Se encuentra usted aquí

crecimiento del PIB

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

El PIB no crecerá 2% en 2020 si sigue la austeridad republicana

El presidente Andrés Manuel López Obrador envió ayer al Congreso de la Unión el Paquete Económico 2020, integrado por los Criterios Generales de Política Económica, la iniciativa de Ley de Ingresos de la Federación (LIF) y el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF). Le tocará a ambas cámaras legislativas aprobar la Ley de Ingresos 2020, mientras que la de Diputados, por mandato constitucional, será la encargada de aprobar el Presupuesto de Egresos 2020.

El Paquete Económico del año entrante, a diferencia del 2019 que en parte fue preparado por funcionarios del gobierno de Enrique Peña Nieto, ha sido elaborado íntegramente por quienes conforman la administración de AMLO. Por ello no podrán culpan a nadie si los objetivos de la Ley y de Presupuesto no se alcanzan el año entrante.

Al igual que lo que sucedió el año pasado, las mayorías de MORENA y sus satélites en ambas cámaras legislativas se impondrán a la fragmentada y desorganizada oposición que conforman el PAN, PRI, PRD y MC.

En los Criterios Generales de Política Económica presentado ayer al Congreso se anota que “se proyecta que durante 2020 el valor real del PIB de México registre una expansión anual de entre 1.5 y 2.5%. Para efectos de las estimaciones de finanzas públicas, se plantea utilizar un crecimiento puntual del PIB para 2020 de 2.0%. Esta previsión se encuentra por arriba de lo esperado por algunos especialistas del sector privado y en línea con los organismos internacionales, y la proyección de Banco de México según su Informe Trimestral para el periodo abril-junio de 2019”.

Efectivamente, en su informe trimestral arriba citado, Banxico modificó sus perspectivas de crecimiento a un intervalo de entre 0.8 y 1.8% y para 2020, a un intervalo de entre 1.5 y 2.5%.

Algunos que comparten el punto de vista de Banxico y del gobierno federal son:

Banorte, que estima que el PIB aumentará entre 1.5% a 2%.

La calificadora de valores Moody’s que proyecta un crecimiento de 2%.

El Fondo Monetario Internacional (FMI), que estima que el PIB crecerá 1.9%.

Entre quienes ven un crecimiento menor al 2% están:

Los especialistas de la madrileña Focus Economics que estiman que la economía crezca 1.7%.

Los especialistas en economía del sector privado encuestados en agosto pasado por el Banco de México, que estiman que el PIB aumentará 1.4%.

La consultora londinense Capital Economics, que prevé un crecimiento del 1.4% el entrante.

Los participantes en la encuesta Citibanamex de Expectativas, que estiman un crecimiento de 1.3%.

La neoyorquina Trading Economics que prevé que el crecimiento será de 0.8%.

AMLO ha insistido en que el crecimiento del PIB no indica que tanto ha mejorado el estándar de vida de las personas, y tiene razón al decirlo. Sin embargo, no puede suponerse que se puedan generar mejores condiciones de vida ni que se pueda hacer una distribución más equitativa de la riqueza nacional si la economía se mantiene estática o decrece.

Ojalá la economía crezca 2% en 2020, aunque se ve difícil que pueda hacerlo si el gobierno de la 4T insiste en aplicar medidas de austeridad similares a las que aplicó durante este año, mismas que se han reflejado en importantes subejercicios presupuestales.
 

Twitter: @ruizhealy

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

Secciones:

Fecha: 
Lunes, 09 de Septiembre 2019 - 12:55
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Lunes, 09 de Septiembre 2019 - 21:40
Fecha C: 
Martes, 10 de Septiembre 2019 - 08:55
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La paradoja del Ganso

Ahora mismo nos ubicamos en un pronóstico de crecimiento desde el .8 al 1.3% del PIB para 2019. Por esto 2019 no será un año de 4% o muy “sobresaliente” en términos de crecimiento.

Si bien apreciado lector, la Economía Mexicana por lo general se alimenta del intercambio de bienes y servicios, las transferencias de paisanos y la renta petrolera. Es aún más importante para los mercados emergentes como México, el factor “confianza” que aún no logramos.

A la expectativa de este gobierno se hallan los adinerados, los que más riqueza poseen, los llamados inversionistas y por otro lado los consumidores auténticos, los siempre soldados del bienestar de esta economía.

Gobernar con la “mano invisible” dejando a las fuerzas del mercado operar el equilibrio o la estabilidad de una economía es el peor escenario posible para México. Se sabe que fueron esas mismas fuerzas del mercado las que solo hacen a los ricos más ricos y a los pobres más pobres. Por eso el neoliberalismo es muy bueno para pocos, y muy malo para muchos; porque los afortunados, los acumuladores y especuladores no reparten la riqueza y les valen un pepino la pobreza y la igualdad.

