Se encuentra usted aquí

Jun, España: pueblo Twitter

Martes, 14 de Julio 2015 - 16:30

Autor

marco_a._paz_pellat.png
Marco A Paz Pellat

Compartir

twitter-jun.jpg

 

Las redes sociales es uno de los fenómenos más importantes de los últimos años. Estas plataformas tecnológicas permiten mantenerse en comunicación a personas que habitan en diferentes lugares del mundo, conocer a otras personas que comparten nuestros gustos e intereses o poder debatir, señalar o denunciar temas de interés público, incluso.

Quienes participan en las redes sociales son una cantidad significativa. Más de 1,700 millones en el mundo están inscritas en las redes sociales. En México, donde tenemos 54 millones de internautas, 9 de cada 10 de ellos están conectados a una red social. Las redes más populares son Facebook y Twitter.

En paralelo al crecimiento de la ciudadanía mundial digital, hay grandes debates sobre su utilidad social. Hay quienes critican a las redes por la banalidad de los temas que se comparten, por el fomento al odio de algunos de sus participantes escudándose en el anonimato, y de las críticas irresponsables y la distribución de contenidos que violan la privacidad de las personas o dañan la imagen pública.

Estos usos han generado grandes debates sobre si se debería de regular o no el uso de Internet y las redes sociales. Un debate perdido porque Internet es libre, con una gobernabilidad distribuida en el mundo con actores públicos, privados y técnicos, que no permite controles y regulaciones efectivas, aún a pesar de los esfuerzos de algunos gobiernos autoritarios.

Jun: Pueblo Twitter

Un pueblo en Granada, España, llamado Jun, está demostrando que las redes sociales pueden generar gran valor social. Esta comunidad de 3,500 habitantes ha estado experimentando el uso de la tecnología desde hace 9 años, gracias al liderazgo de su alcalde.

Primero, utilizaron los blogs que aparecieron con la llegada de Internet. Después crearon una comunidad virtual Ciudad Futura Jun. Cuando apareció Facebook migraron a esta red, pero Twitter les ha permitido cerrar el círculo.

El proyecto es muy sencillo: los habitantes de Jun dan de alta su cuenta en Twitter y la registran en el ayuntamiento. El alcalde, sus concejales y los trabajadores de las diferentes áreas de servicios también tienen sus cuentas.

Aquí es donde empieza la interacción, pues a través de Twitter pueden hacer preguntas al alcalde sobre temas del ayuntamiento, solicitar un servicio, denunciar un problema o avería pública, apartar una cita con el médico o hacer trámites administrativos. El alcalde dice que con Twitter han podido crear la “sociedad del minuto”, por la velocidad y dinámica de las interacciones. Todo este proceso se controla a través del hashtag #JunResponde.

Así, a través de Twitter, también los ciudadanos pueden enterarse de los temas del ayuntamiento, incluso, bajo el concepto de Ayuntamientos Interactivos, en sus reuniones formales se considera en el orden del día los comentarios que hacen los habitantes sobre los temas tratados vía la red del pajarito.

El caso de Jun es tan destacado que el Instituto Tecnológico de Massachusetts lo está estudiando para analizar cómo se puede migrar a las grandes ciudades de Estados Unidos.

Conclusiones

No cabe duda que la tecnología tiene gran potencial, cuando se usa de manera creativa, innovadora y sencilla. Es el caso del pueblo de Jun, en Granada, España; pero también es el caso de la promoción turística ciudadana de la cuenta @suecia, que tan buenos resultados ha tenido en el país escandinavo.

Ojalá que en México impulsáramos este tipo de aplicaciones sencillas y efectivas para mejorar la relación de los ciudadanos con sus gobiernos, pero también para desburocratizar y agilizar trámites gubernamentales y reducir los costos de gobierno, a la vez de ganar mayor efectividad.

Las oportunidades ahí están. La pregunta sigue siendo: ¿y México cuándo?


Leer también


Número 33 - Septiembre 2019
portada-revista-33.jpg
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER