Se encuentra usted aquí

comisión nacional de seguridad

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

42-1

43 personas murieron el viernes pasado durante una balacera entre sicarios del Cártel Jalisco Nueva Generación y policías federales en el Rancho El Sol, entre Ecuandureo y Tanhuato, Michoacán.

42 de los muertos eran parte de un grupo de unos 60 delincuentes que armados con fusiles AK-47 y Barrett 50 se enfrentaron a aproximadamente 40 federales que en esta ocasión estuvieron apoyados por un helicóptero Blackhawk y llegaron al lugar a bordo de ocho camionetas, cuatro de ellas blindadas.

Entrevisté ayer en mi programa de radio y TV a Enrique Galindo Ceballos, el Comisionado Nacional de la Policía Federal (PF). Le dije que muchos nos estábamos preguntando la disparidad en el marcador final de la balacera: 42 delincuentes muertos contra un solo policía federal.

Galindo me explicó que en esta ocasión la PF estaba muy bien preparada para el enfrentamiento. En primer lugar, los policías llegaron temprano en la mañana y sorprendieron a los delincuentes. Éstos ofrecieron resistencia y dispararon contra aquellos pero muchos de ellos, por estar “crudos” y desvelados, no fueron lo eficaces que han demostrado ser cuando matan a soldados, marinos y federales en una emboscada. En segundo lugar, los primeros policías que ingresaron al rancho iban a bordo de las cuatro camionetas blindadas, lo que les dio la suficiente protección para enfrentar la andanada de balas que recibieron de los sicarios. En tercer lugar, el apoyo del Blackhawk fue invaluable para neutralizar a muchos de los delincuentes.

De acuerdo a las autoridades, unos 20 sicarios escaparon, tres fueron capturados y ninguno de los muertos aceptó rendirse al pedírsele que lo hiciera.

Esta es la versión oficial y la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) ya investiga el caso.

Tanto Galindo Ceballos como el Comisionado Nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido, han negado que en Michoacán hayan sido ejecutados extrajudicialmente los 42 delincuentes y ninguno de los dos ha rechazado ser entrevistado por los medios de comunicación sobre el asunto.

Lo que me llama mucho la atención es que varios comentaristas en medios electrónicos e impresos de entrada estén poniendo en tela de juicio la versión oficial de los hechos y lamentando que 42 delincuentes hayan muerto el viernes, olvidándose que estos individuos estaban armados y, de acuerdo con los vecinos de la localidad, fueran personas violentas que tenían aterrorizados a quienes viven en la región. ¡Caray, un columnista hasta se quejó de que Rubido lamentara la muerte del policía federal pero no el de los sicarios!

Claro que lo ideal es que todos los delincuentes se hubieran rendido dócilmente ante los policías, pero eso no suele ser el caso. También hubiera sido deseable que los muertos quedaran presentables después de recibir uno o varios balazos de armas de alto poder pero la realidad es que es altísima la fuerza destructiva de fusiles como los AK-47 y Barrett 50 usados por los delincuentes o los diversos modelos de fusiles que utiliza la Policía Federal. Otro columnista se quejaba que algunos cadáveres estaban destrozados. ¿Qué esperaba este ingenuo?

La muerte de 43 personas, sean delincuentes o defensores de la ley es siempre lamentable. En Tanhuato 42 de los 43 muertos eran delincuentes que sabían a lo qué se enfrentarían tarde o temprano. Su muerte enluta a decenas de hogares y genera un alto rencor en cada una de ellas. No es una situación deseable, pero menos deseable es que el viernes hubieran muerto 42 federales y un sicario. Si esto hubiera ocurrido, los mismos que ahora critican al gobierno lo hubieran criticado por una aparente falta de preparación de los policías. ¿Quién los entiende? ¿Qué pretenden?

Secciones:

Fecha: 
Martes, 26 de Mayo 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Enrique Galindo Ceballos, Comisionado Nacional de la Policía Federal

Enrique Galindo Ceballos, Comisionado Nacional de la Policía Federal afirma que no fue ejecución el enfrentamiento en Tanhuato, Michoacán. 

