Se encuentra usted aquí

consejos

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Historia desde el diván

Existe la creencia generalizada de que acudir a una terapia de psicoanálisis equivale a tener un trastorno mental lo que significa estar loco; sin embargo, el tiempo que pasamos frente a un psicoanalista en realidad es tiempo que dedicamos a nosotros mismos, a escuchar lo que pensamos y sentimos al platicarlo y a entender nuestra actitudes ante ciertas circunstancias de la vida con el fin de encontrar soluciones y tomar mejores decisiones.

El trabajo terapéutico como todo tratamiento, requiere de tiempo pero sobretodo de convicción en querer realizar un cambio de raíz que nos permita alcanzar un estado de bienestar y también se necesita disciplina y constancia. Suele pensarse que la terapia nos dará las respuestas o las fórmulas para vivir mejor de forma mágica pero no es la terapia en sí lo que nos ayuda sino el trabajo que hacemos por y para nosotros mismos. Hay quienes pasan media vida en una terapia y nada cambia y hay otros que tan sólo requieren algo así como un ajuste en sus ideas y emociones para emprender el vuelo nuevamente.

Recuerdo perfectamente la tarde gris y lluviosa que enmarcó mi primera cita con la terapeuta: llegué mojada, con frío y con un gran vacío interno. El trabajo terapéutico me tomó un año y medio de sesiones semanales durante los primeros tres meses, posteriores sesiones quincenales y finalmente, mensuales durante el último semestre. Las palabras que me “dieron de alta” fueron más o menos así: “Mi trabajo contigo está hecho, puedes continuar sola porque durante todo este tiempo la labor ha sido tuya y tus ganas de querer tener una mejor calidad de vida. Hay quienes tienen algún tipo de patología y requieren más tiempo o incluso medicamentos pero no es tu caso así que ¡a ser feliz!”

La cita quedó abierta por si algún mal momento se atravesaba en mi camino, todavía he regresado algún par de veces más por lo que llamó ayuda para encontrar mi brújula que no es otra cosa que poner orden en ese pequeño caos en el que la mente y/o el corazón suelen enredarse, complicando todo lo que hay alrededor.

La pregunta que todos nos hacemos alguna vez en la vida es ¿para qué o de qué sirve acudir a una terapia? Yo diría que la labor de un terapeuta es la de acompañar un proceso de autodescubrimiento sobre aspectos de nuestra personalidad que desconocemos que existen o que nos negamos a aceptar como parte del todo integral que somos; de tal forma que, sesión a sesión entre pláticas, recuerdos, lecturas, música, meditación y otras técnicas utilizadas según la corriente psicológica del terapeuta es como ir reuniendo las piezas de un rompecabezas que una vez armado dará luz a lo que creíamos un cuarto lleno de sombras.

Desde mi experiencia puedo decir que aventurarse en una terapia es el mejor regalo que podemos hacernos y que no es necesario ser un suicida en potencia o un esquizofrénico o tener un trastorno bipolar o depresivo para acercarse a una terapia basta con querer tener una vida íntegra e integral, vínculos afectivos sanos, relaciones honestas, pensamientos positivos, ganas de alcanzar nuestros sueños o como yo lo expresé en aquélla primera sesión: tener paz y claridad.

Cada uno sabrá qué es lo que pretende alcanzar al asistir a una terapia siempre y cuando esté dispuesto a aceptar lo bueno y lo malo que encontrará por el camino pues finalmente y como reza el proverbio chino: “El trabajo del pensamiento se parece a la perforación de un pozo: el agua es turbia al principio, más luego se clarifica”

Ya que estamos cercanos a los buenos propósitos y deseos de Año Nuevo vale la pena considerar qué queremos regalarnos en un afán de mejorar nuestras vidas para sentirnos plenos, en paz y permitirnos gozar de las maravillas que la vida nos ofrece si tan sólo hacemos un alto en el camino para consentirnos y reconciliarnos con nosotros mismos.

Secciones:

Fecha: 
Martes, 08 de Diciembre 2015 - 16:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Amar: ¿Una aventura emocionante?

La mayoría de las personas aspiramos a encontrar una pareja. Alguien que sea parte de nuestra vida hasta el final de nuestros días. Esa persona con quien poder compartir no sólo los eventos cotidianos, sino además, proyectos y emociones que el futuro nos depare. Alguien a quien podamos confiar no sólo nuestro futuro, sino hasta nuestra vida.

