Se encuentra usted aquí

clase política

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Hiel y Miel: De la "bella indiferencia" que padece todo México

Pocas cosas me molestan más en la vida que los juicios facilones sobre cualquier cosa. Las opiniones superficiales, en blanco y negro, maniqueas y sin matices son el pan nuestro de cada día, en y para buena parte de esta sociedad aquejada de analfabetismo funcional generalizado. Y digo todo esto un poco (o un bastante) cansada de las descalificaciones sin ton ni son a la clase política. El rechazo a los gobernantes o legisladores, el llamar a todos ellos rateros, ineficaces o “guevones”, realmente me descompone. Y ya se que esto que digo me acarreará criticas e insultos por atreverme (dirán muchos) a defender lo que consideran indefendible. Obviamente hay políticos (como psicólogos, plomeros, vendedores de aspiradoras o empresarios) rateros, ineficaces y “guevones”…claro que sí, pero no todos, ni tampoco la mayoría. Los mexicanos queremos políticos de primera y eso requiere que seamos todos ciudadanos de primera, ¿en verdad lo somos?, bueno…¿siquiera estamos interesados en serlo?. Y como la indignación está de moda, pues yo también estoy indignada…estoy cansada de la manipulación que han sufrido y sufren los padres de Ayotzinapa, harta hasta la saciedad de la CETEG y sus desmanes consentidos por todos, asqueada del discurso elemental de los que culpan de todo al gobierno o mejor aún al presidente Peña, estoy cansada hasta la nausea de que nos regocije el desmadre, la falta de respeto a las instituciones, hastiada de los necios niños del POLI que siguen y siguen con sus tomas de instalaciones y demandas absurdas en vez de ponerse a estudiar, harta de los que se oponen a todo pero no proponen nada, de los que hablan a favor del “pueblo” mientras lo utilizan, de los “actores comprometidos” que opinan a partir de su ignorancia que todo en México está mal y eso los regocija, de los pomposos académicos que señalan lo pésimo que se está gobernando pero hacen poco por avanzar. En fin, estoy rebasada por la ignorancia, la maldad y la superficialidad. ¿No sería más bien hora de que nos pusiéramos a trabajar?. Y conste que digo esto después de haber atravesado estos últimos dos años por dificultades enormes para hacer sobrevivir a mi pequeña empresa. No, nadie me ha comprado y a lo largo de mis más de 60 años de vida nunca he dejado de trabajar incansablemente ni de ganarme la vida honestamente. No, no me paga Peña por decir esto, ni soy priísta (por cierto el señor César Camacho me parece muy escaso de luces y me molesta bastante su colección de relojes de 70 mil dólares y por si fuera poco me parece muy limitado su director de Comunicación Social). Yo como ciudadana tengo derechos, pero también tengo obligaciones políticas, y quizá la más importante de ellas es contribuir a la democracia y la libertad, ¿lo estamos haciendo los mexicanos en alguna medida?. Pareciera que a eso que llaman algunos “pueblo” no le preocupa ni los derechos humanos, ni el hambre, ni la miseria, y bueno…ni la injusticia ni la violencia. México, diría Freud, padece de la “bella indiferencia” y casi nada nos conmueve ni nos remueve más allá de los desagradables gritos histéricos. Muchos son tan ignorantes y estúpidos que se proclaman “apolíticos” o mejor aún “antipolíticos” como si serlo fuera un blasón a mostrar. El desprecio por la política es propio de los salvajes, de los que sueñan con vivir en un episodio perpetuo de Juego de Tronos, donde la barbarie y los cuchillos están por encima del diálogo, las propuestas y los consensos. Todos los que se ufanan por detestar a la política, no merecen llamarse ciudadanos, por que los gigantescos problemas de cualquier país solo pueden enfrentarse con instituciones fuertes que construyamos y apoyemos entre todos para salir adelante. Muchos políticos son un asco, sí…pero muchos ciudadanos también…Y para que se me baje el coraje mejor ahí les va la recomendación de la semana: si se les antoja una deliciosa comida francesa no dejen de visitar Arturo's en Cuernavaca 68, Col. Condesa. La atención personal de su dueño Arturo Cervantes, es exquisita y el menú tentador y delicioso. La decoración es sobria y elegante y la sopa de cebolla, la trucha con almendras tostadas y el Mousse de chocolate belga, son inolvidables. Desde luego hay una pequeña y agradable terraza para fumar. Vayan. Besitos a los niños, que espero lleguen a ser unos buenos ciudadanos…tan tan.