El crecimiento entonces quiere decir: o vendrá de 1 la inversión de esos capitales con la creación de empleos o del 2 emprendimiento formal e informal de los ciudadanos creando auténtico poder de consumo, ¡no hay medias tintas!

De acuerdo a las ideas anteriores quiero compartirte lo que he adaptado y llamado como: “LA PARADOJA DEL GANSO”.

Paradoja

Supongamos que un GANSO quiere cambiar de laguna y avanza el 50% de la distancia todos los días por la mañana hacia su nuevo objetivo (la nueva laguna). Si cada día avanza el 50% de la distancia faltante rodeado de cocodrilos y de serpientes cada vez que aterriza, ¿cuando llegará el GANSO a su nueva laguna?

Si usted contesta a esta paradoja como un nunca, acertó.

Tal vez la Economía Negra del Neoliberalismo nos halla educado y ahora comprendamos que gobernar es sencillo, pero crecer es algo complejo. Los objetivos no pueden ser absolutos, ahí radica el bien gobernar. Entender que las intenciones del GANSO pueden ser muy buenas pero que el éxito de su trayecto radica más en NEGOCIAR con los cocodrilos y con las serpientes que en volar todas las mañanas.

Afortunadamente si esto se trata o aplica a la economía el GANSO puede negociar con los cocodrilos y serpientes (un buen sinónimo para los especuladores y calificadoras).  

Lograr entonces el crecimiento económico del país es lograr el consenso con los principales involucrados. No se puede gobernar al contentillo del facilismo de las entrañas ni de empresarios ni del GANSO.

Coincido con quienes dicen que lo Económico no es una ciencia exacta pero, ¡aguas! tiene bases fundamentales que no deben obviarse como ejemplos valiosos, por ello reflexionemos estas:

  1. Si no se fomenta la inversión no se generan empleos nuevos. Si no se generan empleos no hay consumo, si no hay consumo no hay impuestos y sin impuestos no hay gobierno.
     
  2. Si no se protegen los sectores más productivos nacionales como los alimentos, el campo, la energía, la construcción, la industria, el turismo o la educación. Esto es como un “exprimidor de jugo” (la economía): sin movimiento económico (materia prima) no se obtiene el jugo (bienestar). Es por ello que no tiene nada de malo proteger a las empresas mexicanas urgentemente. Vamos a volar hacia el NEO-NACIONALISMO aunque este parezca retro-proteccionismo, el POST-LIBERALISMO aún no existe, es una idea vanguardista que ojala en 20 años se haga realidad.
     
  3. No hay que endeudarse ni jugarle al gato y al ratón con la banca mundial. En eso hay que mencionar que vamos bien, aunque a las entidades financieras internacionales no les guste.
     
  4. Necesario que el gobierno se meta de lleno al sistema de pagos. Muy importante que no sean solo bancos ni corresponsales como las tiendas de conveniencia los únicos que se beneficien de las transacciones de pago. La bancarización es un proyecto leonino cuyo objetivo es abaratar los costos de operación de los bancos para lograr más utilidades obligando a los clientes a usar tecnología, ya no importa el servicio ni darte intereses por tu dinero. Te ponen un solo cajero para que te desmotives en la fila y te vayas al cajero, al teléfono o por internet, pero la mitad de los mexicanos no tiene acceso a esos canales y no les importa que queden fuera. El sistema de pagos debe evolucionar de la mano del gobierno.
     
  5. Es URGENTE una nueva regulación del mercado de divisas. De nada nos sirve tener negocios en territorio nacional que no sean nuestros; si todos los beneficios son para el que explota ¿para qué queremos dar los mejores negocios de México a otros? 

Es tiempo de dar la cremita de la economía a los locales y que esos empleos se queden en México. Por ello la entrada y salida de divisas se debe regular. Hay que poner una mesa de salida más ordenada y evitar que cada vez que México este debilitado o por debilitarse, los apostadores y especuladores compren esas carretadas de dólares dando la puntilla y creando esa escasez e incertidumbre cambiaría; ya luego del daño que nos hacen rampantes regresan a los días sus inversiones especulativas, pesitos mexicanos con grandes ganancias.

El tipo de cambio debe auto-regularse los bancos extranjeros deben dejar de especular con el peso y se puede evitar aumentando los márgenes de solvencia de esas aseguradoras, afores y bancos.  Hay que crearles un fondo en dólares convertibles (indexados, obligados) a pesos y a disposición del BANXICO.

Y…aunque no es navidad, no estaría nada mal que se les exigiera ese mismo fondo en dólares a cerveceras, energéticas y automotrices que son las industrias más líquidas que están saque y saque pesitos a dólares esos por utilidades más que por especular. Proteger al peso es también proteger el crecimiento. Estos fondos eliminarán la especulación del tipo de cambio.

Recordemos que muchos compromisos de deuda hoy están pagaderos en dólares, además de deudas como PEMEX o CFE, e inclusive, algunos insumos fundamentales como la gasolina o los fertilizantes se pagan en esa moneda.

EL GANSO debe negociar, evitando el NEOLIBERALISMO que ha hecho perder el sentido común al mundo.

El GANSO debe aprender que volar todas las mañanas es muy fácil, es lo suyo, pero que si vamos a movernos de entorno económico lo más difícil será meterse a negociar con esas serpientes y no enemistarse con los cocodrilos, perdón con los inversionistas buenos y malos que impulsan el empleo.

En una de esas llegamos a la tierra prometida con el águila del proteccionismo devorando a la serpiente neoliberal.

Fecha: 
Miércoles, 03 de Julio 2019 - 13:20
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Miércoles, 03 de Julio 2019 - 15:35
Fecha C: 
Jueves, 04 de Julio 2019 - 04:35
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

El porqué del optimismo de AMLO: un ejemplo

El presidente Andrés Manuel López Obrador tiene una percepción optimista de la realidad económica que contrasta con el pesimismo de la mayoría de los expertos en la materia.

Los pesimistas se basan en los datos oficiales que difunden el INEGI, Banco de México y otras entidades gubernamentales; los pronósticos del crecimiento del PIB hechos por economistas de los sectores público y privado, y las evaluaciones cada vez más negativas que difunden las calificadoras crediticias.

En su conferencia mañanera de ayer, el presidente insistió nuevamente en que la economía del país va muy bien y que él tiene información que los economistas conservadores y neoliberales no toman en cuenta al realizar sus análisis.

Por ejemplo, negó que exista un problema de generación de empleos en el país como se deduce al comparar los datos que el IMSS difundió el miércoles pasado, con los que publicó el 7 de junio del año pasado.

El IMSS informó antier que  “la creación de empleos llega a 303 545 en los primeros cinco meses del año (…)  La creación de empleos durante el quinto mes del 2019 fue de 3 983…”.

En junio de 2018 señaló que “la creación mensual de empleo durante mayo del presente año es de 33 966 puestos (…)  Durante los primeros cinco meses de 2018 se crearon 489 617 empleos…”.

Al comparar estos números tenemos que:

  1. Durante los primeros cinco meses de este año se crearon 38.0% menos empleos que en el mismo periodo de 2018.
  2. En mayo de este año se crearon 88.3% menos empleos que en mayo de 2018.

Así, es evidente que se generaron menos empleos formales en mayo y durante los primeros cinco meses del año en curso.

Sin embargo, AMLO explicó ayer que esos datos no toman en cuenta a los 481 548 jóvenes que entre enero y mayo se inscribieron al programa Jóvenes Construyendo el Futuro, que perciben un salario mensual de 3 600 pesos, están registrados en el IMSS y reciben capacitación de cinco a ocho horas diarias, cinco días a la semana.

Si estos jóvenes, de entre 18 y 29 años, hubieran sido incluidos en la estadística del IMSS, serían 785 093 los empleos que se crearon durante los primeros cinco meses del año, 60.3% más que en el mismo periodo de 2018.

Aquí debemos preguntarnos por qué los aprendices de Jóvenes Construyendo el Futuro no fueron considerados por el IMSS, si cada uno de ellos tiene un empleo, definido éste como “aquella actividad donde una persona es contratada para ejecutar una serie de tareas específicas, por lo cual percibe una remuneración económica”.

Para responder esta pregunta, el director general del IMSS, Zoé Robledo, explicó ayer que “la intención del IMSS es consolidar los datos del empleo cada vez más” y que se encuentra en proceso de “conseguir la certificación por parte del INEGI para que los datos de empleo se calculen con el mismo método…”.

Muchos dirán que los aprendices no deben ser incluidos en la estadística porque sus empleos se deben a la voluntad del presidente y no a una exigencia del mercado laboral, pero lo mismo podría decirse de cientos de miles de burócratas y empleados de PEMEX y CFE que son innecesarios, redundantes.

Sea lo que sea, ayer quedó muy claro por qué el presidente ve a la economía con optimismo y los que no pensamos como él, con pesimismo.

Twitter: @ruizhealy

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

Secciones:

Fecha: 
Viernes, 21 de Junio 2019 - 13:00
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Viernes, 21 de Junio 2019 - 21:45
Fecha C: 
Sábado, 22 de Junio 2019 - 09:00