Tal vez suena exagerado pensar en poner nuestra vida en manos de otro ser, sin embargo, ¿qué sucede con las parejas que, al paso de los años, se reparten las tareas por cuestiones prácticas y sin darse cuenta se van separando el uno del otro y cuando reaccionan son dos desconocidos, apenas si hablan, ya no tienen tema de conversación y, muchas veces, sólo lo unen los hijos?

¿Dónde quedó el poner la vida en manos del otro? Precisamente en dejar que todo ocurra sin intervención propia, dejarse llevar por la corriente. Muchas veces esperamos que el tiempo resuelva nuestras vidas. Una vez encontrada la pareja está todo hecho, ¿para qué preocuparse?, ahora el hogar o el trabajo ascienden en la lista de prioridades.

Hagamos una lista de prioridades, antes de seguir avanzando. Dependiendo del tiempo que la pareja tenga junta serán las respuestas. Lo que sí es claro es que en esas listas, pocas veces, muy pocas, estará en primer lugar la persona quien la escribe o su relación de pareja.

Como decíamos, la cotidianidad envuelve la vida, los eventos van pasando y apenas se tiene tiempo para asistir a ellos y, con algo de suerte, para disfrutarlos. ¿Dónde queda la vida de pareja?  Ya no digamos la vida personal. Todos esos proyectos individuales y en equipo se van sin que nadie se dé cuenta, sin poderlos abrazar.

Todas aquellas frases dulces y emocionadas que nos hacían vibrar: “¿Me quieres?” “Sí, para toda la vida” “¿En verdad?” “Sí, por supuesto, estaremos juntos” “¿Siempre?” “¡Siempre!”…  Quedan en el olvido, en un baúl enmohecido, el cual quién sabe si volvamos algún día a abrir.

Con frecuencia creemos que al hacernos novios y contraer matrimonio, o encontrar una pareja con la cual vivir, se ha resuelto nuestra convivencia por los siglos de los siglos ¡Ojalá esto fuera así de fácil! La aventura apenas empieza. El noviazgo es el inicio de una relación, mientras el matrimonio o vivir juntos es la concreción de dicha relación. Concreción que puede llevar años y años en caso de lograrse.

Construir, alimentar y mantener una relación amorosa es complicado, las relaciones humanas en general son difíciles y la amorosa aún más. Esta unión está salpicada de dudas, temores, angustias… Saltan todas las creencias, traumas y limitaciones de quien somos. La pareja es la depositaria de nuestras más profundas expresiones, tanto de amor como de desamor.

Por eso, un aspecto fundamental para la pareja es crecer juntos, porque una vez que se vuelven pareja se constituyen en una unidad, y si evoluciona por separado, dejarán de tener los elementos que los unió al principio y se perderá el “encanto” que los hacía suspirar.

Lograr una pareja feliz implica mucho trabajo en común, esfuerzo por dejar de lado el miedo a ser lastimado, soltar las riendas del ego y el querer ejercer poder sobre el otro. Si se logra lo anterior tal vez se pueda volar al cielo y remontar las nubes para llegar… Hasta donde cada parte de la pareja esté dispuesta a soltar, aceptar, comprender… AMAR.

Amar se puede convertir en una emocionante aventura, donde dos siguen siendo dos y, al mismo tiempo, son uno cuando desean disfrutar de esa unión.

Secciones:

Fecha: 
Miércoles, 21 de Octubre 2015 - 16:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Debemos de tener participación ciudadana

¿Sabemos qué es un consejo ciudadano y para que sirve? Estoy seguro de que muchas personas lo saben, pero no está de más promocionarlos y apoyarlos.

Un consejo ciudadano es un organismo de la sociedad civil, cuyas metas principales son:

  • Generar mecanismos de denuncia ciudadana fáciles, sencillos, confidenciales, prontos y efectivos.
  • Diseñar y aplicar programas destinados a atender las diferentes problemáticas de los ciudadanos.
  • Operar como una organización de consulta, análisis, y participación ciudadana, tales como:  seguridad pública,  procuración de justicia, cultura cívica, atención a victimas del delito, entre otras.

Estas organizaciones son un puente entre ciudadanos y autoridades.

Son un grupo de ciudadanos igual que tú y que yo, que trabajan con nosotros, para nosotros y por nosotros.

El principal origen de estos consejos ciudadanos es, de pasar de la protesta a la propuesta y de la critica a la acción.

Seguramente en tu localidad existe un consejo ciudadano, estaría muy bueno buscarlo y averiguar un poco mas sobre sus facultades y apoyos a la ciudadanía.

En particular, quiero platicarles de un consejo ciudadano que está tomando fuerza en el Estado de México. Me refiero al que está ubicado en Valle de Bravo.

Este consejo de participación ciudadana, propone entre otras tareas, la colaboración con las diferentes autoridades tanto municipales, estatales como las federales.

Esta organización quiere impulsar la preservación y restauración de los valores arquitectónicos, culturales e históricos y así conservar un Valle de Bravo tradicional. Y con esto, seguir teniendo el honor de ser un Pueblo Mágico.

Pugnar por un desarrollo económico equilibrado para todos.

Impulsar al crecimiento planeado y ordenado de los distintos centros de población y sus comunidades y estar alerta en la protección del medio ambiente.

Pero como todo consejo ciudadano, necesita de la activa participación de los ciudadanos de Valle de Bravo. Por lo cual lleva a cabo reuniones con vecinos, tanto en Valle de Bravo como en las diferentes comunidades para informar y establecer un contacto mas cercano. De igual manera, tiene varias reuniones con los diferentes niveles de gobierno del municipio, principalmente. Y reuniones muy activas con el gobierno estatal y federal.

Nosotros, como ciudadanos, tenemos la gran oportunidad de ser activos en muchas de las tomas de decisión de nuestros gobiernos. A lo mejor pensamos que no vamos a ser escuchados o que nuestra participación será un fruto que se secará muy rápido. Pero sólo hay que pensar una cosa. ¡Nos arriesgamos a probar si esto de los consejos ciudadanos es útil, confiable y que nos pueden ayudar o seguiremos estáticos, parsimoniosos y ajenos a las distintas problemáticas que nos acogen en nuestro municipio, delegación, estado, capital y en nuestra Republica Mexicana!

El siguiente texto lo comparte el consejo de participación ciudadana de Valle de Bravo. Esperando que sirva para que más ciudadanos de esta localidad tengan participación activa y se unan por un Valle de Bravo mejor y mas bello.

“Esta iniciativa surge a partir de la preocupación de los vecinos frente a la sistemática violación a las normas de uso de suelo y de la imagen urbana y al deterioro del Centro Histórico de un Valle de Bravo tradicional y con ello la destrucción de la belleza que caracterizaba a esta población.

“El Consejo está integrado por cinco miembros; un Consejo Ampliado de veinte y un Consejo Técnico conformado a partir de la celebración de acuerdos de colaboración con distintas instituciones educativas y gremiales.

“El Consejo se propone COLABORAR con las autoridades para impulsar un crecimiento planeado y ordenado de los distintos centros de población; para lograrlo, el Consejo trabaja para:

“Fortalecer las capacidades institucionales del gobierno, nos proponemos colaborar con autoridades para que puedan cumplir plenamente con sus responsabilidades; trabajar en la actualización del reglamento de imagen urbana y vigilar su exacta aplicación, así como emitir opiniones técnicas respecto de los permisos de uso de suelo y licencias de construcción con el propósito de que unas y otras cumplan con la normatividad.

“Asesorar a los vecinos, nos proponemos ayudar a que los vecinos del municipio, independientemente de su condición económica, puedan construir sus viviendas y satisfacer sus necesidades y al mismo tiempo cumplan con las normas de suelo, construcción e imagen urbana.

“Construir ciudadanía, nos proponemos construir para que los vecinos “ de a pie” participen de manera  más activa y responsable en “la cosa publica” y en la defensa de su ciudad como lo que es, “un bien público.

“En este proceso de corresponsabilidad, autoridades y vecinos tenemos que aprender a trabajar juntos.

“Para avanzar es necesario “ponernos de acuerdo” alineando los esfuerzos y capacidades del gobierno con la enorme energía social de la comunidad vallesana. Y juntos multiplicar y alcanzar las metas que nos trazamos; para lograrlo es necesario que los vecinos sean actores permanentes del juego democrático participando de manera más activa en la “cosa pública”; y que conozcan de sus derechos y obligaciones para que estén en capacidad de ejercer y cumplir.

“Necesitamos fomentar la cultura de la legalidad a partir del conocimiento y aplicación de las leyes; de manera particular aquellas que tienen que ver con el cuidado y protección del medio ambiente y las que regulan usos de suelo, construcción e imagen urbana. En un proceso de corresponsabilidad se requiere fomentar el diálogo y la reflexión para llegar a acuerdos y asumir compromisos”.

Una buena parte de la desastrosa situación por la que atravesamos se explica a partir del divorcio entre gobierno y ciudadanos.

Mas información:

copacidevalle@gmail.com  

Facebook: consejo ciudadano valle de bravo 

Twitter: ciudadanoVdeB

Participa en tu comunidad, no dejes que otros hagan lo que tu puedes lograr.

Les mando muchos saludos y nos pondremos en contacto en la próxima.

Secciones:

Autor:

Fecha: 
Martes, 01 de Septiembre 2015 - 18:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Cebollitas para llorar

Las abuelitas solían decir que cada quien se busca su cebollita para llorar, refiriéndose a la forma en que algunas parejas viven su relación desde el sufrimiento e incluso, la violencia. Vincularse con los demás no es tarea fácil por una sencilla razón: no somos educados desde la emoción, sino desde la razón y ello incluye el deber ser lo que los convencionalismos sociales determinan, de tal suerte que un día olvidamos esa esencia natural y ligera que tenemos cuando niños, la cual nos hace amar a nuestros padres, familia, vecinos, compañeros de escuela, etc., hasta el grado de dejar de expresar emociones y llegar al extremo de padecer incluso ciertas patologías porque no logramos establecer vínculos sanos con nadie o casi nadie.

El amor, en sentido romántico es y ha sido tela de corte para todas las expresiones artísticas y es así que los referentes cercanos que tenemos al respecto, se derivan de lo que conocemos como cuentos de hadas; sin embargo, en la realidad y en el día a día el amor es tan complicado o tan simple según la actitud que asumimos ante él, pues mal llamamos amor a dependencias afectivas que derivan en relaciones destructivas. La cuestión es que si no tenemos de origen, en nuestra familia un modelo de amor no sólo romántico sino como pilar de la autoestima, le ponemos la etiqueta a cualquier relación que establezcamos en el camino aunque sea autodestructiva.

Decir del amor implica referirse a numeroso estudios que desde la psicología, la antropología o el arte se han hecho pero lo que llama mi atención es que siga siendo un tema que se trate con pinzas, con tantos tabúes, prejuicios e incluso, desconocimiento y que la falta de educación en las emociones sea una de las razones de sufrimiento.

¿Por qué elegí este tema? Por una sencilla razón que tuvo su origen en una conversación que no pude evitar escuchar en un vagón del metro en el trayecto de la estación Centro Médico a Deportivo 18 de Marzo y que más o menos tuvo el siguiente tenor:

Anilú (nombre ficticio) contó a su interlocutor de un chico que conoció y al que le había dedicado los últimos meses de su vida en atenciones, detalles, tiempo, emociones y pensamientos; es decir, se sentía enamorada sin duda pero el sujeto de su afecto a pesar de haberle mostrado cierto interés, de expresarle su gusto hacia ella y de agradecerle sus atenciones no daba muestras claras de quererse comprometer en una relación. La emoción que expresaban sus palabras al hablar del galán no dejaban duda de lo que ella sentía por él; sin embargo, más de una vez mencionó que a pesar de todo lo linda que había sido y de sus emociones nunca le había expresado en forma verbal su interés ni sus expectativas y, evidentemente, se sentía decepcionada al no haber recibido ninguna señal que le indicara que iba en el camino indicado o si tenía que abortar la misión de conquista.

El interlocutor de Anilú atinó a decirle que era muy corta de edad para sufrir por amor (tan sólo 17 años) y que tenía un futuro promisorio con todas las actividades que realizaba y su forma de pensar, como para desanimarse por el intento fallido de una conquista. La recomendación me pareció precisa a pesar de la también corta edad del amigo en cuestión (quizá unos 20 años) y me hizo preguntarme: ¿Cuál sería la historia de vida de Anilú a sus cortos 17 años? y ¿Cómo la habrían educado emocionalmente hablando?

Los psicólogos suelen remitirse a los años tempranos de la infancia para encontrar la raíz de los problemas que como adultos enfrentamos pues la forma en que somos criados y el contexto en que crecemos determina nuestra conducta futura y por ende, la forma de vincularnos en el trabajo, con los amigos, con la pareja y por supuesto, con nosotros mismos.

Las bases de un vínculo de pareja sano y sólido están en el amor (verdadero) y el respeto (por sí mismo y la otra persona) sin miedos que impidan mostrarse tal como se es y sin perder la libertad e individualidad pero, ¿Quién nos enseña tal cosa? Al parecer, la gran mayoría lo aprende en la escuela de la vida aunque sea a base de lágrimas, quien lo aprende como parte de la experiencia familiar, tiene un gran camino recorrido aunque no garantiza del todo el éxito, pues una relación es de dos, pero el impacto puede ser menos devastador.

Lejos de buscar cebollitas para llorar, hay que tener presente que no nos merece quien nos hace sufrir, aunque haya algunos que vivan lo contrario.

Secciones:

Fecha: 
Martes, 25 de Agosto 2015 - 16:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

El dinero lo inventan los ricos y algunos vivos también

La semana pasada empezamos a ver algunos términos que se utilizan en el lenguaje cibernético para este asunto de ganar dinero. Hoy veremos algunos más.

Scam es una palabra inglesa que quiere decir embaucar como verbo. Estafa o fraude, si se usa como sustantivo. Un scamer es, por tanto, un estafador, un embustero administrador fraudulento.

Internet, por desgracia, está plagado de sitios creados por gente sin escrúpulos que busca el modo de robar y qué mejor manera de conseguirlo que enamorar a la víctima.

En realidad el engaño es exactamente como era cuando solo existían las revistas del corazón, los programas radiofónicos sentimentales o las llamadas a números equivocados en las que ingenuos y cándidas se quedaban conversando porque “les cayó bien la persona” y nadie pensaba que la web pudiera existir alguna vez.

A los scamers se les encuentra en sitios de citas o en redes sociales con perfiles falsos. Tejen historias de que son exitosos en el mundo de los negocios, dicen no tener familia y estar buscando al o la compañer@ adecuad@ y aseguran que en usted han encontrado a su alma gemela.

De esa manera van buscando información para saber qué es lo que “el amor de su vida” quiere oír y decírselo y así convencer al incaut@ de que vaya a cobrar un documento bancario que a ellos, por la distancia, les es imposible o han llegado a la ciudad donde usted vive y no pueden ponerse en contacto porque “los asaltaron” o “tuvieron un accidente” y no pueden pagar el hotel o el hospital.

Para identificar si un@ está involucrad@ en un romance scam, hay que observar sinceramente qué sitios frecuentamos en Internet y con qué finalidad. Estamos en un gran riesgo si hemos visitado lugares de citas en los últimos seis meses, si alguien manifiesta rápidamente que se ha enamorado de nosotros en cualquier red social, si el enamorado en cuestión quiere salir del sitio y enfrascarse en una conversación por mensajería instantánea o por email.

Y si tienen problemas de dinero y mandan un SOS, qué esperamos, ¡es momento de bloquear a esa persona! Más vale tirar el idilio por la borda que perder recursos y sufrir un daño moral que en algunos casos llega a ser irreparable.

Ni qué decir de las posibilidades de desquite. Quien ya sufrió una estafa, ni se le ocurra pensar que va a vengarse del victimario. Sólo hará que aumente el peligro al que ya estuvo expuest@.

El FBI advierte que una parte del botín obtenido en esta forma va a parar al terrorismo. Simplemente a Nigeria le reporta más de veinte millones de dólares al año. En pocas palabras, nos las estamos componiendo con gente que pertenece a mafias, que nos lleva ventaja en cuestiones de hacer el mal.

Secciones:

Autor:

Fecha: 
Jueves, 13 de Agosto 2015 - 16:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Trump es una estrella fugaz. Mal diseñados y enfocados programas sociales del gobierno. Devaluación de la moneda china y sus consecuencias

Me acompañan Viridiana Ríos y Luis Miguel González y comentamos: Trump es una estrella fugaz; mal diseñados y enfocados los programas sociales del gobierno; la devaluación de la moneda china y sus consecuencias. Alejandra Ruiz explica por qué los niños necesitan tener límites durante vacaciones. Adriana Páramo explica qué hace cuando se existen ciertas conductas atípicas.

Secciones:

Fecha: 
Miércoles, 12 de Agosto 2015 - 19:00
Redes sociales: 
1

Mi programa:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

“Hasta que la muerte nos separe”

“¿Por qué no bajo de peso? Me voy a casar dentro de unos meses y quiero pesar menos. ¡¿Por qué no logro hacerlo?! Lo he intentado… Hay muchas cosas involucradas: ¡Deseo verme bien y quiero mejorar mi salud!

Escuchaba los detalles que Martha expresaba sobre el por qué deseaba mejorar su peso corporal…”Siempre he tenido buen apetito, de eso no me quejo, de hecho toda mi familia come muuuy bien. Recuerdo cuando éramos adolescentes y mi papá nos hacía de comer los domingos…”

A veces las personas tienen mucho que decir, para ellas es importante desahogarse… Sobre todo cuando están a punto de dar un paso trascendental en su vida como lo es CASARSE.

Martha continuó: “Tong… Toong… Tooong… Salía mi papá de la cocina golpeando suavemente la olla donde había guisado la comida,  mostraba el trasto vacío y lo ponía boca abajo, mientras sonreía de oreja a oreja y exclamaba con voz clara: “ÉXITO TOTAL”.

… Martha continuó soltando sus emociones, se notaba que mientras hablaba se deleitaba en su narración. Ahora el sobrepeso parecía un tema secundario, mientras disfrutaba relatándome cómo era su relación familiar cuando era pequeña…

Es normal que ante un evento de la magnitud de una boda la persona haga un inventario de sus días felices… La comida se relaciona con esos momentos, con la infancia, donde la responsabilidad de la propia vida está en manos de los papás, cuando la preocupación de los hijos es ir a la escuela, jugar y cumplir las reglas.

Ella continuó hablando de sus recuerdos en los cuales se sentía protegida… Cuando terminó se quedó callada… Entonces le pregunté: ¿Realmente quiere bajar de peso para el día de su casamiento?... ¿Realmente se quiere casar?..  Ella abrió los ojos desconcertada… Por un instante se quedó mirándome sin saber qué contestar…

Cuando se está frente al compromiso de un enlace matrimonial  la zozobra sobre el futuro matiza todo el panorama, es un cambio radical de vida y el mundo se presenta como un vaivén. Las bodas están entre las principales causas de estrés, sólo después de los duelos de personas cercanas.

Cuando Martha reaccionó a mi pregunta respondió “Sí, si me quiero casar… Solo que me da miedo… ¿Qué tal si me va mal?...” ¿Y por qué el temor? –Pregunté yo- … “Pues últimamente me siento agobiada, de pronto estoy triste, otras veces contenta, en verdad ya no sé si quiero casarme o no… Esto es más complicado de lo que esperaba… Hasta tengo pesadillas.”

A veces se llega a terapia con un problema en mente, sin embargo durante la sesión se van aclarando las ideas y se ve el panorama mejor… Concluyendo que la visita es por otra razón.

¿Bueno, desde cuándo tiene estos sentimientos encontrados con respecto a su relación? –Pregunté-. Martha respondió tras unos segundos de reflexión: “Mmm, creo que fue cuando Roberto y yo pusimos fecha a la boda” –Entonces pregunté- ¿Y antes, cómo se sentía con Roberto? –Ella respondió- “Feliz, feliz” y su rostro se transformó.

Tener dudas sobre la relación previo al enlace matrimonial es normal, como seres humanos el temor a lo desconocido hace mella en nosotros aun cuando deseamos algo. Si comprendemos que esta situación es parte del estrés podemos seguir adelante dejando el miedo de lado, evitando que frene las decisiones importantes para la persona. El estrés puede parecer un elemento insignificante, sin embargo su impacto puede hacer cambiar de rumbo a una pareja, cerrar puertas,  cambiar vidas.

Encontrar una pareja con quien se quiera compartir la vida es una empresa que requiere esfuerzo, valentía,  confianza en sí misma y en el otro. Ciertamente la única garantía de éxito –si es que la hay- está en empezar esta unión con amor, continuar con comprensión  y ser constantes día a día “hasta que la muerte nos separe”.

Meses después llegó una participación, abrí el sobre con expectación… Junto con la invitación iba una notita dirigida a mí: “GRACIAS… ¡De la pareja más feliz!”. Al calce había dos firmas donde se leía “Martha y Roberto”.

Una boda es como una danza, hay que llevar el propio ritmo y al mismo tiempo acompañar al otro… Así, el baile será un placer para ambos,  “solamente” necesitarán deslizarse al son de la melodía que los contrayentes decidan escuchar.

_____________________________________________________________________

Foto: http://aloim.org/alo/2014/01/fondos-de-pantalla-de-parejas-enamoradas.jpg

Secciones:

Fecha: 
Miércoles, 12 de Agosto 2015 - 16:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Lo que no sabías de los neumáticos (parte II)

En el anterior artículo describí que cada neumático posee una diferente construcción y un conjunto de características conocidas como “nomenclatura de los neumáticos”. Además de las características anteriores, existen otras complementarias que también debemos tomar en cuenta al momento de adquirir un neumático, las cuales son:

neumaticos.png
Imagen 1.- Nomenclatura típica de un neumático Goodyear series Eagle.

Aplicación

Casi todos los neumáticos tienen la leyenda “All Weather”, aptos para su uso en todo tipo de clima. En ocasiones tienen las siglas M+S (Mud and Snow), que también se refieren a un uso “All Weather”. Otras siglas como M+SE, se refieren a neumáticos con clavos en la suela para emplearse en climas con frío extremo.

Durabilidad

¿Sabías que hay neumáticos que duran más que otros? Esto se debe a la composición de la mezcla del caucho con el que se elaboran. Esta característica se conoce como desgaste (Treadwear), es el ritmo al cual el neumático se desgastará de su suela de contacto con el pavimento.

Identificada mediante un número que representa el grado de desgaste, entre más alto sea el grado, más tiempo le tomará al neumático desgastarse de la suela. Por ejemplo, un neumático con grado 400 debería durar el doble que uno de grado 260. Existen neumáticos altamente durables con grados tan altos como los de 600.

¿Los neumáticos caducan?

Aunque los neumáticos se almacenen o no se empleen durante años tienen una fecha de caducidad, su vida útil llega a su fin a un periodo determinado.

El caucho de los neumáticos se degrada con el paso del tiempo, debido a que en su estructura interna aparecerán grietas o cuarteaduras que irán creciendo hasta que el neumático presente fugas o estalle en movimiento.

Los neumáticos caducan cada 4 o 5 años como máximo después de su fecha de fabricación, la cual está estampada en sus costados. La fecha de fabricación se identifica por 4 dígitos, los cuales indican la semana y el año de fabricación. Por ejemplo:

captura_de_pantalla_2015-07-29_13.20.17.png

Indica que el neumático se fabricó la semana 03 del año 2015 y que caducará en el año 2019 o 2020 con un mantenimiento adecuado.

Presión máxima de inflado

A menor presión de inflado se incrementa la temperatura del neumático cuando está en movimiento.  El calor excesivo daña a los neumáticos provocando la aparición de grietas prematuras en el caucho.

En un costado del neumático se encuentra la especificación de la máxima presión de inflado permitida en frío para ese neumático en particular. Las presiones de inflado varían entre los diferentes modelos de neumáticos y pueden llegar hasta los 60 PSI.

Es recomendable mantener la presión de inflado de los neumáticos en un rango del 87% al 89% de su capacidad máxima. Por ejemplo, un neumático cuya capacidad máxima es de 32 PSI, es aceptable mantenerlo con una presión del 28 PSI, una presión por debajo de 26 PSI provocará que el neumático se sobre caliente al girar.

Tracción

Es el nivel de adherencia que poseen los neumáticos en pavimento mojado. Un neumático con un alto grado de tracción permite detener el vehículo en pavimento mojado en una distancia más corta que un neumático con un menor grado.

La tracción se identifica por las siglas “AA”, “A”, “B” y “C” del más alto grado al más bajo respectivamente.

Todos quisiéramos que los neumáticos fuesen casi eternos, la diferencia entre todas las características descritas en tanto en esta segunda parte como en la primera son los factores que determinan su costo. Al momento de adquirirlos debemos valorar cuales son nuestras necesidades y preguntarnos. ¿Vale la pena comprar un neumático con un grado de durabilidad de 500, si casi no uso el vehículo y caducará a los 5 años?

