Se encuentra usted aquí

compromisos

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

De candidatos y candidotes

Si de prometer se trata, nadie iguala a nuestros calificados y experimentados político-candidatos, aquellos que cíclicamente compiten por obtener alguno de los tantos huesos que nuestra pródiga nación ofrece, para que de manera democrática nosotros los súbditos (quiero decir, ciudadanos) podamos decidir quién será nuestro próximo salvador, aquel que nos llevará a la prosperidad, a la justicia y al bienestar social.

Desde aquellos que se lanzan a “la grande”, hasta los menos agraciados buscadores de alguna presidencia municipal o una jefatura delegacional, pasando por los aspirantes a gobers preciosos o a congresistas, todos sin excepción, se vierten en promesas, ofrecimientos y soluciones que de antemano saben que no van a cumplir.

Algunos dirán que esto sucede en todos lados, que hasta en los países más avanzados se acostumbra valerse de las maquilladas y seductoras promesas para convencer a los ingenuos votantes de que depositen su confianza en determinado candidato. Les doy la razón. El problema es que en aquellos países, sí se cumplen por lo menos parte de tales promesas, y la calidad y cantidad de ellas son razonablemente aceptables y más creíbles para los mencionados votantes. 

Sin embargo, en México, sucede que nuestros ínclitos “wannabes” dejan fluir su inacabable verborrea para prometer el sol, la luna y las estrellas, pero, después, cuando se trata de cumplir,  los incautos ciudadanos acabamos recibiendo puros agujeros negros (hablando en términos cósmicos, por supuesto).    

¿Para muestra? un botón: Al inicio de su campaña por la presidencia de la república, Enrique Peña Nieto se comprometió, en caso de resultar elegido, a atender y cumplir 266 promesas que firmó ante notario público. ¿Era realmente necesario comprometerse a tanto? Peña, ya presidente, se aproxima a completar su tercer año de gobierno, esto es, la mitad de su gestión, habiendo cumplido a duras penas el 10 por ciento de sus consabidas promesas.

Muchas de las promesas que formuló pueden o pudieron ser realizadas a nivel de gobernadores, o incluso presidentes municipales, realmente Peña Nieto no tendría por qué haberlas hecho. Sus compromisos debieron de haberse centrado, desde mi punto de vista, en cuatro principales factores: 1) Economía y empleo 2) Educación 3) Justicia y seguridad 4) Narcotráfico. En el orden que quieran.

¿Tiene sentido comprometerse a construir una unidad deportiva en Acolman, o modernizar la carretera Pátzcuaro-Tacámbaro, o construir un hospital infantil en Michoacán? ¿Eso le toca al presidente de la república? ¿Cuántas de sus 266 promesas será capaz de cumplir al final de su mandato? Pero lo más importante: Estaremos viviendo mejor los mexicanos cuando el señor Peña Nieto se retire en el 2018? ¿Gozaremos de un mejor nivel de vida? ¿Tendremos más y mejores servicios públicos? ¿Estaremos más seguros? ¿Estarán nuestros hijos mejor preparados? ¿Encontrarán una chamba digna y decentemente remunerada? Ya sabemos las respuestas.

Prometer no empobrece, bien aprendido lo tienen nuestros candidatos y gobernantes.   

Autor:

Fecha: 
Jueves, 30 de Abril 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Fiesta frustrada

Me he casado tres veces y cada matrimonio lo celebré con amigos y familiares. La primera y la tercera vez con una cena, la segunda con una comida. Nadie me reprochó jamás que festejara mis matrimonios como se acostumbra en nuestro país.

Durante muchos años he asistido a eventos organizados para festejar la primeras o subsecuentes nupcias de decenas de hombres y mujeres; desde íntimas comidas en donde solo 25 personas nos hemos sentado alrededor de una mesa para brindar por la felicidad de la nueva pareja, hasta rumbosas fiestas en las cuales cientos de invitados han festejado durante horas la unión de dos personas que ese día iniciaron su vida conyugal.

Es costumbre muy antigua que cuando una pareja decide unir su vida por alguna ley, sea civil o religiosa, sus familiares y amigos festejen la ocasión.

Por todo lo anterior, no entiendo por qué el gobernador de Chiapas, Manuel Velasco Coello, decidió no festejar de alguna manera su muy próximo matrimonio con su novia, la cantante, actriz y empresaria Anahí Puente Portilla.

La decisión de Velasco se conoció por medio de una carta que le envió el sábado pasado al director general editorial del periódico defeño Reforma, en donde escribió que: “Es falso que se vaya a realizar una recepción de 250 invitados de la política, la farándula y empresarios con motivo de mi boda; … mi prometida y un servidor hemos decidido llevar a cabo una ceremonia matrimonial sencilla donde no habrá ninguna recepción ni fiesta alguna luego de 3 años de noviazgo; Es falso que vaya a haber luna de miel... pues mi agenda de trabajo como Gobernador de Chiapas no me lo va a permitir”.

La carta fue la respuesta a una nota publicada el mismo sábado en Reforma bajo el título “Embellecen Catedral por boda de Velasco” y en ella el chiapaneco también aclaró que “El Gobierno del Estado no realiza ninguna remodelación en la Catedral de San Marcos en Tuxtla Gutiérrez como se afirma incorrectamente en título de la nota referida”.

