Se encuentra usted aquí

La vida en un hashtag

Martes, 13 de Junio 2017 - 15:00

Autor

foto-elizabeth_cruz.jpg
Elizabeth Cruz Ramírez

Compartir

hashtag.jpg

La tecnología avanza a pasos agigantados, parece que aquéllos artefactos que hace décadas vimos en el Súper Agente 86, en La Guerra de las Galaxias o en Los Supersónicos fueron sólo incipientes modelos de lo que ahora tenemos en materia tecnológica y qué decir de los medios de comunicación vs. redes sociales en la actualidad, quizá los medios como tal no han desaparecido ni desaparecerán en un buen rato, pero sí que han evolucionado sus formatos y contenidos; en ese sentido, la delgada línea entre lo público y lo privado se ha visto rebasada al poder compartir en tiempo real y a través de las diversas redes, todo cuanto hacemos: desde levantarnos, alimentarnos, trabajar, divertirnos, estar con los amigos o la familia, un mitín en la vía pública, el tráfico insufrible de la ciudad, un atraco, un acto de corrupción, una denuncia social, un concierto... ¡Todo!

Negada para la tecnología cual soy, el Internet y su complejo entramado no habían tenido mayor relevancia en mi vida hasta que fui entendiendo y aprendiendo que se puede compartir tanto como uno deseé en una red social y que su utilidad no se reduce a mero “chismógrafo” traído a valor presente en el Siglo XXI, sino que es el escaparate perfecto para crear conexiones profesionales a nivel local e internacional; algunos datos 2016 del INEGI nos indican que:

  • El 70.5 por ciento de los cibernautas mexicanos tienen menos de 35 años.
  • El 39.2 por ciento de los hogares del país tiene conexión a Internet.
  • El uso de Internet está asociado al nivel de estudios; entre más estudios, mayor uso de la red.
  • La obtención de información y la comunicación son las principales actividades realizadas en Internet.
  • 77.7 millones de personas usan celular y dos de cada tres usuarios cuentan con un teléfono inteligente (Smartphone).

Es decir, que el uso del Internet se ha diversificado y se ha convertido en una herramienta que todos usamos en algún momento y gracias a la cual obtenemos ciertos beneficios, pues todo está en la red. Además de la búsqueda de información, la comunicación o el entretenimiento, podemos hacer operaciones bancarias y compras en línea, lo cual es una verdadera ventaja en tiempos en los que la atención y el servicio al cliente persona a persona ha decaído notablemente en calidad.

El asunto se vuelve interesante cuando no sólo se trata de tomarse una selfie y subirla a la red para compartirla con los amigos, sino que existen formas de volver un tema en tendencia (trending topic), lo cual se refiere a ciertas palabras o frases que se repiten constantemente en un momento concreto y en una región específica e incluso a nivel mundial (como el caso de Trump antes y después de su victoria en Estados Unidos) a través de una etiqueta (hashtag) que se distingue por el numeral # y que permite dar seguimiento al tema sobre el cual se centra la conversación (como el caso de las pasadas elecciones en México). Lo anterior, ha dado lugar a que todo suceso relevante, sea del campo que se trate: político, cultural, social, entretenimiento o deportivo, se identifique mediante un hashtag; entre los más recientes encontramos:

#wonderwoman

#ABC8años

#NBAFinals

#PremiosMTVMIAW

#SiMeMatan

#MéxicoSinHomicidios

#gasolinazo

#NiUnaMenos

Entre los más convencionales o de uso común:

#HoyEsUnBuenDíaPara

#BuenFinDe

#SeanSerios

#MeGustaríaQue

Total, que la vida hoy se mide en función de las etiquetas que adjudicamos a cada publicación hecha a través de las redes sociales: Facebook, Instagram, Google+ o Twitter; por mencionar algunas y es así que nuestro paso por la red deja huella. Hubo una época en la que la fama y el prestigio se medían por pertenecer a cierto club o gremio; hoy, tener un sitio en Internet, pertenecer a ciertas redes sociales (éstas deben usarse según los fines que se persiguen, pues no todas aplican para lo mismo) y hacer publicaciones creativas sin olvidar el hashtag del momento, marcan la diferencia; el reto está en que la realidad virtual se respalde de una realidad material sólida, con fondo y forma, de lo contrario, se quedará en la nube (textual).

¡Bienvenida la era digital!


Leer también


Número 32 - Agosto 2019
portada-revista-32.jpg
Descargar gratis