Después de conocer esta información no volverás a ver a los neumáticos de la misma manera, pues ayudará a interpretar su nomenclatura cuando sea necesario adquirirlos.

 

Secciones:

Fecha: 
Miércoles, 29 de Julio 2015 - 16:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Los hijos: ¡jueces implacables!

… ¿Por qué lloras? –pregunté- “Porque ya me cansé de mis papás… Siempre que necesitamos pagar algo se ponen a pelear” –dijo Raúl, secándose las lágrimas-. Esta vez estaba en contacto con sus sentimientos y se notaba su confianza. ¿Y tú qué opinas de ello? –pregunté- “¿Qué opino? Opino que mi padre es un ¡irresponsable!” –dijo tajante-.

¿Por qué crees eso de tu papá? –volví a preguntar- “Cuando se enoja con mi mamá se desquita con nosotros para molestarla a ella, además él siempre ha sido un codo” – comentó el joven. Raúl es un muchacho de 17 años, inteligente y listo. Su familia está integrada por él, los padres y dos hermanas menores, de 15 y 7 años.

Muchas veces los papás no toman en cuenta que los hijos crecen y tienen su propia opinión sobre los hechos, pelean frente a ellos, sin tomar conciencia que alguna información es estrictamente de la pareja.

Raúl se quedó en silencio por un momento… De pronto preguntó - “¿Cuándo vendrá mi mamá a platicar con usted?..., necesito decirle algo…” ¿Y qué le quieres decir? – pregunté- Él se quedó pensativo mientras me miraba, calculando el efecto de lo que estaba por decirme…

“Le quiero preguntar por qué no lo deja… Ya se lo he dicho y no me contesta… ¿Cree que quiera venir?” – insistió Raúl- Probablemente sí, ¿Tú qué crees? – contesté-. “Si, si viene, ella siempre está interesada en nosotros” – afirmó con un dejo de emoción-. Bueno, entonces la llamaré para preguntarle si puede venir para la siguiente reunión – concluí-.

Al pelear frente a los hijos se corre el riesgo de LASTIMARLOS en SUS SENTIMIENTOS y transmitirles información equivocada. La pareja a través del tiempo va estableciendo formas de conducta que para ellos pueden parecer normales, sin embargo, para quien los observa el mensaje es diferente.

Raúl: ¿Me gustaría saber para qué quieres proponerle a tu mamá la separación? –le cuestioné- “Es fácil… Se la pasan peleando… Si papá no quiere darle dinero, me parece que estaríamos mejor sin él…, ni siquiera la deja trabajar… He buscado por internet y la ley dice que es obligación de los padres cubrir los gastos de los hijos…”.

Me llamó la atención su seguridad y la firmeza de sus palabras, es difícil para un joven hablar así de sus padres, a menos que el enojo y la decepción sean grandes para él.

–Pregunté, cambiando de tema- ¿Raúl, cómo es tu abuelo paterno?... “Uy, lo recuerdo poco, murió” –me indicó y continué- Tal vez sepas cómo trataba a tu papá cuando él era pequeño… “¡Ni le digo!” –exclamó- “Cuando llegaba borracho le pegaba. Lo oí cuando mi papá le reclamó a mi abuelita”.

¿Raúl, alguien te ha pegado alguna vez? –Le pregunté- “No, eso no. Nunca me han pegado” –me dijo- Y cómo crees que se sentiría tu papá cuando le pegaban a él de pequeño. “No, pues mal” –contestó rápidamente- Me miró fijamente y tras unos segundos de vacilación continuó-  “… Por eso él es así…  ¿verdad?”

Las imágenes de los padres son fundamentales en la vida de los hijos. El padre representa la seguridad, la autoridad, es el proveedor.... La madre es la protección, el cariño incondicional… Es fácil convertirse en JUEZ de los padres cuando se han acumulado enojo tras enojo durante años.

Criar a los hijos es una empresa complicada y difícil. Requiere de constancia, abnegación, AMOR y mucha, MUCHA PACIENCIA para que cuando sean adultos, las semillas en ellos plantadas se conviertan en comprensión, respeto y AMOR.

Foto: http://avivamientointernacional.org/Content/ImagensPalavras/0074173f-5ff...

Secciones:

Fecha: 
Miércoles, 29 de Julio 2015 - 16:00
Redes sociales: 
1