Secciones:

Fecha: 
Lunes, 25 de Mayo 2015 - 20:00
Media: 

20150525_erh1_v.mp4

Redes sociales: 
1

Mi programa:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La desigualdad y la violencia. Taxistas vs. Uber. Enfrentamiento en Tanhuato, Michoacán

Esta tarde me acompañan en cabina Armando Chacón y Antonio Castro. Los temas que tratamos esta tarde fueron: 

  • La desigualdad y la violencia en México y el mundo
  • El fallecimiento del premio nobel, John Nash
  • Paro de taxistas vs Uber
  • Entrevista a Enrique Galindo Ceballos, Comisionado Nacional de la Policía Federal, afirma que no fue ejecución el enfrentamiento en Tanhuato, Michoacán.
  • Hugo Eric Flores, Presidente Partido Encuentro Social, se defiende del Artículo de la Revista Proceso
  • El debate con Tere Vale, pide disculpas Lorenzo Córdova a jefes indigenas
  • Hugo González nos habla acerca de Uber y la tecnología
  • Beatifican a Oscar Arnulfo Romero, Arzobispo de San Salvador asesinado en 1980 después de una feroz represión

Secciones:

Fecha: 
Lunes, 25 de Mayo 2015 - 19:30
Redes sociales: 
1

Mi programa:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Reacción vs prevención

Un conocido mío, propietario de una mina de plata en Durango, me comentó hace unos seis meses que le salía más caro satisfacer las exigencias monetarias de los soldados que supuestamente estaban para protegerlo a él y a los demás pobladores de la región que las que les hacían los delincuentes que operaban en la zona. En pocas palabras, los buenos le pedían más dinero que los malos para que su mina operara sin problemas.

El problema es que estaba obligado a darle a las dos organizaciones, la militar y la criminal, para no verse perjudicado por alguna de ellas.

Esto me lo platicó el minero hace seis meses, es decir mucho antes de que una banda delincuencial se robara, la semana pasada, 900 kilogramos de oro valuados en 8.4 millones de dólares de la mina El Gallo 1, ubicada en la zona serrana de Mocorito, en Sinaloa, uno de los estados más inseguros de nuestro país.

Lo que el minero me dijo no es nuevo, tal como le lo ratificaron varios de sus colegas con quienes hablé después.

Por eso me llama mucho la atención de que el robo del oro propiedad de la minera canadiense McEwen Mining haya causado tanto alboroto. Tal vez el escándalo obedeció a que el propietario de la empresa, Robert McEwen, declarara en un programa de finanzas de la televisión canadiense que ésta nunca había tenido problemas porque mantenía “una buena relación” con las organizaciones criminales de la región. Durante el programa McEwen explicó: “Si queremos ir a explorar a algún lugar les preguntamos y te dicen 'no', pero luego dicen 'regresen en un par de semanas cuando terminemos’ lo que estamos haciendo”.

Lo dicho por McEwen de alguna manera confirmó lo que meses atrás me habían dicho los mineros que entrevisté, aunque el canadiense después tratara de aclarar que no dijo lo que dijo sino que quería decir otra cosa.

A raíz del robo del oro propiedad de la empresa canadiense la Comisión Nacional de Seguridad anunció que investigará a las minas que estén colaborando con el hampa o sean víctimas de ésta. Para variar, se necesitó de un escándalo mediático con repercusiones en el extranjero para que las autoridades federales decidieran actuar en torno a una realidad que desde hace tiempo se conoce y se comenta en las zonas mineras afectadas, situación que desde hace meses denuncié en mi programa de radio y TV sin que algún funcionario del las áreas de seguridad pública o nacional me contactara para obtener más información sobre el caso que denuncié públicamente.

Conozco desde hace casi un cuarto de siglo al Comisionado Nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido García, y no tengo porqué dudar de que es un funcionario probo y capaz. Por eso le sugiero que no solo investigue a las empresas mineras sino a los mandos del Ejército, la Policía Federal, la Marina y las policías estatales y locales que aparentemente descubrieron que vender sus servicios para proporcionar seguridad a las empresas es un negocio altamente redituable. No olvido lo que me dijo el minero duranguense: “Me sacan más dinero los soldados que los delincuentes”.

También le sugiero a los responsables de  los servicios de inteligencia que demuestren que la tienen atendiendo a las denuncias que se hacen a través de los medios de comunicación nacionales y no solo los extranjeros. Que sean capaces de prevenir los delitos y no limitarse a reaccionar una vez que estos se cometen, como aparentemente ha sido la norma hasta ahora.

Secciones:

Fecha: 
Miércoles, 15 de Abril 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1