Se encuentra usted aquí

La mariguana fetal

Lunes, 04 de Marzo 2019 - 13:20

Autor

antoniog.trejo_.foto_2015.jpg
Antonio G Trejo

Compartir

la-mariguana-fetal_1.png

No le busques mangas al chaleco

Dicho Popular

 

Hoy en día parte de nuestra existencia y bienestar depende de las substancias o productos químicos que por una u otra razón estamos persuadidos a consumir. Se llama progreso al consumo diario de saborizantes, edulcorantes, ayudas a la digestión, laxantes, reguladores de la acidez, píldoras para dormir y despertar, ansiolíticos, antidepresivos, relajantes musculares, etc…etc., muchos de estos son considerados habituales para un consumidor considerado normal.

Otra porción de la población, los intensos, los maduros, los exclusivos necesitan otro tipo de estimulantes en exceso, el alcohol o las drogas. En fin,… ¡cada quien su vida!

Lo que si es verdaderamente aterrador es la nueva cultura, hábito o moda que se ha desatado entre las mujeres jóvenes encintas que ingieren drogas para sobrellevar las molestias del embarazo o simplemente porque no pueden dejar la adicción. Es alarmante el incremento de casos de futuras madres que están consumiendo drogas de todo tipo en muchos países del mundo, especialmente en las sociedades del primer mundo.

Los Servicios de Salud no reportan abiertamente las estadísticas de estos casos, tal vez por vergüenza o porque no quieren aparentar o reconocer su primitivismo, el caso es que, en EEUU el 70% de adolescentes o adultas jóvenes han recurrido a la mariguana por considerarla que es una droga floja que no causa hábito o que no es dañina; así de fácil.

Cuando un individuo consume mariguana se activa todo un sistema bioquímico en nuestros sistemas circulatorio y nervioso, dicha serie de reacciones es única por estar caracterizada por substancias llamadas cannabinoides que describen ampliamente la intoxicación/desintoxicación en cada uno de los viciosos. El ciclo completo dura días, los cannabinoides suelen transformarse muy lentamente.

Los bioquímicos que realizan los análisis han logrado identificar dos receptores principales, el CBIR y el CB2R y un grupo de enzimas específicas que catalizan las reacciones de síntesis o degradación. El principio activo de la mariguana es el Ʌ9-THC que reacciona con los receptores CB1R y CB2R, es un metabolito lipofílico, de fácil dilución en los componentes de la sangre que rápidamente atraviesan la placenta y llegan al feto que no pone ninguna resistencia. De aquí, se disemina por el cerebro y actúa en forma desconocida. Muchas de las transformaciones a nivel del cerebro no se conocen porque no está permitido realizar experimentos con humanos. Los datos que se obtienen son comparativos con otras muestras extraídas de humanos vivos o muertos. Otro tipo de datos que dan luz a estos estudios son los experimentos donde se usan ratones como modelos experimentales. Recientemente, jóvenes holandesas y suecas que no desean continuar el embarazo, se han sometido al aborto y han cedido los fetos de los cuales se han extraído muestras para realizar los análisis.1

Otras jóvenes que dan a luz en forma natural han tenido pequeños bajos de peso y concentraciones disminuidas de dopamina (cuyas funciones son o tienen que ver con: el movimiento, la memoria, la atención, el sueño, el aprendizaje, etc.) lo cual es una gran desventaja para el pequeño, especialmente a tan temprana edad. En cuanto el pequeño empieza sus primeros días de vida, se empiezan a manifestar: perdidas de memoria, bajo IQ, perdidas de concentración, respuesta emocional disminuida, cierta ansiedad, etc. Estas características se van acentuando de acuerdo con la edad de los niños, las dosis y la frecuencia con que sus madres usaron la mariguana. Es factible que no todos los pequeños presenten todas las características enlistadas, sin embargo, las niñas desarrollan una actitud muy desafiante y agresiva en cuanto empiezan su etapa preadolescente.

En el estado adulto ambos sexos se vuelven retraídos, ansiosos, poco sociales, depresivos y con cierta disposición al desafío del orden y las reglas establecidas.

Como se puede apreciar, muchos pequeños y preadolescentes tienen una o varias de las características mencionadas y su madre no ha consumido mariguana, es difícil establecer con precisión datos clínicos y psicológicos de pequeños provenientes de madres consumidoras o no consumidoras de mariguana; hace falta determinar con certeza este tipo de caracterizaciones, es algo que urge para poder establecer una dinámica mas directa para abatir los efectos de la mariguana.

Otro aspecto sumamente riesgoso a nivel social es que la mariguana es la puerta de entrada de muchas adicciones porque es barata y no causa un hábito tan intenso como otras drogas.

El estado de Colorado en EEUU permite el uso de la mariguana sin restricciones, esto ha exacerbado el consumo de la droga entre muchachas adolescentes y menores de 21 años. Así mismo, el consumo de opiáceos entre mujeres embarazadas se ha aumentado en un 400% en 28 estados de la Unión Americana. Los riesgos por el consumo de opioides durante el último trimestre de embarazo son extremadamente graves, suelen producir niños prematuros, niños muertos o severamente afectados al grado que necesitan tratamientos de desintoxicación inmediata que suelen costar de $35,000 a $65,000.

Estos resultados tan dramáticos significan no solo un gran despilfarro económico sino una severa crisis emocional que afecta a todas las familias y sus respectivas comunidades.2

¡El amor no necesita aditivos ni ayudantes, solo alguien quien te quiera bien!

 

REFERENCIAS.

  • Andrew Scheyer., Fetal Effects. The Scientist. September 15, 2018.
  • S.C. Haight, Jean Y. Ko., Van T. Tong., Michelle K. Bolum., William M. Callaghan. Opioid Use Disorder Documented at Delivery Hospitalization. US. 1999-2014. Morbidity and Mortality Weekly Report. August 10, 2018

 


Leer también


Número 26 - Febrero 2019
portada-revista-26.png
Descargar gratis