Autor:

Fecha: 
Viernes, 06 de Febrero 2015 - 17:30
Redes sociales: 
1

Columnas:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Un retrato de las elites mexicanas

“La buena educación es sinónimo de buena cuna y no de conocimientos; viene con el paquete heredado y no con el aprendizaje que se obtiene en la escuela”, escribe Ricardo Raphael en el capítulo que versa sobre la educación en su estupendo libro Mirreynato: la otra desigualdad. El apartado Mala educación, no tiene desperdicio. Es una profunda y bien documentada investigación que revela cómo y en dónde se educan las elites que gobiernan a México. De entrada relata que a un joven -futuro heredero de una empresa importante- le sugiere un profesor de las escuelas de los Legionarios de Cristo, que estudie derecho para dirigir la compañía. El joven, tajante, le responde que contrataría abogados chingones para que hagan la chamba y le ofrece a su tutor, para que sepa con quién trata, contratarlo desde ya, si quiere.Ante el dinero y el poder, no hay saber ni méritos que tengan valía.

Este pasaje retrata a nuestro México. Las elites desprecian a todoaquel que no sea de su clase. Revela que la educación no es el medio por excelencia para la movilidad social, ni tampoco el mérito. El país está congelado: la cuna, el origen de la persona, determina su futuro: el jodido así se queda. La herencia lo es todo. Muy pocos logran subir a los peldaños superiores de la escala social. El texto también muestra otro lado obscuro de las elites dirigentes: a la escuela van a relacionarse con los de su clase para establecer o reforzar lazos o conexiones. Para cursar las materias contratan a personas que les hagan sus tareas o de plano sobornan al profesor o al mismo centro escolar. Los valores que aprenden en su paso por la escuela son impunidad y corrupción, que a la postre perpetúan los privilegios y la desigualdad. Raphael nos acerca, con esta descarnada imagen, a quienes dirigen a nuestro país.

“Si, como se viene señalando a lo largo de todo el libro, el mérito y el esfuerzo son inútiles para mejorar la posición social, ¿por qué estudiar sería relevante?”, pregunta el autor, y añade: “Si los roles de éxito, según las revistas de sociales, los programas de televisión y la mitología de mi comunidad son personificados por aquellas personas que lograron reconocimiento gracias a razones desconectadas con su desempeño escolar, ¿por qué valorar el salón de clases?” En suma, añade páginas adelante, “México exhibe uno de los indicadores más bajos de correlación entre ingreso, educación y movilidad social”. La crítica a las clases dirigentes es un ejercicio esencial para comprender nuestro atraso, la violencia y el crimen que nos asuelan. El cambio debe pasar por la reforma de nuestras elites. Tremendo desafío. ¿Es posible?

Fecha: 
Jueves, 15 de Enero 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

No te hagas “…”,

Estoy buscando ser candidato a Diputado Federal por alguno de los 10 partidos políticos, ya sea por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) o por el Partido Acción Nacional (PAN) o por el Partido de la Revolución Democrática (PRD) o por el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) o por el Movimiento Ciudadano (MV) o por el Partido del Trabajo (PT) o por el Partido Nueva Alianza (NA) o por el Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) o por el Partido Encuentro Social (PES) o por el Partido Humanista (PH).  

