Se encuentra usted aquí

Los inicios de la guerra cibernética

Viernes, 20 de Diciembre 2019 - 10:25

Autor

antoniog.trejo_.foto_2015.jpg
Antonio G Trejo

Compartir

los-inicios-de-la-guerra-cibernetica.jpg

Tengo dos montones de lecturas pendientes que mi esposa no ve con buenos ojos, esta madrugada tomé al azar una de esas lecturas. El impacto fue mayúsculo, creí que sabía algo del tema pero no imaginaba las consecuencias económicas, políticas y sociales que la guerra cibernética (cyberwar) irá a provocar en las generaciones futuras.

El mundo moderno se mueve a través de las computadoras, con millones de redes que transmiten los mensajes con rapidez y eficiencia, pero también existe el lado oscuro de la comunicación representado por talentosos individuos llamados hackers que son capaces de interceptar y modificar mensajes o sistemas y manipularlos a voluntad con el fin de causar un caos y una confusión difícil de explicar.

 Literalmente, todos los servicios actuales: transportes, teléfonos, agua, electricidad, comercios, plantas procesadoras, etc. están controladas por códigos o sistemas computarizados. Basta tan solo que alguien con suficiente conocimiento intercepte algún mensaje y lo modifique o lo anule para que esa función o ese trabajo no se realice, causando las molestias o las inconveniencias necesarias que podrían resultar como: falta de electricidad, carencia de agua potable, ayuno telefónico, fallas o ausencia de comunicación, etc.1 Los ejemplos son muchos y eventualmente se podrían subsanar, pero existen otros servicios comunitarios o asuntos de estado importantes o transacciones comerciales de gran nivel que no son fáciles de resolver. Como ejemplos que describen estas situaciones podemos citar:

  • El 27 de abril del 2007, Estonia una antigua república soviética con 1.4 millones de habitantes sufrió un ataque cibernético que literalmente la paralizó al sabotearle las comunicaciones del aparato político, los principales bancos, las agencias noticiosas y las especializadas en comunicación, la industria del transporte, etc. Tres semanas de ataques fueron suficientes para aplacar la furia de los atacantes, al parecer no hubo desgracias personales por lo que NATO no le pudo dar apoyo. Sin embargo, quedo registrado como el primer incidente de guerra cibernética donde además no hubo ninguna acción militar. Las pérdidas económicas fueron inconmensurables.

 

  • Hackers iraníes alteraron los controles de una presa pequeña en las afueras de New York y otras compañías importantes como: JP Morgan, American Express y Wells Fargo por 144 días en desquite porque al parecer los EEUU atacaron las instalaciones nucleares iraníes y propiciaron la auto-destrucción de sus sistemas de centrifugación con el virus Stuxnet en el 2010.

 

  • El 27 de junio del 2017, el grupo de hackers Shadow Brokers distribuyó el Eternal Blue (software nocivo = malware) a través del software de Windows. El Eternal Blue infecto de inmediato los sistemas de Maersk (líder mundial en transporte marítimo) por dos semanas inmovilizando las comunicaciones entre puertos y barcos, causando pérdidas por cientos de millones de dólares. Merck, gigante transnacional de productos químicos y Nabisco y Cadbury, líderes mundiales en confitería y golosinas también sufrieron el mismo atentado, pero no se sabe cuanto tuvieron que pagar de rescate para volver a funcionar.

 

  • Durante las elecciones de Ucrania en 2014, el grupo soviético de hackers CyberBerkut infiltró los sistemas electorales y congeló el computo de los votos. Poco después, la televisión rusa anunció el resultado de la elección, pero nombró al candidato equivocado. ¿Sería este un ensayo muy preliminar para interferir elecciones en otros países?

 

  • Posteriormente, Ucrania ha sido el blanco de varios ataques cibernéticos, entre los cuales se le han alterado sus sistemas de comunicación y transmisión, varios aeropuertos, el ferrocarril y otros múltiples sistemas que dejaron al país sin calefacción, sin transporte local, sin transacciones bancarias, sin distribución de alimentos, etc; es decir, una parálisis socioeconómica grave que afectó a la sociedad.

 

  • Los hackers (individuos responsables de estos ataques) solían actuar de manera individual, pero recientemente ellos mismos han manifestado que  se han organizado en grupos y según su forma de trabajar, suelen operar en forma de ensayo para cuantificar la respuesta de sus acciones y después lanzan sus ataques solo cuando están seguros de su eficiencia. Son pacientes y talentosos individuos que están orgullosos de su dominio y del caos y desorden que causan a las sociedades, organizaciones de poder y gran capital. En ocasiones suelen seguir procedimientos y métodos que otros grupos realizan para dar la impresión de una falsa identidad. Otra de sus características es que aman el desafío, ya que se han atrevido a atacar sistemas militares y organizaciones políticas de países con sólidos sistemas  cibernéticos, les han penetrado y extraído información relevante, ocasionándoles un ridículo y una gran humillación.

 

  • En las recientes investigaciones de Robert Mueller ha quedado manifiesta la intervención rusa en las últimas elecciones presidenciales, estos incidentes contribuyen al desánimo y falta de confianza de los votantes en la próxima elección.

La lista de ejemplos es larga, aun recuerdo las 2-3 veces que New York ha quedado en la penumbra inexplicablemente y en otra ocasión cuando una planta del tratamiento de aguas en Colorado simplemente se paró por dos días sin causa alguna. Han existido muchos ejemplos donde no se han encontrado las fallas o los errores acostumbrados.

Todos estos incidentes ahora empiezan a tener una explicación que no es nada grata, volvemos a los tiempos de los facinerosos que con el uso de su poder tenían asoladas a las aldeas o países. Ahora estos talentosos individuos alquilan sus capacidades al mejor postor para empoderarlo y permitirle imponer sus reglas y caprichos sin limitación alguna, igual que antes.

Siendo el PODER el estilo y sistema únicos de imposición, ¿será que los sistemas políticos de gobierno tienden a desaparecer?

Por otra parte, en el aspecto personal es una realidad que los actuales sistemas de mercadotecnia y publicidad ya nos están mostrando una clara perspectiva de la intrascendencia del individuo. Este solo importa en su categoría de elemento contable, de usuario, de cliente; todo lo demás es controlado por los sistemas cibernéticos que determinan sus tiempos, movimientos y voluntades.

Me pregunto qué dirían Verne, Orwell, Huxley, Turing y otros visionarios.

Mis mejores deseos para todos.

 

REFERENCIAS.

  1. Sue Halpern., The Drums of Cyberwar. The New York Review of Books. December 19, 2019.

 

Correo electrónico: octopus_951@msn.com

 

 


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER