Se encuentra usted aquí

La Chinkunguña, Dengue y ahora el Zika

Martes, 08 de Diciembre 2015 - 18:00

Autor

captura_de_pantalla_2015-09-28_19.28.10.png
Fernando Fuentes

Compartir

mosquito.jpg

 

Me ha llamado mucho la atención una campaña en los medios de comunicación de la Secretaria de Salud (SSa), sobre el virus de la Chinkunguña, ante el exceso de anuncios en la radio, televisión y medios impresos, me imagino que nos encontramos ante un estado de alerta nacional. Si fuese esa la razón, además de la campaña publicitaria debió haber sido complementada con información seria, a través de entrevistas con expertos en la materia, para explicar más detalladamente sobre la prevención, síntomas y tratamientos que la población mexicana debería atender de inmediato.

En busca de más información, acudí a investigar con especialistas en medicina, química e infectólogos, para que me explicaran más sobre este tema, el mosquito que trasmite el virus de la Chikunguña es a través de una picadura, el cual debió haber estado infectado, y que según cifras de cada 4 personas que son picadas, una puede adquirir dicho virus, dependiendo de su sistema inmunológico. Este mosquito (Aedes aegypti y albopictus) es el mismo que trasmite los virus del Dengue y ahora el Zike, su potencial de propagación es alto lo que se traduce como un riesgo epidemiológico. El Dengue es el virus que más se propaga en la población e incluso el más peligroso, pues va acompañado de hemorragias externas e internas, que pueden llevar hasta la muerte.

Ya que los tres virus se presentan por el mismo vector; lo más importante para su control es la prevención y la eliminación del mosquito, a través del saneamiento ambiental, fumigaciones, eliminaciones de todo estancamiento de agua, ya que son caldo de cultivo para la producción de los mosquitos. Como no se cuenta con un tratamiento definitivo, como una vacuna, solo queda tratar el cuadro sintomático, fatiga, dolor de cabeza y articular, y lo más importante el cuadro de la fiebre (pues la temperatura pasa de los 39 °C) y la suspensión del ácido acetilsalicílico (conocido popularmente como aspirina) por el riesgo del sangrado.

Según el Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades (Cenaprece), la Secretaria de Salud de México estuvo utilizando insecticidas que resultaron ineficaces contra el mosquito del dengue, chikunguña y ahora el Zika. Un análisis reveló que el mosquito es resistente a los piretroides, y en 2015 comenzó a usar organofosforados ycerbamatos, que dieron  mejores resultados en Guerrero, Chiapas, Michoacán, Tabasco y Yucatán, donde es mayor la presencia del mosquito.

En los últimos años la transmisión ha aumentado de manera predominante en zonas urbanas y se ha convertido en un importante problema de salud pública. En la actualidad, más de la mitad de la población mundial está en riesgo de contraer la enfermedad.

La primera referencia de un caso de Dengue, aparece en una enciclopedia médica china en el año 610, que describe una especie de “agua envenenada” asociada a insectos voladores, que tras sus picaduras provocaban unas fiebres muy elevadas. Este virus se extendió fuera de África, entre los Siglos XV y XIX, debido al desarrollo de la marina mercante y la creciente migración de las personas. El reporte más antigua de una epidemia del Dengue data de los años 1779 y 1780, cuando asoló a Asia, África y América del Norte.

La marcada expansión del Dengue en el mundo se dio en la Segunda Guerra Mundial, ha sido atribuido a la disrupción ecológica, se haya extendido en nuevas áreas geográficas y se haya convertido en una enfermedad emergente y preocupante en nuestro tiempo, por las nuevas formas mortales de fiebre hemorrágica, por primera vez reportadas en Filipinas en 1953.

A principios de los años 2000, el dengue se ha vuelto la enfermedad más común de las transmitidas por los mosquitos, y que afecta a los seres humanos, después de la malaria. En la actualidad existen alrededor de 40 millones de casos de dengue y varios cientos de miles de casos de dengue hemorrágico cada año. Hubo un brote grave en Río de Janeiro en febrero de 2002 que afectó a alrededor de un millón de personas.


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis







No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER