puede pasar. ¿Quiere decir que alguien sabe quién mató a la señora Masney y a la pequeña Valeria? Solo que ¿para qué inculpar a la hija mayor?

Después le sugiere un abogado que aparece a defenderla, que diga que la torturaron y la violaron, otra vez -los policías o ministeriales- y que la obligaron a confesar.

Se retracta de su confesión inicial y repite las palabras del abogado.

Ni fue torturada, ni fue violada queda establecido legalmente.

Su amiga comparece y asegura que Anastasia le dijo que mató a su mamá y a su hermana, dice que le mostró los cuerpos, que le contó y la llevó a su casa, que le pidió ayuda para llevar los cuerpos desmembrados al cerro para quemarlos. Y la amiga confirma su declaración como si contara un cuento de princesas y príncipes, sonriendo. ¿Cómo no puede cualquier ser humano “normal” impactarse al haber visto de cerca pedazos de un cuerpo dentro de una bolsa para basura?

Todo lo que se diga, lo que yo escriba, son solo especulaciones ya se sabe, los muertos no tienen voz aunque sus cuerpos indolentes estén aun gritando. Nadie tiene la versión exacta.

En investigaciones se sabe que la chica desaparece de su casa constantemente, vende su cuerpo, se droga, se pelea con su mamá. Los vecinos se acostumbran a los gritos constantes entre ellas.

En su casa, su entorno familiar es un desorden y ella, ella es toda perfección físicamente, se cuida y se viste a la moda, tiene amigos que la quieren y chicos que hacen fila para estar con ella.

La apariencia de su mamá es toda distinción, culta –dicen- toca el piano, es bailarina y acróbata. De rostro hermoso, cuerpo escultural –así le llaman a las flacas hoy- y siempre pulcramente vestida.

A la pequeña Valeria la vestían como muñequita de pastel, pienso que por su incapacidad por hablar y moverse les era sencillo mantenerla limpia y muy bonita siempre. Será por ello que Anastasia la llamaba ‘títere’.

La casa no estuvo resguardada durante los primeros días y me acerqué a ver. Una vivienda en completo desorden, llena de basura, tiradero de juguetes rotos, ropa sucia en el patio, acumulación del tiempo no de un par de días.

Un lugar que huele a descomposición en el tiempo, no a partir de la tragedia. La tragedia ya estaba siendo vivida –imagino- como forma de vida, una diaria rutina.

El desorden y la basura tantas veces hablan de la forma de vida interna, íntima y de convivencia familiar. Las ciencias hablarán del tema y las personas proclamarán que hay razón absoluta, sin embargo de frente a la razón y de espaldas a su entorno es donde la incongruencia hace su aparición. Es más ciego el que no quiere ver, son más los ojos cerrados que ven lo que no existe y tantos ojos abiertos que sencillamente no ven nada.

No se justifica el crimen y tampoco se entiende por lo tanto es muy fácil juzgar y especular. La muchacha tenía problemas es cierto, no se sabe desde cuándo y cuál habrá sido su punto de partida hacia sus alucinaciones.

Cuántas veces se sabe que los indigentes que viven su locura en la calles fueron expulsados del seno familiar porque llegó el momento en que nadie pudo con ellos, la familia misma los echó a su suerte. Habrá que ver el martirio y la zozobra que vivieron antes, los días y las noches que esperaban un casi milagro. Finalmente deciden no hacer caso. Muchos se quedan en casa y arruinan el entorno familiar, no tienen remedio. Después viene el asesinato, el suicidio, la tragedia y la recriminación de la sociedad.

Si las tragedias y los horrores sociales no aparecen de la noche a la mañana, muchos se construyen día a día durante mucho tiempo. La mente criminal no amanece criminal, se construye y se alimenta con la basura y desorden mental. Siempre habrá un peligro latente cuando la posibilidad de ayuda se dio por vencida.

Las voces silenciadas por la muerte, aun cuando pudieran hablar no tendrían la justificación ni la razón suficiente para acreditar porque aceptar su forma de vida, les causaría de nuevo, la muerte.

Y las drogas como quiera que se les llame, no siempre causan el mismo efecto y daño en todos los organismos, algunos adquieren los daños de inmediato y muchos más siguen por años usando drogas y parece que no les pasa nada.

