Se encuentra usted aquí

La clamidia, preámbulo de la infertilidad

Lunes, 18 de Febrero 2019 - 14:15

Autor

antoniog.trejo_.foto_2015.jpg
Antonio G Trejo

Compartir

la-clamidia_1.png

Do not carry the world upon your shoulders

The Beatles

 

Muchas mujeres que acuden a los ginecólogos por problemas de infertilidad simplemente no pueden resolver su problema porque no saben si han sido infectadas con Chlamydia  trachomatis, una bacteria rara que actúa en forma diferente en cada paciente y que además no presenta las características bioquímicas ni clínicas de una enfermedad sexual transmisible.

La clamidia es un microorganismo único porque su comportamiento patógeno e infectivo es totalmente diferente a los mecanismos de infección de virus y bacterias. Se calcula que más del 86% de mujeres y hasta un 17% de varones han sido infectados en alguna época de su vida. Muchos de ellos no saben que están enfermos, otros no saben cómo tratarla (muchos médicos simplemente no la reconocen). Sus propiedades inmunológicas y clínicas tampoco son las habituales. Los especialistas en infectología en todo el mundo la han calificado como la epidemia oculta porque sencillamente es una infección muy discreta que no suele manifestarse con una sintomatología característica.

 

Cuando se presentan, los síntomas más característicos son:

  • Irritación vaginal, de la garganta o anal
  • Contacto sexual con dolor
  • Descarga vaginal o rectal.                                      En la MUJER
  • Dolor en la porción baja del abdomen
  • Severo dolor de la pelvis

 

  • Ardor durante la micción
  • Descarga de líquidos, (uretra o rectal)                   En el VARON

 

  • Conjuntivitis                                                         En el RECIEN NACIDO
  • Pulmonía

 

Cabe repetir que no todos los síntomas suelen presentarse en un solo paciente y que en ocasiones no se presenta ninguno.

Se han reportado casos en que la sintomatología se hace notoria después de semanas, meses o años; lo cual hace muy dificultosa su diagnosis, esta irregularidad en el tiempo conduce a una epidemiología incierta pues solo el 10% de las mujeres y del 5 – 30% de los hombres desarrollan los síntomas después de 3 semanas del contagio. Se calcula que este año se contagiarán 4 millones de personas en E.E.U.U, no se encontraron estadísticas de México.

La clamidia es un microorganismo muy pequeño, de 0.6 a 0.6 mµ de diámetro, presenta dos ciclos biológicos en su desarrollo, uno llamado cuerpo elemental de vida libre, capaz de infectar las células de nuestro cuerpo y se reproducen en el citoplasma de la célula infectada, después que maduran son liberadas al exterior, al igual que sucede con los virus. El otro ciclo esta representado por partículas que permanecen adosadas al citoplasma de las células infectadas, se ignora el detalle de esta partícula latente. Tampoco se sabe cuál es la causa de la dinámica que determina la presencia/ausencia de los síntomas.

Otra de las peculiaridades de esta bacteria es que su infección no genera anticuerpos en los tejidos infectados, lo cual favorece la reinfección de no ser atendida por un tratamiento con antibióticos.

En el caso de los hombres, la bacteria causa escoriaciones en el tejido de la uretra, lo cual produce un agudo dolor durante la orina, es una situación ventajosa porque obliga al infeccioso a la consulta médica. En la mujer, la infección ataca la cérvix, para después pasar a las trompas de falopio bloqueando los canales e impidiendo el paso del esperma hacia el sitio de la fecundación. Otra complicación se presenta cuando el embrión se implanta en el conducto de falopio en lugar del útero, lo cual da lugar a un embarazo ectópico, una situación de muy alto riesgo. Por último, está plenamente demostrado que una mujer infectada con Clamidia es altamente susceptible a una infección con el virus del SIDA.1

La sintomatología causada por clamidia es muy incierta, por lo tanto, los síntomas no se pueden considerar como prueba de la infección, esto obliga a hacer los análisis correspondientes los cuales son diferentes a cualquier otra infección bacteriana. La bacteria crece muy despacio y no se desarrolla en tubos de cultivo como las otras bacterias, la clamidia solo crece en cultivo de tejidos o en animales de experimentación. La prueba mas eficiente para una diagnosis adecuada es el utilizar la orina del individuo y realizar el método llamado LCR (Ligase Chain Reaction) que consiste en obtener el RNA o el DNA de la bacteria y multiplicarlo numerosas veces. La suspensión conteniendo los polímeros se hace reaccionar con una fracción del RNA o el DNA de la clamidia. El resultado positivo se muestra como una fluorescencia visible a simple vista.

El tratamiento es a base de antibióticos, los más efectivos son: la eritromicina, la doxicilina y la azitromicina que inclusive se puede inyectar a mujeres embarazadas.

Seria iluso sugerir algunas recomendaciones, solo recuerda que la clamidia es un enemigo muy engañoso.

El sexo es una gran bendición…¡disfrútalo!

 

REFERENCIAS:

  1. Abigail A. Salyers., Dixie D. Whitt. Bacterial Pathogenesis. A Molecular Approach. ASM Press, Washington. DC. 2002

Leer también


Número 32 - Agosto 2019
portada-revista-32.jpg
Descargar gratis