De tal suerte para lograr la candidatura, primero es necesario participar en las elecciones internas, pero antes también es  importante cumplir con los requisitos de las convocatorias partidistas. Tal y como me lo expresan algunas personas que pretenden participar en alguno de los partidos mencionados, mediante el proceso de selección de candidatos.

En otras palabras, mañana 10 de enero comienzan las precampañas y finalizan el 18 de febrero, así lo establece el calendario electoral del 2015. Y el ambiente político se calienta, con renuncias, licencias de los servidores públicos que buscan una candidatura.    

En principio, para la selección interna se tendrá que respetar la equidad de género, tal como así lo manifiesta el ordenamiento constitucional, ya que los partidos tienen como fin el de establecer las reglas para garantizar la paridad entre los géneros, en candidaturas a legisladores federales y locales.

Asimismo, tendrán que establecer el blindaje interno de selección de candidatos con el propósito de controlar que a sus filas partidistas no se filtren personas de dudosa procedencia. No obstante, cabe preguntar: ¿cuántos aspirantes serán elegibles? Es decir: ¿lograrán pasar los controles internos de confianza?

En todo caso, los aspirantes que sean elegibles para ser precandidatos, les será favorable obtener la candidatura del partido, sobre todo, porque además, implica que muchos de ellos pertenecen al grupo político que les impulsa. En efecto, resulta más importante una persona comprometida con los intereses y compromisos de su grupo político, lograr posiciones partidistas-políticas en la Cámara de Diputados, que realmente precandidatos comprometidos con la ideología de su partido político, y por el interés general de la población. 

En definitiva, estimado lector, usted me expresaría, no te hagas “…”, estimado Bernardino, así es la política, ya sabes, el ser precandidato-candidato de un partido político, sin duda, tendrías que formar parte de la oligarquía partidista, y déjame decirte, que tu no perteneces a ella. 

Así que, querido lector, tiene toda la razón, no soy parte de los privilegios partidistas, no soy de su clase oligárquica, sin embargo, con el inicio de las precampañas, en 40 días veremos y oiremos en televisión y radio, 11 millones de spots publicitarios: 7 millones de las precampañas dirigidos a los militantes de los partidos, y 4 millones de los spots publicitarios de las autoridades electorales, y por la información divulgada, entonces cabe preguntar ¿estaremos en posibilidad de escoger a los mejores precandidatos? 

Siend, así, entonces también cabe preguntarles a los precandidatos y virtuales candidatos: ¿Cuál es su convicción para estar de acuerdo con los programas, principios e ideas que postulan los partidos políticos al que pertenecen? 

Al tiempo, tiempo…

Fecha: 
Viernes, 09 de Enero 2015 - 18:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Mirreynato: la otra desigualdad

 

La elite gobernante mexicana (políticos y empresarios) capturaron para su beneficio el gobierno y el sistema representativo, de modo que las elecciones sirven para perpetuar su poder. Se pregunta Ricardo Raphael en su muy bien logrado libro Mirreynato, la otra desigualdad: “¿Cómo nombrar a un régimen donde hay elecciones y los cargos se obtienen gracias a la representación de los votos, pero al mismo tiempo conserva la herencia como mecanismo clave para obtener el liderazgo?”. Esta obra denuncia el descaro con el que esta elite rentista (cuya riqueza, salvo excepciones, no es fruto del esfuerzo ni de la innovación) exhibe su fortuna con impudicia. El autor explica cómo la impunidad es una de las claves de la reproducción del régimen, pues al favorecer la corrupción, concentra las oportunidades y la riqueza. He aquí la causa, sostiene, de la enorme desigualdad y de la injusticia.

“Frente a un estado corrupto, los más ricos son los que cuentan con mayor poder para ganar la voluntad de los jueces. La corrupción es una variable que influye en la estructura nacional de la desigualdad… Una sociedad donde sólo unos cuantos son privilegiados por la justicia o… donde pocos obtienen todas las prebendas de la organización social, tiende a ser una sociedad inestable y… peligrosa. Es así porque el uso indiscriminado de la violencia gana legitimidad en contra del Estado; sus leyes y sus instituciones terminan siendo percibidas como arbitrarias… Ante este escenario…, no sorprende que el monopolio legítimo de la fuerza en México no sea monopolio ni tampoco legítimo. La fuente principal de la despacificación que el país ha vivido durante los últimos lustros es la impunidad, que selectiva, intermitente y arbitrariamente protege los fueros de unos y lastima los derechos de la mayoría”.

Ricardo Raphael argumenta, que la principal causa de la desigualdad en México es de origen político, y que la arbitrariedad con la que se maneja el gobierno desencadena la violencia. Uno y otro fenómeno son las caras de una moneda, que explican la inseguridad: “Los políticos quieren ser ricos lo más pronto posible, y los empresarios necesitan comprar políticos para crecer su margen de influencia sobre el Estado (por lo que contratan cabilderos para manipular) los resultados de la deliberación parlamentaria, de la toma de decisiones dentro de la administración y de las sentencias al interior de los juzgados”. Como dice el autor es un mal augurio para el país la colusión entre el gobierno, el poder económico y el poder mediático. La gran cuestión es cómo desatar el nudo gordiano que formó esta santa alianza contra los mexicanos.

Fecha: 
Jueves, 08 de Enero 2015 - 18:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La Iglesia en México y el Mundo

Como acostumbra, el papa Francisco nos dio una sorpresa el domingo 4 de enero con la publicación de la lista de los futuros cardenales, justo antes de la fiesta de la Epifanía del Señor, es decir la fiesta de los Reyes Magos.

Los veinte nuevos cardenales serán creados -así se dice en la jerga eclesial- el próximo 15 de febrero en una misa concelebrada y desde el día 12 se reunirán con el Papa, junto con el resto de los cardenales, para reflexionar sobre las orientaciones y las propuestas para la reforma de la Curia romana.

De la primera lista, es decir, de los quince cardenales que el Papa Bergoglio ha creado para que participen como electores en el siguiente cónclave, hay uno que era obligado por el cargo que ocupa: Mons. Dominique Mamberti, arzobispo titular de Sagona, Prefecto del Supremo Tribunal de la Signatura Apostólica, lo que equivale a una suprema corte de justicia. Otro más también resultaba obligado: el patriarca de Lisboa, Manuel José Macário do Nascimento Clemente. Otras sedes, como Montevideo, Hanoi en Vietnam, Addis Abeba en Etiopía y Ancona –Osimo en Italia y Wellington en Nueva Zelanda, tienen antecedentes cardenalicios. Pero diócesis como Cabo Verde, Tonga o Myanmar jamás habían tenido un cardenal. Cinco de los nuevos cardenales provienen de Europa, tres de Asia, tres de América Latina, dos de Asia y dos de Oceanía. En total, son 14 los países representados. Curiosamente, no por cuestión numérica, ninguno de los afortunados proviene de América del Norte ….

Como dijo el padre Lombardi, vocero de la Santa Sede, el principal criterio del Papa para crear nuevos cardenales fue la universalidad, y con base en él procedió a llenar las doce sillas cardenalicias vacantes, con tres más para que el quórum electoral no se vea comprometido en caso de cónclave, y cinco nombramientos por el puro gusto de recompensar los servicios a la Iglesia; entre ellos hay un caso muy especial, el ex pro Penitenciero Luigi de Magistris, quien tuvo el valor de enfrentar abiertamente algunas decisiones de Juan Pablo II. Algo vería de Magistris que a pesar de ser el encargado de dictaminar los casos de conciencia y de conceder indulgencias, prefirió no quedarse callado. Su castigo fue no ser creado cardenal en 2003, pero Francisco puso remedio al asunto.

Como en el pasado consistorio, el Papa procedió a su aire y dio sorpresas. No tomó demasiado en cuenta el criterio tradicional de otorgar el cardenalato a los ocupantes de sedes tradicionalmente cardenalicias, salvo en un par de casos. Lo que sí, es que procuró, como él mismo lo ha reiterado, atender las periferias geográficos y sociales. Tonga y Myanmar son dos remotas islas en el Pacífico, pero ya tendrán cardenal. Santiago de Cabo Verde está en África y fue una zona de misión jesuita. Valladolid es una importante sede en España, pero no es Toledo, que es la arquidiócesis primada y tradicionalmente sede cardenalicia desde la edad media. Y así sucesivamente.

Pero en el caso de Morelia, la concesión del birrete para Mons. Alberto Suárez Inda no sólo tiene que ver con que la arquidiócesis -originalmente todo el territorio purépecha, es decir, poco más que el territorio actual de Michoacán-  vive una situación aciaga en términos de seguridad, sino con un detalle que poca gente conoce: el primer cardenal de América de iure fue el obispo de Morelia, don Cayetano Gómez de Portugal, quien además fue diputado, senador y convencido federalista.

Resulta que Pío IX decidió conceder el cardenalato al entonces obispo de Morelia en 1850 y la noticia llegó dos semanas después del fallecimiento de Gómez de Portugal. Ahora, la noticia llegó en tiempo real y fue sorpresivo no sólo porque se esperaba que Monterrey fuera nuevamente la arquidiócesis privilegiada. Pero el Papa Francisco tiene otros criterios, acordes con la lógica eclesial que pretende imponer.

Pero hay más, Mons. Alberto Suárez Inda es un obispo atípico. Poco afecto a las camarillas, se ha mantenido al margen de las grillas internas y se ha concentrado en el aspecto pastoral. A pesar de ser doctrinalmente ortodoxo, no tiene empacho en establecer vínculos con personajes ajenos a la Iglesia. Incluso, la presencia de las monjas brígidas -orden monástica fundada por santa Brígida de Suecia- en Cuba se debe a los buenos oficios de Mons. Suárez Inda que intercedió ante Fidel Castro. Además, tiene ciertas inclinaciones intelectuales y por ello coordinó la parte eclesiástica del festejo de los centenarios en 1910.

Sin duda, una buena noticia para Michoacán. Pero también hay un mensaje oculto para la Iglesia en México: las promociones se relacionarán con la eficiencia pastoral más que con aspectos de política interna. Para el gobierno mexicano fue una advertencia: la Santa Sede apoyará a los pastores que acompañen al pueblo de manera profética, sin importar cuáles son los intereses de la clase política.

Autor:

Fecha: 
Lunes, 05 de Enero 2015 - 17:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

¿Un verdadero pacto o más de lo mismo?

La crisis política parece haber tocado fondo en Iguala. El grave deterioro social que acerca a México al abismo y la enorme presión nacional e internacional indujo al presidente, a los principales partidos y a empresarios a proponer un “pacto contra la violencia”. En otros momentos a los acuerdos de este tipo se los ha llevado el viento, pero en esta ocasión puede ser diferente, toda vez que la elite gobernante (políticos y grandes capitales) cayó en la cuenta de que el pacto de impunidad por el que mutuamente se protege, conduce a grados cada vez mayores de deterioro y violencia. Se trata de mero instinto de sobrevivencia, pero aun así es una buena noticia para los mexicanos. Es una oportunidad en la que todos debemos involucrarnos para evitar que al pasar esta emergencia no decaiga el ánimo reformista y en poco tiempo volvamos a lo mismo hasta que nos sacuda otro mal aún mayor.

Me parece pertinente que a ese acuerdo nacional se le llame “pacto contra la violencia”. Por ello es crucial identificar las causas que originan la violencia en México, y son varias, a saber: la violencia económica; la violencia contra la ley, mejor conocida como pacto de impunidad; la violencia contra los derechos individuales, o guerra contra las drogas ilegales; la violencia contra los derechos ciudadanos o el secuestro de la vida pública por los partidos. He aquí el universo de la crisis social, económica y política que nos empuja al abismo. Pero, ¿qué implican cada una de estas especies de violencia? La violencia económica consiste en mantener un modelo que excluye y fabrica pobres, que concentra la riqueza y que induce a los jóvenes a caer en las manos de las bandas de narcotráfico. Es insostenible este sistema.

La violencia contra la ley nos lleva al estado de naturaleza que explicaba Hobbes, donde se impone la ley del más fuerte, el estado de guerra perpetua. Así que hay que declarar la guerra a la impunidad con una ambiciosa reforma institucional. La violencia contra los derechos individuales que lleva al gobierno a violar la privacidad del ciudadano se manifiesta como guerra contra las drogas ilícitas: he aquí el origen de poderosas mafias con enorme poder corruptor y de fuego que pudre la frágil estructura de gobierno e institucional del país y es una fuente de violaciones a los derechos humanos. Urge finalizar a esta guerra contra los mexicanos. La violencia contra los derechos ciudadanos implica reconstruir el sistema de representación democrático (acotar a partidos) y forjar mecanismos para que políticos y funcionarios rindan cuentas. La tarea es monumental: implica reconstruir al país, pero hay que hacerla.

Fecha: 
Jueves, 06 de Noviembre 2014 - 17:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La noche triste de la elite gobernante en Iguala

Iguala mostró a propios y extraños la decadencia del sistema político, centrado en la corrupción y la violación de la legalidad (impunidad), donde es una pieza crucial el contubernio entre políticos y mercaderes de lo lícito y lo ilícito. También revela el fracaso del modelo de negocios mexicano, cuyo leitmotiv es la depredación de la naturaleza y la pauperización de la gente. Nadie de la elite gobernante (políticos y empresarios) sale bien librado de esta crisis sistémica. Es su noche triste porque se colapsa su modo de vida y de operar. Para adelante la disyuntiva es una profunda reforma política, económica y social o el riesgo de implosión que, si lo vemos a la luz de la historia, el escenario puede ser un creciente desorden general, que es la antesala de movimientos populistas autoritarios, ya sea de izquierda o derecha.

¿Por qué es terminal la crisis que estalló en Guerrero? Porque acabó con el crédito público de políticos y partidos, como revela la agresión a un tótem de la izquierda (Cárdenas) y el escándalo que rodea al otro caudillo (AMLO). En las marchas, el grito y los carteles de fuera a todos es una señal de la distancia entre la gente y los políticos. A los partidos se les ve como cómplices o subordinados de las mafias, corruptos e ineptos: el PRI ya no puede presumir que sí sabe gobernar; el PAN no tiene cara para enarbolar la bandera de la moral pública y la legalidad, y el PRD extravió sus credenciales de defensor de las causas populares: los hechos demuestran que vende su alma al diablo con tal de ampliar sus parcelas de poder. Los niveles de gobierno también están rebasados: gobernadores y munícipes sólo figuran en la nómina.

El gobierno federal igualmente sale muy lastimado: si no lo quería ver, ahora es claro que la política contra el crimen y las drogas, herencia de Calderón, es un fracaso: ha generado más violencia y criminalidad; los cuerpos de inteligencia están rebasados; la PGR y Segob son cómplices por omisión, pues conocían los hechos en Iguala; las desapariciones, primero, y el subsecuente vandalismo demuelen la imagen global de México: los órganos de inteligencia extranjeros están preocupados por la creciente amenaza de un Estado fallido en la trastienda de la mayor potencia del mundo; la caída de los precios del petróleo puede frenar la inversión extranjera en energía. En suma, la elite política está contra la pared. En otras crisis, como la zapatista en 1994, reaccionó bien. Ojalá que en esta ocasión impere su instinto de sobrevivencia e impulse profundos cambios institucionales y legales, cuyos ejes sean el combate a la corrupción, la impunidad y la injusticia.

Fecha: 
Jueves, 30 de Octubre 2014 - 17:30
Redes sociales: 
1