Se encuentra usted aquí

La Sífilis… enigmática y misteriosa

Lunes, 04 de Septiembre 2017 - 15:00

Autor

antoniog.trejo_.foto_2015.jpg
Antonio G Trejo

Compartir

captura_de_pantalla_2017-09-04_12.09.52.png

"No hagas a otro lo que no quieras para ti", Confucio

Escribir acerca de la sífilis no es solo la descripción clínica de esta horrible enfermedad, también conlleva aspectos de discriminación, derechos humanos, ética a todos niveles, desprecio y maldad… mucha maldad, por no decir otra cosa.

Esta es una historia muy vieja, trata de una enfermedad horrenda y misteriosa que nadie sabe cuál fue su origen, solo que apareció de repente en 1495 cuando las huestes del rey Charles VIII sitiaron e invadieron Nápoles con sus ejércitos; esta pudo haber sido la primera vez que la epidemia fue ampliamente documentada. Sin embargo, al parecer la enfermedad ya había sido reportada por Hipócrates en la Grecia antigua y por otros médicos europeos en los siglos XIII y XIV, pero no existe confirmación de estos reportes.1

La sífilis es una infección venérea causada por la bacteria Treponema pallidum que tiene diversas peculiaridades en su fisiología y su estructura,1, 2 las más notorias son:

  • Las bacterias tienen forma de tirabuzón, por lo que también se les llama espiroquetas, que se clasificaron dentro del género Treponema.
  • No sobreviven fuera del paciente por mucho tiempo (al igual que los virus).
  • No se pueden cultivar en ningún medio artificial.
  • Ocasionan una sintomatología muy diversificada en diferentes pacientes, tal como se explicará más adelante.

Recientes estudios arqueológicos1,3 han demostrado la presencia de dos tipos de Treponema en restos y esqueletos humanos encontrados en el Caribe y Sudamérica. Unos datan más de 1,600 años y se ha demostrado que corresponden al perfil genético del agente causal de la sífilis; mientras que los más viejos, los que datan de hace 6,000 años son los agentes causales de la frambesia. Los resultados de las secuencias del DNA extraídas de restos y esqueletos de hace 1,600 y 6,000 años resultaron muy semejantes; esta similitud se ha interpretado como que el Treponema pallidum es el producto de varias mutaciones y que por lo tanto es derivada de las bacterias que causan la frambesia. Es decir, la sífilis es un agente patógeno resultante de otra bacteria que causa una infección menos agresiva y que no tiene tanta versatilidad. Estos hallazgos también han dado margen a considerar que la frambesia y la sífilis se originaron en el nuevo continente, concretamente en el Caribe y las Guyanas, donde predomina la frambesia. Otro hecho que demuestra lo anterior es que no se han encontrado Treponemas en restos ni esqueletos humanos provenientes de Europa.

El primer registro documentado de sífilis que se tiene data de 1495, dos años dos meses después del descubrimiento de América… lo demás fue historia. Estos estudios resuelven un misterio que perduró por más de 500 años que se resolvió con la participación de genetistas, antropólogos, biólogos moleculares, epidemiólogos, etc.4

La sífilis es un gran desafío clínico para cualquier médico, pues su sintomatología es muy variada. En algunos pacientes, suele presentarse como un cuadro clínico típico de otras enfermedades, dolor de cabeza, de las articulaciones, irritación de la garganta, comezón e irritación general de la piel, etc. Una característica muy notoria es el desarrollo de una pústula purulenta difícil de cicatrizar que suele presentarse en el pene, la vagina, el ano o la boca y que desaparece por si sola en 3 – 6 semanas. Tiempo que tarda la bacteria en invadir el torrente circulatorio y distribuirse hacia los demás órganos internos, principalmente el corazón, el cerebro y el sistema musculo esquelético, donde ocasiona lesiones permanentes como las deformaciones horrendas en la cara y la nariz.2 La sífilis también suele presentarse asintomática, agazapada por meses o años, de tal manera que el paciente ni siquiera se da cuenta que está infectado. La enfermedad se contrae por contacto sexual, contacto accidental al manipular un enfermo sin el uso de guantes, o en forma congénita, ya que la bacteria es capaz de atravesar la membrana permeable de la placenta e infectar al pequeño. Algunos pacientes quedan inmunosuprimidos y por lo tanto son muy susceptibles a contagiarse de SIDA.

La diagnosis de la sífilis fue difícil e incierta por mucho tiempo, el VDRL y la reacción de Wasserman solían dar falsos positivos, creando situaciones muy inconvenientes. Hoy en día se usan anticuerpos fluorescentes que son más precisos. El tratamiento de elección es la penicilina en cualquiera de sus variedades o la tetraciclina para los que son alérgicos a la penicilina. Se calcula que más de 12 millones de personas se infectan cada año, aunque muchos permanecen ocultos.3

La frambesia es otra de las enfermedades causadas por el Treponema, se trata de una enfermedad muy vieja, endémica de climas tropicales, ataca principalmente a personas jóvenes, se transmite por contacto directo de la piel, se desarrolla a partir de pústulas expuestas con secreción que actúan como fuente de contagio, En ocasiones, las pústulas se transforman en granos sin secreción, pero la infección sigue latente y de no tratarse con penicilina, afectarán el sistema oseo y la piel de los tobillos, produciendo ulceras difíciles de sanar. Los orígenes de esta enfermedad se localizan en el Caribe y especialmente en las Guyanas donde es endémica en la actualidad.3 Sin embargo, a pesar de los esfuerzos de la WHO se ha reportado un gran incremento de frambesia en Ghana y la República del Congo, donde los monos han tenido una participación muy activa en la dispersión de la enfermedad, al grado que ha habido una gran dispersión hacia la costa oeste del continente y hacia los paises vecinos de la República del Congo. El último censo de la WHO en 1995 reportó 2.5 millones de infectados con el Treponema de la frambesia. En ocasiones, los análisis de DNA provenientes de monos y humanos infectados con sífilis o frambesia muestran una estrechísima similitud, al grado que es difícil distinguirlos, mostrando así una marcada relación evolutiva entre los agentes causales de ambas enfermedades.3 

Es prudente recordar que durante mucho tiempo, la sífilis fue el azote de la humanidad con un gran impacto en las sociedades anteriores, algunas de las celebridades que padecieron la enfermedad fueron: Oscar Wilde, Enrique VIII, Napoleón Bonaparte, Charles Baudelaire, Leon Tolstoy, Friedrich Nietzsche, Vincent van Gogh, etc, etc; que murieron sin conocer una cura efectiva para tan penosa enfermedad.

Sin embargo, la parte más siniestra de esta historia empieza en la década de los 30’s cuando el sureste de los EEUU sufría continuas epidemias de sífilis y gonorrea, recordemos que en esa época no había antibióticos y los infectados solo podían recurrir a remedios caseros que obviamente no servían de nada. Alguien muy importante del Departamento de Salubridad en Tuskegee (Alabama) decidió utilizar a 400 negros sifilíticos, pobres e ignorantes para inscribirlos en un programa que prometía tratamiento para la enfermedad, cuando el verdadero propósito era documentar el progreso de la infección sin proporcionarles ningún tratamiento antisifilítico. Aun cuando la penicilina estuvo disponible en 1940 el programa continuó hasta 1972 sin suministrarles ninguna dosis del antibiótico. Toda esta patraña quedo al descubierto en 1973, causando un gran escándalo en los altos niveles oficiales. El gobierno federal procedió a sentar las bases para prohibir el uso de humanos como animales de experimentación, además, ofreció tratamiento médico gratuito a todos los individuos infectados. Sin embargo, en un acto siniestro de maldad y discriminación, no ofreció ningún tratamiento para las esposas ni los hijos resultantes de la infección congénita. Después de varias demandas, protestas y motines, las autoridades de salud aceptaron de mala gana la extensión del tratamiento a las mujeres y los niños, así mismo, fueron recompensados en forma económica.5

Por si esto fuera poco, las autoridades sanitarias norteamericanas representadas por el Public Health Service, el National Institute of Health, el Pan American Health Sanitary Bureau, actual World Health Organization (WHO) y el Gobierno de Guatemala acordaron experimentar la eficiencia de la penicilina en el tratamiento de la enfermedad y determinar la precisión de los métodos de diagnóstico utilizando niños de orfanatos, reos de las prisiones, enfermos mentales, prostitutas y enfermos de un leprosario, el programa se inició en Guatemala en 1946 y se terminó en el 1948. Como dato curioso vale la pena mencionar que este proyecto de investigación fue descubierto por la Dra. Susan M. Reverby, profesora de historia del Wellesley College en Massachusetts mientras estaba investigando información del Programa Tuskegee, de otra manera tal vez nunca se habría sabido.

Los investigadores infectaron con sífilis y gonorrea a personas sanas usando técnicas diversas, desde el permitir actos sexuales de presos con prostitutas, todos los participantes adultos fueron infectados previamente mediante técnicas diversas, desde inyecciones directas, punciones en la espalda, aplicaciones directas a los órganos sexuales, escoriaciones en la piel, etc, etc; y después los trataron con dosis de penicilina y observaron el desarrollo de la infección. Los niños no fueron infectados, solo participaron en los ensayos inmunológicos. Se calcula que por lo menos 1500 individuos fueron partícipes involuntarios de estos experimentos. Por alguna razón desconocida, los investigadores pasaron muchos trabajos para poder lograr las infecciones, en total se reportó la muerte de 71 personas, los resultados finales del proyecto resultaron erráticos e inciertos.6

Hillary Clinton, la ministra de Salubridad y el presidente Obama se disculparon con el presidente Alvaro Colon después de leer el detallado reporte preparado por los especialistas del Center of Disease Control (CDC). A la fecha se ignora si hubo repercusiones o sanciones para los que llevaron a cabo el programa experimental.

Los hechos hablan por sí solos, las atrocidades cometidas representan la absoluta miseria e infinita obscuridad de algunos humanos.

___________________________________________________________

Referencias

  1. Mark Rose, Origins of Syphilis. Archaeology Vol 50, No. 1, Jan – Feb, 1977.
  2. A. Salyers; D.D. Whitt.; Bacterial Pathogenesis. A Molecular Approach. ASM Press, 2002.
  3. K. N. Harper.;M. K. Zuckerman and G.J. Armelagos. Syphilis: Then and Now. The Scientist, February 1, 2014.
  4. Ananya Mandel. Syphilis History. News Medical Life Sciences. October 14, 2013.
  5. K. Getz. and D. Peddicord.; Tuskegee, a Cloud Over Research. The Washington Post. September 30, 2008 
  6. Rob Stein.; U.S. apologizes for newly revealed syphilis experiments done in Guatemala. The Washington Post. October 1, 2010.

Leer también


Número 29 - Mayo 2019
portada-revista-29.png
Descargar gratis