Se encuentra usted aquí

ciudades

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La congestión vehicular degrada la calidad de nuestras vidas

TomTom es una empresa neerlandesa que fabrica sistemas de navegación para automóviles, motocicletas y teléfonos celulares.

Utilizando la información recabada por sus sistemas GPS alrededor del mundo, TomTom elabora cada año su Índice de Tráfico (IT).

El martes pasado la empresa difundió su IT 2019 basado en información obtenida en 416 ciudades en 57 países, el cual “clasifica la congestión urbana en todo el mundo y proporciona acceso gratuito a información ciudad por ciudad”.

Para medir el porcentaje de congestión de cada ciudad, TomTom calcula “la línea de base por ciudad analizando los tiempos de viaje de flujo libre de todos los vehículos en toda la red de caminos, registrados 24/7, 365 días al año”. Esta información también le “permite calcular, por ejemplo, cuánto tiempo extra pasará un conductor en el tráfico durante las horas pico”.

Así, por ejemplo, “un nivel de congestión del 53%  significa que un viaje tomará un 53% más de tiempo que durante las condiciones de base no congestionadas de esa ciudad”.

Las ciudades más congestionadas, de acuerdo con el IT 2019, son Bangalore, India, y Manila, Filipinas (ambas con un nivel de congestión del 71%);  Bogotá, Colombia (68%); Mumbai, India (65%); Pune, India, y Moscú, Rusia (ambas con 59%); Lima, Perú (57%); Nueva Delhi, India (56%); Estambul, Turquía (55%); Yakarta, Indonesia, Bangkok, Tailandia, y Kiev, Ucrania (con 53% cada una); México y Bucarest, Rumania (ambas con 52%).

En todo el continente americano solo Bogotá y Lima superan a la Ciudad de México.

Los habitantes de la CDMX, como los de cualquier otra ciudad con alta congestión vehicular, padecen: alta contaminación del aire, pérdidas de tiempo, retrasos, desgaste de sus vehículos, estrés, frustración y enojo que cada día produce más enfrentamientos entre conductores que a veces son letales, degradación de vecindarios, bloqueos a vehículos de emergencia como a ambulancias y patrullas policiacas. En resumen: una degradación en la calidad de vida.

Un estudio difundido por el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) en septiembre pasado señala que “La congestión en 32 ciudades mexicanas cuesta 94 mil millones de pesos al año (…) En las 32 ciudades, cada persona pierde en promedio 100 horas adicionales en sus traslados al año”. El costo de la congestión en el Valle de México fue de poco más de 47 mil millones en 2018 y cada habitante perdió 146.45 horas de vida en el tráfico. 116.07 son las horas que perdieron los habitantes de Toluca, 114.18 los de Puebla-Tlaxcala, 113.36 los de Monterrey y 112.98 los de Acapulco.

Para resolver el problema, el IMCO recomienda, entre otras cosas, que los gobiernos locales proporcionen “transporte público seguro, eficiente y limpio conforme a la proporción de usuarios”, construyan la “infraestructura para movilidad no motorizada” y hagan “que el transporte público sea financieramente sostenible, con descuentos para la población vulnerable”.

Hasta ahora nada indica que la solución del problema de congestión vehicular sea prioritario para los gobiernos locales o que alguno de ellos tenga los recursos necesarios para resolverlo, y bajo las actuales condiciones económicas pasarán décadas para que se vea y se sienta un cambio significativo.

Twitter: @ruizhealy

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

 

Secciones:

Fecha: 
Viernes, 31 de Enero 2020 - 00:00
Contenidos relacionados: 
Programa "Verificación Vehicular"
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Viernes, 31 de Enero 2020 - 08:45
Fecha C: 
Viernes, 31 de Enero 2020 - 20:00
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Relanzamiento de las Ciudades Inteligentes

Según proyecciones de diferentes expertos y organizaciones especializadas en demografía y desarrollo urbano, en los próximos 40 años tres de cada cuatro habitantes del mundo vivirán en ciudades. En México, según datos del INEGI, ya 78% de los mexicanos viven en zonas urbanas.

Esta situación significa desafíos impresionantes para los próximos años, porque los pobladores de las ciudades van a requerir de más y mejores servicios básicos (agua, drenaje, luz eléctrica), sustentabilidad, movilidad, seguridad, todo ello bajo una enorme presión sobre finanzas públicas cada vez más deterioradas.

En este contexto es donde la innovación debe plantear nuevos modelos para enfrentar nuevos y viejos retos de las ciudades. De ahí nace el concepto de Ciudad Inteligente (CI), que de acuerdo con Wikipedia es una “ciudad donde la inversión social, el capital humano, las comunicaciones, y la infraestructura, conviven de forma armónica con el desarrollo económico sostenible, apoyándose en el uso y la modernización de nuevas tecnologías (TIC), y dando como resultado una mejor calidad de vida y una gestión prudente de los recursos naturales, a través de la acción participativa y el compromiso de todos los ciudadanos”.

Ciudades Inteligentes (CI)

Aunque hay diferentes versiones o modelos de CI y cuáles son sus componentes, podemos decir que las áreas donde tienen mayor impacto son: economía, medio ambiente, servicios básicos, movilidad, conectividad, inclusión y participación.

Cabe señalar que hay quienes también llaman a estos proyectos Ciudades Competitivas, Creativas o Innovadoras, que solo se distinguen por el énfasis es las estrategias que proponen.
Aunque cada urbe enfrenta situaciones y desafíos diferentes, existe una serie de pasos que ayudan a la construcción de una CI:

  • Definir la visión. Antes de iniciar con un proyecto de CI debe de haber una visión compartida de lo que se quiere lograr. No tener claro a donde se quiere llegar, impide obtener resultados de impacto que sean satisfactorios para los ciudadanos.
  • Utilizar la innovación como enfoque de trabajo. Para ello es imperativo tener una definición clave de lo que es el concepto de innovación traducido en forma operativa para la toma de decisiones: pensar diferente, hacer más, gastar menos y crear valor.
  • Usar estratégica e intensivamente la tecnología. Y aquí no estamos hablando de hacer grandes gastos en tecnología, sino utilizar la tecnología como una herramienta clave para conectar, simplificar y producir inteligencia.
  • Pensar en arquitecturas tecnológicas abiertas. Las arquitecturas de los sistemas deben facilitar la captura de datos y permitir compartirlos y analizarlos para mejorar el rendimiento y el valor.
  • Recurrir a modelos de negocio innovadores. Los modelos tradicionales de financiamiento del desarrollo con base al gasto público están agotados. Tenemos que implementar nuevos modelos de colaboración, financiamiento  e inversiones, más allá de pensar sólo en la infraestructura y atrevernos a  resolver con nuevos esquemas los rezagos sociales.
  • Impulsar la colaboración, la participación y la inclusión. Las CI tienen que convertirse en movimientos que permitan explotar todas las capacidades y talentos de los que se disponen. Las CI deben también provocar la formación de Ciudadanos Inteligentes para que sea sostenible el esfuerzo.

Conclusiones

Está claro que los sistemas tradicionales de planeación y desarrollo de las ciudades está en quiebra. Las ciudades se han desarrollado en el desorden y el caos, con sistemas aislados, que no permiten reaprovechar recursos, datos y infraestructuras. De seguir así, la realidad nos va a rebasar.

Las principales ciudades así lo han entendido, y han tomado la decisión de repensar los modelos de urbes a través del concepto de Ciudades Inteligentes. Con ello esperan que la inercia no derrote la inteligencia y el uso de modelos innovadores, para aprovechar las capacidades y talento de sus habitantes. Ciudades Inteligentes es el primer paso, Ciudadanos Inteligentes vendrán después. Esa es la esperanza para rescatar a nuestras ciudades de un destino fatal.

Autor:

Fecha: 
Martes, 08 de Septiembre 2015 - 16:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Proyecto Ciudad Feliz: Bristol, Inglaterra

 

La llamada “economía de la felicidad” gana terreno, esta propone ir más allá del ingreso por persona, la capacidad de consumo o el crecimiento económico para medir el bienestar de la población.

Jeffrey Sachs, asesor de la ONU para el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, y director del Instituto de la Tierra de la Universidad de Columbia, es uno de los principales promotores de este nuevo enfoque.

Según Sachs, no podemos desdeñar el valor del progreso económico porque la gente sufre cuando existe desempleo, hambre o carece de servicios sociales básicos.

En síntesis: la búsqueda incesante del PIB, sin tener en cuenta otros objetivos, no conduce a la felicidad, como la salud, la diversidad ecológica, el bienestar psicológico, la vitalidad comunitaria, el nivel de vida, la educación, el uso del tiempo, la diversidad cultural, y el buen gobierno.

Bristol, Ciudad feliz

Bristol, una ciudad inglesa, actualmente la capital verde de Europa, que se ha propuesto ser una Ciudad feliz, a través de armonizar los recursos disponibles y las diferencias entre los que tienen recursos y los que no tienen. Los creadores del proyecto son dos jóvenes ingleses: Mike y Liz Zeidler.

Ellos parten de la base de que las ciudades fueron creadas para que sus habitantes sean felices y por ello se proponen recuperar este sentido en los lugares públicos, en las calles y los barrios. Quieren impulsar el deseo compartido por todos de bienestar.

La fórmula de Ciudad feliz para ellos es muy sencilla y posible: hacer una ciudad donde se pueda caminar con tranquilidad, con lugares para el descanso y el esparcimiento, evitando las diferencias económicas y sociales, e invitando a la inclusión, creando una sensación de continuidad y diversidad humana, lejos de las pautas económicas y los intereses políticos, y alejados de los problemas del tráfico molesto de vehículos. ¿Fácil, no creen?

¿Y cómo piensan lograrlo? Todo inicia con la idea del Alcalde de Bristol de que hay que redefinir la idea de la noción de crecimiento económico, añadiendo temas relacionados con la felicidad de las personas y la de hacer una ciudad más habitable, vivible. La principal meta deberá ser ahora el bienestar colectivo.

Es aquí donde nace el proyecto de Ciudad Feliz que desde hace 5 años encabezan Mike y Liz Zeidler. El proyecto Ciudad Feliz publica informes de indicadores como la satisfacción con la vida, la huella ecológica, la desigualdad económica, los equipamientos sociales y culturales, el acceso a parques e instalaciones deportivas, la movilidad urbana o la existencia de mercados locales y huertos comunitarios.

A través de campañas promueven entre la población las cinco claves de la felicidad urbana: conecta, aprende, sé activo, aprecia, contribuye.

Además tienen en Internet y las redes sociales un Banco de la Felicidad, tipo Wikipedia, donde se comparten ideas, propuestas y recursos. Cualquier vecino aprovecharse de lo que se comparte para enriquecer su vida de felicidad.

Conclusiones

  • Hoy en día hay un gran debate de los objetivos de una sociedad: la acumulación de recursos materiales o la felicidad de sus habitantes. Es aquí donde el concepto de felicidad y bienestar colectivo abre nuevas posibilidades.
  • Este cambio de paradigma hacia ser una Ciudad feliz, en sí mismo, representa una nueva oportunidad, misma que se potencia con el contacto directo entre los habitantes para repensar la ciudad, pero también con el uso de espacios en Internet y redes sociales para compartir ideas, proyectos y experiencias de cómo ser felices.
  • ¿Y si creamos un Banco de la Felicidad para México? Imagínense lo que obtendríamos, gracias a la inteligencia colectiva, que por mucho es más valiosa que la de nuestras autoridades y políticos. 

Secciones:

Autor:

Fecha: 
Martes, 28 de Julio 2015 - 16:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Respuesta inmediata

Con unos 625,000 habitantes, Baltimore es la mayor ciudad del estado de Maryland y la vigesimosexta más grande de Estados Unidos. Su área metropolitana es la vigésima más grande de ese país y en ella viven unas 2,770,000 personas.

Después de llegar a su máxima población -949,708- en 1950, la ciudad sufrió una constante pérdida de habitantes durante 63 años hasta que en 2013 registró un pequeño aumento poblacional sobre 2012. Hoy una ciudad orientada hacia los servicios y casi el 25 de los empleos son en las áreas de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas.

De acuerdo al Censo de Población 2010, 64 % de su población es negra, 30 % blanca, 4 % latina, 2 % asiática y menos del 1 % amerindia.

Esta es la ciudad que explotó el lunes pasado cuando se volvieron violentas las protestas en contra de la muerte de Freddie Gray, un hombre negro de 25 años de edad que perdió la vida el 19 de abril, una semana después de ser arrestado por la policía de la ciudad.

La violencia ya se veía venir. El sábado 25 hubo enfrentamientos entre manifestantes y la policía que dejaron a 15 policías heridos. Ayer, después del funeral de Gray las protestas se convirtieron en actos de saqueo y destrucción de comercios y vehículos particulares, comerciales y policiacos. Al terminar el día había 200 personas arrestadas y 15 policías heridos.

La policía local resultó rebasada por los acontecimientos y la alcaldesa de la ciudad, la demócrata Stephanie Rawlings-Blake ordenó un toque de queda y el gobernador republicano de Maryland, Larry Hogan, declaró el estado de emergencia. El toque de queda se inició ayer y prohíbe que las personas salgan de sus casas después de las 10 de la noche y antes de las cinco de la mañana, excepto por razones de trabajo o urgencias médicas. El estado de emergencia contempla enviar hasta 5,000 soldados de la Guardia Nacional a la ciudad para ayudar a restablecer el orden y evitar nuevos disturbios.

Me llamó mucho la atención la celeridad con que las autoridades actuaron en Baltimore. Tal vez porque nunca en México he visto decisiones similares por parte de nuestras autoridades federales, estatales y municipales en aquellas ciudades dominadas por la violencia.

Durante años he sugerido que se decreten toques de queda en Tijuana, Juárez, Culiacán, Reynosa, Nuevo Laredo y otras ciudades en donde la población ha sido víctima de la delincuencia. Nunca se me ha hecho caso. Tal vez porque los presidentes municipales, gobernadores y presidentes de la República en turno han creído que al hacerlo serán más impopulares o porque han temido que al decretarlo estarán aceptando la gravedad de la situación que enfrentan. Es decir, se han estado haciendo tontos creyéndonos tontos.

El Departamento de Estado de Estados Unidos actualizó ayer su alerta de viaje a los ciudadanos de ese país que visiten México e incluyó por primera vez a ocho municipios del Estado de México que registran altos niveles de delincuencia e inseguridad por la presencia de la delincuencia organizada. Son Coacalco, Ecatepec, Nezahualcóyotl, La Paz, Valle de Chalco Solidaridad, Chalco, Ixtapaluca y Tlatlaya. El gobierno de Estados Unidos recomienda no visitarlos si no es estrictamente necesario.

Tal vez sería bueno que se declararan toques de queda en estos ocho municipios, aunque dudo que eso suceda.

Mientras que en Baltimore hubo una respuesta inmediata ante el desorden, en las ciudades mexicanas no pasa nada. Pareciera que nuestro gobernantes piensan más en su deteriorada imagen y en el bienestar de los delincuentes que en la seguridad de los pobladores pacíficos e indefensos.

Secciones:

Fecha: 
Miércoles, 29 de Abril 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Ciudadades inteligentes: top 5

Según la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible celebrada en Río de Janeiro en 2012, la mitad de la humanidad vive en ciudades. La población urbana aumentó desde los 750 millones que aproximadamente la constituían en 1950, hasta los 3,600 millones en 2011.

Se estima que hacia 2030 casi un 60% de la población mundial vivirá en ciudades. En México, de acuerdo al Censo de Población y Vivienda 2010, el 80% de los mexicanos viven en zonas urbanas.

Las ciudades atraviesan por una realidad muy compleja y desafiante. Están sometidas a una triple tensión: la dificultad para obtener más recursos recursos fiscales, el aumento de las exigencias ciudadanas por mejores servicios y espacios urbanos de mayor calidad, y la necesidad tener una estrategia efectiva de cuidado del entorno.

Por ello, la estrategia de sustentabilidad social, económica y política ha empezado a tornarse como crítica para las ciudades. De ahí que el uso estratégico de la tecnología para lograr resultados en la gestión de los recursos y el talento humano es determinante.

Top 5 de ciudades inteligentes en el mundo

La empresa española Acciona, dedicada a la sustentabilidad y la gestión de infraestructura, recientemente elaboro un ranking mundial de las mejores ciudades inteligentes en el mundo.

Consideraron 10 dimensiones clave para determinar el nivel alcanzado cono ciudad inteligentes: Gobernanza, planificación urbana, gestión pública, tecnología, medioambiente, proyección internacional, cohesión social, movilidad y transporte, capital humano y economía.

Aquí el resultado a partir de la evaluación alcanzada:

  • Tokyo: Es la ciudad mejor considerada, y destaca por la implementación de estrategias en materia de aprovechamiento del capital humano y la calidad de su gestión pública. Entre sus áreas de oportunidad, destaca la necesidad de hacer mayores esfuerzos en cohesión social.
  • Londres: Mantiene niveles altos en casi todas las dimensiones, y destaca especialmente en proyección internacional y acceso a la tecnología. En materia de gestión pública y cohesión social se identifican brechas importantes que resolver.
  • Nueva York: Destaca en la gestión de su capital humano y la estrategia de apoyo a la economía para convertirla en una de las ciudades más competitivas del mundo.
  • Zúrich: Destaca en las dimensiones medioambiente, y movilidad y transporte, donde claramente se muestra una apuesta por la sustentabilidad del uso de los recursos naturales.
  • París: Sobresale en proyección internacional, uso estratégico y extendido de la tecnología, y movilidad y transporte.

Para 2050, según la OCDE, las ciudades se encuentran en un grave desafío que las obliga a tomar medidas drásticas que el impacto del crecimiento económico y demográfico tendrá en el medioambiente y en la cohesión. Máxime si se considerar que las ciudades tendrán 2,000 millones de habitantes adicionales para 2050.

Conclusiones

Las urbes se encuentran en un momento crítico donde tienen que resolver viejos problemas ligados a una deficiente planificación urbana, nula estrategia de sustentabilidad medioambiental y falta de control de los presupuestos públicos cada vez más limitados; y a la par desarrollar nuevas y atractivas estrategias para generar más competitividad económica, social y política.

Hay quienes ya iniciaron en esta desafiante labor. España puso en marcha recientemente un Plan Nacional de Ciudades Inteligentes, donde busca convertirse en líder en el tema en Europa. Se tienen identificadas 468 ciudades europeas mayores de 100,000 habitantes que tienen iniciativas en este ámbito.

Y la pregunta recurrente: ¿en México cuándo?

Autor:

Fecha: 
Martes, 14 de Abril 2015 - 17:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Ciudades visitadas

El turismo debería ser la fuente más importante de ingresos para la economía mexicana, tanto en pesos mexicanos como en dólares, euros y otras divisas fuertes.

La industria turística contribuye a promover el desarrollo de muchas actividades económicas: hotelería y otros servicios de hospedaje a corto plazo; restaurantes, cafeterías, bares, discotecas y centros nocturnos; centros comerciales, tiendas departamentales, mercados populares; aerolíneas y transporte aéreo particular; trenes de pasajeros, autobuses urbanos e interurbanos, taxis, renta de autobuses y automóviles; transporte marítimo de pasajeros, tanto de altura como de cabotaje; agencias de viajes, operadores de tours, guías de turista; renta de equipos de transporte terrestre, aéreo o marítimo; actividades recreativas, culturales y deportivas como son el cine, la radio, la televisión, el teatro, bibliotecas, archivos, museos, centros culturales, zoológicos, jardines botánicos, centros de espectáculos deportivos y artísticos. En fin, la contribución del turismo al producto interno bruto (PIB) de un país puede ser significativa.

El presidente Enrique Peña Nieto anunció recientemente que nuestro país se colocó de nueva cuenta entre los 10 que más turistas reciben en un año, precisamente en el décimo lugar de la lista. Aunque no lo dijo, supongo que la cifra de 29.1 millones de visitantes internacionales que nos visitaron en 2014 incluye a los turistas fronterizos que no pasan ni una sola noche en nuestro país.

Sea como sea le falta mucho a México para llegar a ser una potencia turística como lo son Francia, Estados Unidos, España, China o Italia, que atrajeron a más de 50 millones de turistas internacionales el año pasado, tomado en cuenta que ellos no contabilizan a los turistas fronterizos que no pernoctan en el destino. O que Turquía, Reino Unido y Rusia, a donde llegaron poco más de 30 millones de visitantes.

La Ciudad de México es el mejor ejemplo de la manera en que nuestro país no ha sabido explotar su potencial turístico. El año pasado no figuró en la lista de las 20 ciudades más visitadas del mundo en donde los visitantes pasaron por lo menos una noche durante su estancia.

Las 20 ciudades de esta lista y el número de millones de visitantes son: Londres (18.7), Bangkok (16.4), París (15.6), Singapur (12.3), Dubái (12.0), Nueva York (11.8), Estambul (11.6), Kuala Lumpur (10.8), Hong Kong (8.8), Seúl (8.6), Barcelona (7.4), Ámsterdam (7.2), Milán (6.8), Roma (6.8), Taipéi (6.2), Shanghái (6.1), Viena (6.0), Riad (5.6), Tokio (5.4) y Lima (5.1).

Por el monto de dinero que los visitantes dejaron, las 20 ciudades que más ganaron, por el monto en miles de millones de dólares al año, son: Londres (20.0), Nueva York (18.6), París (17.0), Singapur (14.3), Bangkok (13.0), Seúl (11.5), Barcelona (11.3), Dubái (11.0), Taipéi (10.8), Estambul (9.4), Hong Kong (8.3), Kuala Lumpur (8.1), Los Ángeles (7.8), Tokio (7.4), Miami (6.6), Madrid (6.3), Sídney (6.0), Roma (5.7), San Francisco (5.6) y Múnich (5.6).

Tan solo Londres, Nueva York y París recibieron más dólares en un año que los 16,000 millones que obtuvo todo México en 2014.

Ahora bien, ¿en qué lugar de la lista de las ciudades más visitadas quedó nuestra contaminada y caótica Ciudad de los Palacios, México, Distrito Federal? Con 2.6 millones de visitantes que le dejaron 2,000 millones de dólares muy abajo en la lista y muy muy por debajo de su potencial.

Hasta ahora, los mexicanos no hemos sabido promover nuestra industria turística. Parece que las cosas están cambiando pero hay que imprimirle mayor velocidad a dicho cambio.

Secciones:

Fecha: 
Martes, 31 de Marzo 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La discusión sobre transparencia en el Congreso. Mediocridad de ciudades mexicanas. Los faltantes del sistema anticorrupción

Esta tarde Haydeé Pérez Garrido, Directora de FUNDAR Centro de Investigación y Análisis, analiza la discusión que sobre el tema de la transparencia se lleva a cabo en el Congreso. Enrique Vela, autor de "Arqueología" de la Colección Historia Ilustrada de México, nos platica sobre su libro. En el estudio me acompaña Mariana Campos y hablamos sobre la mediocridad de las ciudades mexicanas, los faltantes del sistema anticorrupción, la ExpoMobilidad de Barcelona.

