Se encuentra usted aquí

Coronavirus

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

EL CORONAVIRUS, la NUEVA AMENAZA

Como si en México no tuviéramos de que preocuparnos, ahora surge una nueva amenaza médica desde Wuhan, China. Se trata de un nuevo virus respiratorio que se clasifica dentro de la familia de los Coronavirus, muy semejante a los virus del resfriado y del SARS. 

Este virus, el MERS – CoV es muy disímbolo pues puede manifestarse sin síntomas, con ligeras manifestaciones semejantes a un resfriado agudo o bien puede tener una reacción tan severa que puede ocasionar un desenlace fatal en un mínimo de tiempo. El hospedero principal de la infección es el camello, sin embargo, la principal fuente de infección son los murciélagos.

Los primeros reportes de este virus aparecieron en Arabia Saudita en 2012, a la fecha se han reportado más de 2400 casos a la WHO (existen muchos casos que no se han reportado, por lo tanto, no existen en las estadísticas); de los cuales se han documentado más de 850 decesos, pero no es la cifra total ni la definitiva.

La secuencia de la infección es la siguiente: los murciélagos infectan a los camellos y éstos extienden el contagio a otros camellos o a los humanos, esta dinámica esta bien demostrada, sin embargo, se desconocen los detalles y las causas de tanta sensibilidad en cuanto al huésped y la gravedad de la infección. Al parecer la situación es sumamente selectiva pues la infección solo se transmite en los camellos que viven en los países del Medio Oriente, sin atacar a los camellos que habitan en África, al parecer los camellos son de diferentes especies. Tampoco se ha reportado ninguna infección a otro animal doméstico (chivos, ovejas, cerdos, etc.).

Los autores insinúan que esta alta selectividad es determinada por otros factores como:

La resistencia y vialidad de los virus en los aerosoles o partículas de secreción que se expulsan por la boca de los animales y los humanos. Este es uno de los factores más críticos en las rutas de infección y muy difícil de lograr durante el desarrollo de las armas biológicas.

Los mecanismos de resistencia de los virus para adaptarse a las características del medio ambiente.

La detección del virus, Tal parece que existe la metodología para identificar al virus.1

 

Es factible que estos virus se hayan venido estudiando desde hace algún tiempo, los resultados más importantes se podrían enlistar así:

Las secreciones nasales, la saliva y las exhalaciones respiratorias de los camellos y de los humanos son los principales elementos infecciosos que contienen y transportan a esta cepa de Coronavirus.

Es posible que el contacto directo del personal (entrenadores, arrieros, trabajadores de la granja, comerciantes, carniceros, etc.) con los animales sea el mayor factor de riesgo para contraer la infección.

Hasta ahora el contagio no se ha extendido a ningún país africano (no se ha reportado ningún humano ni camellos infectados), debe haber algún mecanismo molecular que provea la resistencia, mas sin embargo no se sabe nada al respecto.

El RNA viral y virus activos han sido aislados de muestras nasofaríngeas, de esputo y fluido bronco alveolar de pacientes humanos, este hallazgo se considera como una prueba definitiva del contagio. También se les ha aislado de la sangre y suero de pacientes que presentan trastornos ligeros. Muchos otros pacientes han resultado con partículas virales en sus heces fecales, implicando que el virus es capaz de replicarse en el tracto gastrointestinal sin ningún problema.

Las partículas de virus activos se han aislado de objetos comunes como: colchas de hospital, colgadores portátiles de sueros, instrumentos y aparatos diversos, lo cual implica una amplia y azarosa dispersión en el ambiente.

El virus es capaz de transportarse en cuartos o salas cuya ventilación no sea fluida, también donde se presenten aglomeraciones humanas, aunque en ocasiones estas condiciones no afectan el transporte de los virus; se desconoce cual es la causa de este comportamiento.

 

Como se puede apreciar, las características del MERS – CoV son muy irregulares en su propio comportamiento y la severidad de la infección que causan. Las cifras reportadas en los países orientales podrían estar reducidas, sus autoridades no suelen reportar datos verídicos acerca de situaciones controversiales y difíciles de explicar. Hasta ahora los reportes siguen una ruta lógica pues Wuhan es una ciudad turística que conecta con el recorrido hacia Tailandia, Taiwan, Japón o Corea del Sur. Sin embargo, en este momento todos los aeropuertos principales de cualquier país están en alerta ante la presencia de cualquier viajero que muestre fiebre, tos, síntomas de respiración dificultosa o cualquier otro síntoma que se parezca al síndrome de los virus respiratorios.   

En México, la situación es muy incierta, el Secretario de Salud y su grupo de especialistas epidemiólogos han desaparecido literalmente. El presidente, como siempre, se ha entretenido con sus comentarios inciertos y en nada ha contribuido para alertar y dictar una estrategia preventiva en caso de una epidemia viral. 

Es importante recordar que en Marzo-Abril del 2009 el país se vio amenazado por una epidemia del virus H1N1, la cual fue satisfactoriamente atendida por el Secretario de Salud y su equipo de especialistas. Sus acciones y decisiones fueron oportunas y siempre con un alto grado de profesionalismo. Esto tiene particular importancia porque ahora nuestras autoridades sanitarias han tratado de diluir la gravedad y la urgencia de este problema. Lo cual refleja su ignorancia y su falta de solidaridad con el pueblo mexicano.

Cabe recordar las epidemias virales como la viruela que aniquilo a los imperios Azteca e Inca, la gripe española del 1918, la poliomielitis de los 50’s, el Sida de los 90’s y los virus Ebola, los respiratorios HN’s, SARS, etc. causaron epidemias cuantiosas a las poblaciones afectadas.

 Los virus han y siguen siendo impredecibles.2

 

REFERENCIAS.

Marie E. Killerby, Holly M. Biggs, Claire Midgley, Ssusan I. Gerber and John T. Watson., Middle East Respiratory Syndrome Coronavirus Transmission. Emerging Infectious Diseases 26, No. 2, February 2020.

Antonio G. Trejo., Virus Sospechoso. Ruiz Healy Times.  Junio 22, 2015.

 

Antonio G. Trejo                            Correo electrónico: octopus_951@msn.com

 

Autor:

Fecha: 
Jueves, 23 de Enero 2020 - 12:00
Contenidos relacionados: 
Los virus chinos
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Jueves, 23 de Enero 2020 - 14:15
Fecha C: 
Viernes, 24 de Enero 2020 - 03:15