Creo que, al decidir no festejar de alguna manera su boda, Velasco Coello reaccionó exageradamente a lo que publicó el mencionado diario. Nada de malo tiene que el nuevo matrimonio Velasco-Puente festeje su boda con 20, 50, 250, 500 o 5,000 invitados de su elección siempre y cuando en la fiesta no se utilice un solo centavo o recurso material o humano que pertenezcan al gobierno chiapaneco. Mientras los novios paguen su fiesta, nadie puede reclamarles nada. Y sí, la luna de miel puede esperar, por lo menos hasta después del 7 de junio.

Lo peor de todo este caso es que Reforma aseguró falsamente que los trabajos en la Catedral de San Marcos se deben a la boda del gobernador. Y digo falsamente porque la misma nota aclara que “fuentes de la Catedral de San Marcos afirman que los trabajos obedecen a las fiestas del santo patrono, que comenzaron ayer y concluyen el próximo sábado 25 de abril”. Cabe preguntarse por qué el periódico intituló la nota como lo hizo después de que las mismas autoridades eclesiásticas negaran que las obras fueran motivadas por el matrimonio de Velasco con Anahí. Si se trataba de frustrar los planes del gobernador y su novia, lo lograron. Eso no es periodismo.

Foto: mexico.cnn.com

Secciones:

Fecha: 
Martes, 21 de Abril 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La ONU y los derechos humanos en México

Las repercusiones internacionales por el caso Ayotzinapa han atraído una atención sobre los derechos humanos en nuestro país que al menos debe resultar incómoda para el gobierno mexicano. En esta incomodidad llegó ante el Comité contra Desapariciones Forzadas, de la ONU. De acuerdo a la información de los diarios, el representante mexicano no contestó satisfactoriamente a ninguna de las preguntas o intervenciones sobre el tema. No se sabe el número real de desaparecidos, al parecer tampoco hay una metodología para definir ese número, no hay una ley contra desapariciones forzadas, no hay un trato digno y justo a las víctimas. En pocas palabras, parece no haber interés gubernamental al respecto.

Hay que recordar que México es signatario de la convención contra la desaparición forzada de Naciones Unidas, que entró en vigor en 2010.  Por supuesto, como suele suceder en estos casos, el jefe de la delegación oficial de México, el subsecretario Juan Manuel Gómez Robledo, contestó en el lenguaje diplomático de estas reuniones y se comprometió a que en junio habría una ley en materia de desapariciones forzosas. Sin embargo, este compromiso será de difícil cumplimiento. Primero habrá que hacer una reforma constitucional y posteriormente la ley complementaria, antes de que termine este periodo legislativo en abril. Mal panorama. Las posibilidades de que haya un periodo extraordinario antes de junio para tratar el tema en un año electoral se ven muy cuesta arriba. Muy probablemente México incumplirá este compromiso.

En Ginebra, México reconoció la necesidad de superar retos en materia de desapariciones forzadas, como es el caso de Ayotzinapa. Pero en casa el asunto toma otra dimensión. A los medios mexicanos el interés por lo que sucedió en Suiza les duró menos de 48 horas y el gobierno simplemente ya pasó a otro tema. Por las características de este tipo de comités de la ONU, es probable que se hagan recomendaciones y que haya una visita de representantes de la ONU para ver situaciones concretas. Las posibilidades de que haya una condena son lejanas. Lo cierto es que a la gente de a pie tampoco parecen importarles mucho las violaciones a los derechos humanos, a pesar de que las sufrimos continuamente hasta en pequeños detalles.

El gobierno de la República debía asumir con energía (y presupuesto) la defensa de los derechos humanos, la identificación de los miles de cadáveres encontrados en fosas clandestinas y el saber qué pasó con las personas que no aparecen, probables víctimas de desapariciones forzosas. No por el temor a ser juzgado por la ONU, sino por iniciar un proceso de reconciliación nacional con algunas de las comunidades más golpeadas por los abusos. 

Fecha: 
Miércoles, 04 de Febrero 2015 - 18:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

EPN y los compromisos que hizo con los padres de normalistas, declaraciones del padre Solalinde y el creciente problema de la diabetes

El vocero de la Presidencia de la República, Eduardo Sánchez, sostiene que el presidente Enrique Peña Nieto sí ha cumplido con los 10 compromisos que hizo con los padres de los desaparecidos normalistas de Ayotzinapa y explica los beneficios que le traerá a México el viaje presidencial a China y Australia. El director general del INFONAVIT, Alejandro Murat, comenta sobre las altas calificaciones que le concedió al INFONAVIT la calificadora Standard & Poor's. En el estudio me acompañan Liliana Alvarado y Juan Azcárraga y comentamos: 1) las declaraciones del padre Alejandro Solalinde y la necesidad de que pruebe sus acusaciones; 2) el creciente problema de la diabetes; 3) las expectativas del público ante el Buen Fin. Desde Zacatecas, Luis Enrique Mercado explica porque la economía no avanzará mientras no se respeten las leyes. Desde Hermosillo, Marco Paz Pellat nos advierte sobre las fallas de seguridad de WhatsApp. El doctor Fidel Ruiz-Healy Álvarez explica como la diabetes afecta la vista.

Secciones:

Fecha: 
Martes, 11 de Noviembre 2014 - 19:00
Redes sociales: 
1

Mi programa: