Se encuentra usted aquí

convenio

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Por el interés colectivo: ¡Un gobierno de coalición!

Los gobiernos de coalición son los que se integran con dos o más grupos parlamentarios en la Cámara de Diputados o en la Cámara de Senadores. Es cuando el grupo parlamentario por el mismo resultado de las elecciones no obtiene una mayoría de legisladores, y por si solo, no le es posible formar gobierno. Por ello, se vincula y pacta un convenio con  otro grupo parlamentario para que juntos formen gobierno. 

¿En qué consiste formar gobierno? Es el conjunto de personas que mediante un convenio celebrado por ellos logran ejercer el planteamiento y aprobación por la mayoría integrada del gobierno de coalición, de los programas y políticas públicas planteadas por el Jefe del Ejecutivo en turno. Es el pleno ejercicio del poder político. Por supuesto con el fin de favorecer el interés colectivo de la población.

Al menos, esto fue así determinado con la reciente reforma constitucional en materia político-electoral del 10 de febrero de este año. Al implantar como facultad y obligación del Presidente de la República que en cualquier momento, puede optar por un gobierno de coalición con uno o varios de los partidos políticos representados en el Congreso de la Unión.

Y, para tal efecto, dice la Constitución que el “gobierno de coalición se regulará por el convenio y el programa respectivos, los cuales deberán ser aprobados por mayoría de los miembros presentes de la Cámara de Senadores. El convenio establecerá las causas de la disolución del gobierno de coalición”.

En Presidente, en otras palabras, según lo previsto dispone de esa facultad.

El fue candidato del PRI en las elecciones de 2012, y ganó con 19 millones 226 mil 784 votos, y los legisladores de su partido en ambas cámaras de diputados y senadores disponen de la mayoría de legisladores, pero no de una mayoría absoluta.

La distribución de legisladores por partido en la Cámara de Senadores es PRI con 52; PAN con 38; PRD con 22; PVEM con 9; PT con 5; NA con 1; y, MC con 1.

La distribución de legisladores por partido en la Cámara de Diputados es PRI con 212; PAN con 114; PRD con 104;  PVEM con 29; PT con 15; NA con 10; y, MC con 16.

De tal forma el gobierno de coalición es una verdad, por ahora, establecida en la Constitución para ejercer su facultad y obligación del Presidente de la República, no obstante, con el mismo propósito, los diputados han aprobado otra reforma constitucional que faculta a los gobernadores de los estados y al Jefe de Gobierno del Distrito Federal, en formar un gobierno de coalición con uno o varios partidos políticos que integren las legislaturas estatales o en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal.

En fin, estimado lector, no es lo mismo un gobierno de coalición que los partidos políticos en coalición.

Las coaliciones son para los partidos políticos. En las elecciones federales se unen dos o más partidos para postular al mismo candidato de su preferencia, mediante la celebración de un convenio, donde se estipulan, por ejemplo, los partidos que forman la coalición, la plataforma electoral y el programa de gobierno que sostendrá su candidato. 

Así que, querido lector, por un lado el Presidente se encuentra plenamente facultado para formar gobiernos de coalición, y los gobernadores de los estados y el Jefe de Gobierno del DF, por ahora no, pues la reforma constitucional de los diputados, continúa su proceso legislativo con los senadores. De cualquier forma, esperemos que por el interés colectivo, pronto, muy pronto se forme un  gobierno de coalición. Aunque, déjeme decirle, que dicha figura es propia de los sistemas parlamentarios, y no se tiene pleno conocimiento de su aplicación y función en nuestro sistema  presidencial. 

Al tiempo, tiempo…

Fecha: 
Jueves, 11 de Diciembre 2014 - 18:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Más vale tarde que nunca

En el año 2000 publiqué un texto denominado “Valores cívicos de la Constitución en el Derecho Electoral Mexicano”. Y, nos dicen que recientemente el Instituto Nacional Electoral (INE) y la Secretaría de Educación Pública (SEP), han firmado un Convenio Marco de Colaboración para la realización de proyectos y trabajos orientados a fortalecer la educación cívica. El objetivo del convenio consiste en establecer las bases para colaborar en proyectos y trabajos en materia de docencia, investigación, difusión de la cultura, asesoría, apoyo técnico, y coedición de materiales, en los ámbitos electoral, de educación cívica, de la cultura de la legalidad, valores democráticos y temas afines.

¿Por qué y para qué celebrar un convenio de ésta naturaleza entre ambas instituciones?

Quizá encontremos como una primera respuesta lo que nos dice el Consejero Presidente del INE, al señalar que dicho convenio facilitará la construcción de una política de Estado en materia educación cívica, y será emblemático para el diseño de políticas públicas a largo plazo. Esto significa, para el presidente del INE, que "es tiempo de impulsar una nueva política de Estado en educación cívica que logre un cambio cultural cualitativo, es tiempo de que nuestra generación asuma su responsabilidad con nuestra democracia".

En mi escrito de hace 14 años sostenía “…últimamente en la sociedad mexicana se ha generado desasosiego por sostener y crear conciencia de los valores cívicos. Las autoridades implementan la reconstrucción de estos aspectos a través de los niveles de educación primaria y secundaria. Las asignaturas se distinguen básicamente por sostener el <<Civismo y Ética>>; intentando sobreponer y rescatar la esencia de esos valores menospreciados, que mucho contribuyen a la formación y sostenimiento de la cultura política…”.

Y, por su parte, con la celebración del convenio el Secretario de Educación Pública Emilio Chuayffet, apuntaba que la construcción de una cultura política debe iniciarse desde la infancia, a fin de que cada integrante de la comunidad se interiorice de las normas, los valores y de las pautas de comportamiento para aprender a convivir. Además, mencionó que no era casual que sea el artículo tercero constitucional el que defina la democracia como un sistema de vida fundado en el constante mejoramiento económico, social y cultural del pueblo.

La segunda respuesta a la interrogante antes planteada, la observamos con lo que ha comentado el titular de la SEP, y por lo menos, ya la contemplaba en mi escrito del 2000, pues en él apuntaba que la democracia, igualdad, libertad, fraternidad y justicia como valores cívicos de la Constitución son aportaciones que sostienen principalmente lineamientos culturales del derecho a la educación. Para su plena función es indispensable el consentimiento de su formación y concienciación, que conjuntamente formarán la cultura democrática.

En definitiva, sin duda el convenio llevado a cabo entre las autoridades del INE y de la SEP, es un instrumento que a largo plazo mostrará sus primeros resultados, con el diseño de políticas públicas. Sin embargo, como bien lo señalé hace catorce años, la consecuencia de la formación y actividad democracia, igualdad, libertad, fraternidad y justicia, es un enigma de funcionalidad y eficacia porque la sociedad no tiene conciencia de los elementos e instrumentos que ofrece el marco constitucional y legal para practicar sus derechos y obligaciones políticas. Por tanto, surgen asperezas jurídicas que pudieran evitarse con una adecuada capacitación política-electoral y conducta cívica, formándose con ello la cultura democrática, cuyo elemento fundamental es la Carta Magna.

Así qué, estimado lector, mientras las autoridades del INE y la SEP aterrizan y cumplen el objetivo del convenio, sea consciente que Usted tiene el derecho a participar en la política, por ejemplo, con el derecho a ser candidato independiente a un cargo de elección popular, con el derecho a iniciar leyes y/o con el derecho a participar en la toma de decisiones del gobierno en temas de trascendencia nacional mediante la consulta popular.

Querido lector, ándele, anímese, esta es su oportunidad, hace catorce años quizá Usted estaba estudiando la primaria y la secundaria, y por ende le inculcaron sus profesores una educación cívica, ahora Usted es una persona mayor de edad, y no espere a que pasen en su vida otros catorce años sin que participe en la vida pública del país, quizá sea demasiado tarde para hacerlo.

Al tiempo, tiempo…

Fecha: 
Martes, 23 de Septiembre 2014 - 18:00
Redes sociales: 
1