El peligro radica en no saber de qué forma reaccionará cada cerebro y cada cuerpo. Igual que los medicamentos, los de venta en mostrador o los controlados hay quienes no resisten una sola toma de penicilina porque pueden morir, hay quienes ni la penicilina les ayuda, por ejemplo.

Hay definitivamente seres que resisten todo y hay también ‘los que caen a la primera’

Anastasia al menos, no será un peligro latente para la sociedad, habrá que cuidar que no exista riesgo para sus compañeras en la penitenciaría. Dicen los psicólogos que no porque ya no tiene frente a ella lo que más odiaba que eran, su madre y su hermanita. Parece que cruelmente cabe la frase ‘muerto el perro se acabó la rabia’ Está ahora en la cárcel y no se sabe hasta dónde esta joven podrá recuperar la cordura  y si es que algún día la tuvo. Tantos como ella aun en ciernes ya sea de redimirse o continuar con su caída.  

Autor:

Fecha: 
Martes, 11 de Agosto 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

¡Cuidado con Donald!

El gran editor y periodista estadounidense H. L. Mencken (1880 - 1956) ideó lo que a mi juicio es una de las mejores definiciones: “El demagogo es el que predica doctrinas que él sabe que son falsas a personas que él sabe que son idiotas”.

He escuchado y analizado tres entrevistas que muestran, sin lugar a duda, el aspirante a la candidatura republicana a la presidencia de Estados Unidos, Donald Trump, “predica doctrinas que él sabe que son falsas a personas que él sabe que son idiotas”. Y no solo eso, sin titubear ni pestañear ignora los datos científicamente obtenidos que contradicen los números que con pasmosa facilidad se saca de la manga. Peor aún, sin el menor rubor le dice a sus entrevistadores que están equivocados, o son impreparados o carentes de imaginación.

Las entrevistas a que me refiero son: 1. La del 28 de junio en el programa “Enfoque con José Díaz-Balart” de Telemundo; 2. La del 8 de julio con la reportera Katy Tur de NBC News; 3. La del 8 de julio en el programa “Anderson Cooper 360” de CNN.

En cada una de ellas Trump dice, palabras más palabras menos, lo mismo, lo que indica que ya tiene muy ensayadas las preguntas a las respuestas que supone que le van a formular.

Insiste en decir que “Estados Unidos se ha convertido en un vertedero para los problemas de todos los demás. Cuando México envía su gente no está enviando a lo mejores. Están trayendo drogas. Están trayendo crimen. Son violadores. Y algunos, supongo, son gente buena… Vamos a tener terroristas que vienen a través de la frontera. No tenemos ninguna protección”.

Sobre lo anterior, él y Cooper sostuvieron el siguiente dialogo:

COOPER: He visto un montón de estudios que dicen que en realidad no hay correlación entre la inmigración ilegal y la delincuencia. Y que, de hecho, los inmigrantes en realidad cometen menos delitos que la población en general.

TRUMP: “Anderson, tú no eres un bebé, ¿OK? No eres un bebé”. Están causando problemas tremendos. En términos de crímenes, en términos de asesinatos, en términos de violaciones.

COOPER: Dos estudios. La Universidad de Northwestern citada por The Washington Post dice que no hay correlación entre la inmigración ilegal y los crímenes violentos. Pew, usando datos de la Universidad de Massachusetts descubrió, y cito, “las tasas de criminalidad entre inmigrantes de primera generación, aquellos que vinieron al país de otro lugar, son significativamente más bajas que la tasa general de criminalidad y la de la segunda generación”.

TRUMP: Anderson, si alguien es un inmigrante ilegal no debería ni siquiera estar aquí. No debería haber crímenes. Se supone que no deben estar en el país.

Del intercambio anterior puede verse como Trump nunca aceptó las cifras de las dos universidades, las ignoró olímpicamente y siguió afirmando que el crimen se debe a los inmigrantes.

He aquí algunas perlas de Trump que seguramente lo volverán más popular entre los millones de idiotas que lo están colocando en el primer o segundo lugar en las encuestas realizadas para medir la popularidad de los aspirantes republicanos a la presidencia estadounidense:

  • Sobre el muro que construiría entre México y Estados Unidos: “Voy a construir un mejor muro y lo voy a construir más barato, y México lo va a pagar”.
  • Sobre el pueblo mexicano en general: “Me encanta el pueblo mexicano. Muchos mexicanos trabajan para mí. Hago negocios con muchas personas mexicanas.  Me compran cosas, como apartamentos, etc., etc. Tengo buenas relaciones con México y con el pueblo mexicano. Me encanta el pueblo mexicano. Me encanta su espíritu”.
  • Sobre rival demócrata Hillary Clinton: “Ella tiene mucho que ocultar. Ella fue la peor secretaria de Estado en la historia de los Estados Unidos”.
  • Sobre su estrategia para combatir al ISIS: “Haría cosas que serían tan duras que ni siquiera sé si seguirían vivos para venir a la mesa [de negociaciones]. Bombardearía hasta el infierno esos campos petroleros [en Irak]. No enviaría muchos soldados, porque no los necesitará cuando haya terminado".

La historia demuestra que cuando un demagogo convence a las mayorías y accede al poder se vuelve una amenaza para su propio país y el mundo. Por eso, ¡cuidado con Donald Trump!

Secciones:

Fecha: 
Viernes, 10 de Julio 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Del balero al cuerno de chivo

¿Ante un gobierno corrompido y mentiroso que le vale madre el bienestar y la felicidad de su pueblo, únicamente es culpable el que por hambre y orgullo de hombre viola la ley? … Veámoslo con honestidad e imparcialidad: ¿No tiene ninguna responsabilidad una sociedad egoísta cuya única ideología es el dinero? ¿No tiene nada de culpa un gobierno que traiciona los intereses del pueblo y origina extrema riqueza en unos y en otros, extrema pobreza?

Nazario Moreno González, iniciador de la Familia Michoacana.

Se supone que los niños son el futuro del país y a los que se les debería educar bajo buenos principios, dando educación, salud y bienestar, pero eso es solo una idea, ya que hay algunas zonas marginadas en las que a los infantes se les vende la idea que deben ayudar a trabajar a sus padres para poder colaborar con la casa y las ilusiones que éstos puedan tener se ven corrompidas por el entorno en el que viven, se vuelven vulnerables a la malicia de la sociedad, esa misma sociedad que los margina y los condena a vivir en la pobreza y con una falsa imagen de lo que es el bienestar.

Infancia, los primeros pasos hacia el infierno

Para poder empezar a hacer un recorrido por el tema, es necesario establecer como principio las distintas definiciones que se tienen de “Niño”.

Según la UNICEF, la infancia es la época en la que los niños y niñas tienen que estar en la escuela y en los lugares de recreo, crecer fuertes y seguros de sí mismos y recibir el amor y el estímulo de sus familias y de una comunidad amplia de adultos. Es una época valiosa en la que los niños y las niñas deben vivir sin miedo, seguros frente a la violencia, protegidos contra los malos tratos y la explotación. Como tal, la infancia significa mucho más que el tiempo que transcurre entre el nacimiento y la edad adulta. Se refiere al estado y la condición de la vida de un niño, a la calidad de esos años.

Desde un punto de vista jurídico, un niño es todo individuo menor de 18 años. No hay una distinción de niñez como tal y es así, teniendo este rango de edad, como se debe juzgar ante la ley, pues no se debe reputar de la misma manera a un menor de edad, que a una persona adulta.

Los derechos básicos de los niños son, entre otros, el derecho a la vida, la salud, descanso, el esparcimiento, el juego, la creatividad y las actividades recreativas. A la libertad de expresión y a compartir sus puntos de vista con otros. Tienen derecho a un nombre y una nacionalidad, una familia, la protección durante los conflictos armados, la libertad de pensamiento, conciencia y religión; a la protección contra el descuido o trato negligente, la protección contra el trabajo infantil y contra la explotación económica en general; a la educación, que será gratuita y obligatoria por lo menos en las etapas elementales, la protección contra toda clase de explotación y/o abuso sexual.

En entrevista, el maestro en Derecho, Enrique Díaz Contreras, comenta que todo gobierno en los tres órdenes tiene la obligación de salvaguardar los derechos de los niños. Es por ello que existen instituciones en el municipio, en los estados y el propio gobierno federal, donde no sólo protegen la integridad misma, sino las actividades a nivel familiar, teniendo como concepto que la familia es la base fundamental de toda sociedad.

Entendiendo que la familia es la base fundamental de la sociedad y es ésta la que otorga y enseña a los pequeños los valores fundamentales, así como la forma de comportarse, el estilo de vida y las aspiraciones correctas, se comprende que la familia es otro de los grandes factores que pueden orillar a los niños a las filas del narcotráfico.

Para Enrique Díaz, los niños son el blanco de los narcotraficantes porque “al ser sujetos inimputables, es decir, que no es responsable ante un delito, con ello los sujetos menores de edad y en este caso los niños son presa fácil ante la delincuencia para poder ser utilizados, al pasar por desapercibidos por las autoridades y al cometer un delito, no poder ser castigados como sucede con una persona imputable.”

Autor:

Fecha: 
Martes, 16 de Junio 2015 - 18:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

De 1895 - El escritor irlandés Oscar Wilde es encontrado culpable de "indecencia mayor"

En 1895 y cuando se encontraba en la cima de su carrera, el poeta Oscar Wilde sin duda escandalizó a la clase media británica del momento.

Oscar Wilde era amigo de lord Alfred Douglas, y el padre de éste sospechaba que ambos tenían "un affair". Wilde, animado por el hijo del denunciante, le denunció a su vez por calumnias y esgrimió la amoralidad del arte como defensa.

Finalmente, el noveno marqués de Queensberry quedó libre y Wilde se enfrentó a un segundo juicio en mayo de 1895, en el que se le acusó de sodomía y de grave indecencia, y por el que fue condenado a dos años de trabajos forzados. Esta sentencia —que buscaba ser ejemplarizadora— tuvo mucha repercusión y propició un recrudecimiento de la intolerancia sexual no sólo en Gran Bretaña, sino también en Europa: muchos artistas homosexuales sufrieron represalias y algunos (como en Alemania el pintor alemán Paul Höcker y otros más) debieron emigrar fuera de su país.

Durante su estancia en la cárcel, Wilde escribió la extensa carta dirigida a lord Alfred Douglas que lleva por título De profundis (1897) y el poema La balada de la cárcel de Reading.

Desengañado con la sociedad inglesa y arruinado material y espiritualmente, abandonó definitivamente la prisión en mayo de 1897.

Retomó la amistad con Douglas y se reunieron en agosto de 1897 en Ruan. Por supuesto, la reunión fue desaprobada por los familiares y amigos de ambos. Además, la mujer de Wilde, Constance, rehusó volver a encontrarse con él y le prohibió ver a sus hijos, aunque le siguió mandando dinero y nunca se divorciaron. El señor Sherard ha contado en su libro cómo él trabajó para la primera reconciliación de Oscar con su mujer, y cómo inmediatamente recibió una carta de Lord Alfred Douglas donde lo amenazaba con matarle como a un perro si, por culpa suya, llegaba a perder la amistad de Wilde. Wilde y Douglas vivieron juntos unos meses al final de 1897, cerca de Nápoles, hasta que la amenaza de sus respectivas familias de cortarles los fondos terminó por separarles. Wilde pasó el resto de su vida en París, en donde vivió bajo el nombre falso de Sebastián Melmoth. Allí y de la mano de un sacerdote irlandés de la Iglesia de San José, se habría convertido al catolicismo, fe en la que supuestamente murió.

Fecha: 
Jueves, 25 de Mayo 2017 - 09:40

Efemérides:

Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

De las ridiculeces y descaros de los candidatos

Muchos me han criticado a lo largo de mi vida por defender a la clase política de México y del mundo. Incluso, un día un poco de broma y un poco en serio me atreví a decir en la radio que debería existir un Ombudsman de los políticos que defendiera sus derechos. Ya se imaginarán…no más faltó que me echaran jitomatazos virtuales. En verdad creo en la política y en los que la hacen y sobretodo creo en la democracia, quizá por que me ha tocado vivir en países, como Venezuela, en donde el hartazgo social de la llamada “clase política” ha llevado a la desaparición de poderes, a las decisiones dictatoriales y unilaterales, a la resolución violenta de conflictos, a la cancelación de la libertad de expresión, a la incapacidad para la negociación y el diálogo, al debilitamiento de los partidos políticos, etc. He tenido además la oportunidad de conocer de cerca a políticos honestos, de una pieza, ilustrados y preocupados realmente en el bien común más allá de sus intereses personales, y eso ha reafirmado mis convicciones. Pero hoy, ante la inminencia del proceso electoral del 7 de junio, no dejo de asombrarme por las ridiculeces que muchos aspirantes a puestos de elección popular están haciendo para supuestamente conseguir su rebanadita de poder. Ahí les van unos ejemplos: Renato Tronco Gómez, candidato a Diputado local independiente en Veracruz por el Distrito XXX, dice estar buscando un doble (sin clonación de por medio) para que pueda cumplir con todas sus obligaciones (con excepción de acostarse con su esposa, precisa…) Y lo mejor, es que va en serio y sostiene que su propuesta es polémica pero seguramente histórica. Los afortunados “dobles” recibirán un sueldo de alrededor de 15 mil pesos. No está mal…Otro caso literalmente hipnótico es el de Diego Leyva Medina, candidato a Diputado federal del PAN por Distrito 1 en Guanajuato. Este aspirante a legislador, como parte de su campaña se muestra bailando y cantando con un grupito de chavos y luciendo unas horrendas botas de Aladino (con la punta larga y levantada). No se lo pierdan en Youtube. Más allá de que baila fatal, canta horrible y su atuendo es lamentable, lo que yo me pregunto es si en verdad los electores serán tan superficiales (como él) para elegir a una persona que no hace ninguna propuesta ni plantea como solucionar ningún problemas de su distrito...¿Será?...Pero hay más, este caso dedicado con cariño a Freud…Ricardo Barroso Agramont, candidato al gobierno de Baja California Sur por el PRI, se “confundió” y dijo durante un debate que “Mi carrera política y trabajo es transparente, por eso, también en el financiamiento de mi campaña que no tendrá lugar a dudas viene del crimen organizado”, ¡guau!, las cosas que revela el subconsciente (prefiero el inconsciente multi-orgásmico de Malova)…Y lo que no tiene desperdicio tampoco es lo que dijeron los candidatos del PAN a los gobiernos de Querétaro y Baja California Sur, Francisco Domínguez y Carlos Mendoza que mencionaron que habían obtenido una “donación”  de 6 millones de pesos mensuales (¡qué exitosos!) para sus respectivas campañas electorales, felicidades, en verdad gran moche…Y para terminar: el zafarrancho protagonizado por Adrián Rubalcava, candidato a diputado local por el distrito XX del PRI- PVEM y Luis Espinosa Cházaro, candidato a la jefatura delegacional de Cuajimalpa por el PRD. Se dieron con todo, en un enfrentamiento en San Mateo Tlaltenango que dejo once heridos y varios descalabrados. Se dice, se comenta y se rumora que los perredistas llegaron muy alebrestados a retirar la propaganda del PRI, pero que los que iniciaron las agresiones físicas fueron los tricolores. Total, un ejemplo de la elegancia y buenas maneras de estos representantes de la clase política nacional. En fin…a veces pienso que no hay ni como ayudarlos…La recomendación de la semana: L'Occitane, Presidente Masarik 157, Col. Polanco. Si les gustan las cremas de pies y manos, los ungüentos corporales, geles de ducha, jabones, shampoos y otros consentimientos para “la carne” les va a encantar. Mis favoritas sin duda las colecciones de lavanda y verbena, el concentrado de leche de almendra, la crema de manos de terciopelo y el jabón suave RSOP de rosas. Por cierto, tienen entregas en todo el país y servicio a domicilio; los precios son razonables. Lo van a disfrutar mucho. Y por hoy es todo…besitos a los peques.

Autor:

Fecha: 
Lunes, 11 de Mayo 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1

Columnas:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

¿Futuros Capos o sicarios?

El tema del narcotráfico no es algo nuevo en nuestro país. Hay todavía cosas de las que no se habla, tanto que tienen un mayor impacto en la sociedad. Uno de ellos son las comunidades campesinas, destacándose la participación de los niños que viven en estas zonas marginadas, quienes están expuestos a servir a los capos a fin de obtener beneficios y “salir adelante”. Siempre se habla del narcotráfico, pero, ¿cuándo nos hemos puesto a pensar en los niños que trabajan para éstas organizaciones?

Creciendo entre la maleza

Hoy, Julián (a quién le llamamos así para proteger su identidad) es un chico de 21 años. En su cara se puede ver la dureza de la vida, que a su corta edad conoce lo peor de ella. Es el segundo de cinco hijos en el matrimonio de sus padres. Recuerda que desde niño ha sufrido por falta de recursos y sólo pudo estudiar hasta la primaria. Para poder estudiar más tenía que viajar una hora o caminar hasta dos o tres horas por entre la sierra del estado de Michoacán, lo que implicaba más gasto para sus padres y menos comida para sus hermanos.

Recuerda que de niño le encantaba disfrutar de la compañía de su hermano mayor, con quien coreaba los corridos que escuchaba la mayoría en la región y que además era su cómplice en juegos entre la sierra y los cultivos de maíz de su padre. Desde muy pequeños tuvieron que ayudar para poder incrementar el poco dinero para sobrevivir. Como es de esperarse, lo hicieron crecer desde muy temprana edad; se tenía que hacer responsable de duras tareas para apoyar a su padre; pronto tenía que dejar de jugar, pues era una “pérdida de tiempo”. Ahora tenía que ser un hombre más en la casa.

Cuando se le ocurría hacer travesuras con sus hermanos la felicidad les duraba poco, porque en menos de lo que canta un gallo salía su madre con el lazo que tenía más próximo y con toda la fuerza lo dirigía a la espalda para castigarlo por lo que había hecho. Pero el castigo no terminaba ahí, al enterarse el padre recibía una golpiza de nueva cuenta y había más labores para el día siguiente. Cuenta Julián que eso lo marcó mucho, porque tuvo que crecer y dejar los juegos “pa’ luego”.

Su hermano mayor emigró a Estados Unidos en busca del “sueño americano”. Su padre enfermó, murió y él tuvo que tomar el papel del hombre de la casa a los 14 años. Tenía que ir a sembrar al campo, recolectar, vender y llevar lo necesario a casa para mantener a su madre y sus hermanos; poco a poco el hambre era mayor, la necesidad crecía y el trabajo escaseaba.

Por la zona se empezaba a saber de unos vándalos que habían llegado de Morelia. Los desalmados que se robaban a las chicas, pedían cuotas a los ganaderos y a los productores, se la pasaban extorsionando a quien se les ponía enfrente. Se emborrachaban y viajaban siempre en “camionetotas”, portaban armas, algunos tenían grandes cadenas, no vestían como toda la gente, traían tenis de los buenos –recuerda. La violencia y la carencia se empezaron a apoderar de los pobladores, si demandaban eran asesinados entre ráfagas de armas. El temor era sembrado por un grupo de criminales sangrientos llamados “Zetas”, quienes habían llegado al lugar para apoderarse del territorio, llevándose todo a su paso.

Julián decidió sumarse al grupo de los Zetas, orillado por la necesidad de tener un poco más de dinero para su familia. “Quería vestir bien, comer bien, andar en las camionetas y cantar los corridos”, es así como describe su deseo para ingresar a las filas de los “poderosos”.

Cuenta que para irse ganando los primeros pesos, tenía que andar vigilando, era “halcón” o también llamado “puntero”. Se la pasaba en la plaza, sólo observaba y se memorizaba los movimientos de cada uno de los policías y hasta de los militares. Avisaba de cualquier movimiento raro para alertar a su jefe. Esto parecía fácil, pues ¿quién podría desconfiar de un niño que sólo se la pasaba solitario por el centro? A la vista parecía un indefenso chaval y nada más.

Recuerda que a los punteros es a los que más se les maltrata y los que en la cadena del narco están hasta abajo; sólo son los informantes. Los encargados de avisar cualquier movimiento en el pueblo, quién entra, quién sale y si hay extraños, pero a la primera que fallen se les trata de lo peor “Nos golpean hasta que se cansan y hasta que entiendes que no puede volver a pasar, y a veces sientes que ya no habrá una oportunidad más, no puedes llorar o eres un maricón”. Julián dice estas palabras, él está sentado frente a mí, pero sus ojos tocan aquel recuerdo que debe ser muy doloroso, pues la voz se entrecorta, los ojos se llenan de lágrimas, a pesar de que parece que ya no puede sacar una lágrima más. Un lapso de silencio invade la fría habitación.

Recuerda que en algunas ocasiones rondaban las escuelas en camionetas de lujo, ofrecían regalos a las menores y a base de seducción y engaños las poseían, las secuestraban, en algunas ocasiones luego de pasar muchos días rondando las escuelas. Los fines de semana elegían a las mejores chicas, a las más bonitas y las invitaban a fiestas, las subían a las camionetas. Los punteros cuidaban en la calle por si pasaban los policías o los militares; las drogaban, las violaban y en algún momento de la fiesta los punteros eran requeridos. Los obligaban a drogarse y consumían alcohol para más tarde poseer a las jovencitas, las desaparecían hasta por tres días, luego las abandonaban en la calle.

Cuenta Julián que había ocasiones en las que se metían a la escuela y se robaban a las menores a punta de pistola, y a los primeros padres que quisieron hacer la denuncia fueron asesinados a balazos. Así se ganaron el “respeto” de los otros pobladores quienes ante tantas atrocidades permanecían callados; era lo mejor "o se los cargaba la chingada”.

En estas fiestas fue como Julián empezó a drogarse y a consumir alcohol. Luego llegaron otro tipo de trabajos, le dieron una pistola, ya no sólo se encargaba de dar algunos avisos, empezó a extorsionar, se encargaba de ir a cobrar el dinero o la famosa “renta”, o ir a levantar a alguien que se había pasado de abusado o que simplemente no quería cooperar.

“El primer jalón del gatillo cuando matas a alguien es el más difícil. Algo me decía que no lo hiciera, habíamos levantado a un cabrón que se quiso pasar de listo y no quería entrarle, pero había hablado de más. El jefe dio la instrucción de pasar por él y darle una vuelta. Ya después que valiera madres, era mi turno y esa noche tenía que demostrar que era valiente. Jalé el gatillo directo a la cabeza, era él o yo, así me hicieron hombre”.

Es así como Julián recuerda su primera vez, jalando el gatillo de un arma, que para la edad de 16 años ya era un sicario. Por unos dos mil o tres mil pesos hacían los trabajos que les encargaban. Mientras cuenta el primer jalón del gatillo, se asoma esa desesperación del momento. Hasta las manos se le tensan al recordar el hecho; su frente empieza a sudar frío, sale la segunda lágrima de sus ojos.

“Luego llegaron a la zona un grupo contrario a los Zetas, llegaron con fuerza y protegidos por la gente a la que habíamos hecho daño, nos agarraban desprevenidos, corrió mucha sangre en el estado, se morían muchos amigos, unos se fueron con LFM pa’ salvarse; otros huyeron del estado. Yo me quedé”.

Menciona que de volver el tiempo atrás, jamás se hubiera metido en esas cosas del diablo. Ganó un poco de dinero, pero no pudo disfrutarlo con su madre y sus hermanos. De quienes sólo viven en México él y dos más chicos; los otros se fueron para Estados Unidos y no sabe nada de ellos.

Hasta el día de hoy, Julián no sale a la calle por temor a que la gente busque venganza y lo maten. Cuando llega a salir es sólo a la tienda más cercana y se regresa a casa tan rápido como se puede. Se la pasa el día entero dentro de la casa, casi no come, tiene los nervios a flor de piel y cuando llega la noche llega de nuevo el martirio, no puede dormir hasta que el cansancio lo vence. Algunas veces sueña que llegan por él, llega a sus sueños ese primer jalón del gatillo, pero el que está enfrente es él mismo.

Detrás de ese rostro fuerte, aparentando más edad de la que realmente tiene, esa voz quebrantada por revivir el pasado, se puede entrever el miedo en el que vive. En su mirada de arrepentimiento también muestra a ese niño que podía jugar con sus hermanos y que a pesar de ser pobre, podía vivir tranquilo. Se refleja ese niño que ha quedado encarcelado por la dureza de la vida que le ha tocado vivir y que tuvo que madurar más temprano que cualquier otro infante, es sólo uno más de los miles que han crecido entre la maldad, tachados por una sociedad a la que poco le interesan los niños y su futuro, marginándolos y mostrándoles que lo más importante en esta vida es el dinero y lo material.

Lo más triste y preocupante es que historias como la de Julián hay muchas en el país. Hay algunas que tal vez se le asemejan, pero hay otras tantas que terminaron ya sea en muerte, en tutelares, en niños con problemas de alcoholismo y drogadicción o peor aún, la historia simplemente no ha terminado y esos niños siguen dentro de la delincuencia, reclutando a otros menores, repitiendo y heredando esos estilos de vida.

Autor:

Fecha: 
Martes, 05 de Mayo 2015 - 18:30
Redes sociales: 
1