Secciones:

Fecha: 
Jueves, 05 de Marzo 2015 - 18:30
Redes sociales: 
1

Mi programa:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Ciudades mediocres

Con regularidad aparecen índices en donde diversos aspectos de México son comparados con los de otros países. Existen índices de corrupción gubernamental, competitividad, democracia, avance educativo y muchos más en los cuales es común que nuestro país aparezca en las últimas posiciones de dichos índices. Cuando bien le va en las comparaciones, queda en lugares intermedios, es decir mediocres.

Ayer se difundió el índice de Calidad de Vida Internacional 2015 elaborado por Mercer, la consultora internacional en talento, salud, retiro e inversiones. La misma empresa explica que “Mercer lleva a cabo su Encuesta de Calidad de Vida todos los años para ayudar a las compañías multinacionales y demás empleadores a compensar los diferenciales del nivel de vida de sus trabajadores de manera equitativa, al ser transferidos al exterior. Existen dos incentivos comunes que incluyen el subsidio a la calidad de vida y la prima por movilidad. Los informes de Calidad de Vida de Mercer brindan información valiosa y recomendaciones sobre la prima de expatriación para más de 440 ciudades en todo el mundo, cubriendo 230 de esas localidades con este ranking”.

Para variar, las ciudades mexicanas quedaron en lugares que denotan su mediocridad. Monterrey en el lugar 109 y la Ciudad de México en el 126. Ninguna otra zona urbana de nuestro país quedó dentro de las 230 incluidas en el ranking que puede verse en www.imercer.com/uploads/GM/qol2015/a2684/index.html.

Las primeras 10, las que ofrecen la mejor calidad de vida son: Viena, Austria; Zúrich, Suiza; Auckland, Nueva Zelanda; Múnich, Alemania; Vancouver, Canadá; Dusseldorf, Alemania; Frankfurt, Alemania; Ginebra, Suiza; Copenhague, Dinamarca; y Sídney, Australia.

Llama la atención que ofrezcan mejor calidad de vida que las mexicanas varias ciudades que hasta hace menos de tres décadas, por pertenecer a la Unión Soviética o sus satélites, eran lúgubres y atrasadas. Entre ellas Berlín, Alemania (lugar 14); Leipzig, Alemania (59); Praga, República Checa (68); Budapest, Hungría (75); Liubliana, Eslovenia (75); Vilna, Lituania (79); Varsovia, Polonia (79); Bratislava, Eslovaquia (81); Tallin, Estonia (88); Riga, Letonia (89); Zagreb, Croacia (97); y Breslavia, Polonia (100).

También es de notarse como ciudades que antes no pintaban en el mapa ahora se gozan de una mejor calidad de vida que las mexicanas, gracias en parte a que sus gobiernos nacionales han sabido aprovechar mejor sus recursos petroleros y gasíferos que el gobierno mexicano. Entre ellas destacan Dubái, Emiratos Árabes Unidos (74); Abu Dabi, Emiratos Árabes Unidos (77); Bandar Seri Begawan, Brunéi (102); Mascate, Omán (104); Doha, Qatar (108).

A la hora de decidir en donde invertir, las grandes corporaciones del mundo se fijan, entre otras cosas, en el nivel de la calidad de vida de las ciudades en donde establecerán sus nuevos negocios. En este rubro nuestro país no es competitivo. Nuestras ciudades son, en pocas palabras, mediocres, por más que nos neguemos a aceptarlo y gritemos un “¡como México no hay dos!” a los cuatro vientos.

Secciones:

Fecha: 
Jueves, 05 de Marzo 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1